El sexo, la culpa y Virginie Despentes

Dentro de que me considero feminista, me considero también mala feminista.

En mi vida sexual reside una de mis incongruencias.

PEXELS

Porque encuentro excitantes las escenas en las que la relación sexual implica que la mujer sea forzada.

Recuerdo que fue algo que le confesé a mi pareja con vergüenza y un gran sentimiento de culpa.

Como si estuviera traicionando a todas las mujeres del mundo y fueran a prohibirme la entrada al 8M.

Y no me cabe en la cabeza. Es algo que ni quiero vivir ni deseo que experimente ninguna mujer.

Pero ahí está, me pasa que veo una escena y misteriosamente descubro que me estimula, que me despierta.

Intento racionalizarlo pensando que es solo una fantasía, que lo que pasa en mi cabeza se queda en mi cabeza.

Aun así he intentado descubrir por qué es eso en concreto. Por qué la circunstancia de una falta de consentimiento enciende mi cerebro.

Una de las explicaciones que encontré es que mis primeros contactos con escenas sexuales, justo cuando el cerebro es más maleable, recogían ese tipo de interacción.

Y es algo que consiguió quedarse tan grabado en mi retina, fueron unas imágenes tan potentes las que acompañaron mi despertar, que aún no he conseguido librarme de ellas con mi reeducación feminista.

Me consuela pensar que los gustos cambian y podré seguir trabajando en deconstruir mi imaginario erótico.

Pero no fue hasta que leí a Virginie Despentes y su libro Teoría King Kong, que pude llegar a comprenderlo en profundidad.

La escritora me hizo entender que mi fantasía no era tan rara, que era hasta habitual pensar en esos términos en un sexo con coacción.

Todo parte de la eterna lucha femenina que vivimos las mujeres. Esa que nos hace preferir ser siempre vírgenes antes que putas (aunque de lo primero ya tengamos poco).

Cuando el placer femenino se reivindica, el deseo se manifiesta y una mujer vive su vida sexual como quiere y tiene las parejas que desea, socialmente se le considera una ‘puta’. Se le rechaza y critica.

Mientras que la idea del sexo forzado, se escapa de todo ese prejuicio, ya que libera de culpa toda esa parte de disfrute consciente.

Puede interesarte también este artículo: Decálogo para una vida sexual feminista si no sabes por dónde empezar

En las fantasías de muchas, es la salida. El punto medio que permite disfrutar de la sexualidad sin que se comprometa nuestra imagen pública, sin que nos llamen ‘zorras’ por disfrutarlo.

Aunque soy consciente de que lo ideal no es encontrar un sexo en el que encontramos la liberación de disfrutar sin que nuestro subconsciente se preocupe.

Sino que vivir el sexo a nuestra manera -la que queramos- fuera algo que no nos afectara de cara a ser juzgadas por el hecho de ser mujeres.

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

3 comentarios

  1. Dice ser vicenta

    Virginie Despentes cónyugue de Beatriz Preciado (Transgenero). Doctrina Queer.

    ¡Perversión sexual???

    21 diciembre 2021 | 16:56

  2. tienes muchos traumas infantiles o solo lo parece?

    22 diciembre 2021 | 00:28

  3. Dice ser pepa

    “reeducación feminista”
    “mala feminista”

    ¿Acaso eres de alguna secta?

    Esto del feminismo me recuerda casi al comunismo.
    Te reeducan, y si eres mal comunista… al gulag.

    Te reeducan, y si eres mala feminista… mala mujer, no admitimos discrepancias ni en una coma, a la hoguera junto con los machirulos opresores del heteropatriarcado falocéntrico.

    22 diciembre 2021 | 12:23

Los comentarios están cerrados.