Cariño, soy tu novia, no tu madre

Martes, 9 de la mañana. Me escribe una amiga desesperada porque no sabe cómo hacerle entender a su pareja que lo de recoger el tendedero no es solo doblar la ropa y dejarla apilada en la mesa, sino conseguir que llegue a los armarios, un trayecto que, por lo que parece, su novio piensa que sucede mágicamente.

GTRES

Otra está harta de tener que pedirle a su pareja que no es que no pida ayuda porque no la necesite, sino que asuma que el peso de la casa es una cosa de los dos. Y también tengo a la que lava, plancha, cocina y limpia como si el cuento de La Cenicienta siguiera, pese a que ya se ha casado con el príncipe.

En mi caso, sé que, si vamos a un hotel, corre de mi cuenta llevar la pasta de dientes, el desodorante o los cargadores del teléfono, mientras que él solo necesita meter en su mochila calzoncillos, un pantalón y tres camisetas. También soy quien tiene que dejar las luces apagadas y acordarse de coger la llave de la habitación y la cartera. Así pasa, que vayamos a dónde vayamos, él consigue desconectar porque va con la tranquilidad de que va a haber de todo mientras que yo llego a los sitios ya medio quemada por el estrés de preparar el equipaje por dos.

Todo se resume en que, cada vez que nos desahogamos entre amigas, siento que no somos solo novias, somos cuidadoras, pendientes de que tomen sus medicinas cuando se ponen malos cada ocho horas porque no están pendientes y secretarias, ya que confían en nosotras para decirles que es el cumpleaños de una amistad en común.

Las novias somos esas personas encargadas de la limpieza cuando se dejan algo en el suelo, el papel higiénico fuera de sitio, el bote de champú y el cartón de leche vacíos, todas esas cosas que quedan a medio hacer porque todavía sigue con la mentalidad de que va a pasar alguien detrás a terminar la faena. Nos encargamos en muchos casos de la manutención y, por supuesto, no podemos dejar se ser amables y cariñosas compañeras y amantes, que no pueden arriesgarse a dejar ese lado descuidado.

La carga mental consiste en eso, en los trabajillos poco lucidos, poco recompensados, pero que, de una manera o de otra (aunque ya hayan pasado décadas desde 1950) nos sigue tocando a nosotras. ¿Por qué?

Bajo mi punto de vista, en primer lugar, hay una pasmosa falta de empatía a la hora de ponerse en nuestro lugar, de entender que las responsabilidades deben caer sobre los hombros de ambos de la misma manera. En segundo lugar, que para ellos vivir así es más cómodo, y con comodidad, no nos engañemos, se vive mejor, porque hasta ahora habían tenido a una persona, ya fuera su madre o su padre, solucionando esos problemas y no estaban acostumbrados a hacerse cargo por su cuenta propia.

Si ya bastante compleja es de por sí una relación, intentemos evitar este tipo de desigualdades que, lo único que consiguen, es quemarnos y terminar discutiendo constantemente con unos novios que no entienden que un hogar se lleva entre dos.

Mujeres, os invoco a rebelaros de vuestros puestos. Hombres, os invito a que aprendáis a zurciros los calcetines solos. Hay tutoriales en Youtube fantásticos.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

15 comentarios

  1. Dice ser Lisefem

    Pues que suerte! porque en casa la que se deja siempre algo soy yo (normalmente la tapa del vater levantada) y él es quien me prepara el desayuno y la cena!

    30 abril 2019 | 12:29

  2. Dice ser Idolop

    Mejor no hablamos, que en esto como en botica hay de todo y cada cual sabe lo que en su casa se cuece.

    30 abril 2019 | 13:03

  3. Dice ser Raul

    Se llama convivencia. No va de sexos, va de personas. Si no te gusta como es tu pareja, es que no elegiste bien.

    Achacar que esto solo lo hacen los hombres es generalizar por generalizar, es como si yo ahora dijera que cuando hay que cambiar una bombilla tengo que hacerlo yo y que mi mujer piensa que las bombillas se arreglan solas.

    30 abril 2019 | 13:03

  4. Duquesa Doslabios

    Cuantas ampollitas veo levantadas. Alguien tiene mucho miedo de plancharse las camisas.

    30 abril 2019 | 13:18

  5. Dice ser Idolop

    Cierto, la que tiene miedo d e plancharse su ropa es mi mujer, así que se la plancho yo que total no me cuesta nada.

    30 abril 2019 | 13:25

  6. Dice ser susi

    Pues chata, siendo de la generación que eres un poco de culpa tenéis vosotras. Parece q os guste ese papel de novia-mami sufridora, que se queja de ese papel pero lo sigue ejerciendo. La próxima vez q os vayáis de viaje coge solo tus cosas. Si el no mete su desodorante o cepillo de dientes, pues allá el. Cuando lo tenga q comprar pq no tiene ya veras lo pronto q aprende. Y lo de tomar las medicinas, yo es q lo flipo, en serio, n o sé quien tiene más culpa si ellos o vosotras. Aún sois jóvenes y estáis a tiempo de darle boleto y buscar un sustituto mejor, así que vosotras mismas. A, y por cierto, no os comparéis con las mdres q parece q nuestra obligacion sae ser las criadas de la familia….. y eso pues como q no.

    30 abril 2019 | 14:27

  7. Duquesa Doslabios

    Pues sí, Susi. Te doy toda la razón. Más guerrilleras tenemos que volvernos 😉

    30 abril 2019 | 14:54

  8. Dice ser ana

    Jo, qué identificada me siento…cada vez que vamos de vacaciones, además de pagar a medias, me tengo que encargar de coger el vuelo, los hoteles, de llevar todas las cosas en común que has mencionado (pasta de dientes, tiritas, medicinas, etc…) y claro, termino quemada y encima no lo entiende y me dice que “como tú lo haces tan bien, y además te gusta” …tócate los c…. Por otro lado, lo de no hacer las cosas si que funciona (en parte): yo me harté de salir más tarde del trabajo y llegar a casa dos horas depués que él y encontrame que tenía que hacer la cena, cuando él llevaba dos horas con el ordenador, así que un día que llegué hecha polvo hice lo que él, sentarme a ver la tele y a ponerme con el ordenador. Después de dos semanas sin cenar, se dió cuenta de cómo iba a ir el asunto de ahora en adelante….

    30 abril 2019 | 15:38

  9. Dice ser Carlos

    Efectivamente, como te han dicho en otras opiniones, no es cosa del género, es cosa de las personas.

    Si prefieres hombres responsables que se solucionen su día a día, busca uno así que los hay.

    Ahora, si vas a por hombres que han estado viviendo con mami hasta que han pasado a vivir con “novia-mami1”, “novia-mami2”, etc, pues no pienses que “ya lo cambiaré”, porque la gente a partir de cierta edad no cambia.

    30 abril 2019 | 16:52

  10. Dice ser Frank Castle

    Completamente de acuerdo, y eso que en mi caso es completamente al reves (Soy yo el que va detras de mi mujer limpiando y recogiendo). Pero decir que no es cosa de genero y que pasa a todos por igual es diluir el problema. El caso es que la desigualdad esta inculcada a fuego generacion tras generacion y aun hoy en dia es extremadamente comun encontrarte con mujeres que siguen igual que sus madres y abuelas, cosiendo botones y haciendo lentejas mientras su merido/pareja ve el futbol.

    Decir que tambien hay hombres que asumen responsabilidades domesticas (Que me vais a contar, joder) es restarle visibilidad al problema real, que al españolito medio le han educado para que su mujer sea esposa, madre y curranta.

    30 abril 2019 | 17:34

  11. Dice ser john jackson

    Igual el problema es que tenéis que cambiar de novios.

    30 abril 2019 | 22:19

  12. Dice ser Sofa y película

    ¿Os habéis planteado que quizás el problema sea vuestro? Si algo no os gusta o alguien, y seguis con ese alguien, ¿la culpa no es vuestra?

    01 mayo 2019 | 03:44

  13. Dice ser Heces Verdes

    Estoy muy de acuerdo, no obstante… Aclaro que también es viceversa, ¿Acaso no hay mujeres que buscan un padre en un novio? considero que seas hombre o mujer es un gran error que en una relación de pareja busques mñas una referencia maternal o paternal que a tu propia pareja.

    01 mayo 2019 | 03:47

  14. Totalmente de acuerdo… A mi me ha pasado más de una vez, pero es tan sencillo como “next”

    01 mayo 2019 | 03:49

  15. Dice ser Alessia Cocozza

    pues.. yo he estado en dos relaciones así… porque hay que repetir los errores por si no te enteras de la primera cagada … y nunca jamás. por partes iguales como INEGOCIABLE de una relación

    01 mayo 2019 | 22:10

Los comentarios están cerrados.