BLOGS

‘Defensa de los lobos contra los corderos’, de Hans M. Enzensberger (1929)

¿queréis que los buitres devoren nomeolvides?

¿del chacal qué cosa pretendéis,

Que se despoje de su piel, y del lobo:

debe arrancarse por sí mismo los colmillos?

¿qué os disgusta tanto

de comisarios y pontífices?

¿qué miráis boquiabiertos

en la mentirosa pantalla del televisor?

¿quién le cose al mariscal

la franja de sangre en los pantalones?

¿quién le trinca el capón al usurero?

¿quién se cuelga orgulloso del ombligo gruñón

esas cruces de lata? ¿quién

coge la propina, la moneda de plata,

el óbolo del silencio?

muchos son los robados, y pocos los ladrones.

pero ¿quién los aplaude? ¿quién

los condecora y distingue? ¿quién

está hambriento de mentiras?

contemplaos al espejo: cobardes

que os asusta la verdad fatigosa

y os repugna aprender

y encomendáis a los lobos la función de pensar.

un anillo en la nariz es vuestra joya predilecta.

para vosotros ningún engaño es lo bastante estúpido,

ningún consuelo demasiado barato,

ningún chantaje demasiado blando.

comparados a vosotros, corderos

que mutuamente enceguecéis

son fraternales las cornejas.

entre los lobos reina la hermandad:

siempre van en manadas.

alabados sean los ladrones: vosotros

invitándolos a la violación,

os echáis en las comas podridas

de la obediencia, y mentís

incluso gimoteando. lo que deseáis

es que os devoren. Vosotros

no cambiaréis el mundo.

Como muestra del desencanto sesentayochista hay que reconocer que, si no fuera porque fueron escritos en 1955 -seis años antes de la construcción del Muro de Berlín-, estos versos pasarían con nota la prueba del algodón. Su autor es Hans Magnus Enzensberger, más conocido aquí entre nosotros por sus heterodoxos ensayos políticos e históricos (como la biografía fragmentaria, entre lo oral y lo periodístico, de Buenaventura Durruti) que por su abundante obra poética.

Como anécdota que corre el peligro de convertirse en categoría, hay que añadir que de la traducción del poema al castellano se encargó el también poeta Heberto Padilla, revolucionario cubano primero, espíritu herético -de los que tanto gustan al propio Enzensberger- después.

NOTA: Se ha respetado el uso de las minúsculas tal y como aparecen en el original.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.



8 comentarios

  1. Dice ser Conforme

    Pues razón no le falta.Es mucho más cómodo ver los toros desde la barrera que exponerse a los pitones de las cornadas del miura. Yo lo prefiero.

    20 Julio 2009 | 13:28

  2. Dice ser los medios no cambian la sociedad. La sociedad los cambia a duras penas y contra las altas instancias en un mundo demasiado preso de su tradicional moralidaddddd

    Hoy habría que escribir un poema de desencanto y desilusión, tras el movimiento de libertad de los 70 y 80. Una sociedad sumida en progresos vertiginosos de la comunicación y la comunicación dando siempre la misma cara, tediosa, odiosa, de las gentges que parece que dan de comer a los comunicadores.Una sociedad que “alguien” pretende no avance y que no hace otra cosa que ahondar en la división generacional, que no se quiere ver, que se pretende mitigar con leyes fascistoides para frenar el avance natural del raciocinio humano.Brutos picapiedras ante la frágil ventana digital del devenir de los tiempos,cerrazón en mando a distancia, aborregamiento integral……

    20 Julio 2009 | 17:13

  3. Dice ser Klink

    Está claro que la gente no quiere la verdad. Quiere mentiras cómodas. Pero es que así educamos a los niños desde pequeños, a base de mentiras.Que odioso es oir que nos llaman libres, cuando no lo somos. Y que rápidamente meten a todos los dictadores en el mismo saco, diciendo que quitan la Libertad. Menuda panda de borregos.

    20 Julio 2009 | 17:26

  4. Dice ser antonio larrosa

    Este poema sobre el ser engañado que sigue siempre admirando al mentiroso lo debe haber escrito un enemigo del PSOE pues en ese encuentro la similitud del escrito.http://www.clicasobreminombre.com

    20 Julio 2009 | 17:53

  5. Dice ser original

    verteidigung der wölfe gegen die lämmer (1962)soll der geier vergißmeinnicht fressen?was verlangt ihr vom schakal,daß er sich häute; vom wolf? soller sich selber ziehen die zähne?was gefällt euch nichtan politruks und an päpsten,was guckt ihr blöd aus der wäscheauf den verlogenen bildschirm?wer näht denn dem generalden blutstreif an seine hosen? werzerlegt vor dem wucherer den kapaun?wer hängt sich stolz das blechkreuzvor den knurrenden nabel? wernimmt das trinkgeld, den silberling,den schweigepfennig? es gibtviel bestohlene, wenig diebe; werapplaudiert ihnen denn, werlechzt denn nach lüge?seht in den spiegel: feig,scheuend die mühsal der wahrheit,dem lernen abgeneigt, das denkenüberantwortend den wölfen,der nasenring euer teuerster schmuck,keine täuschung zu dumm, kein trostzu billig, jede erpressungist für euch noch zu milde.ihr lämmer, schwestern sind,mit euch verglichen, die krähen:ihr blendet einer den andern.brüderlichkeit herrschtunter den wölfen:sie gehen in rudeln.gelobt sei´n die räuber; ihr,einladend zur vergewaltigung,werft euch aufs faule bettdes gehorsams, winselnd nochlügt ihr, zerrissenwollt ihr werden, ihrändert die welt nicht mehr.

    20 Julio 2009 | 18:17

  6. Dice ser OTRA VEZ YO

    DEFENSA DE LOS LOBOS CONTRA LOS CORDEROS….ESTO ME SUENA!LO QUE ESTÁ HACIENDO EL GOBIERNO MASÓN DE R. ZAPATERO CON LOS QUE SOMOS CRISTIANOS ( LOS QUE LO INTENTAMOS…)

    20 Julio 2009 | 18:34

  7. Dice ser veg

    “Es mucho más cómodo ver los toros desde la barrera que exponerse a los pitones de las cornadas del miura. Yo lo prefiero.”Más cómodo pero cómplice de maltrato animal.”LO QUE ESTÁ HACIENDO EL GOBIERNO MASÓN DE R. ZAPATERO CON LOS QUE SOMOS CRISTIANOS ( LOS QUE LO INTENTAMOS…)”Pues aprende que Jesús nunca se comió a un cordero porque era vegetariano.

    20 Julio 2009 | 18:39

  8. Dice ser carlos

    Un gran poeta. Traducido por un poeta, como debe ser, sino seria un un poemicidio. Poesia sin musica no es poesia, como diria el mas grande de todos Ezra Pound.

    20 Julio 2009 | 19:06

Los comentarios están cerrados.