BLOGS

‘El tigre’, de William Blake (1757 – 1827)

¡Tigre! ¡Tigre!, reluciente incendio

En las selvas de la noche,

¿Qué mano inmortal u ojo

Pudo trazar tu terrible simetría?

¿En qué lejanos abismos o cielos

Ardió el fuego de tus ojos?

¿Sobre qué alas se atreve a elevarse?

¿Qué mano se atrevió a tomar el fuego?

¿Y qué hombro, y qué arte

Pudo torcer el vigor de tu corazón?

Y cuando tu corazón empezó a latir,

¿Qué espantosa mano? ¿Y qué espantosos pies?

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?

¿En qué horno estaba tu cerebro?

¿Qué yunque? ¿Qué espantoso puño

Osa abrazar su mortales terrores?

Cuando las estrellas tiraron sus lanzas

Y mojaron el cielo con sus lágrimas,

¿Sonrió al ver su obra?

¿Aquel que hizo al cordero, te hizo a ti?

¡Tigre! ¡Tigre!, reluciente incendio

En las selvas de la noche,

¿Qué mano inmortal u ojo

Pudo trazar tu terrible simetría?

Sería necesario un Oliver Sacks que tradujese al lenguaje clínico las visiones extáticas de este p(r)o(f)eta, pintor y grabador inglés. Si los dibujos de la monja medieval Hildegard eran manifestaciones de origen jaquecoso, quizá los de William Blake también sean explicables desde la fisiología. Paradójico destino para un enemigo de las ciencias físicas y la filosofía natural que detestaba a Locke y a Newton.

En cualquier caso, el poder de su imaginación (visionaria), unido a un cristianismo místico, vital y enérgico, y a su indudable don artístico dieron como resultado -en palabras de Cernuda- “un orden nuevo, iniciando experiencias que alguna generación futura pueda estimar dignas de continuación”. Esa generación bien pudo ser la de la segunda mitad del siglo XX: Aldous Huxley y sus ‘puertas de la percepción’, Carlos Castaneda y su ‘Don Juan’.

El tigre es uno de los poemas de su último ciclo poético, Cantos de experiencia. El poder de la imagen de una naturaleza oculta, cuya perfección resulta enigmática y hasta desoladora, es una de las características de esta poesía. Compárese con El Otro tigre de Borges:

Pienso en un tigre. La penumbra exalta

la vasta Biblioteca laboriosa

y parece alejar los anaqueles;

fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,

él irá por su selva y su mañana

y marcará su rastro en la limosa

margen de un río cuyo nombre ignora

(en su mundo no hay nombres ni pasado

ni porvenir, sólo un instante cierto.)

NOTA: El lenguaje críptico y místico de Blake es un reto para los traductores de su poesía. Aquí hemos elegido la traducción que para Visor realizó Soledad Capurro, pero con un rápido vistazo en Internet se descubren otras diferentes. Por ejemplo, el verso “Tyger!, Tyger! burning bright”, aquí traducido por “¡Tigre! ¡Tigre! reluciente incendio”, en otros lugares aparece como “¡Tigre! ¡Tigre! que te enciendes en tu luz” o también como “¡Tigre! ¡Tigre! ardiendo brillante”.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.



13 comentarios

  1. Dice ser Vermillion

    Te comento porque veo esto muy vacio.

    13 julio 2009 | 13:42

  2. Dice ser Redcoats go home

    Tigre tigre de la perfida albion vendran y en la india te aniquilaran

    13 julio 2009 | 13:46

  3. Dice ser judith

    Hum, deberíais poner las canciones de experiencia junto a las de inocencia, para comprender mejor el por qué de cada poema (véase the divine image vs. human abstract)Saludos!

    13 julio 2009 | 13:49

  4. Dice ser Eva

    Es una ilusion óptica aunque el cambio ha sido un poco radical.

    13 julio 2009 | 13:52

  5. Dice ser manolo el poeta

    Entre esos dos ojazos,y tu boquita de nata,te meteria dos pollazos,que te dejarian cegataSi mi Polla fuera un cohete,tu chocho seria mi destino.¿Quieres que te eche un casquete o que te meriende el chumino?Pa ti el monte,pa mi la mar,mira pal horizonte,que te voy a encular.

    13 julio 2009 | 13:55

  6. Dice ser Antonia

    Dimes y diretes ¿Con quién te metes?

    13 julio 2009 | 13:59

  7. Dice ser Feminista

    Manolo, se nota que te dieron calabazas.Contarías 100 y no te comiste ninguna.¡ Fantasma ¡Por cierto, si eres poeta subete la bragueta que con las ganas no se hace nada.

    13 julio 2009 | 14:06

  8. Dice ser Feminista

    ¡Sonríele al pajarito¡

    13 julio 2009 | 14:08

  9. Dice ser antonio larrosa

    Tuve en ocasión cierta, un amigo al que llamábamos “El tigre” aunque la verdad es que la que olia a tigre era su hermana a la que por eso del cachondeo juvenil, ” Perfumada” le pusimos de mote.Clica sobre mi nombre

    13 julio 2009 | 14:19

  10. Dice ser dato pato

    ese es el poema que sale al final del capitulo ‘Aterradora Simetría’ del Watchmen de Alan Moore

    13 julio 2009 | 14:29

  11. Dice ser Feminista

    ¡Uhh¡ Sube de tono.La estupidez es infinita. Si quieres ofender convierteté en un arpía. Quedarás muy bien o te podrán defender tus compis. ¡ Qué típico¡Por cierto los poemas no van de eso.

    13 julio 2009 | 14:34

  12. Dice ser Valentín VN

    Es un poema de difícil traducción e interpretación, aunque es uno de los más populares, al formar parte de esos poemas que se memorizan en el sistema educatico anglosajón.En muchos sitios he visto que la interpretación del tigre se relaciona con la del cordero (el Jesucristo) y se le antepone a él. Es algo así como una metáfora de la sociedad que empieza a industrializarse, a construir fábricas y chimeneas humeantes. Visto así, el tigre es la maquinaria puesta en manos del hombre por el propio hombre para engendrar una bestia que nos alejará de la vida natural. De nuevo, un alejamiento de Newton y Locke encuanto a la ciencia y el racionalismo empirista.La belleza simétrica y reluciente, forjada a fuego y yunque que tanto temía Blake.

    13 julio 2009 | 15:46

  13. Dice ser Susana del Amo

    José Luis Palomares es un experto en Blake. Sus traducciones y anotaciones son maravillosas. Creó la Editorial Langre, bilingüe.Desgraciadamente nos ha dejado este año, pero su obra habla por él y de él.

    13 julio 2009 | 16:11

Los comentarios están cerrados.