BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

¿Cómo masajear el pene con la vagina? Más fácil de lo que parece

Querid@s,

La mayoría de las veces que pensamos en estimular el pene, nos vamos directamente hacia la mano para darle una maravillosa masturbación. Estupendo. Pero a partir de hoy puede hacerlo también con su vagina. ¿Lista para hacer que su pareja, amigo o amante se acurruque en el regazo de la gloria? La vagina no solo es un genital receptor de las embestidas de penes erectos y toqueteos de gráciles manualidades. Nuestras vaginas no son seres inertes, al menos no deberíamos permitir que lo sean. Le animo a que se vanaglorie de las mil y una maniobras que su vagina puede hacer por el pene amado o deseado. Por ejemplo, masajearlo de una manera deliciosa durante la penetración.

Sí, ha oído bien. No se haga las longuis y prepare pues su vagina para una hazaña sexual muy sencilla pero inusitadamente practicada. Aunque por ahora no puede salvar el mundo, lo que sí puede hacer su vagina es recorrer a base de contracciones el miembro viril. Veamos cómo.

Todo depende de la fuerza de su suelo pélvico, de toda la musculatura vaginal. Que le quede claro que la falta de actividad vaginal conlleva el advenimiento de signos de atrofia en sus zonas íntimas. Aunque no nos lo enseñaron en la edad de la inocencia, es de imprescindible importancia mantener activa y ‘en forma’ nuestras respectivas vaginas. Denle vida y comiencen a entrenar desde ya. Bastará con que atienda las siguientes indicaciones:

  1. Contracciones vaginales, apretando a diferentes ritmos y velocidades como si quisiera contener la orina. Vamos, los ejercicios de aquel sabio doctor llamado Kegel para una vagina firme y fuerte.

kegel

  1. Sostener, respirar y soltar.
  2. Tiene todo el día para practicar: en la oficina, paseando, en el coche, en el autobús. A usted el honor.
  3.  Otra opción de entrenar es hacerse con unas bolas chinas (en realidad no son chinas, sino japonesas, qué le vamos a hacer). Mejor que las compre con cordón incorporado para poderlas extraer después con facilidad. Muy sencillo: lávela antes de utilizarla, lubríquela y métasela por la vagina. Después levántese y ande, sin miedo. La bola, por gravedad, querrá salir de donde está y su misión será sostener esa bola, elevarla y evitar que se le escurra entre las piernas.
  4. Este ejercicio, como toda actividad física, ha de realizarse de menos a  más. Máximo 10 minutos al día, no le vaya usted a coger gusto a las bolitas y se tire con ellas todo el santo día.

¿Preparada? Para comenzar y hacer las cosas bien, usted tiene que relajarse. Y no se juzgue. Si lo hace, apaga y vámonos. Literalmente. Lo ideal para el  masaje vaginal es colocarse en una postura de poder en donde usted tenga todo el control del movimiento y muchísima libertad pélvica. Así que móntese sobre él como una amazona, que además a ellos les pone bastante. Lo realmente imprescindible es que tenga suficiente apertura en las piernas, porque con las piernas cerradas es más difícil mover los músculos pélvicos de manera interna.

POSTURA

Para evitar cualquier contratiempo, úntese (o pídale a él que se lo unte) el recibidor de la vagina de lubricante, el que más rabia les dé. El motivo es que, en ocasiones, aunque los adentros de la vagina estén lo suficientemente húmedos, la entrada no lo está. En este sentido, si la vulva, que es la que corta el bacalao, no se percibe húmeda, habrá incomodidad para ambas partes. Una vez que sienta esta frescura y acuosidad, déjese penetrar. Asegúrese de que no se introduzca más de la mitad del pene. Y una vez penetrada, apriete. Procure que las contracciones sean a diferentes ritmos y velocidades. Permite que su pelvis se deslice un poco más para que la penetración sea todavía más profunda. Cundo estén los dos pelvis con pelvis, repita de nuevo el masaje.

En esta ocasión el hombre sólo tiene que dejarse querer por la vagina y sentir el pene dentro de ella, controlando su impulso de entrar y salir, manteniéndose prácticamente estático. Quieto, parado, perfectamente inmóvil. Usted señora tampoco cabalgue como una intrépida amazona, no todo va a ser que el pene entre y salga y nosotras movamos la pelvis al ritmo de reggaeton. En esta ocasión toca estar pegaditos, pelvis con pelvis. pechito con pechito, y ombligo con ombligo.

Fíjense que incluso existen mujeres que pueden ‘atrapar’ un pene en su vagina: en cuanto un pene las penetra, son capaces de presionarlo hasta la inmovilización. Pero tenga cuidado, que no es usted una boa constrictor. El pene es sensible a aspavientos exagerados, pero salvo que se pase usted de la raya, sentir estas contracciones en el pene es altamente erótico. A mayor presión, más placer. ¿No es así caballeros? Todos son ventajas, pues el masaje propicia una mejor erección del pene e incrementa considerablemente la cantidad de sangre que arriba al miembro viril. No sólo eso, puesto que igualmente revierte directamente en beneficios para su salud física y sexual: fortalece la totalidad del suelo pélvico, evita incontinencia y dispareunia (dolor durante el coito), pero sobre todo le provee de una gran capacidad de controlar las embestidas del pene o la penetración, creando mayor flujo sanguíneo e incrementando considerablemente la capacidad de cada una para tener orgasmos.

flauta

A las maestras taoístasstas se las conoce por practicar como diosas este masaje que denominan “tocar la flauta” y que consiste en mover todos los anillos anillos vaginales como si estuvieran dando un masaje intermitente a todo el cuerpo del pene. Y usted también puede hacerlo.

Recuerde: Cuando su pelvis y la de él estén completamente pegadas, comience a trabajar los anillos vaginales (las porciones distintas de todo el cono de la vagina). El primer anillo que sentimos es el del vestíbulo vaginal, porque es el primero que se siente al realizar estas contracciones. Puede inspeccionarlo usted misma introduciéndose un par de dedos bien lubricados. Verá que el primer anillo es el que más aprieta. El resto de los anillos requieren más entrenamiento. En definitiva, lo que hacen estas diosas de los anillos vaginales es básicamente recorrer el pene con la vagina. ¿Suena rico no? Hay hasta doce anillos, pero nadie espera que mueva la docena de anillos la primera vez. Todo es cuestión de práctica.

Si les apetece, él puede estimular su clítoris con la mano y justo en el momento que sienta el orgasmo galopando hacia usted, presione o contraiga, incluso echando o levantando ligeramente la cadera hacia adelante, y los dos comprobarán que la sensación es doblemente intensa. Si tienen suerte, pueden hasta ver las estrellas. O llegar al mismísimo Nirvana.

Que follen mucho y mejor.

27 comentarios

  1. Dice ser Amistosamente te lo digo

    No por favoooooor!!!
    Afortunadamente esa obsesión que tienes por el sexo desaparecerá cuando pasen las calenturas de tu adolescencia.
    La vida es una cosa extraña, la gente se monta películas, con el Facebook y el Twitter ahora todavía más que antes, yo estoy inmunizado gracias a Dios.
    Todo es pura vanidad solo cuenta la propia imagen de cara a la galería que en realidad solo importa a uno mismo. A mi me gustaba una niña en la escuela que era más bien poca cosa, plana como una tabla, menuda, delgada, fragil, blanca de piel o mejor dicho con una piel muy palida y lechosa, con el pelo negro y los ojos probablemente castaños o verdes, vestía de forma un poco desastrosa, como un niño con pantalones de pana, miraba sonriendo timidamente a los demas, como si las cosas no fueran con ella, creo que nunca supe como se llamaba y si alguna vez lo supe jamás lo recordé, sólo al cabo de muchisimos años comprendí que era hermosa, un angel de perfeccion, nunca mas la volvere a ver, pero no me importa demasiado, el recuerdo sigue vivo para mi y con eso me basta, además soy capaz de visualizar esa belleza caracteristica y verla en los reflejos de otras mujeres, aunque nunca pensaria en ella de forma sexual porque solo podria concebir en mi mente el sexo con ella ya que mi recuerdo es puramente adolescente y yo hace tiempo que soy un adulto y yo no sufro ninguna parafilia o como se llamen esas desviaciones sexuales, ¿te das cuenta?… estoy improvisando, practicando mi escritura mientras tecleo freneticamente, no cuesta nada aprender a escribir cosas interesantes reflejando autenticos sentimientos, en vez de avalanzarse directamente sobre la verga o el potorro para soltar guarradas.

    18 mayo 2016 | 02:00

  2. Dice ser y te lo repito

    No por favoooooor!!!
    Afortunadamente esa obsesión que tienes por el sexo desaparecerá cuando pasen las calenturas de tu adolescencia.
    La vida es una cosa extraña, la gente se monta películas, con el Facebook y el Twitter ahora todavía más que antes, yo estoy inmunizado gracias a Dios.
    Todo es pura vanidad solo cuenta la propia imagen de cara a la galería que en realidad solo importa a uno mismo. A mi me gustaba una niña en la escuela que era más bien poca cosa, plana como una tabla, menuda, delgada, fragil, blanca de piel o mejor dicho con una piel muy palida y lechosa, con el pelo negro y los ojos probablemente castaños o verdes, vestía de forma un poco desastrosa, como un niño con pantalones de pana, miraba sonriendo timidamente a los demas, como si las cosas no fueran con ella, creo que nunca supe como se llamaba y si alguna vez lo supe jamás lo recordé, sólo al cabo de muchisimos años comprendí que era hermosa, un angel de perfeccion, nunca mas la volvere a ver, pero no me importa demasiado, el recuerdo sigue vivo para mi y con eso me basta, además soy capaz de visualizar esa belleza caracteristica y verla en los reflejos de otras mujeres, aunque nunca pensaria en ella de forma sexual ya que mi recuerdo es puramente adolescente y yo hace tiempo que soy un adulto y no sufro ninguna parafilia o como se llamen esas desviaciones sexuales, ¿te das cuenta?… estoy improvisando, practicando mi escritura mientras tecleo freneticamente, no cuesta nada aprender a escribir cosas interesantes reflejando autenticos sentimientos, en vez de avalanzarse directamente sobre la verga o el potorro para soltar guarradas. Me podria enrollar durante horas soltando memeces

    18 mayo 2016 | 02:15

  3. Dice ser el chino de las bolas

    Jo Pepa, si te pilla el Recio por banda te pone fina filipina, o le das salami tú a él, que con tanta escuela váyase a saber.

    18 mayo 2016 | 02:20

  4. Dice ser katia

    Me encanta un pene enorme que frote mi clítoris mientras me corro

    18 mayo 2016 | 02:25

  5. Dice ser el chino de las bolas

    Ah… Carla, que conste que Pepa con lo de las bolas te ha puesto a tiro, pero como la Navidad está en ciernes me he dejado llevar por su espíritu. Felices fiestas.

    18 mayo 2016 | 02:25

  6. Dice ser putasfeministas

    las putas femen había que exterminarlas a todas, a mi me puedes venir a masajear mi rabo con tu boca de femirroja bolchevique.

    18 mayo 2016 | 09:20

  7. Dice ser frontis pucio

    eh?

    18 mayo 2016 | 09:28

  8. Dice ser Althion

    La cantidad de gilipollas que comentan aquí da algo de miedo D:
    Ya había leído sobre esto hace tiempo, llamado “masturbación interna”. Una de las muchas utilidades de los ejercicios de Kegel C:

    18 mayo 2016 | 09:35

  9. Dice ser Doctor Calambres

    Vamos, “la cangrejera” de toda la vida. Has venido a descubrir la pólvora con tu articulo.

    18 mayo 2016 | 09:42

  10. Dice ser Yo_mismo

    Aquí en España mucho pico y luego ná de ná.

    18 mayo 2016 | 10:41

  11. Dice ser Pollasenvinagre

    Y dice que en el fondo es una romantica. Si, pero de las guarras

    18 mayo 2016 | 11:11

  12. Dice ser Javi

    Yo es que prefiero follarlas por el culo.

    18 mayo 2016 | 11:12

  13. Dice ser Carla

    Las contracciones vaginales durante el orgasmo (hasta una docena, pasando de mayor a menor intensidad y las últimas más espaciadas) no dependen de nuestra voluntad, sino del nivel de excitación y de la magnitud del orgasmo. Es en lo único que discrepo, por lo demás, sólo puedo aplaudir la sugerencia y animaros a todas a fortalecer vuestro suelo pélvico, primero por nuestra propia salud íntima y segundo, para sorprender a quien os apetezca si es que se lo merece.
    Los ejercicios de Kegel se pueden hacer sin bolas, querido viejo amigo, de hecho, lo ideal es lograr adquirir un control total de la musculatura vaginal mediante ejercicios específicos adecuados a la zona. Las bolas ayudan, pero no hacen todo el ‘trabajo’.

    Felices fiestas, ‘chino de las bolas’….

    18 mayo 2016 | 12:21

  14. Dice ser Daniel L.

    halaaaaaaaaaaaaaaa, cuántas palabrotas!!!
    debe ser una bloguera muy valiente y adelantada, sin avergonzarse de aadfadgzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz.

    18 mayo 2016 | 12:45

  15. Dice ser Eva Cuacion

    No confundir bolas navideñas compradas en el chino con bolas chinas. Las del chino son de cristal y se rompen al hacer los kegel esos.

    18 mayo 2016 | 15:42

  16. Dice ser las vibras locas

    No sólo vibratios como los Hitachi furulan a tope.
    Mis dedos pueden moverse entre 8 y 10 pulsaciones vibratorias por segundo, mantenidos mucho tiempo si hace falta, del mismo modo qeu la punta de mi lengua vibra en alta frecuencia. El masaje externo vaginal con caricia acompañado del interno, vibratio y presión, frote y desperesión, o como se diga, gusta. El ano también forma parte del rectángulo, como otras partes del cuerpo que si bien no logran igual plenitud, en acompañamiento puede superar la genital por goleada.
    Luego está el lugar, la postura, la sganas de gozar a tope. Es lindo conocer lo que les encanta a ellas. Cuando se entiende, se comprende y se respeta se enriquece el universo de pareja una barbaridad. Al sexo hay que darle el gustazo que se merece.

    18 mayo 2016 | 16:40

  17. Dice ser República Tercera

    También los hombres pueden realizar los ejercicios de Arnold Kegel, son recomendables para evitar y tratar la eyaculación precoz.

    18 mayo 2016 | 16:40

  18. Dice ser Abril

    Últimamente esto es pura poesía; la vida sexual de las amebas resulta… no tengo palabras. A cuantas pulsaciones dáctiles necesita una ameba ser estimulada para alcanzar el nirvana? Estimulando con el primer anillo del cono vaginal es suficiente, o el título de magíster precisa del cono a pleno rendimiento?Cuántas bolas chinas, que no son chinas, hay que deglutir?

    18 mayo 2016 | 19:03

  19. Dice ser De Sevilla

    Mientras estos artículos formen parte de la información “general” mal futuro nos espera.

    18 mayo 2016 | 19:29

  20. Dice ser logo

    Gracias Pepa por tomar algo tan natural como el sexo con esa naturalidad, y valga la redundancia.

    18 mayo 2016 | 19:45

  21. Dice ser Taxus

    O sea, que ese momentazo lujurioso de sácamela más pa’dentro, en el que sientes un dulce atrapamiento en vena, -nunca mejor dicho-, cuando no un torniquete salvaje en toda regla, -según el día y las ganas con las que te pillen-, es gracias al doctorcirto Kegel. Vale. Me quedo más tranquilo. Pero que sepas, que en un Crónicas Marcianas del siglo pasado, ya salía una señorita valenciana -acróbata vaginal para más señas- expertísima gimnasta del asunto, como no he visto otra cosa igual en la vida, por suerteeee, que lo mismo fumaba un Montecristo, que lanzaba pelotas de de pin pon a cien metros con los bríos que le salían del mismísimo…Del mismísimo. Me la imagino tocando la flauta modo maestra taoísta y sudo. Esa no tenía anillos, tenía un lanzagranadas…

    18 mayo 2016 | 20:20

  22. Dice ser Ros

    Después de una intervención quirúrgica e mi hombro, tuve que hacer durante seis meses natación rehabilitadora y de paso y sin planteármelo, aprendí a fortalecer mi suelo pélvico aguantándome literalmente las ganas de hacer pis durante el tiempo que duraban las sesiones de fisio. Es otra forma de hacerlo. Los primeros días fueron un calvario, contraía mis músculos durante toda la sesión, porque nada más meterme al agua me entraban ganas de ir al baño y no podía ir a cada momento, con el paso de los días fue más fácil y ahora puedo ejercitarme sólo con concentrarme en esa zona.

    18 mayo 2016 | 21:58

  23. Dice ser Sociólogo Astral

    Desearia que una adorable señora me hiciera un masage vaginal y anal con su vagina y con su ano.
    Gracias por su atención señoras.

    19 mayo 2016 | 00:36

  24. Dice ser me rio de janeiro

    Ole por tus tetas Pepa!! Y tus bolas también!!

    Los que hemos disfrutado de verdaderas mujeres sin complejos sabemos de que estas hablando y os damos las gracias a todas!!

    Se puede querer, mimar y desear a tu pareja….y todo al mismo tiempo!!!

    19 mayo 2016 | 09:31

  25. Buenos consejos Pepa. Todo lo que sea salirse de las rutina en el sexo bien merece ser oido y leído.
    Nada de siempre lo mismo, de la misma manera, el mismo final….los juegos sexuales deberían hacernos volar la imaginación y dejarnos llevar.

    23 mayo 2016 | 00:41

  26. Dice ser Bolas Chinas

    Los masajes vaginales son buenísimos! Tanto para sorprenderlos a ellos, como para la propia salud de nuestra zona placentera y reproductora.

    Animaros a utilizarlas, conjuntamente con los ejercicios de Kegel. ¡A la larga se agradece!

    Saludos!

    26 mayo 2016 | 15:44

  27. Dice ser Aleksei

    “Que follen mucho y mejor” jaja, GRAN FRASE FINAL!

    Personalmente, me gustaría animar a todos los hombres que aprendieran diferentes técnicas para estimular las vaginas de sus mujeres.

    Bajo mi propia experiencia, cuando estimulo a una mujer a través de técnicas tántricas como el Masaje Yoni, se vuelven locas, y su maridos cuando me ven ejecutarlo boquiabiertos. Llega un momento en el que la excitación es TAN GRANDE, que todo su cuerpo empieza a temblar y la energía sexual se combina con una especie de descarga eléctrica que hace que el orgasmo sea mucho más largo, placentero y duradero de lo habitual…

    Ánimo, y que follen mucho y mejor ;-))

    06 junio 2016 | 18:40

Los comentarios están cerrados.