¿Y si volvemos a currarnos las primeras citas?

Hoy he vuelto a despertarme romántica. Exactamente igual que en los últimos 28 años, hay cosas que nunca cambian.

En mi mañana de melancolía quiero confesar que echo de menos las primeras citas. Pero las primeras citas auténticas.

PULL & BEAR

No me refiero a esos encuentros a medio camino entre casa de uno o de otro a tomar algo en cualquier bar que fuera cómodo y estuviera bien comunicado, sino a las primeras citas como las que organizaba durante mi adolescencia.

En aquella etapa -tan intensa para la mayoría de cosas-, quedar con alguien por primera vez era todo un acontecimiento.

Y no me avergüenzo de decir que, ya en esa época, pensaba en cada minúsculo detalle: desde el sitio, la ropa, si llevaba el mp3 con una selección musical que escuchar mientras se pusiera el sol y que pudiera servir como canción de los dos, un cuaderno para inventarme un juego de escritura en medio de Debod…

Pero es que realmente vivía aquellos instantes con la emoción de que podría ser la historia que más repitiera a lo largo de mi vida. Incluso aunque me saliera el tiro por la culata, el intento de beso en una cobra o solo durara aquello una semana.

El desenlace era lo de menos.

Para mí, lo importante era darme al 100% desde el primer momento, poniendo toda la carne en el fuego. Y repito que lo de que saliera bien o mal pasaba a un segundo plano, lo importante era ayudar a las chispas (si se daban, por supuesto) con todo lo que estuviera en mi mano.

Entiendo que hoy en día, con la cantidad de gente que conocemos (o que podemos conocer si nos ponemos a ello gracias a ciertas apps), este ritmo de vida tan frenético y nuestros dos, tres o cuatro trabajos, dedicar una hora a organizar algo distinto, a buscar, a llamar por si abren el local a media tarde, a buscar un plan B por si no funciona el plan A, es todo un desgaste.

De la misma manera voy descubriendo que, por mucho que en el fondo anhelemos eso, no nos sale dedicarle tanto esfuerzo e incluso hay quien puede asustarse de encontrarse con una persona que lo planifique demasiado (¡Alerta, no vaya a ser que le gustemos o algo!).

Preferimos quedarnos en la comodidad del tomar algo, de los sitios de siempre, de la zona segura y los planes que, con muy poco, ya suelen salir medio bien. Pero ya no creamos historias.

Me gustaría que fuéramos más conscientes de lo valioso (y atípico) que es estar en una de esas citas sabiendo que le has dedicado ese esmero a alguien sin conocerle -prácticamente- de nada.

Y me quedo también con la visión desde el otro lado: la de que, de buenas a primeras, han pensado algo especial y tan alejado de tu rutina para ti.

Sin más expectativa que la de vivir un rato diferente contigo independientemente de cómo salga. Sin presión, de verdad. No van por ahí los tiros.

No recuperaría muchas cosas de mi adolescencia, pero sí esa valentía que teníamos a la hora de tirarnos a la piscina. Claro que, ya en el aire, pensabas que ojalá que hubiera agua, pero no cambio por nada la sensación de saltar con todas las ganas del mundo.

La vida es muy corta como para que pese más el miedo al porrazo que la adrenalina, la ilusión y todas esas emociones que terminan por movernos, que las que tienden a paralizarnos y quedarnos en las alternativas mainstream.

Las mismas a las que recurrimos, por costumbre, en todas las citas. Al bar y la cerveza de toda la vida.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

  1. Si en la tercera debe haber tema ¿a que citas te refieres?

    26 diciembre 2020 | 16:02

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.