Entradas etiquetadas como ‘david bowie’

Las orgías sexuales que se montaban Bowie, Jagger y Angie

Querid@s,

Angel. No sé si caído del cielo o no, pero escúchenla.

¿Creen que habla de cualquier Ángel? Los expertos y la rumorología dicen que no, que va a ser que Jagger canta a Angela Barnett. Algunos de ustedes se preguntaran Who the fuck is Angela? Angela fue modelo, actriz, música y cover girl estadounidense, pero por lo que se la conoce es por ser la primera esposa del ya fallecido David Bowie. Bowie & Jagger son, eran, además de dos leyendas del rock, íntimos amigos. Se profesaban una profunda admiración y lograron forjar una profunda amistad que fue más allá de los escenarios y de la vida pública. Ya me entienden;). Resulta que su buenrollismo se desató también entre las sabanas. Christopher Andersen, autor de «Mick: The Wild Life and Mad Genius of Jagger», biografía del vocalista de los Rolling aseguraba que “Mick Jagger y David Bowie estaban fascinados el uno por el otro, como artistas y como hombres”.

mick-bowie

David Bowie y la que fue su primera esposa Angela Barnett se casaron en 1970, y los siguientes diez años se dedicaron a coquetear con el lado más promiscuo del sexo. Así fue como la mansión que la parejita tenía en el barrio londinense de Chelsea se convirtió en el punto de encuentro de veladas lujuriosas y bañadas por excesos. Ahí ocurrían bacanales, orgías y todo tipo de fantasías sexuales en las que los implicados eran las celebrities de los díscolos años 70. Todo aquel que fuera alguien estaba ahí para ponerse hasta arriba de drogas y sexo. La verdad es que me hubiera gustado ahí, pero por entonces yo ni siquiera había nacido. Entre todos los asistentes a aquellas deliciosas veladas, Mick Jagger destacaba como invitado de honor.

En las declaraciones que se vierten en “Bowie: The Biography”, una biografía no autorizada por el cantante y rubricada por Wendy Light cuentan que Jagger tuvo relaciones con Angie con el consentimiento de Bowie, incluso él lo incitó en varias ocasiones y era testigo ocular de cómo Mick se follaba a Angie, o como Angie se follaba a Mick, como prefieran plantearlo. Por su parte, Bowie jamás sintió celos de las cosas que ocurrían durante sus orgías, porque siempre tuvo una actitud muy abierta hacia el sexo. En aquella época bendita, compartir a una esposa era tomado como un acto de hermandad y amistad entre los músicos, sobre todo si querían convertirse en leyenda. Bowie incluso se declaró bisexual en infinidad de ocasiones, esta fue una de ellas.

Otro chisme sobre esta canción puede encontrarlo en la biografía del vocalista de The Rolling Stones, “Mick: The Wild Life and Mad Genius of Jagger”. Su autor, Christopher Andersen, cuenta que un buen día Angie llegó a casa y el ama de llaves (o como quiera que se llamara en aquellos tiempos) le advirtió que estaba con alguien en la cama. La pobre Angie, temiéndose lo peor, se encontró con su maridito y Mick en la cama. El libro cuenta que Mick Jagger se quedó en silencio y la mujer no montó ninguna escena: “Aunque ella se sintió triste, algún tiempo después bromeó sobre lo sucedido y dijo entre risas: ‘Estaban escribiendo ‘Angie’ cuando los encontré juntos en la cama‘”.

Qué bonito tiene que ser que a una le dediquen una canción. Y más entre dos.

Que follen mucho y mejor.

La Iglesia y los pecados mortales según Bowie

Querid@s,

Ayer murió David Bowie. Cuando me enteré me puse a pensar en todas las canciones que conocía de él. Me vinieron muchas y recordé el videoclip de The Next Day. Véanlo y luego comentamos.

¿Qué han visto ustedes?

Yo veo un burdel frecuentado por mujeres de vida alegre y clérigos en el que Bowie da vida a una especie de Cristo predicador sobre el escenario y estigmatiza a una santa bebedora (Marion Cotillard). También veo un lujurioso sacerdote interpretado por Gary Oldman que hace manitas y seduce a una prostituta en la barra. Ahh y un cardenal pagando a una fulana. Sacrílega joya, irreverente muestra-desfile de los pastores del Vaticano en una atmósfera de perdición en un bar canalla donde los deseos impuros, los carnales, reinan por encima del castigo de Dios.

Reflexiono y me viene a la memoria un recuerdo de mi infancia. En un Ave María Purísima… Sin pecado concebida con 16 años, le confesé al sacerdote, sintiendo una gran vergüenza y mucha culpabilidad, mis pensamientos y mis actos impuros. A buen entendedor pocas palabras bastan pensé yo, pero la curiosidad de mi confesor fue más allá de anotar el pecado, catalogarlo y absolverme de mi pecado en el nombre de Dios. Así fue como fisgoneó detalles innecesarios sobre quién era él, cómo paso, cuándo ocurrió, por qué lo consentí. Le contesté todo lo que me preguntó, me perdonó, no sin antes forzarme a un absoluto arrepentimiento, y me fui en paz. 

Ha llovido mucho desde entonces pero el Catecismo de la Iglesia Católica sigue hablando de pecados mortales, esos de grave asunto. La lista es larga, pero entre los que nos interesa en este blog: a saber, el sexo antes del matrimonio, el adulterio, el divorcio, la masturbación, los actos homosexuales, la pornografía, la prostitución, la lujuria, los anticonceptivos. En definitiva, todo lo que sea sexo por sexo, porque queremos, porque nos da la gana, porque sí. Sexo por placer o por amor. Porque el sexo, sin fines puramente procreativos, no está consentido, no es lícito, ni de buen cristiano ni de buen gusto.

¿Qué pueden predicar sobre amor aquellos que jamás se han enamorado? ¿Qué lecciones sobre sexo he de aprender yo (y ustedes) de estos hombres y mujeres célibes y castos?  Para mi no va a misa (en cuestiones de las bajas pasiones) lo que me diga una monja o un sacerdote al que jamás ha muerto en los brazos de otro. Sobre sexo que no me lancen moralinas quien no ha sentido una petite morte y ha visto el cielo después de un sexo con o sin amor. Que no me adoctrinen en el nombre de Dios aquellos que no conocen la pureza del amor y la belleza de la pasión.

The next day

Qué manía con prohibir, con sentenciar, con decir lo que se puede o no se puede hacer con el cuerpo de uno. Cuánta paradoja frente a ciertas costumbres eclesiásticas de corrupción y pederastia. Y si un cura abusa de un@ niñ@ se le cambia de parroquia y Santas Pascuas. Qué manía con censurar lo natural pero consentir el pecado si el que lo comete es un predicador. A veces tengo la impresión de que la Iglesia está más pervertida que Sodoma y Gomorra. He visto desfilar homosexuales con sotana, fornicaciones entre el párroco y la feligresa, masturbaciones entre el confesor y la pecaminosa, curas abusando de indefensos párvulos u hombre de Iglesia visitando burdeles. Eso sí, todo siempre bajo la más estricta confidencialidad para que no se sepa. Eso no es sexo querid@s, no es sexo. Y aunque el hábito no haga al monje, me pregunto, les pregunto, si colgarán los hábitos antes de dejarse caer por esos mundos de Dios.

Gracias Blackstar por no haber tenido nunca pelos en la lengua. Polémico e inquietante, sigue gozándotela allá donde vayas. Que a ti lo de descansar en paz no te va.

Que follen mucho y mejor