¿Ha sido viral el ‘efecto Manada’ sobre los casos de violaciones grupales?

Leo en El periódico.com que, desde los Sanfermines, las denuncias de violaciones grupales se han multiplicado. Podría parecer que abusar en grupo es la nueva moda, el reto viral último, lo más guay que hacer con tus amigos. En lo que llevamos de año han sido 42 las denunciadas, y aún quedan otros cuatro meses por delante.

GTRES

Estoy segura de que si algo nos pasa por la cabeza a todas nosotras, cada vez que un diario anuncia un nuevo caso en otro punto de España, es el miedo. Porque, hablemos claro, casi da la sensación de que, desde La Manada, las violaciones en grupo han sucumbido al efecto bola de nieve.

Hoy quiero tranquilizaros, un poco en la medida de mis posibilidades, al respecto. Desgraciadamente, las violaciones colectivas no son cosa nueva. Ya eran un instrumento de represión que se utilizaba hace miles de años.

Lo que vivimos ahora casi semanalmente es la versión contemporánea que demuestra que, en realidad, no hemos avanzado tanto como deberíamos.

Quienes hemos evolucionado hemos sido las mujeres. Mientras en otros momentos de la historia no quedaba otra que callar y vivir con la losa de la agresión cometida, sin poder denunciar, sin conseguir ningún tipo de justicia, el feminismo ha puesto el punto y final a nuestro voto de silencio.

Time’s Up no ha sido solo una moda, sino el grito de las mujeres de España, India, Alemania o Suecia que se ponían de acuerdo en algo: que te violen es violación.

La consecuencia de hacer ruido, de que las mujeres ya no seamos ciudadanas de segunda, es que la igualdad, le pese a quien le pese, forma parte de la agenda.

La sensibilidad con el tema afecta a la esfera política, a la social, a la económica y también a la doméstica. Las injusticias en nuestra contra aparecen en la conversación cuando antes era algo que ni se planteaba.

Si algo hemos aprendido en estos años es que gritando en las calles que “No es no”, el país escucha. Puede que no tanto como quisiéramos y puede que ni siquiera hasta el punto de poner una pena con la que estemos de acuerdo, pero el mensaje ha calado: hay consecuencias.

Quedan aún frentes abiertos. La pornografía es la nueva maestra. El gangbang, un contenido sexual de alto éxito. Y las agresiones en grupo se seguirán repitiendo siempre y cuando los niños continúen recibiendo mensajes de que el consentimiento es algo opcional, que son ellos quienes están en una posición de poder.

Las agresiones han existido siempre. Antes nos callábamos, pero ahora, muchas de nosotras nos animamos a denunciar. Hemos dejado claro a voz en grito, a golpe de pancarta, en manifestación y en nuestras redes sociales que nuestros cuerpos son nuestros, que nuestra libertad incluye nuestro armario, nuestra sexualidad, nuestra vida.

Si se denuncian más que antes las manadas es porque las mujeres nos hemos dado cuenta (tiempo nos ha costado) de que no es nuestra la culpa. Que somos las víctimas.

“Quedó con uno de ellos, se mandaba mensajes con contenido erótico, acudió al piso a mantener relaciones sexuales…”, todo eso se ha acabado. Pueden empeñarse en que retrocedamos y volvamos a guardar silencio tildándonos de culpables, pero ahora contamos con respaldo.

Hemos aprendido lo que es y lo que no es violación, somos conscientes de ello como quizás nunca lo habíamos sido hasta ahora. Tenemos claro que no es no, que no decir nada es no, que oponer y no oponer resistencia es no, que todo lo que no sea un consentimiento explícito, es violación.

La pregunta es, por qué, si aumenta el número de denuncias, se sigue poniendo el foco en nosotras. Por qué si hay adolescentes menores de edad, de jóvenes adultos o de hombres de más de 50 años, o de composiciones de todo lo anterior junto, nadie se pregunta cómo es posible que de un grupo de cuatro, cinco o diez hombres, ni uno solo de ellos echara el freno y pusiera el punto de cordura, de respeto y todos optaran en cambio, con conocimiento de causa, por cometer un crimen.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser ana

    Los vídeos de gangba g y la idea que meten algunos en sus hijos de que”tu insiste, que al principio todas dicen que no”. No, señores, con un NO es suficiente, no hay que insistir. Eduquen a sus hijos en el respeto, no a sus hijas en el miedo y en que no salgan de casa
    Y lo mejor, cuando ante el juez dicen”si ella quería, bien que disfrutó”… Sin palabras

    14 agosto 2019 | 10:43

  2. Dice ser Rosa

    No es no, y punto. No hay más
    Los hombres que hacen eso son unos hijos de… y si encima lo hacen en grupo, aparte son unos cobardes que necesitan el apoyo de los otros. Ya está bien de estas salvajadas!!

    14 agosto 2019 | 13:00

  3. Duquesa Doslabios

    Queridas compañeras, a esto me refiero.

    Os leo y sois la prueba de que tenemos las cosas claras, sabemos que nosotras decidimos qué le sucede a nuestros cuerpos y con quién.

    Los que pasen por encima de eso, tendrán que responder ante la justicia.

    14 agosto 2019 | 15:00

  4. Dice ser Chuche

    Nos hemos cansado de guardar silencio y callar ya está bien qué nuestros voces se eschuchen en todo los lados ya está bien de querer hacer con nuestro cuerpo lo qué les venga en gana ya está bien qué es nuestro cuerpo y sobre el la última decisión la tenemos nosotras

    14 agosto 2019 | 22:05

  5. Dice ser sarah

    No hay quie tener miedo nunca de nada. Son 40 denuncias en lo que va de año por violeciones como dices. España es un pais de casi 50 millones de habitantes… la cifra es muy pequeña. El miedo lo crean los medios de comunicacion machando este tema, como cuando macharon la gripe a y la cantidad de muertos que podia haber y lo peligroso que era- Es decir los medios al final son los que siembran el panico excediendose con x noticias. Y las violaciones, asesinatos, robos, peleas… etc siemrpe han existo se hayan hecho publicas o no, se haya denunciado o no etc Las posibiliodades de que te pase ati son minimas, porque somos casi 50 millones en españa…por lo tanto no hay ke tener miedo. es como cuando hay años que hay varios acidenetes de avion con todos muertos… no hay ke tener miedo… ke haya ocurrido esas desgracias no kiere decir ke te pase ati, las probabiolidades son siempre minimas. es lo que opino.

    14 agosto 2019 | 22:29

  6. Dice ser Luis

    A mi también me llama la atención lo popular que se ha vuelto el sexo en grupo.

    Parece el evidente resultado de una educación sexual basada en el porno. Porno que cada vez tiende a ser más descarnado y brutal para seguir siendo visualmente impactante.

    Además está el rol de “empotrador” que (tanto dentro como fuera del porno) la sociedad nos asignan al hombre. En ese papel que nos viene a decir: “Tienes que ser muy bueno en el sexo. Es tu responsabilidad que la mujer alcance el máximo placer. Si no le das bien duro no quedará plenamente satisfecha y tu hombría quedará entre dicho.. Sé cruel, sé despiadado, haz lo que sea pero consigue que alcance el máximo placer” La sociedad carga sobre nosotros la responsabilidad de que la mujer alcance orgasmos de altísima intensidad. Como si su orgasmo y la intensidad del mismo dependiese exclusivamente de nuestras habilidades como amantes independientemente de lo que ella haga o sienta. Y repito , no es algo que se de solo en el porno. Es una escena recurrente ( y con cierto toque cómico) de mujeres que reclaman su “premio” en las habilidades sexuales de hombres.

    Creo que con esos factores los jóvenes se ven expuestos a tener que demostrar su “hombría” invitando a amigos a participar y poder demostrar ante su grupo lo “machos” que son lo bien que saben satisfacer sexualmente
    una mujer, exhibiendo sus dotes sexuales sin la más mínima empatía con la chica (que en esa perdida total de las relaciones humanas solo le queda el papel de objeto pasivo del acto sexual) y sin ser plenamente conscientes de que lo que están haciendo no es exhibirse en una escena de una película porno sino una violación a un ser humano.

    15 agosto 2019 | 10:00

  7. Dice ser Anonimous

    17 anios se quedan cortos para lo que sera el resto de la vida de esa pobre mujer. Los ataques de panico por la noche cuando esta la habitacion oscura, los recuerdos intermitentes a lo largo del dia en situaciones cotidianas que la paralizan y miles de secuelas que sufren y marcaran el resto de su vida deberian tener consecuencias mas severas para los gallinas esos que van de machitos.

    PD: aqui teneis a un hombre que os protegera si ve alguna situacion asi. Seguid denunciando. Animo

    15 agosto 2019 | 11:32

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.