BLOGS

‘Tantan yo’, de Oliverio Girondo (1891 – 1967)

Con mi yo

y mil un yo y un yo

con mi yo en mí

yo mínimo

larva llama larva ávida

alga de algo

mi yo antropoco solo

y mi yo tumbo a tumbo canto rodado en sangre

yo abismillo

yo dédalo

posyo del mico ancestro semirefluido en vilo ya lívido de

líbido

yo tantan yo

panyo

yo ralo

yo voz mito

pulpo yo en mudo nudo de saca y pon gozón en don más don

tras don

yo vamp

yo maramante

apenas yo ya otro

petudo yo tan buzo

tras voces niñas cálidas de tersos tensos hímenes

yo gong

gong yo sin don

un tanto yo San caries con sombra can viandante

vidente no vidente de semiausentes yoes y coyoes

no médium

nada yogui

con que me iré gas graso

sin mí ni yo al después

sin bis

y sin después.

El buen gusto de Bob Pop ya dejó por aquí un Oliverio Girondo. Han pasado suficientes meses para que no resulte repetitivo traer otro. Yo llegué a Girondo cronológicamente un poco después que a Borges y sólo un poco antes que a Huidobro.

Quizá por ese azar, entre el ultraísmo de juventud del primero y el creacionismo del segundo, su divertidísima poesía (al menos así me la tomo yo, no concibo el surrealismo ni ninguna de sus variantes como algo serio) me dejó una huella menos duradera.

Tiempo después traté de compensar la injusticia con una lectura frenética de Veinte poemas para leer en el tranvía, Espantapájaros y En la masmédula. Este Tantan yo de hoy, que me resulta tan cómico, tiene unos aciertos brutales (el impagable verso “yo, dédalo”) y una voluntad de cubrirlo todo de nubes de una ingenuidad sobresaliente.

Seleccionado y comentado por Nacho Segurado.



3 comentarios

  1. Dice ser Revangel

    Genial esa “Siesta” y divertidísimo el “Tantan yo”.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser antonio larrosa

    Menos mal que ayer ma aviso usted , que si no, es que hoy me suicido Yo,Clica sobre mi nombre

    11 Octubre 2009 | 16:29

  3. Dice ser Núria

    Me gusta mucho “SIESTA” de Poesías Completas:Un zumbido de moscas anestesia la aldea.El sol unta con fósforo el frente de las casas,y en el cauce reseco de las calles que sueñandeambula un blanco espectro vestido de caballo.Penden de los balcones racimos de glicinasque agravan el aliento sepulcral de los patiosal insinuar la duda de que acaso estén muertoslos hombres y los niños que duermen en el suelo.La bondad soñolienta que trasudan las cosasse expresa en las pupilas de un burro que trabajay en las ubres de madre de las cabras que pasancon un son de cencerros que, al diluirse en la tarde,no se sabe si aún suena o ya es sólo un recuerdo…¡Es tan real el paisaje que parece fingido!También de Girondo…

    11 Octubre 2009 | 22:28

Los comentarios están cerrados.