BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Hay amores que matan. Está bien, pero no éste, no a usted

Querid@,

Y morirme contigo si te matas
Y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.

De eso nada, monada. En forma de poesía ciertamente son palabras sentidas, hermosas, incluso preciosas diría yo. Pero en la vida real es un drama dantesco. Hay amores que nunca mueren, supongo que así es. Otros simplemente se terminan, se esfuman, se consumen y acaban muriendo. ¿Pero eso de que hay amores que matan? Si todavía no ha muerto de amor, hipótesis altamente probable, ¿qué me dice?

¿Se les acabó el amor de tanto usarlo? como cantaba -como nadie- la Más Grande. El amor se ha terminado, o peor aún, le han dejado tirado como una colilla, le han abandonado como si fuera usted un indeseable trasto o un mueble viejo que ya no sabe uno ni dónde colocarlo. Esta usted bien jodido. Desde que le dejó tiene usted un terrible aspecto, come menos -o más- que antes, se pasa el día pegado a un pañuelo inundado de mocos y lágrimas mientras llora como un muffin y escucha esa música de esa de cortarse las venas que perjuró millones de veces que jamás atendería, y cuando le da por salir a la calle, vaga sin rumbo con cara de ido o de ida.

Por si esto fuera poco, se encuentra usted enfadado, triste, iracundo, intratable, nostálgico, todo a la vez. Por si fuera poco, está usted intratable y no hay quien le tosa. Ya no sabe qué hacer, va a volverse usted loco (pero muyyyyy loco) y siente como que se ahoga en un estado manifiestamente catatónico, descendiendo a los infiernos. Es una  verdad innegable, está a punto de tocar fondo.

central

Mi más sincero pésame. No me gustaría estar en su pellejo. Pero aquí no estamos para lamentarnos ni para consentir que siga usted paseándose (más bien arrastrándose) cabizbajo y con la mirada perdida por la vida. No, de ninguna de las maneras. Aquí estamos para salir adelante, para que usted se arranque (por bulerías o no). Pero antes de ir al grano, quisiera hacer una reflexión. Que yo sepa, nadie muere de amor. Afortunadamente, convendrán. Morir de amor, aunque suene de lo más romántico y poético, ya no se lleva. Está pasado de moda, como las hombreras, los pantalones de campana o las carpetas forradas de fotos de los protagonistas de Sensación de Vivir. Hablo en serio.

Desde que Romeo y Julieta la liaran parda allá por el siglo XVI y se mataran los dos así sin ton ni son, no he conocido a nadie que se haya muerto de amor. Bueno, están también los amantes de Teruel. Cuenta la leyenda la historia de amor entre dos jóvenes turolenses, Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Marcilla. Además de tonta ella y tonto él, la palmaron los dos por no darse un buen beso a tiempo. Dejemos a los muertos descansar en paz y ocupémonos de usted, que vaga como puta por rastrojo y sumido en un perenne valle de lágrimas tras esa tortuosa ruptura amorosa con la persona amada.

Escúcheme y siga a pies juntillas (o no me haga ni puñetero caso) estos pasos infalibles para salir airoso – dentro de la desgracia- de una demoledora ruptura sentimental.

    1. Deje de escuchar música que le hará sentirse más miserable aún si cabe. Haga oídos sordos a esos cantares que le envalentonen para cometer una insensatez. Les hablo de canciones como esta.

Puestos a escuchar penas del corazón, mejor esta dulce condena.

Parece que no está tan mal, oiga. En cuanto a usted, aproveche hoy (ya que se pone, mañana también) para llorar. El viernes se despertará con los pasos infalibles para salir airoso – dentro de la desgracia- de una demoledora ruptura sentimental.

Que follen mucho y mejor.

11 comentarios

  1. Dice ser DULCE

    El mal de amores llevado a la poesía suena bonito, bello y hasta romántico. Pero en la realidad de la vida se vuelve cruel y dañino. Siempre es necesario buscar el recambio ideal para olvidarte del anterior.

    14 septiembre 2016 | 10:52

  2. Dice ser Lucas

    Es cierto que el amor se termina. Y uno de sus principales enemigos es la convivencia, esa convivencia de años, de ir aguantando problemas, hijos, suegros, cuñados y demás. Por eso hay un porcentaje elevadísimo de matrimonios caídos en rutina. Y de esa rutina, estoy convencido, que por mucho que se intente ya no se sale.
    La naturaleza es sabia y la permanencia por años y años es contranatura. La pareja debería tener una fecha de caducidad. El cambio ( y si no se puede el cambio, al menos la canita al aire), es bueno para él y para ella.

    14 septiembre 2016 | 11:03

  3. Dice ser Manolo Longanizas

    Yo no creo que la convivencia mate el amor, simplemente desvela si lo había o no. Lo que pasa es que en la convivencia es donde se nota claramente si alguien te quiere o no, pues no es posible disimular las 24 horas del día.
    Mucha gente se junta no porque se ame, sino por no estar sola, porque quiere tener hijos (la edad de eso sí que tiene fecha de caducidad y corre prisa), por dinero, por sexo etc… y supongo que eso al final llega un momento que resulta pesado. Otra cosa es que no resulte políticamente correcto decirlo así. Es más fácil echar las culpas de todo al amor.

    En cuanto al sentirse tan mal al terminarse una relación pues si se piensa bien no tiene sentido. Si algo no funciona, no funciona y ya lo sabes. Peor sería no haberlo comprobado. El sentirse mal es más por el ego herido que por el amor. una persona con buena autoestima no se siente mal por eso. Y la gente que busca a otra persona por consolarse (pero que en realidad le importa un pito la persona) demuestra que no le importa ni la anterior persona ni la nueva que no tiene culpa de nada la pobre, lo cual prueba que en el fondo es todo una cuestión de ego herido y que no se tiene ni idea de lo que es querer a alguien y respetar a la gente.

    14 septiembre 2016 | 14:07

  4. Dice ser Azurgr

    Mi tía siempre me decía: los males del mundo (hasta los del corazón) se curan durmiendo. Todo pasa… y lo he comprobado muchas veces.

    14 septiembre 2016 | 14:57

  5. Dice ser Sevillona

    Totalmente de acuerdo con #2 Dice ser Lucas.

    El amor tiene fecha de caducidad en la pareja salvo en unas pocas excepciones.
    Todo acaba siendo rutina, monotonía, comodidad, conformismo y con suerte, queda un cierto cariño.
    Las parejas que mueren de viejecitos cogiditos de la mano y con el amor intacto, son muy pocas.
    Y quien no quiera verlo que no lo vea.
    Todas las parejas (vale, menos un porcentaje pequeño) mueren, incluso las que jamás se separan.
    No sé si es triste o no, para mí no lo es, porque más triste me parece experimentar el amor o el enamoramiento sólo una vez en la vida, con lo bonito que es enamorarse y encontrar el amor varias veces en la vida.

    Como dice la famosa sevillana:

    ” Si me enamoro algún día, me desenamoraré, para tener la alegría de enamorarme otra vez”.

    14 septiembre 2016 | 15:14

  6. Dice ser Kiki

    Nadie se muere por nadie, y si se va, ¡¡ siguiente por favor!!

    14 septiembre 2016 | 15:40

  7. Dice ser Carmen

    Es cierto, de amor nadie se muere. De amor, no. De desamor sí para ser más exactos. Ni literatura ni poesía ni romanticismo trasnochado, la gente aún muere por ello. De la consecuencia de la ruptura o de amor no correspondido o del abandono. No es del amor en sí sino de los actos que lo rodean.
    Recuerdo a Rosario Endrinal y la vida a la que se vio abocada por el abandono, para al final terminar quemada viva en un cajero. No murió al final de sus días por amor en sí mismo sino de las consecuencias que surgieron de su historia de amor. Así como mueren uno de los dos cónyuges de forma inmediata(marido o mujer) cuando uno de los dos fallece primero. Es decir, uno le sigue al otro. ¿Por amor? No, pero si por la falta de él. De eso sí muere la gente.

    Como casi siempre, te quedas en lo superficial, en interpretaciones y lecturas mediocres de determinados fenómenos. No ahondas en lo que hay detrás de ciertos aspectos.

    Por cierto , Romeo y Julieta eran adolescentes de familias enfrentadas (Capuletos y Montescos). No murieron de amor, sino de la imposibilidad de estar juntos. Léela, te la recomiendo, así como Otelo o Hamlet y analizas el papel de grandes figuras femeninas como Desdémona, Gertrudis y Ofelia.

    Una pena como siempre, que de temas interesantes, sólo publiques topicazos y lugares comunes.

    14 septiembre 2016 | 16:12

  8. Dice ser ácido desoxirribonucleico

    El amor no existe, a ver si nos vamos enterando ya.

    Mi captcha fovorito es el de “Select all images with a store front”

    Me encanta

    14 septiembre 2016 | 21:02

  9. Dice ser Sevillona

    #7 Dice ser Carmen:

    El amor, y más como tú lo planteas que queda aún más claro, es una mera dependencia de otra persona, en la que demandamos eso llamado “amor” y a la vez tenemos la necesidad de devolverlo o compartirlo.

    Romeo y Julieta murieron por la dependencia que tenían el uno del otro para vivir. La mujer del cajero, cualquiera que fuera su historia previa, también murió por las circunstancias y en parte por la falta del apoyo de otros u otros. No siempre se sabe sobrevivir solo o sola. Tampoco al desamor.

    Muy bonito y trágico todo, pero porque queremos o simplemente no sabemos vivir sin depender.

    15 septiembre 2016 | 12:29

  10. El amor y el sexo la mejor combinación que hay, o también al revés sexo y amor.

    15 septiembre 2016 | 21:39

  11. Dice ser Giulietta

    Lo mío con Romeo fue un error.

    15 septiembre 2016 | 23:15

Los comentarios están cerrados.