Meterse objetos por los orificios del cuerpo: más que un placer, un riesgo

Cuando nuestra madre nos recomienda hacer solo experimentos con gaseosa (feliz día a las que me leéis, por cierto), lo dice por un buen motivo. Por mucho que se hable de probar cosas nuevas en el campo sexual, y aunque la imaginación sea el límite, no tiene por qué resultar beneficioso para la salud.

GTRES

Hace unos meses os hablaba de los juguetes que tenemos por casa e incluía en la lista frutas, peines y hasta cucharas. Una serie de instrumentos para conocer nuevas sensaciones siempre y cuando fueran utilizados de manera superficial.

Sin embargo, hay quienes ven en los objetos cotidianos algo tan apropiado como cualquier dildo para añadir a su rutina sexual y, de paso, aderezarla. Dejadme deciros que por las urgencias de hospital La Paz pasan muchas de esas personas, (con bombillas atascadas en el culo, de hecho).

Que la forma pueda resultar atractiva o produzca curiosidad no significa que podamos coger cualquier cosa y empezar a meterla aleatoriamente. Además de la cuestión de la seguridad, hay ciertos objetos que pueden resultar difíciles de sacar, está la higiene.

Nada, repito, nada, ha llegado directamente de fábrica limpio, desinfectado y listo para ser usado. Y menos si es con ese propósito (y aquí incluyo también chupetear los bolígrafos, algo que ha dejado más de una infección en la boca a mis compañeros de clase durante la secundaria).

El polvo en suspensión que se va posando en casa, la cantidad de lugares que ha visitado previamente el objeto o el uso que se le ha podido dar acumulando gérmenes, deberían ser algunos motivos como para echarnos para atrás.

Un alimento, rotulador o cuello de botella no son comparables a un juguete sexual, un producto que realmente está diseñado para introducir sin ningún peligro (siempre y cuando se haga con delicadeza).

Para empezar, los objetos que contengan líquidos como botes de perfumes o desodorantes, pueden estallar en cualquier momento y se corre el riesgo de que, encima, se rompa dentro produciendo cortes.

Sin olvidar tampoco, como os he mencionado anteriormente, la exposición a los gérmenes, aquellos cuyo interior sea hueco pueden provocar el vacío (y no os recomiendo tener que sacar un botellín de cerveza que succione el interior de vuestra vagina).

Respecto a los alimentos sucede exactamente lo mismo. Las frutas y verduras que puedan parecer apropiadas por el aspecto cilíndrico (zanahorias, pepinos, calabacines, plátanos…) no solo tienen bacterias sino que, recordemos, vienen con pesticidas. Al usarlas pueden quedar restos dentro, lo que provoca, una vez más, infección por bacterias.

Lo mismo pasa con los mangos de instrumentos cotidianos como el cepillo de dientes, destornilladores, bates de béisbol o el palo de una escoba. Son objetos también cubiertos de gérmenes por su uso y, aquellos de madera, incluso pueden llegar a astillarse.

Además, de un tiempo a esta parte se ha llegado incluso a convertir en una (peligrosa) moda lo de introducirse yogur o ajos por la vagina, algo que, según los bulos que circulan por la red, cura las infecciones. Una idea que es realmente lesiva y se puede cargar tu flora vaginal de un plumazo. Por lo que antes de probar ideas que parezcan de bombero o sacadas de Google, pregunta a los expertos.

Y si lo que quieres es pasar un buen rato, asegúrate de que no te llevas la salud por el camino, que, por muy bien que laves todo, estos son los riesgos a los que te expones.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

8 comentarios

  1. Dice ser Pepe

    De eso de introducirse objetos por los orificios está claro que tú hablas con gran conocimiento de causa. Cada día más caro hacerse una ensalada por culpa de tanta viciosa.

    05 mayo 2019 | 12:25

  2. Dice ser Chuche

    La verdad qué a la hora de introducir con cualquier objeto hay que pensarlo con cabeza por la tragedia qué pueda ocasionar o lesionarlo por hacer experimentos te jodes vivo lo qué es un poco heavy algunos objetos como palos o bombillas la verdad ,las verduras yo la he pensado qué si lo vas a hacer cubrirla con un condón pa evitar posibles infecciones o cosas así yo que sé así tal no sé yo

    05 mayo 2019 | 13:30

  3. Dice ser morlaco

    No habrá en la vida suficiente cosas que proporcionen placer que tienes que meterte una sandía por el culo, en fin …

    05 mayo 2019 | 14:04

  4. Dice ser JM

    Tuve una pareja que se trataba la clamídea introduciéndose yogur y poniéndose ácido bórico diluido en agua en sus nobles partes. Claro que venía de una familia anticientifista y muy de “el cáncer se cura con plantas”. Obviamente no se le curaba la clamídea y a mí me empezó a dar bastante asquete. Y de ahí, y de cosas similares, el “tuve una pareja que se trataba” y no el “mi pareja se trata”.

    05 mayo 2019 | 15:52

  5. Duquesa Doslabios

    Chuche,

    Cubrirlo con un condón puede ser una buena opción siempre y cuando no haya peligro de que se rompa dentro o rasgue el preservativo. A mí me sigue dando un poco de miedito. ¿Para que jugársela si existen tantos juguetes disponibles creados para ello? No lo entiendo ;D

    05 mayo 2019 | 17:08

  6. Duquesa Doslabios

    JM,

    Lo sorprendente es que tu ex no terminara con la entrepierna como una mojama. Si es que si ya de por sí no es recomendable usar tampones no me imagino meter otras cosas no aptas para ello!

    05 mayo 2019 | 17:10

  7. Dice ser ...

    Bombillas xD

    La peña esta loca

    05 mayo 2019 | 23:51

  8. Dice ser Marta

    La imaginación a veces se nos va de las manos… Habiendo tal cantidad de consoladores y juguetes eróticos, ¡Eso es un peligro!

    24 mayo 2019 | 10:41

Los comentarios están cerrados.