BLOGS

Tres otoños

Thoreau, Baudelaire, Li Po, Machado… La lista es extensa y variada, porque el otoño es tiempo favorable a los poetas, que sienten su presión sobre las vísceras más sensibles. La estación en la que echan el resto, aunque la gloria se la lleve siempre otra.

El otoño lánguido de Paul Verlaine:

Los largos sollozos

De los violines

Del otoño

Hieren mi corazón

Con monótona

Languidez

Todo sofocante

Y pálido, cuando

Suena la hora,

Yo me acuerdo

De los días de antes

Y lloro;

Y me voy

Con el viento malvado

Que me lleva

De acá para allá,

Igual que a la

Hoja muerta.

El otoño eufórico de José Hierro:

Hemos visto, ¡alegría!, dar el viento

gloria final a las hojas doradas.

Arder, fundirse el monte en llamaradas

crepusculares, trágico y sangriento.

Gira, asciende, enloquece, pensamiento.

Hoy da el otoño suelta a sus manadas.

¿No sientes a lo lejos sus pisadas?

Pasan, dejando el campo amarillento.

Por esto, por sentirnos todavía

música y viento y hojas, ¡alegría!

Por el dolor que nos tiene cautivos,

por la sangre que mana de la herida

¡alegría en el nombre de la vida!

Somos alegres porque estamos vivos.

El otoño suplicante de Rainer M. Rilke:

Señor: es hora. Largo fue el verano.

Pon tu sombra en los relojes solares,

y suelta los vientos por las llanuras.

Haz que sazonen los últimos frutos;

concédeles dos días más del sur,

úrgeles a su madurez y mete

en el vino espeso el postrer dulzor.

No hará casa el que ahora no la tiene,

el que ahora está solo lo estará siempre,

velará, leerá, escribirá largas cartas,

y deambulará por las avenidas,

inquieto como el rodar de las hojas.

NOTA: El título de cada uno de los poemas es: Canción de otoño (Verlaine), Viento de otoño (Hierro) y Un día de otoño (Rilke).

Seleccionados por Nacho Segurado.







4 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    Parece ser que el otoño imprime un alto grado de melancolia en los poetas que ya de por si son proclives al desaliento , tal vez por sus fracasos , tal vez por su agotamiento de reservas positivas. A mi que no soy ni un mal escritor , cuando más inspirado me siento es cuando en una playa rodeado de bellas bañistas estoy tumbado recibiendo los beneficiosos y acalorados rayos solares.Clica sobre mi nombre y alegra esa cara que el otoño no es el fin del mundo.

    22 Septiembre 2009 | 11:29

  2. Dice ser caen sombras visiones

    De las ramas del árbol ya caen las floresy se amarga la lágrima entre las oracionesque contagian la pena a los ruiseñoresy ahogan en tristezas a los caracoles.De tu cielo dormido las mil cancionesdesdibujan heridas sus emocionesy entre el cielo y el suelo callando esperanentre hilachos perdidos las primaveras.Dame luz, dame el sol, dame sentimientosque palpiten al aire ansiando el cielo.De las voces que callan entre barrotesbajo una condena de inquisidoresmarionetas a sueldo besan cartonesnegando el alimento a sus interiores.Dame luz, dame el sol, dame sentimientos,que palpiten al aire el deseo de cuerpos.Dónde van, dónde son, sus sombras son las frías,dónde hiere el aliento las fosas cosidaspor el hilo dolor de sus manos cautivasde su ser, de su yo, de sus artes furtivas.Dame luz, dame el sol, dame el alma de díaque la noche se crece matando alegrías,quiso dar por tener libertad emblema y guía,y perdió por no dar de sus sobras la vida.De las ramas del árbol caen riseñores,y llorando se mueren los caracoles,se confunden en pena las oracionesal tañir de las velas se secan las flores.Dame luz, dame el sol, dame mil cancionesque rompan los gritos y las negras visiones.

    22 Septiembre 2009 | 17:25

  3. Dice ser antonio larrosa

    ¡Diantres con el que se dice llamar “Caen sombras visiones! ¿Eso es de su cosecha?Clica sobre mi nombre

    22 Septiembre 2009 | 17:39

  4. Dice ser Chumari

    Las primeras estrofas del poema de Verlaine, fueron la contraseña para la Resistencia Francesa para avisarlos del desembarco en Francia (apunte de hitoria

    22 Septiembre 2009 | 18:53

Los comentarios están cerrados.