BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Han roto. Vale ¿Y ahora qué? 6 trucos infalibles para superar su ruptura sentimental

Querid@,

Trate -sé que no es fácil-, de no volverse majareta preguntándose por qué.

Las cosas simplemente son o no son, salen o no salen. Si la historia se ha acabado, es porque no tenía que ser. No someta este capítulo de su vida a más elucubraciones, ni se obsesione usted más de la cuenta repasando de cabo a rabo la última conversación que tuvieron, porque esto no le conducirá a ninguna parte. Bueno, solo a un sitio, al manicomio, donde yacerá junto a otros tantos locos de atar, enfermo de amor, más bien de cruel desamor.

  1. Animo

Piense que a muchos les gustaría estar en su lugar y poder hacer lo que le de la real gana. Pues eso debe hacer usted ahora, lo que le dé la gana. Respire hondo, cuenta hasta 10 y felicítese por su nuevo status sentimental. Aunque no es necesario que lo publique en Facebook y martirice a todas sus amistades, mucho menos si notifica su recién estrenado estado con el símbolo de un corazón roto. Por favor, pierde usted puntos por hortera y previsible. Cierto es que compartir es vivir, pero hay cosas maravillosas que brinda la soltería.

Mírese al espejo y devuélvase la mirada con orgullo y satisfacción. Es usted un artist@, un hombre o mujer de bien y ahora vuelve a ser ese hombre o esa mujer libre y sin compromiso. Es usted fuerte y lo va a conseguir, por estas (mientras se besa los dedos índice y pulgar). Dele al play y ¡a mover el esqueleto!

2. Recuerdos fuera

Guarde todas sus cosas a mil leguas bajo tierra. Fotos, recuerdos varios, libros, estradas de teatro de cuando jugaban a ser cool, ropa interior, camisas o ese jersey de la universidad que sigue oliendo a ella o a él. O mejor quémelo, nada de medias tintas. En el amor y en la guerra todo vale. ¿O no?

3. No sea coñazo 

Evite dárselas de femme fatale o machito cabrío por la vida, sobre todo por las noches y en los bares. Se le verá el plumero, se lo aseguro. Tampoco se pasee por ahí con la misma cantinela torturando todo hijo o hija de vecino, según sus preferencias sexuales, al que se acerque. Saldrán huyendo como alma que lleva al diablo. Normal, a nadie le gusta aguantar la chapa mortuoria de un cenizas que no deja de lamentarse de lo miserable que es su pueril existencia. Es bastante patético encontrarse con alguien que se tira toda la noche contándote su fatídica historia de amor. Para estos desahogos tiene usted a sus amigos, que en estos momentos (de la verdad) son como tener un as bajo la manga.

michael-rappaport-GC

4. Amigos, esos tesoros dde incalculabre valor

Los amigos estamos a las duras y a la maduras. Puede que usted, mientras andaba sin tiempo para nadie más que para su cari y enchochado lo que duró la relación amorosa sentimental, dejó de lado a más de un amigo. No se desmorone, los buenos no le guardarán rencor. Ahí estarán para aguantarle y dejarse martirizar, sin pasarse. Sus amigos tienen derecho a darle una hostia bien dada en caso de que usted se exceda con su melodrama post ruptura y arrancarle el teléfono de las manos cuando esté a punto de cometer una locura. Locura es llamar a su ex a horas ciertamente intempestivas y más ciego que el mismísimo Stevie Wonder (recuerde que ya no tiene ninguno vínculo ni derecho a ciertas cosas) para decirle Te quiero, te sigo queriendo y siempre te querré , o mandarle un mensaje suicida (demencial y hortera) que diga Por favor no me dejes, sin ti no soy nada.

Recuerdo cuando andaba yo como Shakira, no con Piqué, sino loca, ciega, sorda, muda por un tipejo hace unos años y la cosa acabó rematadamente mal, y de paso con mi ya maltrecho corazon hecho pedazos. Tod@s, absolutamente todos mis amigos, estuvieron ahí al pie del cañón, aguantándome día y noche. Día a día, cada semana, todos los meses, hasta que se me pasó la tontería.

La verdadera amistad no tiene precio. La falsa no vale siquiera una cerveza barata.

5. En tiempo de guerra, todo agujero es trinchera.

Tirarse a usted todo lo que se menea para olvidarse de su ex no funciona. Esta bien retozar para olvidar y pasárselo bien, pero que la noche no le confunda. Si decide hacer oídos sordos a mis no consejos y no hacerme ni puñetero caso, que será lo más probable, si decide tirarse a todo lo que se menea, por lo menos use el preservativo. Siempre. Y ya que estamos, atienda a este video impagable. Al menos un par de veces, no se arrepentirá.

6. Beba (hasta perder el control).

Está bien, puede usted beber. Tiene usted derecho al pataleo y a cagarse en el mar, los muertos de la ex parienta, blasfemar, maldecir en ruso, y hasta el día en que conoció a ese hombre que para usted ahora es un completo desconocido, hijo de la grandisima p…, cómo ha podido… Como cantan los trovadores más románticos de la canción española, beba hasta perder el control. Bueno, deténgase cuando empieza a perder el habla y la visión periférica. Si se pasa ya sabe que se lo pirde. Por culpa de esas copitas extra no sólo perderá el control, sino el saber estar y la poca decencia que le queda. No olvide que cuando la borrachera se desvanezca, a la mañana siguiente llegará la tocapelotas de la resaca y le hundirá aún más en su miserable pozo de desamor.

Pruden prudencia, por favor. Y si bebe, no conduzca. La Dirección General de Tráfico se lo agradecerá, y todos los que le quieren también (incluso su ex, a su manera). Por último, si decide volver a no hacerme ni caso y esta decidido a beber hasta perder el control, haga el favor de dejarse el móvil en casa o se arrepentirá cuando sea demasiado tarde y hayas hecho alguna llamada poco acertada calificada de “cagada monumental” a altas horas de la madrugada, con un ciego como un piano a quien usted y yo sabemos.

Si han tenido la desfachatez de dejarle a las puertas del fin de semana, dejese el movil en casa si va a salir e insisto, no se pase con los tragos. Acabará tirado en una cuneta  y más borracho que las Grecas.

Dame veneno que quiero morir, dame veneno.

Que follen mucho y mejor.

8 comentarios

  1. Dice ser money

    Solo se trata de dinero, con una buena cartera no hay dolor, no le des más vueltas, Pepa.

    16 septiembre 2016 | 15:03

  2. Dice ser TODO SE REDUCE AL P....O DINERO.

    CON PASTA TE VAS DE P…..S Y YA VERAS QUE PRONTO SE TE VAN LAS PENAS JAJJAJAJAJJAA

    16 septiembre 2016 | 19:12

  3. Dice ser Sevillona

    Muy sensato y coherente el artículo, pero seamos sinceros; quien más y quien menos ha hecho todas y cada una de las cosas que recomiendas con mucha lógica no hacer y algunos/as en todas y cada una de sus rupturas, que no sólo en una.

    En fin, yo digo que con un mínimo de cabeza ( el mínimo sólo), no hay nadie ni nada que impida que bebamos como cosacos, juremos en arameo, nos acordemos mil veces de los difuntos del ex de turno ,hagamos el ridículo y demos el coñazo a nuestros amigos durante un tiempo.

    ¡ Ah ! y que añadamos a nuestra lista de polvos unos cuantos de ellos más que prescindibles y olvidables.

    Ya llegará el momento de superarlo.

    Y de volver a caer.

    La vida.

    16 septiembre 2016 | 21:34

  4. Dice ser no quiero

    Sevillona, lo que pasa es que tú eres un tanto laxa.

    16 septiembre 2016 | 23:43

  5. Dice ser snvergüenzon

    No nos dejaremos NUNCA.
    Únicamente dejaríaimos de vernos con la asiduidad actual, si cae sobe nosotros la espada de Damocles, ésa que lleva pendiendo de un hilo desde hace tantos años. Lo cual podría suceder hoy mismo. Espero que Dios nos siga ayudando y que tengamos tanta suerte suerte suerte suerte como desde el día en que nos conocimos.
    Demasiados riesgos, hora tras hora, un día el desastre sobrevendrá. Con eso ya contamos. Sólo pedir que nos sea leve, lo más leve posible y que no haya daños colaterales..
    Años viviendo en el filo de la navaja.
    Pase lo que pase, no nos dejaremos. Otro cantar es imaginar cómo haremos para seguir viéndonos. Pero lo haremos. No, nos nos dejaremos jamás. Porque nos queremos como nadie se ha querido.

    https://www.youtube.com/watch?v=RMTKb-pgxGI

    .

    17 septiembre 2016 | 11:23

  6. Dice ser Martin Cid

    He comentado tu excelente artículo aquí http://www.martincid.com/2016/09/17/superar-la-separacion/
    También he recomendado tu blog y eso. Congrats.

    17 septiembre 2016 | 12:18

  7. Dice ser Sevillona

    # 4:

    En parte; sólo en la que he aprendido a no reprimir mis sentimientos, necesidades o deseos.

    El dolor es inevitable, el sufrimiento opcional, pero aún así, ambas cosas ocurren en todas las rupturas.

    Y todo pasa, pero vuelve a pasar.

    Lo bueno es saberlo.

    17 septiembre 2016 | 14:41

  8. Dice ser INCULTURA POR LA RANURA

    Un articulo mas de una choni gonorre.. y ninfomana y que le gusta sin duda el beber hasta vomitar…

    Con expresiones como “Esta bien retozar para olvidar y pasárselo bien”

    O beber hasta perder el control, muy bien señora “consejera” osea después de una ruptura aconseja irse de fiesta emborracharse para que al día siguiente tenga resaca de caballo junto con el mal de amores, juntas eso y aparece la palabra SUICIDIO!!!!!!

    MUY BONITA LA BROMA, SEÑORITA CHON…..DIGO CONSEJERA…

    17 septiembre 2016 | 22:30

Los comentarios están cerrados.