El mejor consejo que me dio mi madre antes de irme a vivir con mi pareja

Oficialmente, acabo de cumplir un año independizada. No solo fuera de casa, un año viviendo -por primera vez en mi vida-, con pareja.

DEREK ROSE FACEBOOK

Además, siendo de Madrid, los tres últimos meses han sido bajo el estado de alarma, un confinamiento que casi equivale a un año más en tiempos de convivencia.

Hace 365 días podría haber hecho una lista con todas las recomendaciones que recibí de amigas. “Fundamental hacerse con un buen pelapatatas”, “Intentad tener vuestro propio espacio” o “Cada día elige uno la película” fueron algunos de los tips clásicos que, creo, casi todos hemos escuchado.

Aunque el mejor consejo, como suele pasar, me lo dio mi madre.

Al irme de casa no tiró de romanticismo deseándome mucho amor y felicidad en la relación (que me consta que también lo siente así). “Paciencia”, fue lo que me dijo.

Y, como también suele pasar, tenía razón en recomendarme trabajar mi capacidad de aguante. Es algo a lo que he tenido que dedicarme a diario.

No solo por mi forma de ser, que sí, que admito que soy un culo inquieto, lo quiero todo para ayer y no me valen las cosas a medias.

También por el reto que iba a suponer crear una vida en común fuera del núcleo familiar, ese en el que llevaba 28 años instalada, con una persona ajena a él.

Te puede interesar: Qué duro es vivir en pareja (y qué poco se habla al respecto)

Pienso en mi madre y en su recomendación en todos los aspectos de mi vida en pareja, cuando veo desorden en mi casa y a nivel interno en mi relación.

Intento ponerla en práctica entendiendo que la educación, la personalidad y las opiniones de mi pareja no son iguales a las mías, los puntos en los que solemos chocar.

Lo bueno es que tengo oportunidades de sobra para ponerme a prueba, intentando ser siempre una versión con más aguante que la del día anterior.

Y aunque hay veces que ser paciente me cuesta más que otras, reconozco que ha sido clave a la hora de conseguir soplar la vela del primer aniversario bajo el mismo techo.

Eso y una tonelada de amor, claro. Pero teniendo en cuenta que, por mucho sentimiento que tengo, he necesitado aguantar con calma (como él, por supuesto), es el mejor consejo que podría haberme dado.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

1 comentario

  1. Dice ser StarForce

    Esta vez he de reconocer que me ha encantado el texto. Me ha parecido tan sincero y noble. La paciencia que necesitáis las chicas y mujeres al vivir en pareja con nosotros es lamentablemente demasiado común que se precise en grandes dosis y no creo que eso vaya a cambiar. Somos diferentes y la educación puede hacérnoslo ver y que nos sintamos culpables, que no es poco, pero acabará por desatarse un conflicto entre cómo somos los tíos y cómo esperan nuestras parejas que seamos en convivencia. Es cierto que tenéis a los calzonazos dispuestos a complaceros, pero hay algo en vosotras que siempre os lleva hacia el lado opuesto, chicos y hombres con personalidad seguros de sí mismos que acaban volviéndoos locas. Puede que como buenos amantes, o ni tan siquiera eso, pero seguro que porque quieren vivir como les venga en gana y no tanto “en pareja” y el conflicto está servido al tener esa capacidad la mujer de disfrutar desarrollando una variada y densa lista de actividades ideales compartidas que al chico u hombre, acaban por hartarle. El eterno chasco de las mujeres tras muchos años de pareja al comprobar que, cuando ya se ha foll*** mucho, el hombre pierde interés por compartir actividades y tiempo con ella, sigue y creo seguirá siendo un referente de difícil solución.

    08 junio 2020 | 15:11

Los comentarios están cerrados.