‘Aunque está muy bien el aquí te pillo aquí te mato, no creemos que el sexo merezca ser devaluado’

Consumimos, más que de forma acelerada, casi compulsiva. El catálogo de Netflix, la comida a domicilio, ropa que añadimos al cesto con el acompañamiento de estresantes cuentas hacia atrás para que no pierda validez el código de descuento…

Y es algo que, siendo ya parte de nuestra rutina, incluimos también en la intimidad. Contra ese polvo rápido y mal echado -para ponernos a hacer otras cosas-, o ese beso a medias, para no perder de vista ni un detalle de las historias de Instagram, está el slow sex.

CALVIN KLEIN

Es un estilo de vida sexual que no consiste únicamente en tener sexo más despacio. Pero, en vez de ser yo quien os lo cuente, ha sido Elsa Viegas, cofundadora de Bijoux Indiscrets, quien me ha convencido para hacer autocrítica sobre la calidad de mis intercambios.

No solo me explica lo necesario que es disfrutar de una vida sexual sin prisas, sino de centrarla también (y darle importancia por igual) a cada uno de los momentos, alejándonos del mito de que solo la penetración cuenta como sexo.

¿En qué consiste la filosofía slow sex?
Básicamente trata de poner en el presente el placer y el deseo sin ir a buscar directamente el orgasmo. Disfrutar con cada práctica, sin presiones. Trata de ponerle voz a cada práctica mientras las sitúa a todas al mismo nivel, sin prejuicios y sin prisas. Por eso hemos lanzado una colección con el nombre de esta filosofía, diseñada para algo tan serio como disfrutar.

¿Por qué ha surgido ahora?
Por varios motivos. Primero porque aunque pensemos que está muy bien el sexo de ‘aquí te pillo, aquí te mato’, express, sin ataduras, no creemos que el sexo merezca ser devaluado. Se puede tener muy buen sexo con alguien que no conoces si ambos (o ambas) escucháis vuestros verdaderos deseos. Segundo porque queremos aportar un granito de arena a la eliminación de prejuicios y clichés. ¡La penetración no lo es todo!

¿Por qué vuelve a tener importancia vivir un sexo con todos los sentidos y sin prisa?
Creo que el sexo es un lugar donde refugiarse a solas o en compañía de quien decidas, un oasis a donde huir y disfrutar. Algo muy opuesto al estrés diario, al ritmo frenético de estos tiempos. La gente se está empezando a dar cuenta lo valioso que es estar presente y dedicarle tiempo de calidad a las cosas en las que aún puedes decidir a qué ritmo consumirlas.

¿Diría que es algo que va a mejorar nuestra vida íntima?
Sin duda. Slow Sex te obliga de un modo muy tentador a cuestionar todo lo que sabes sobre el sexo. Por ejemplo, tenemos un roll-on frío para pezones que te invita a pensar “¿qué hago con esto?”. Bueno, si no sabes qué hacer con unos pezones, tal vez debas redescubrir el sexo. Cuestionarse es bueno, es desarmarse para volver a montarse, pero esta vez como a ti te gusta.

¿Qué diferencias existen entre nuestras experiencias sexuales convencionales y aquellas que nos tomamos de manera slow?
Que buscamos desesperadamente el orgasmo. Y sí, el orgasmo está bien, es intenso, pero dura poco. ¿Qué hacemos con los minutos previos al orgasmo? Disfrutarlos, sin duda. Lo máximo posible. Tratar el sexo de manera slow no implica necesariamente ser más tiernos en la cama, implica dedicarle tiempo al placer en todas sus formas. Es no tener tapujos para decir qué te gusta, cuánto quieres de eso o de lo otro.

¿Cuál sería el decálogo de este tipo de sexo?
Consensúa, dedica, siente, experimenta, fluye, cuida, desea, sé consciente, derriba tabúes y disfruta.

¿Hay algún reflejo de esta filosofía en las tiendas eróticas?
Creo que todos los juguetes, o al menos los que he tenido el placer de ver y probar, se enfocan en dar placer instantáneo pasando de 0 a 100 y llamando al orgasmo constantemente. Dildos, dildos vibradores con conejito, punto G, geles orgásmicos. Si no se alcanza la meta es porque no se quiere o, te lo dicen de manera indirecta, te pasa algo. Pretendemos revolucionar y cambiar el mensaje, para que se empiece a decir: Con esto vas a disfrutar a tu manera. Y conseguirlo; realmente conseguir que quien esté interesado en un producto erótico disfrute como quiera.

¿Qué productos nos ayudan a introducirnos en el slow sex?
Finger Play sería otro de los favoritos. ¡Hay que tocarse más! O el Skin and Hair Shimmer Dry Oil, que desgenitaliza por completo el sexo, hidrata y deja una estela brillante en tu cuerpo. Un must si quieres empezar a cuidarte y empoderarte en el sexo.

¿A qué generación diría que le va a costar más practicarlo?
A los baby boomers y a los X. De los millennials en adelante el discurso en los medios ha cambiado, por no hablar de internet, que ha abierto miras y ha derribado muros que se pensaban infranqueables. Pero aún existe el pensamiento, sobre todo en estas dos generaciones pasadas, del pecado, del sexo por concebir, de la culpa, del sacrificio… Es muy difícil cambiar ese pensamiento religioso y de tabú con una filosofía o un producto erótico.

¿De qué manera podemos introducir el slow sex? ¿Como experiencia puntual o volviéndolo nuestro estilo de vida sexual?
Primero desde una decisión propia. Tomar consciencia de nuestros deseos y de nuestro placer se puede lograr desde la experimentación: tocarse como si fuese la primera vez, visualizar nuestras fantasías, revisar por qué nos gusta lo que nos gusta o si existe alguna práctica que realicemos por cumplir o por vergüenza a decir que no. Después de tenerlo definido lo comunicaremos con nuestra pareja (o pareja puntual), consensuando o directamente aplicando lo que queremos en nuestras relaciones. Si se puede volver un estilo de vida, o no, solo puede determinarlo la persona interesada en disfrutar decidiendo cómo quiere hacerlo.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

6 comentarios

  1. Dice ser ana

    “Se puede tener muy buen sexo con alguien que no conoces si ambos (o ambas) escucháis vuestros verdaderos deseos. Segundo porque queremos aportar un granito de arena a la eliminación de prejuicios y clichés. ¡La penetración no lo es todo!”

    Eso por favor se lo explicas a los hombres: después de una muy larga relación, tuve dos experiencias de una noche con dos personas que conocía pero que no tenia una relación seria. ¿Resultado? Polvo rápido muy influido por los videos sexuales que ahora tanto se consumen, sobre todo por ellos, iban a su bola, sólo pensaban en su deseo, y me dejaron mas que a medias. Y por supuesto sin ternura ni abrazos post coitum. Nunca mais, o con una pareja estable o me quedo a monja (que me temo que será lo segundo)

    17 noviembre 2019 | 10:23

  2. Dice ser jerimer

    En el colectivo homosexual tenemos claro que el sexo debe hacerse sin prisa. Yo siempre besos y más besos, caricias, roces y solo después de un buen rato de preliminares, empezar a lamer el pene de mi pareja.

    17 noviembre 2019 | 10:26

  3. Dice ser ana

    Aparte que incluye el verbo escuchar, cosa que los hombres no hacen nunca, excepto a su p..lla

    17 noviembre 2019 | 10:26

  4. Dice ser Alisa

    A mí el “rapidito” me hace gracia pero no me satisface en absoluto. Soy una mujer, necesito tiempo de calentamiento.
    Y hay algo peor que eso, y es que la otra persona TE OBLIGUE a tener un orgasmo. Me ha pasado con mi ex mil veces y es una sensación horrible. Nunca respetó cuando le decía que NO, ni entendió nunca que el sexo no es sólo llegar al orgasmo y puedo quedar súper contenta sin uno. Pero no. Por sus santas narices era obligatorio y tenía que decirle que no quería hasta 20 veces.
    En fin… Otro mierdas p’al contenedor.
    He llegado a un punto en el que ya no me interesa el sexo con los hombres. La mayoría (lo siento, chicos) no tienen ni idea de cómo funciona una mujer, y el porno empeora la situación.

    17 noviembre 2019 | 12:22

  5. Dice ser sepuedeopinar

    Todo dependo del cerebro.
    En el sexo más del 50% es cerebro.
    Hay veces que te apetece un “aquí te pillo aquí te mato” y otras veces quieres estar un buen tiempo dedicándolo a los preliminares.
    Todo tiene su momento

    17 noviembre 2019 | 19:23

  6. Dice ser Tony

    Yo personalmente experimente este tipo de sexo por primera vez un dia en que mi pareja y yo habiamos fumado maria. Fue una experiencia cuasimistica para ambos xD Y a partir de ahi decidimos segir por esa via sin la necesidad del colocón. Y es probablemente lo mejor que me ha pasado en la vida, pues uno rapidito cuando no hay mas tiempo está bien, pero pasarse horas ( si, horas) sintiendo placer, disfrutando de nuestros cuerpos mutuamente, conociendonos mas y mas cada dia, sintiendonos, conectandonos sin prisa, buscando mutuamente nuestros puntos de placer, aprendiendo que nos gusta a cada uno, … Puedo afirmar y afirmo, que cuando tengo este tipo de relaciones con mi chica, el orgasmo es, aun siendo de los mejores orgasmos, la peor parte de la noche xD

    17 noviembre 2019 | 22:09

Los comentarios están cerrados.