‘Nunca saldría con una chica como tú’

-¿Y por qué no?- le dije sorprendida. Era la primera vez que me rechazaban sin tan siquiera haber preguntado si tenían interés en mí.

PIXABAY

Empezó a soltar una ristra de frases inconexas. Que tenía que ser muy difícil, que se sentiría ‘castrado’… Pero la que tenía más peso de todas: porque yo no parecía necesitar a un hombre. Y eso, en su opinión, me invalidaba.

Supongo que le preocupaba mucho el hecho de que pudiera abrirme sola la puerta, cargar mis propias maletas, tener como prioridad en la vida ascender en la empresa, ser la que tira la caña en el bar o pagar la cuenta de la cena.

Aquello me produjo, al mismo tiempo, mucha pena y mucha risa. Creo que si algo ha conseguido el feminismo es que las mujeres tengamos la libertad de salir con quien nos dé la gana con un interés real en la persona, en vez de por segundas intenciones.

Quizás nuestras tatarabuelas, bisabuelas e incluso abuelas tenían la presión de terminar con un hombre en su vida. Una sociedad en la que no podían progresar laboralmente, y solo alcanzaban el sentido al lado de un marido dándole una familia, empujaba a que el amor fuera imprescindible en sus vidas.

Sin embargo hoy en día, y como dijo Cher, los hombres pueden considerarse un lujo. No significa, claro, que no queramos darnos el capricho. “Son como el postre”, declaró en aquella famosa entrevista de 1996. “¿Y a quién no le gusta el postre?”.

Además de poder elegir sin ningún tipo de condición con quien queremos estar, venimos ya ‘criadas’ de casa. Con formación, trabajo y una independencia económica que nos convierte en dueñas absolutas de nuestras vidas.

Pero no solo nosotras nos beneficiamos de este cambio. La igualdad ha permitido que los hombres puedan liberarse del estereotipo rancio de la caballerosidad.

Nunca más estarán sujetos a invitar a todo lo que surja en pareja, a regalar flores, a conquistar… También pueden dejarse seducir y disfrutar de ello (recordemos que ni todos los hombres son cazadores ni todas las mujeres indefensas presas).

Es decir, el feminismo permite que cada uno elija el rol que más le va con su personalidad.

En fin, que para mí el problema no es que haya tantas chicas como yo, sino que haya chicos que piensen como él. Aunque en el fondo, es sencillo para ambos, yo tampoco saldría con una persona que opina así.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

2 comentarios

  1. Dice ser Jose

    La cantidad de veces que me han rechazado por no ser lo suficientemente macho… Bienvenida al club.

    25 febrero 2020 | 14:46

  2. Dice ser Susi

    Por mucho q parezca que hayamos avanzado, hacr solo unas pocas décadas una mujer era totalmente dependiente de su marido. Eso para la historia es antes de ayer. Auqnue parece q las cosas han cambiado, los cambios son todavía bastante superficiales, y nuestra independencia es muy reciente y muy poco asentada. Es muy fácil volver atrás. Muchos hombres en el fondo quieren seguir siendo los que mandan, auqnue no sea tan burdo como en los años 50. Y eso solo lo consiguen si tienen una posición de dominio. Por eso una mujer q no les necesita, sobre todo en lo económico, les escama, ya que no pueden controlarla. Por muy sorprendente q te parezca, estos pensamientos están en muchos hombres. Al menos este ha sido sincero y te lo ha reconocido.

    25 febrero 2020 | 16:34

Los comentarios están cerrados.