Entradas etiquetadas como ‘miro’

‘Tirones’, de Jacques Dupin (1927)

Lengua de pan negro y agua pura,

cuando una azada te revuelve

el cielo entra en actividad.

Nuestros brazos enamorados ennegrecen,

nuestros brazos obreros se anudan.

Sólo la fuerza

de volcarse en el barranco

nuestro cadáver sucesivo

y mi biblioteca de piedras.

Tu nuca, más abajo que la piedra,

tu cuerpo más desnudo

que esta mesa de granito…

Sin el trueno de una sola de tus pestañas,

¿te habrías vuelto la misma

lisa e imperceptible enemiga

en el polvo de la carretera

y la memoria del glaciar?

Amores anfractuosos, volved,

rasgad el cuerpo clarividente.

Con la inmovilidad convertida en

un viaje puro y afilado,

tú esperas tu degollación

por el hacha de las tinieblas

de este cielo monótono y loco.

Ah, que brote y vuelva a caer,

tu sangre ciclópea

sobre las labranzas exhaustas,

¡y nuestros labios muertos!

Jacques Dupin ha dedicado media vida a Joan Miró, a cultivar su amistad y, como crítico de arte, a difundir su pintura. La otra media, a la poesía. Alguien que pone su tiempo e inteligencia al servicio de la obra mironiana parece destinado a escribir con la misma carga de simbolismo y hermetismo con la que el catalán se construyó su genio. Y, en efecto, así es.

Existen muy pocos poemas de Dupin vertidos al castellano (aquí, además del publicado hoy, se pueden leer algunos más). Su nombre en nuestro país ha gozado de menos difusión que los de otros escritores franceses de su generación, como el gran Ives Bonnefoy, del que ya trajimos un ejemplo de su poesía hace meses.

Dupin empezó escribiendo poesía en el “desierto” de los años cincuenta (por los mismos años conoció a Miró) y ha seguido haciéndolo, de manera paciente y labrada, durante décadas, pues, como dice parafraseando a Cioran, el éxito es un malentendido. Según su mirada, la ausencia es el sitio de la poesía… que “se planta lo más cerca posible del corazón”. Una poderosa declaración de principios que el poema de hoy no desmiente.

NOTA: Traducido del francés por François-Michel Durazzo.

IMAGEN: Retrato de Dupin por Francis Bacon.

Nacho S. (En Twitter: @nemosegu)