BLOGS

‘Nocturno’, de Antonio Colinas (1946)

Son vagas las palabras: “La noche ha ido cayendo en el

Cristal.

Una líquida sombra adormecida…”. Tiene abierto

sobre la mesa un libro: “… marble like solid moonlight”.

El cigarrillo enlaza serpentinas

y en el papel hay versos anotados:

“Soy la sombra que tiembla”. Aún puede que ella llame.

“… en el cristal movido por el viento…”.

(El teléfono tiene el raro brillo

de un amuleto). Las

once en el reloj. (Se han apagado

las luces de los grandes almacenes. Trepa un gato

a la estatua del prócer.)

El poema

intentaba expresar la confusión…

Literatura.

Aún puede que ella llame. Son apenas las doce. De la

calle

suben voces festivas… Un poema

con camiones de riego, con luces de farolas,

con alguien recortado en la ventana,

a oscuras, pensativo.

Revisa los papeles. Un problema de tono

-y esa torpe metáfora del reflejo de la luna

en el tejado de hojalata del kiosco de prensa.

No llamará. La noche

parece derramarse como un grumo de tinta,

expandiéndose en el papel:

“La noche ha ido cayendo en el cristal”.

Tal vez mañana

esté todo más claro, y el teléfono suene,

y el poema pueda escribirse al fin

con ese tono sentimental que a ella tanto le gustaba

cuando solía llamarle por teléfono.

Como parece que afortunadamente gustó el poema Las últimas cenas de Antonio Colinas publicado hace poquito, aquí traigo Nocturno, que comparte con el otro la primera persona del singular, la nostalgia (en este caso amorosa, no amistosa) y dos versos finales como sentencias.



2 comentarios

  1. Dice ser Mayu

    Puedo decir con gran orgullo que además de ser un gran poeta es una bellísima persona, soy de La Bañeza, pero he vivido en Oviedo bastante tiempo, mi padre lo conocía desde que era pequeño y cuando venía por los Premios Príncipe de Asturias a Oviedo siempre que podía se pasaba a saludarnos.Guardo con mucho cariño un pequeño librito de poesía firmado por él.Gracias por los poemas de Antonio, me emociona leerlos

    19 Agosto 2009 | 10:27

  2. Dice ser sombra de esparanza

    Noche,es de noche,y las sombras nacen donde muere el sol.Luces,de neones,dando sol a la vida que hace al dormir reproche,al insomne compañía en paredes de colores,al latente versos fríos confundidos con temores,doce horas al que espera,al que pierda otras doce,y al que duerme cuna cuenco de vívidas ensoñaciones.Noche,para el alma el puro redoble,pasos sin huella pintan avenidas y callejonescon el color de los nerviosde furtivos portadoreshacia citas de los aprecios,hacia partos en desamores,a caminos sin retorno,a desvelos de secretos,a promesas de los besos sellosbajo las luces de los neones.Promesa de nuevo día,muertes en recuerdo atroces,que se va,que se nos aleja,que se nos viene para nombrar y no dar nombrea los que vienen por las acerasy los que caen del horizonte,noche.Recuerame apagar la velacon la que en sombras chispas jugueteas,por domar tus ilusiones,noche.

    19 Agosto 2009 | 11:05

Los comentarios están cerrados.