‘Bonding’, lo nuevo de Netflix sobre BDSM… o no

Desde que las plataformas de contenido en streaming han empezado a reclamar su trozo del pastel, las producciones de la pantalla tratan todo tipo de temas, y el sexo, afortunadamente, empieza a ser uno de los más recurrentes.

FACEBOOK BONDING

Hace unos meses ya os comenté mi opinión sobre Sex Education, una serie que nos ayudaba a repasar algunos conceptos básicos sobre la sexualidad.

Bonding ha sido mi segunda experiencia con las ficciones de tono subido (que no subidas de tono). De producción propia, la serie habla sobre una dominatrix profesional que le pide a un antiguo amigo que sea una mezcla entre su asistente y su guardaespaldas.

Pero más allá de eso, hay muchas otras virtudes que convierten a Bonding en nuestro próximo producto de temática sexual preferido, salido de la pequeña pantalla.

Para empezar, y jugando con nuestra vena voyeur -esa que todos tenemos en mayor o menor medida-, la serie nos permite colarnos en el mundo desconocido (para la mayoría) de la dominación. Abordado de una manera muy ligera, dicho sea de paso, pero muy divertida, consigue su objetivo: que podamos conocer cómo es la profesión de ama.

Y, spoiler alert, no es tan sencilla como parece.

Otra gran cualidad de Bonding es que representa una sexualidad más variada que la mayoría de las series que encontramos en la parrilla de este tipo de plataformas. Con un coprotagonista gay con un desarrollo y peso en la trama casi más importante que el de la dominatrix, queda en evidencia que necesitamos más homosexualidad en las pantallas.

Es curioso conocer mediante los diferentes casos que atiende la ama cómo se integra el BDSM en cualquier tipo de relación, cómo lo gestiona una persona soltera o una pareja casada, algo que deja claro que, como una buena camisa blanca, funciona con todo.

Además, abre las miras de lo variadas que pueden ser las parafilias, más allá de la clásica lluvia dorada o los tipiquísimos azotes, hasta el punto de imaginarnos que hay alguien en el mundo que puede encontrar excitante vestirse de pingüino.

En definitiva, es una serie perfecta para liberarnos en muchos aspectos, en animarnos a experimentar y probar cosas nuevas, en coger ideas, pero, sobre todo, en sentirnos lo bastante confiados como para sincerarnos sobre lo que nos gusta y, por supuesto, disfrutarlo.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

4 comentarios

  1. Dice ser Luisito10

    Me ha encantado esta serie. Se hace muy corta, y la verdad es que es muy corta.

    17 junio 2019 | 18:11

  2. Dice ser ana

    Buenísima no, lo siguiente. Yo la ví pensando “bah, vaya tontería” y al segundo capítulo me estaba partiendo de risa. La verdad es que quita muchos tabúes sobre este tema, lo trata con mucha naturalidad y sentido del humor, y los capítulos son cortos. La recomiendo.

    17 junio 2019 | 19:39

  3. Dice ser sepuedeopinar

    Yo todavía no he madurado lo suficiente para que me guste el BDSM, como que no….

    17 junio 2019 | 20:40

  4. Dice ser MarcBarcel

    Yo aun no la he visto, pero me parece bien este tipo de serie que trate de cada una de las facetas del sexo con toda naturalidad. Luego lo que cada uno haga es cosa suya.

    21 junio 2019 | 17:36

Los comentarios están cerrados.