Hoy se casa mi amor platónico (y no es conmigo)

Hoy se casa mi amor platónico. Joder, si eso no te da perspectiva, no sé qué te la puede dar en esta vida. Se casa y yo estoy a más de mil kilómetros del altar, física y figuradamente.

PIXABAY

Que se casen tus primas, tus amigas, tu círculo íntimo -ese que va cayendo poco a poco como las fichas de un dominó-, lo ves hasta normal.

Pero cuando se casa tu amor platónico, que además te enteras de refilón y casi sin querer, son palabras mayores. Es inevitable que piense en la frase de “lo hace hasta el más tonto”.

No porque le falten luces ni mucho menos, al contrario, sino porque, en ese momento, te das cuenta de que ahora sí que se está casando todo el mundo.

¿Y yo? Aquí.

Bien, eso seguro.

Más que bien, diría. Sin prisa por anillo ni nadie que me la meta (hablo de la prisa, por suerte, lo otro ya es otro tema).

Pero lejos del altar del ‘sí, quiero’ del que se sentaba a mi lado en clase. Y lejos del mío propio que, ni siquiera sé si existirá en un futuro o no. Lejísimos.

En la distancia se pueden ver mejor las cosas y apreciarlas en toda su magnitud. Por algo subimos montañas y no nos conformamos con mirar el paisaje desde abajo.

En su cumbre, él la verá a ella, de blanco y con velo. Porque sí, ella siempre me pareció la típica novia que se casaría con velo.

Desde mi cima, el paisaje de mi vida, igual de bonito y espectacular por mucho que no lleve votos matrimoniales de por medio.

Se casa mi amor platónico, yo, no lo tengo en mente ni de lejos y me siento bien por el camino que ha tomado cada uno. Y por el que vamos a seguir recorriendo, aunque lleven a destinos totalmente separados.

No voy a hablaros de que no estábamos destinados, del hilo rojo, del sino predeterminado. Voy a hablaros de la alegría que es ver que se casa hasta tu amor platónico y no entras en bucle ni agobios, porque has comprendido que tu felicidad está en otra parte.

Y a mi amor platónico y a su pareja, aunque no me lean, les deseo exactamente la misma. Que estoy segura de que la tendrán.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

4 comentarios

  1. Dice ser Nandosaiyajin

    Yo llevo casado 13 años,y aunque suene a cursilada e independiente de si se cree o no se cree,fue uno de los días más felices de mi vida,volvería a casarme si dudarlo,es una experiencia que jamás se olvida.

    14 septiembre 2019 | 10:26

  2. Dice ser Will

    Qué bien que no aparezcan las prisas. Eso es porque se tiene claro lo que se quiere

    14 septiembre 2019 | 10:41

  3. Dice ser Shadowking

    Duquesa, si has necesitado escribir sobre ello (siempre que sea real lo que cuentas y no una historia tipo Isasaweiss) es que algo si te ha afectado, o descolocado… por un rato has estado con la cabeza en shock y repasando tu vida, cosa que no sería necesaria si tu supuesta inquebrantable estabilidad emocional lo fuera realmente.

    14 septiembre 2019 | 18:45

  4. Duquesa Doslabios

    #3

    Querido, que algo suceda a mi alrededor no significa que me descoloque. Creo que un ejercicio fantástico es reflexionar sobre lo que nos rodea, es una manera de conocer nuestro entorno o así como a nosotros mismos. Y, en plena reflexión, me he encontrado feliz del camino que ha tomado cada uno. La diferencia es que yo no tengo miedo en dejarlo por escrito.

    14 septiembre 2019 | 23:47

Los comentarios están cerrados.