BLOGS

‘Las ratas’, de Juan Perucho (1920 – 2003)

Viviendo bajo una tensión milagrosa,

trasladan la luz hasta la sombra

y la pelusa al nacimiento del pus,

como una perla o algo

increíblemente recóndito y precioso.

No habrá sueño ni aurora

en este mundo de cerrados terrores,

latas, papeles, ternura

húmeda, infección y cristales

en la espera del lodo,

de la gota que cae en los desvanes,

del polvo que irremediablemente se filtra

a través de los años y de las ventanas,

a través de la garganta afectada

de cáncer, del caballero

que, sentado en el sofá, esperaba

una simple voz familiar,

filial y emocionada.

Viven en el corazón de los absurdos

significados y esperanzas,

y se detienen inquietas,

temerosas de su fuerza oculta

y tímida, agresiva y perforadora hasta el límite,

hasta el límite de lo que es expresable.

Rumores, voces extinguidas, apagadas

canciones de Navidad, pueblan

estos solares abandonados, estas estancias.

El viento llama ligeramente a una puerta.

Algo se mueve seguro hacia la eternidad.

ORIGINAL EN CATALÁN

Vivents a una tensió miraculosa

Desplacen la llum a l`ombra

i el borrisol a la naixença del pus

com una perla o quelcom

d`increïblement preciós i recòndit.

No hi haurà somni ni aurora

En aquest món de closos terrors,

Ayunes, papers, tendresa

Humida, infecció i vidres

a l´espera del llot,

de la gota que cau a les golfes,

de la pols que irremeiablement es filtra

a través dels anys i les ministres,

a través de la gola afectada

de càncer, del cavaller

que assegut al sofà esperava

una simple veu familiar,

una veu filial i emocionada.

Viuen en el cor de les absurdes

Significacions i esperances

i s`aturen inquietes,

trémules de llur força oculta

i tímida, agresiva i perforadora fins al límit,

fins al límit del que és expressable.

Remons, veus extintes, apagades

Cançon de Nadal, habiten

Aquests solars abandonats, aquestes cambres.

El vent truca lleugerament a una porta.

Alguna cosa es mou segura cap a l´eternitat.

Andrés Trapiello, que posee un ojo clínico para salvar del olvido a escritores y ponerlos de moda, dijo de Juan Perucho (efectivamente, un autor que sólo lleva muerto seis años, pero parecen cien) que “se valió siempre de la prosa para evadirse de este mundo, pero necesitaba de la poesía para volver a él”.

Novelista, ensayista y poeta que escribió indistintamente en castellano y catalán (salvo en la posguerra, cuando fue invitado gustosamente a hacerlo sólo en el primero), Perucho combinó la herencia surrealista (un ejemplo es el poema propiamente titulado Ready-made) con un gusto personal por la realidad en descomposición, por los objetos con fecha de caducidad, por lo frágil que lleva implícito el pasaporte a lo nostálgico.

NOTA: Traducido por José Corredor-Matheos.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.




1 comentario

  1. Dice ser antonio larrosa

    Con este verso …¡Ya me habeis dado el dia !Seve que se habia peleado con su mujer y mira lo que le salio de la mollera. ¡Anda que!Clica sobre mi nombre

    19 Septiembre 2009 | 17:59

Los comentarios están cerrados.