BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Llevar el móvil a la cama puede afectar a tu vida sexual (negativamente)

Domingo, once de la noche: deslizas el dedo por la pantalla de tu móvil mientras tu pareja lee el Marca en su teléfono para enterarse de cómo va el mercado de fichajes. ¿Te suena?

GTRES

Mirar el móvil se ha convertido en la última actividad que hacemos antes de dormir, y, por supuesto, la vida sexual se resiente.

Sucede que, si llevas el teléfono a la cama tienes el doble de probabilidades de pasar ese rato previo a acostarte delante de la pantalla que relacionándote con tu pareja.

Algo que, aunque lo han descubierto gracias al estudio de Asurion, una marca de soluciones tecnológicas (¿no te parece irónico?), ya se venía sospechando todo este tiempo.

No es que yo sea contraria a los móviles ni que los quiera prohibir y alejar de nuestros hogares, de hecho soy la primera en estar pendiente de las redes sociales hasta que llega el momento de apagar la luz, pero sí que es cierto que cuando estoy con mi pareja, procuro evitarlo.

Especialmente intento mantenerme alejada cuando se acerca el momento de ir a la cama, ya que no es solo donde dormimos sino el lugar donde más frecuencia tenemos intimidad con nuestra pareja, lo que significa que, lógicamente, el móvil nos puede pasar factura.

De hecho recuerdo cuando antes de coger el mal vicio de tener el móvil pegado a la mano todo el día, antes de ir a dormir hablaba con mi pareja y nos deseábamos las buenas noches. Es algo que creo que muchos echamos en falta y que viene a significar que nuestra relación está perdiendo calidad.

He hablado en más de una ocasión con mi pareja de que creo que pasamos demasiado tiempo con el móvil, de que debemos empezar a poner ciertos límites. Al igual que no nos llevamos los respectivos trabajos al dormitorio antes de dormir, la clase de inglés o las pesas del gimnasio para entrenar sobre la cama, dejemos también el móvil fuera de ella.

Y no, no es fácil, pero puedes empezar a despedirte antes si tienes conversaciones pendientes, dejar las alarmas ya puestas y el móvil lejos del alcance de la mano (y en un modo que no moleste si llegan las notificaciones, claro). Otra opción es que si quieres usarlo, haz que ayude a tu relación siendo el reproductor de una lista que genere un ambiente interesante.

Vamos a ver si entre todos volvemos a conseguir que lo último que veamos al terminar el día sea nuestra pareja y no una pantalla. Puede que con el teléfono sintamos que estamos conectados, pero no es tanto el estar conectado, sino el hecho de conectar realmente. Y repito, realmente, de realidad.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

3 comentarios

  1. Dice ser Xiaomi

    También se puede utilizar un despertador de toda la vida: no hay porqué dejar el móvil en la mesilla toda la noche

    17 agosto 2018 | 12:33

  2. Dice ser Pim Pam Pum

    Ni teléfono, ni televisión, ni siquiera el transistor, que aún se utilizaba en la época en que me casé. La habitación de la pareja, aparte del sexo, es para conversar tranquilamente e intercambiar opiniones, no para estar enganchado a lo que cuentan de la liga de fútbol, la última telenovela o las redes sociales.

    17 agosto 2018 | 13:26

  3. Lo del movil es otra excusa más para no relacionarse con el conyuge, antes del movil estaba la televisión, la radio, un libro, una revista, el periodico… cuando no hay interés siempre habrá algo con lo que “distraerse”.

    19 agosto 2018 | 00:57

Los comentarios están cerrados.