¿Alguna vez nos dejarán las redes sociales superar a nuestros ex?

En más de una ocasión, le he preguntado a mi madre qué había sido de sus exnovios. Si terminaron con otra pareja, si seguían solteros, si se mudaron de su ciudad natal, si tenían el mismo trabajo… No lo sabe.

No lo sabe porque ni tiene redes sociales ni intención de tenerlas. Es de esa generación en la que, las rupturas, solían ser sinónimo de no volver a saber de la otra persona por el resto de tu vida.

MANGO

Y cómo le envidio por eso.

Instagram, Facebook o incluso TikTok nos habrán acercado en muchos aspectos, pero no ponen fácil lo de perder de vista a una persona.

Da igual que dejes de seguir, que bloquees, que silencies o que le ocultes tus historias. Al final, hay amigos o compañeros de clase en común por las que, de rebote, termina llegándote información. O, incluso a veces, ni siquiera eso.

Buceas por tu red social un día cualquiera y ahí está. En una página de inspiración de bodas que ni siquiera recordabas que seguías.

Vestido de negro o vestida de blanco con otra persona al lado, alguien que no eres tú.

Claro que sabías que ninguno de vuestros futuros iba a transcurrir por el mismo camino, pero que lo supieras y vivieras asumiéndolo no significa que quisieras estar al tanto. De hecho, si algo no querías, era verlo.

Porque una cosa es darlo por hecho, entender que en cinco o diez años pueden pasar muchas cosas y que todos terminamos por rehacer nuestras vidas.

Otra es ver que aquella persona -esa que te hizo pensar que no volverías a poder querer a alguien-, aparece en tu pantalla en el que es uno de los momentos más felices de su vida.

Saber, como si estuvieras presente en aquel mismo instante, todos los detalles: cómo eran los trajes de novios, dónde lo celebraron, cuándo…

Te alegras -porque internamente el punto y final de vuestra historia estaba más que escrito– y te jodes a partes iguales. Si una imagen vale más que mil palabras, esa consigue desestabilizarte por un rato. ¿De verdad era necesario?

Da igual que hayas pasado página. Ahí está la aplastante realidad que no tenías por qué ver, pero el dichoso algoritmo te acaba de arrojar a tu interfaz.

¿La solución? Solo se me ocurre la de mi madre. Borrar todo y vivir una existencia analógica lejos de todo lo que sea tropezarte virtualmente con tu expareja. La única manera de asegurar el “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

2 comentarios

  1. Curiosamente la historia se me hace familiar, aunque la punzada de malestar la he sentido más con ex amigos y amigas que con parejas. De hecho con las parejas se me hace más fácil cerrar etapas e incluso alegrarme por sus nuevas vidas. En cambio reconozco que me cuesta horrores superar lo que en un momento pensé que era amistad y derivó en traición.
    ¿Alguna reflexión sobre eso?
    Sea como sea, se tenía que decir, lo del derecho al olvido debería ampliarse mucho más…

    17 septiembre 2020 | 16:39

  2. Dice ser Ionel

    Yo cuando rompi, la bloquee y borre de todas mis redes y mi telefono reseteado.Me costo 2-3 meses , aun me viene de ves en cuando algun recuerdo, es normal, vas por sitios que antes ibais, pero estoy currado

    25 septiembre 2020 | 17:31

Los comentarios están cerrados.