Cinco consejos para las que no llegan al orgasmo durante el sexo oral

Si estás leyendo este artículo, permíteme decirte, de mujer a mujer, que yo he estado ahí, en pleno momento pasional pensando “Pero, ¿por qué no pasa? ¿Qué falla en mi cuerpo?”.

GTRES

Así que, en primer lugar, tranquila. No pasa nada raro en tu entrepierna a no ser que te hayan salido tentáculos (en cuyo caso, sí que te recomiendo que veas a un ginecólogo con urgencia).

Pero para todo lo demás, calma. Que el sexo es un mundo, es algo que todas sabemos, pero nuestra cabeza, que también lo es, puede llegar a afectarle.

Antes que nada, para que la experiencia sea lo más placentera posible, préstale atención al ambiente. Intenta que no te pille pendiente del reloj porque sabes que tu hermana está a punto de llegar de la universidad y que tengas toda la calma del mundo para dedicarle tu atención a lo que tiene que ir, el momento.

Si te hace sentir más predispuesta, baja la persiana, o súbela al máximo si lo que realmente te gusta es ver la cara de quien practica la acción. Encuentra algo que funcione, que te haga sentir a gusto y dentro del momento que estás viviendo.

Otro punto clave, dentro de esa atmósfera que has creado, es la comodidad. No solo con la persona, que será un detalle fundamental a tener en cuenta a la hora de que te excites, sino también contigo misma.

Encuentra una postura en la que estés relajada y no sientas la necesidad de interrumpir con “¿Me puedes pasar este cojín?” o “Espera, que pongo esta pierna por encima”. Colócate de manera que te olvides de todo tu cuerpo a excepción de la zona que se va a convertir en protagonista.

En pleno relajamiento físico, el mental tiene la misma importancia. No vas a llegar nunca al orgasmo si te encuentras pensando en que se te han acabado los yogures y tienes que ir al supermercado a comprar, que la lavadora ya ha terminado el ciclo corto de lavado, que aún no te has puesto con el trabajo de Sociología o que está llevándote mucho tiempo y que se va a dar cuenta.

Corta y desconecta la mente por lo sano. Bloquea tu cerebro y vive el aquí y el ahora (y tu “aquí y ahora” incluye a una persona entre tus piernas queriendo darte placer, ¿qué puede haber mejor que eso?).

Por supuesto que, si necesitas interrumpir para comentar algo que mejore la experiencia, puedes hacerlo. La comunicación es fundamental si sientes que hay cosas que podrían funcionar mejor (tú sabes mejor que nadie qué te gusta y qué no). Así que deja las vergüenzas fuera de la cama, o del mueble en el que estés apoyada, y habla.

Indica si necesitas más o menos intensidad, qué zona es la mejor para trabajar o si prefieres que, además de la lengua, participen uno o dos dedos. Si el placer es sinfonía, tú eres la directora, y, tu pareja, instrumentista.

Aunque quizás, el mejor consejo es que disfrutes de cada minuto, desde que pierdes las bragas hasta que deslizas la mano por su cabeza pensando “Qué suerte la mía”. O incluso hacer más intensa la experiencia contrayendo tus músculos vaginales durante el cunnilingus. ¡Felices orgasmos!

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

4 comentarios

  1. Dice ser ignotis parentibus

    El dia que las vacas quieran ser toros y las leonas leones…

    07 abril 2019 | 14:34

  2. Dice ser ana

    Tiempo, tranquilidad, que te guste tu pareja, y relajarte…y disfrutar

    07 abril 2019 | 21:57

  3. Dice ser City

    Hacia mas de dos décadas que no tenia sexo, conocí a una chica maravillosa llamada tama y me practico el sexo oral, y no tarde 2 segundos.

    07 abril 2019 | 23:00

  4. Dice ser Alisa

    Yo no soy capaz. Llego a sentir mucho asco hacia mí misma, me siento incómoda, poco aseada… Mil paranoias. No disfruto nada. Mi novio podría estar horas al tema que jamás conseguiría ni un 5%. Lo curioso es que lo que más me gusta en el mundo es chupársela a mi novio. Si me dejase hacérselo 20 veces al día yo encantada, pero a mí no. No puedo aguantar más de 2 minutos.

    07 abril 2019 | 23:08

Los comentarios están cerrados.