Archivo de la categoría ‘Quién teme lo Queer’

¿Quién teme a lo queer? – Orientaciones radicales o la (im)posible horizontalidad

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

Si quieres mandar preguntas o comentarios a Víctor Mora puedes escribir DM o de forma anónima a: https://curiouscat.me/Victor_Mora_G

Tuff; 2018

Mil plumas están preparadas para deciros lo que debéis hacer y qué efecto tendréis.

Mi propia sugerencia es un tanto fantástica, lo admito; prefiero, pues,

presentarla en forma de fantasía.

Virginia Woolf

Que habitamos un espacio social organizado verticalmente es algo que no se cuestiona, excepto, por supuesto, por parte de quienes obtienen beneficio de esa verticalidad y no consideran que sea un problema para el resto (o sencillamente no les importa). La búsqueda progresiva de una redistribución justa y un reconocimiento equivalente debiera ser (es), sin duda, a lo que una sociedad que se autodenomina democrática debe(ría) aspirar. Sin embargo llama poderosamente la atención que, cuando se plantean debates en lo público sobre estrategias posibles para alcanzar objetivos que dinamiten la estructura vertical, lo que más ruido genere sean las voces del surtido ultraconservador que se erigen como baluartes del privilegio.

Es interesante vincular la idea de espacio social y distribución (vertical, en este caso) con los sustantivos abstractos que este sector monopoliza y retuerce (como la “nación” o el binomio “normal/anormal” cuando se habla, por ejemplo, de modelos de familia o afectos reconocibles, de educación sexual, de migración o de ciudadanía). Lo vertical se defiende como una estructura espacial inconquistable, infranqueable; incorruptible por ese resto social que pretende con sus estrategias de escalada conquistar los privilegios de la cima. Pero, ¿por qué tiene que haber precisamente una cima, y por qué se ataca todo intento de imaginar otros posibles? Lee el resto de la entrada »

¿Quién teme a lo queer? – Hablamos con Rodrigo García Marina

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

 

Una vez al mes esta columna se dedica a entrevistar a personas o colectivos, que a través de sus creaciones, desarrollos o proyectos, conforman espacios de vida para la disidencia, y generan de alguna manera el tejido de lo queer.

Escuchar cómo recita Rodrigo García Marina es adentrarse en un camino subterráneo, un terreno en el que las palabras se derriten para volver a erigirse en significantes otros. García Marina moldea el lenguaje y amolda la connotación precisa al verso, que por tan íntima se torna de pronto universal. Su escritura corrompe los márgenes formales y quiebra la lógica lingüística desde el profundo conocimiento de la misma; y aborda su contenido desde lugares tan valientes como el humor o la honesta melancolía. Se sitúa en el tránsito permanente de la exploración de posibilidades pero es ajeno al posibilismo, traza laberintos sintácticos llenos de fugas epistémicas, de salidas del propio texto; abre paso a fronteras que, quizá, están aún en tinieblas. Hablamos sobre qué es lo poético, sobre filosofía del lenguaje, herencias e implicaciones políticas. García Marina es una interpelación constante, diría que una invitación. En su perfil biográfico de Twitter, aparece una cita del xenofeminismo de Helen Hester: «Ni manos limpias ni almas bellas, ni virtud ni terror. Queremos formas superiores de corrupción». Lee el resto de la entrada »

¿Quién teme a lo queer? – Ciudadanía: homogeneidad vs (queer)

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

 

Foto: Víctor Mora

Al borde de unas elecciones en las que la extrema derecha es una opción y en las que el sector conservador se enuncia violento y “sin complejos” para la competición, espanta ver cómo se lanzan a lo público, sin ambages, mensajes contradictorios a/sobre colectivos vulnerables. Parece una carrera de doble fondo en la que por una parte se utiliza la imagen simbólica de la vulnerabilidad para blanquear al partido que sea, y por otra se restan derechos y se ataca la diversidad en los programas. Frente a esto, creo que hoy es urgente tomar distancia y alejarse de lo concreto. Urge hacer vista de pájaro para sortear el ruido y comprender que lo que se plantea son dos modelos para la ciudadanía. Formas para la convivencia que pasan por ideas de sociedad excluyentes. ¿Qué quiere decir esto? Lee el resto de la entrada »

¿Quién teme a lo queer?: Hablamos con Roberta Marrero

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏).

 

Una vez al mes esta columna se dedica a entrevistar a personas o colectivos, que a través de sus creaciones, desarrollos o proyectos, conforman espacios de vida para la disidencia, y generan de alguna manera el tejido de lo queer.

Artista plástica y escritora, Roberta Marrero ha expuesto su obra en distintas galerías europeas y ha publicado recientemente dos novelas gráficas en Lunwerg Editores. Su libro Dictadores (Hidroavión, 2015), oda pop antifascista de collages vandalizados, ya contenía buena parte de su lenguaje recurrente. Roberta genera paisajes nuevos, otras lecturas posibles para la iconografía popular, que desterritorializa mediante la ilustración y el collage. Lee el resto de la entrada »

¿Quién teme a lo queer?: Alerta o por qué me decido por la rabia

Este viernes estrenamos sección: se llama “Quién teme lo queer”. ¿Su autor? Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏). Estamos felices, disfrútenla.

 

Quisiera tener cosas dulces que decir, pero tengo que decidir y me decido por la rabia

Este verso de la raptivista guatemalteca Rebeca Lane resonaba en mi cabeza como alerta cuando me preguntaba cómo comenzar a escribir esta semana. Semana en la que huellas de un pasado totalitario emergen como amenazas vivas, ¿cómo escribir? ¿Desde qué lugar emocional podemos afrontar una reflexión sobre las noticias de estos días, sobre las terapias clandestinas para la ‘reconversión de la homosexualidad’ que han salido a la luz?

Que el Obispo Reig Pla difunde un odio reaccionario contra la diversidad sexual y de género no es nuevo: ya fueron noticia sus mensajes antifeministas y la emisión de sus misas con discursos homófobos en una cadena pública. Tampoco es nada nuevo (o no debería serlo) que esas terapias de reconversión son, de hecho, tortura. Tortura siempre psicológica y, en ocasiones, física, que manipula el lenguaje de la opresión para culpabilizar a la víctima, estigmatizarla y reproducir un discurso heteronormativo totalitario que puede conducir, como ya sabemos, a estados que van desde la depresión hasta el suicidio. Entonces, ¿cómo y desde dónde escribir sobre ello? Lee el resto de la entrada »