BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Entradas etiquetadas como ‘Transgénero’

¿Ha comenzado la Revolución Trans?

Este texto es parte de la intervención de  Violeta Assiego (@vissibles) en la mesa redonda que se celebró el pasado martes en el ARN Culture & Business Pride en Tenerife en la que se habló de la Revolución Trans junto con Nacho Vidal, Uge Sangil y Eva Pascual. 

Foto: Dominic Alves

Tiene sentido pensarlo. Sí, es cierto, la Revolucion Trans se ha iniciado y hechos como la respuesta social a la insistente (y cansina) presencia del autobús de la organización Hazte Oír en las calles españolas lo confirma.

Niñas, niños, jóvenes y adultos que rompen las normas de género son concebidos cada vez menos como un problema desde el punto de vista médico o psicológico. El mensaje que se ofrece a la opinión pública por parte de los medios empieza a ser otro, y no solo en nuestro país. Portadas de revistas como National Geographic, Time o Vogue amplifican una idea: lo trans es sinónimo de diversidad, no de problema. La Revolucion Trans ha comenzado, es el momento de repensar el género, de deconstruir prejuicios, de cuestionar la normatividadPero queda mucho por hacer,  especialmente en esos otros espacios cotidianos e invisibles a los focos más mediáticos donde el mensaje transfobo del autobús naranja puede calar con su gota a gota. Lee el resto de la entrada »

De cómo la Moda puede llegar a ser el mejor manifiesto político para la diversidad sexual

Por Carolina Laferre (@femnia), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Portada de la revista Vogue de marzo con Valentina Sampaio

 

No es sorprendente que la revista francesa Vogue eligiera a Valentina Sampaio para este pedazo de portada sin precedentes.

VogueFrancia está poniendo el mundo de la moda en sobreaviso: Es hora de incluir a todos los géneros. El icónico magazine ha hecho alarde de transexualidad colocando a la modelo brasileña en la portada de su edición de marzo, que sin duda, la Corte Francesa considerará como el segundo problema de estado mayúsculo del año, muy probablemente.

La línea de la cubierta, simplemente, es un testimonio de las miles de formas en las que escritores, activistas, modelos y atletas trans han desfilado por la revista sin complejos y desde su comprensión colectiva de género. Y más allá del género, está claro que Valentina encarna la verdadera esencia de una auténtica chica de portada, para una cabecera tan exclusiva como esta.

Una vez más, los franceses parecen ponerse por delante de Estados Unidos en la carrera hacia la diversidad en cuanto a la representación de la industria de la moda se refiere. A pesar de llegar con muchos años de retraso, tras una primera portada con la modelo transexual Beverly Johnson (Vogue´74), hay que recordar que, ya en 2007, la entonces editora Carine Roitfeld unió en la misma edición a Andre J. -modelo andrógino de raza negra- junto a la desbordante Carolyn Murphy, en la publicación de noviembre, consolidando su posicionamiento como líder en revistas de alta costura que fue más allá de la moda para crear debate y conseguir que la gente hablara en la calle de temas candentes. Lee el resto de la entrada »

Ni hombre ni mujer, nací bebé

Por Nieves Gascón (@nigasniluznina)

Portada de “El bebé verde”

Un caluroso día de julio, tras una sobremesa de cañas, croquetas y pincho de tortilla, llegué paseando hasta el escaparate de La Fiambrera, sala de exposiciones en el número 7 de la Calle Pez de Madrid. En la primera planta tenían una exposición con obras de Roberta Marrero, cuadros de collages con mezcla de imágenes en fotografías, dibujos, frases escritas, composiciones de una diferente estética punk, con personajes icónicos protagonistas, como David Bowie, Andy Warhol, Divine, Doctor Spock, Dorothy, John Waters, Amy Winehouse, Joey Ramone o Marlene Dietrich, crítica, humorística y valientemente reinterpretados.  Me tomé tiempo para disfrutar cada obra, para apreciar sus múltiples detalles e inteligentes mensajes en castellano e inglés, para leerlos en distinto orden y en todas las posibles perspectivas, formando cada cuadro o collage, una obra completa, diferente y envolvente en un mundo absolutamente personal y transgresor. Lee el resto de la entrada »

Vidas trans: 100 artistas

La cultura de la transexualidad y la identidad de género, como un simple hecho de la vida, por Ángela Flórez-Flordeloto (@anguieflo), una de las protagonistas de la exposición que en la Casa de Vacas (El Retiro) que se puede ver hasta el próximo 27 de Julio y en horario de lunes a domingo, de 10:00h. a 21:00h. (Entrada libre)

Angela 3

– Eres tú la de la foto? (Me preguntó un niño subido a hombros de su padre, mientras me miraba una y otra vez comparando la imagen colgada en aquella pared… conmigo).

Sí, lo soy.

– Eres más guapa en persona (me sonrió con cara de golfo).

Su madre advirtió mi presencia sin malestar -incluso con agrado- cuando me disponía a hacerme un selfie para ilustrar gráficamente esta columna que ahora estoy redactando. La hermana del niño, a su vez, disparó una instantánea desde su dispositivo móvil. Es muy gratificante ver con qué sencilla naturalidad se puede ser espontáneamente curioso. Te sientes alguien. Sin más. Lee el resto de la entrada »

‘La Chica Danesa’ o el safari emocional en Einar, Gerda y “Lili”

Carolina Laferre (@femnia), Trans·socialmedia – Identidades 3.0, vuelve al blog para compartirnos su opinión sobre la película’ La Chica Danesa’. No le ha gustado, y a continuación nos cuenta por qué y nos descubre algún que otro término, que sin duda, dentro de un tiempo estará en boca de todo el mundo. 

'Un día de verano' de Gerda Wegener (1927) / Einar aparece al fondo como modelo masculino, mientras en primer plano está su propia "versión femenina", es decir, Lili completamente desnuda.

‘Un día de verano’ de Gerda Wegener (1927) / Einar aparece al fondo como modelo masculino, mientras en primer plano está su propia “versión femenina”, es decir, Lili completamente desnuda.

Además de mostrar la “transición” y el “género” como algo superficial, la película es (sobre todo) la expresión de un subconsciente sexual que está más allá de la realidad. Es una ‘descalificación’ extremadamente ofensiva, donde la recaudación de taquilla es el elemento principal de la trama. Todo esto en un momento en el que la aparente “emergencia” de la causa trans está en boca de todos. Supongo que lo que refleja ‘La Chica Danesa’ es lo que las personas CIS deben pensar acerca de lo que significa SER TRANS.

Reconozco que he desarrollado en las dos últimos semanas una “ternura” especial hacia todo lo relacionado con la transexualidad. Quizás porque la estoy comenzando a vivir con mayor intensidad. La sociedad ha pasado de juzgar “lo trans” como un trastorno grave a presentarla como condición que “amenaza la vida binaria”. Estoy agradecida de saber cuál es mi posición: no-binaria, disconforme y, sí, algo desordenada. Lee el resto de la entrada »

Aprovechar la tragedia de París para hacer más leña retrata a quienes lo hacen

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

CT8Z81LWEAA1CFp

Pantallazo del tuit publicado el pasado sábado y sobre cuya imagen escribe el autor de la entrada

En el año 2012, en Francia, nació una asociación cuyo único objetivo era promover el matrimonio exclusivamente heterosexual y la adopción por familias exclusivamente heterosexuales, ostentaban un supuesto derecho a oponerse a la lucha contra la homofobia. El nombre de esta asociación es “La Manif Pour Tous”.

Tras los terribles atentados del pasado viernes en París nadie esperaba que esta organización, con un discurso abiertamente homófobo, llegará tan lejos. Una filial de “La Manif Pour Tous” de Umbria (en el centro de Italia) publicó un escalofriante mensaje sobre las masacres de París, utilizándolas para alimentar su propaganda homofóba a través de una caricatura titulada “El enemigo está a las puertas”.  En la viñeta se muestra un barco del ISIS que atraca en Europa y entre los carteles que se encuentran en el continente europeo hay frases como “transgénero”, “orgullo gay” y “matrimonio gay” “LGBT”,  “género”.., incluso hay un cartel que muestra a dos nalgas con un ‘bienvenidos’. Y entonces uno de los guerrilleros del ISIS pregunta: “¿Resistirán?”; “No lo creo”, responde otro.

Acompaña a la caricatura la frase: “el género, junto con la pérdida del sentido religioso y la mercantilización del ser humano, es el signo más evidente de la degradación de nuestra sociedad … # nogenero”. Lee el resto de la entrada »

‘La Historia de la chica danesa’ mucho más que una historia trans

Por Violeta Assiego (@vissibles)

La verdadera Lili Elbe y Eddie Redmayne caraterizado de ella

La verdadera Lili Elbe y Eddie Redmayne caraterizado de ella

Con tan solo ver el tráiler se puede captar la emoción, la ternura y lo duro de lo que viven las protagonistas de “La chica danesa” que esta semana se ha podido ver en el Festival de Venecia, y que está basada en una historia real. La de Lili Elbe, la primera transexual conocida que se sometió a una operación quirúrgica para someterse a un cambio de sexo, y su esposa Gerda.

Pocas personas pueden llegar a entender lo que es sentirse mujer habiendo nacido en un cuerpo de hombre, o viceversa. Pero no solo quienes lo experimentan logran captar la trascendencia de ese sentimiento. Cuando en tu vida encuentras a alguien que lo comprende (como tocado por una varita mágica) la sensación de liberación es muy semejante a la que se tiene cuando logras nombrarte como trans y comprender que eso era todo, que es que eres de un género disto al del sexo con el que naciste. Lee el resto de la entrada »

Querían a su hijo pero mataron a su hija

Por Violeta Assiego

Leelah-Alcorn
Autoretratos de Leelah Alcorn en su blog LAZERPRINCESS/TUMBLR

 

“Mi muerte tiene que significar algo; mi muerte tiene que servir para contar el número de personas trans que se suicidaron este año”.

Esta frase es parte de la carta de suicidio que Leelah Alcorn dejó publicada en su blog de Tumblr antes de lanzarse a las ruedas de un camión y morir arrollada por este. Era 28 de diciembre, tenía 17 años y vivía en Ohio.

Su caso ha conmocionado a Estados Unidos hasta el punto de haber recibido una cobertura mediática inaudita para ser el suicidio de una adolescente trans*. Tristemente pudiera parecer que la muerte de Leelah ha servido, precisamente, para hablar de las cifras y los datos, como por ejemplo el que un 41% de las personas trans* de EEUU hayan intentado alguna vez suicidarse a lo largo de su vida. Pero lo cierto es que ese eco mediático por si solo no es suficiente para que las personas trans* dejen de ser uno de los grupos de mayor riesgo, no solo de suicidio sino también de agresiones y violencia.

“El único modo de que yo descanse en paz será si un día las personas transgénero no son tratadas de la forma en que yo lo era, el día en que ellos sean tratados como seres humanos, con sentimientos válidos y derecho humanos. El género debe ser enseñado en las escuelas, cuanto antes mejor”.

Leelah hubiera sido una gran activista si hubiese logrado sobreponerse al sufrimiento que supone no ser aceptada ni comprendida por quienes dicen quererte más que nadie en el mundo pero que en realidad te rechazan y abandonan a tu suerte si no eres como ellos quieren. En este sentido, un estudio del Center for American Progress calcula que en Estados Unidos el 45% de los jóvenes sin hogar que viven en la calle se encuentran en esa situación al haberse fugado de sus casas o haber sido expulsados de estas por ser gays, lesbianas, bisexuales o trans.

Lo que muchos y muchas adolescentes no saben, no sienten y no logran comprender es que a medida que creces las cosas se van colocando y pueden ir a mejor; la edad y las experiencias nos ayudan a ir cogiendo las riendas de nuestras vidas; y en todo caso no hay lucha que merezca más la pena que la de enfrentarse a las dificultades para hacerse cargo de la propia vida. La inspiración y el apoyo de otros que ya han recorrido los mismos caminos nos sirven de referencia, pero con la madurez llega un momento en que ya no se necesita la aprobación de nadie para vivir ‘tu vida’:

En la defensa de los derechos LGBTI los retos se multiplican a medida que se nos van reconociendo derechos y vamos teniendo una mayor visibilidad pero en el caso concreto de los derechos de las personas trans* la sensación es más bien que está todo (o casi todo) por hacer. No solo en el reconocimiento de derechos sino sobre todo, y ante todo, en la aceptación en el ámbito familiar y en el escolar de una realidad que no se puede negar por mucha carta pastoral que saque el obispo Reig Plá (a quien por cierto invito a leer los sentimientos que la propia Leelah expresó dos meses antes de suicidarse en su blog respecto al rechazo que sentía por parte de sus padres estrictamente cristianos.)

Una de las mujeres trans que acudieron a una de las tres vigilias que se celebraron en Ohio cinco días después de morir Leelah decía:

“Ser transgénero no es algo nuevo. Es algo que siempre ha estado con nosotros. No es algo anormal”

Sin embargo, cuando las sociedades optan por definir sus leyes y sus culturas en función de las ‘aparentes’ mayorías sin contemplar la diversidad que existe, sucede que la ignorancia y la discriminación campan a sus anchas hasta provocar sufrimiento y violencia. La homosexualidad, la transexualidad,.. la diversidad sexual ha existido siempre y existirá y mientras las personas LGBTI sigamos teniendo este sentimiento de pertenencia y comunidad alzaremos la voz para decirle a la sociedad: ¡ni un suicidio más!.

Entre tanto creo que es importante recordarle a cada persona que sufre hostigamiento y discriminación que la necesitamos aquí y ahora, luchando por ella y por todas nosotras. Porque la vida es sorprendente, ya lo creo que lo es.

Vigilia por Leelah Alcorn
Vigilia por Leelah Alcorn

 

Aprovechamos para recomendar un libro imprescindible, publicado recientemente y que se presenta en La Central de Callao en Madrid el próximo día 15 de enero: Trans*exualidades, acompañamiento, factores de salud y recursos educativos de Raquel (Lucas) Platero

Antes de etiquetarme, pregúntame quién soy y lo que siento

Por Lucía Rodríguez Sampayo

Vivo y bailo en El Salvador desde hace casi dos años. No se fíen del mapa: en este rinconcito de Centroamérica habitan grandes historias de compromiso, de superación, de lucha. Y se las iré haciendo llegar poco a poco, en mi letra o en la de otras personas, para que descubran y se sorprendan conmigo; para que, quizás, se ilusionen y se apasionen como yo lo hago cada día.

Una de las primeras cosas que aprendí aquí fue a hablar y escuchar sobre “las personas de la diversidad sexual”, un término que me resultaba marciano, pero al que me acostumbré ya. Y también aquí conocí y me resistí ante la denominación LGBTTTIQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis, Transgénero, Transexuales, Intersexuales y Queer), porque tantas “tes” me hacían ruido. Mucho ruido.

Se denomina Travesti a quienes representan un rol de género diferente a su sexo a través de la ropa; Transexuales son las personas que se identifican con un sexo que no se corresponde con el asignado al nacer; y Transgénero, aquí, son aquellas cuya identidad sexual no se corresponde con el sexo asignado al nacer, pero que no han modificado sus órganos genitales; lo que yo siempre había entendido que era una persona transexual que no ha iniciado un proceso de transición física. Durante meses me he peleado y rebelado contra esa “te”, que consideraba excluyente y discriminatoria; porque entendía que negaba el reconocimiento debido a quienes, siendo transexuales, no querían o no podían realizar esa transición física; porque me revolvía pensar que se estaba discriminando a muchas personas cuya situación se diferenciaba de la de las transexuales, con frecuencia, únicamente en la escasez de recursos.

Pero quizás me equivoqué, quizás juzgué muy rápido. Porque tal vez ellas, las personas transgénero, se sienten cómodas con ese nombre, con esa etiqueta. Porque sólo ellas, las personas transexuales y/o transgénero, pueden decidir cómo se definen, cómo se denominan, qué término es el que retrata mejor su realidad.

Yo siempre he soñado un mundo sin etiquetas. Y todavía sueño con que nadie, al mirarme, dé por sentada mi heterosexualidad, mi cisexualidad, mi género femenino. Y cada día me sigo topando con una realidad que me presupone de una forma determinada, estandarizada, con la que yo no me siento bien. Porque las etiquetas que nos imponen nos encorsetan, nos coartan; y es el peso de esas etiquetas obligatorias el que nos insta a construir otras, a volvernos disidentes para visibilizar nuestra realidad diversa, para exigir la libertad de no someternos a la normalidad burguesa, políticamente correcta, heterosexual, cisgénero y cisexual.

Hoy sigo pensando que tal vez existan personas transgénero que no se identifiquen con la etiqueta que mayoritariamente se les atribuye, pero tal vez tampoco con el término “transexual” que yo consideraba tan apropiado para ellas. Y sé que no quiero caer en la misma trampa que me incomoda a mí: no quiero encorsetar a nadie sin conocer su realidad; no quiero imponer etiquetas que oprimen, porque tampoco quiero que me las impongan a mí.

Sigo soñando un mundo sin etiquetas, pero estoy convencida de que sólo será posible el día que nadie presuponga nuestra identidad, nuestro género, nuestra orientación. El día que nadie decida por nosotras.

Foto de Laura Ramírez

Fotografía de Laura Ramírez Martín

En un ir y venir de crisis de identidad

Para la sobremesa y la tarde del domingo os proponemos este vídeo en el que la artista Oi Tillett cuenta los motivos que le llevaron a recorrer Estados Unidos para fotografiar todos aquellos rostros de personas que no fueran 100% heterosexuales e iniciar un proyecto, Self Evident Project, que empezó en 2011 y a fecha de hoy continúa. Podéis encontrar más información en su blog, en su facebook y en su twitter.

Esperamos que sus palabras no os dejen indiferentes y os inspiren. We Are You.