Archivo de la categoría ‘Marta Márquez’

Contractivismo: ¿por qué tu opinión vale más que la mía?

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto de Robert Couse-Baker

 

”La normalidad es una ilusión; lo que es normal para una araña es el caos para una mosca”

Morticia Addams

 

Y en esas vive el mundo entero. En decidir qué es la normalidad, qué está bien y qué no. Lo que pasa es que decidir qué es lo correcto para siete mil millones de personas igual se nos va de las manos, ¿no?.

La decisión es algo que se construye a través del conocimiento, o debería ser. Se presenta algo nuevo en nuestras vidas, tratamos de saber qué es y, en base a nuestro aprendizaje anterior, decidimos si es bueno para nosotres o no. Parece fácil, pero es algo que el ser humano lleva tratando de explicar y de entender desde que tenemos conciencia. La filosofía se ha encargado de tratar de devanarse los sesos para conseguir llegar al kit de la cuestión y desde Sócrates hasta Judith Butler las preguntas han sido siempre muy parecidas. Lee el resto de la entrada »

Propósito de vidas felices para Año Nuevo

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: MUMS

La Navidad. Ese momento del año en el que todo se vuelve alegría, color, risas, quedadas, amistades, familia, cenas, regalos… ¿De verdad? ¿En serio nos olvidamos de todos nuestros problemas y somos mejores personas? ¿Acaso creemos que todo el mundo es feliz en la Feliz Navidad? Pues no. No lo es. Hay gente que en Navidad se siente más infeliz que nunca.

En estas peculiares navidades estaba yo paseando por Netflix sin saber qué ver cuando vi una portada llena de colores (y llena de Meryl Streep) y dije “esta, esta” y ¿sabéis qué? ¡ES UN MUSICAL! Me fascinan los musicales. Pensé que un musical era perfecto para el momento, que un musical no puede hacerte daño. Así que ahí estaba yo, dispuesta a ver The Prom. Argumento rápido con spoiler: va a ser el típico baile del instituto. Todo muy cuqui, vestidos de fiesta, limusima y una bollera a la que nadie quiere dejar ir. Fantástico el estado de Indiana. Un grupo de estrellas de Brodway deciden utilizar a la chiquilla para promocionarse y parecer mejores personas. Se plantan en el pueblo y la lían parda. Al final: baile, luces, amor, besos…blablabla. Lee el resto de la entrada »

Bandera LGTBI oculta o cómo trollear a la ultraderecha polaca

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Diputadas polacas crean la bandera del arcoiris con su ropa en protesta a la homofobia del presidente

La ultraderecha está ganando posiciones en el mundo y eso, ya por sí mismo, debería servirnos como punto de partida y reflexión. Este tema es algo que surge en mis pensamientos de manera recurrente y no tengo claro si el ser humano es así de rastrero por naturaleza o hemos ido mejorando y la selección natural está un poco despistadilla. De cualquier forma, la maldad humana no deja de sorprenderme y me voy a amparar en la misma libertad de expresión a la que se agarran algunas personas que me consideran ciudadana de segunda, que comparan mi sexualidad con la pedofilia, quienes consideran que soy una depravada por querer enseñar en los centros educativos que existen distintas formas de amar, ser y estar en el mundo, para decir que yo considero que el gran mal de la humanidad –o uno de los grandes males– son las religiones.

Las religiones que, por norma general, tratan de decirle a sus fieles qué deben pensar y cómo deben actuar en vez de darles información –cada cual la suya– y animar a decidir si les convence o no. ¿Pero a quién le va a convencer que una mujer sea menos que un hombre? ¿Qué se lapide a alguien por no pensar como tú? ¿Qué se le corte la mano a alguien por robar? ¿O que alguien no pueda amar a otro alguien? No creo que nadie a quien se le haya educado en la libertad de pensamiento pueda desear el mal a alguien, o sí; solo hay que meterse en Twitter. Y es que acatar las religiones de forma literal deja un mundo lleno de fundamentalistas que creen que el planeta no ha avanzando en 2000 años, y más, y lo peor, que no debe avanzar. Que la moral y costumbres de hace más de veinte siglos es la que debe reinar y que solo su verdad es la Verdad. Si Dios creó este mundo hace nosécuantos millones de años, ¿por qué esperó tanto para mandar a su hijo a salvarnos de todo mal? En fin, idas de olla mías. Lee el resto de la entrada »

Nos da igual. Nos encanta como eres

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Casa Fora do Eixo Minas

Mucho se ha hablado y se habla sobre el confinamiento y sus consecuencias, pero seamos claras, hay personas que lo están pasando peor que otras. Hoy quiero poner el foco de atención en las y los menores LGTBI.

Que las personas estemos encerradas es una cosa –importante, obvio– pero que dentro del confinamiento ni siquiera podamos ser nosotras mismas ya roza la locura. Familias homófobas o tránsfobas que hacen insoportables nuestras vidas habituales, pero que en una situación como la que nos ha tocado vivir pueden hacer que se conviertan en un infierno.

Sin embargo, en este caso, no quiero ser yo quien haga la reflexión al respecto sino que he preferido que lo haga otra persona; alguien que por cercanía pueda entender qué están viviendo muchas adolescentes lesbianas, bisexuales, gais o trans en sus casas, junto a las familias que les han tocado. Lee el resto de la entrada »

Literatura lésbica para esta cuarentena

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Wendelin Jacober

Parece que esto va a ser más largo de lo que creíamos, así que si se te están acabando los recursos cinematográficos que te di hace un par de semanas, tranquila, te he preparado una pila de libros que tardarás unas cuantas cuarentenas en leerte. Un total de 27 libros lésbicos que por muy rápida que seas, al menos, te va a costar seis meses leer. Las diosas quieran que te los leas en la libertad de un parque, una cafetería, en tu pueblo o en la playita.

Todos son fácilmente localizables. Podéis comprarlos en vuestras librerías habituales, hacedlo. Compradlos en librerías pequeñas, librerías especializadas, en librerías de barrio. Y ya si eso, si no los encontráis –cosa que me extraña– entonces ya os vais a una gran superficie.

Quizá alguno lo tengáis en el fondo de la librería, quizá alguno ya lo habéis leído, quizá alguno os parezca un truño y otro una obra maestra. Espero que haya para todos los gustos. Además, os traigo algunos que son gratis, así que más fácil no os lo puedo poner, queridas.

Los he dividido en cinco grupos: novela, relatos, ensayo, poesía y gratis. De esta forma podéis seleccionar el formato que más os guste.

He decidido iniciar con un librito que no estaba previsto. Se llama “El calendario de Ángela”, de la Editorial La Locomotora. Es un cuento infantil que trata la diversidad familiar y la transexualidad infantil. Es el único hasta la fecha que lo hace y es una historia muy personal. Y un detalle sin importancia. Lo he escrito yo y, como la cosa está muy mal, pues me hago autobombo. Espero que me perdonéis y también que os guste. Lee el resto de la entrada »

Películas lésbicas para ver ONLINE durante esta cuarentena

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

 

Son muchas las opciones que tenemos para entretenernos durante estos días de largo encierro en el que, como dice una amiga mía, se siente esa “lejanía tan cercana”. Una de las más importantes sería, a mi entender, las que tienen que ver con la cultura: leer y el cine (entre otras). Y es por eso que me gustaría compartir unas cuantas horas lésbicas de cine gratis o por muy poco; en esta ocasión serán en Movistar, Netflix y FIlmin. Lee el resto de la entrada »

La culpa no era mía

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Ashley MacKinnon MacKinnon

Te reflejaste en aquel espejo y pretendías devolverme mi imagen, pero tú sabías que aquella jovencita no era yo. Quizá lo fui alguna vez, o lo fuimos, pero hace tanto de eso que ni siquiera tú te acuerdas. Tardaste al menos una eternidad en convencerme de que aquella niña dulce, inocente, absolutamente crédula y con un deseo enorme de amar, en algún momento, habíamos sido nosotras. ¿Por qué habías decidido aparecer ahora? ¿Tenías algo que enseñarme o eras tú la que debía aprender de la madurez alcanzada?

Sea como fuera, recordar puede ser el ejercicio más cruel que existe pues aún recordando los buenos momentos sabemos que nunca volverán y que tú no volverás a ser aquella niña por más que yo haya hecho un gran trabajo. Tú ese día venías con intención de hacer que los recuerdos saliesen del cajón del olvido. Te empeñaste en contarme esa historia que tenía olvidada, que tú misma quisiste olvidar y que nunca debió de suceder. Con la de cosas bonitas que te han sucedido y tenías que hablarme de eso. Lee el resto de la entrada »

Los donantes no son los padres (ni las madres)

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Bruno Vellutinib

Estos días mucho se está hablando sobre la decisión del Comité de Bioética de España de levantar el veto sobre el anonimato de las donaciones de gametos en nuestro país y, sinceramente, me debato entre el sí y el no.

Para poneros en antecedentes os cuento que hacía ya meses que se esperaba que el Comité hiciese un pronunciamiento al respecto y solo hace unos días que han emitido un informe de 54 páginas en el que recomiendan al Gobierno (recordamos que es un órgano consultor y por tanto no vinculante) que levante el anonimato para las donaciones en la reproducción asistida humana. Esto significa que aconsejan un cambio legal para que las personas nacidas por estas técnicas puedan tener acceso a la información de donantes de esperma y óvulos si así lo requiriesen y, por ende, conocer su origen biológico.

La propuesta que aquí recogemos no sólo debiera suponer un cambio legal, sino sobre todo un verdadero cambio de cultura en el ámbito de la reproducción humana asistida y de las relaciones entre los padres, los hijos nacidos de las técnicas de reproducción humana asistida y los progenitores.

Sabemos que en otros países como Dinamarca o Estados Unidos la posibilidad de tener datos sobre el o la donante está al alcance de cualquiera y se ve como algo natural. Hay donantes que aceptan dar algunos datos o su identidad por si en el futuro se requiriese. Sin embargo, en España eso no es posible. La ley dice que las personas donantes de órganos, sangre o gametos han de ser siempre anónimas. Lo que plantea ahora el Comité de Bioética es levantar esa prohibición de forma no retroactiva, es decir, respetar –momentáneamente- el anonimato de quienes donaron antes de un posible cambio en la ley. ¿Dejarán también que sepamos quién nos ha salvado la vida donándonos un corazón, un riñón, médula ósea o sangre? Porque tan importante es ayudar a concebir una vida como salvar una ya existente, ¿no?. Lee el resto de la entrada »

El mundo del cine: entre la interpretación y la reivindicación

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Anna Castillo y Eduardo Casanova en la Gala de los Goya 2020

Si hay algo que me gusta al mismo nivel que escribir es viajar y el cine. Digamos que viajar te inspira historias y el cine te hace viajar a mundos desconocidos: tanto al exterior como al interior del mundo y sus gentes. Me gusta ver películas. Reconozco que tengo cierta debilidad por las buenas historias y si son LGTBI pues así, de primeras, ya tienes mi atención (aunque algunas luego resulten un truño).

Este año, ‘Dolor y gloria’ y ‘Xiao xian’ , el cortometraje del director chino nacido en España Jiajie Yu Yan, han puesto la nota LGTBI a los Goya: los premios más importantes celebrados en España en lo que a cine se refiere. La vida de un director de cine, sus dolores, su infancia, su primer amor o su gran amor y la de una joven china nacida en España que, viviendo en el seno de una familia muy tradicional, una noche, en su despertar sexual, descubre su lesbianismo. Lee el resto de la entrada »

Hagamos que el activismo no duela

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Larissa Puro

Ser activista es, para mí, mucho más que “una dedicación intensa en alguna línea de acción en la vida pública, en este caso en el campo social” (Wikipedia). No. Es una forma de vida. Es levantarte por las mañana y querer y creer que puedes hacer alguna cosa, por pequeña que sea, para mejorar algo concreto. Es ser consciente de tus propios privilegios y los del resto y luchar por los derechos de otras personas. Es quitarme tiempo de pasarlo con mi familia, con mi entorno cercano y, por qué no decirlo, conmigo misma. Ser activista, para mí, es ser más yo, ser una mejor yo.

Pero, digamos, que el activismo no es fácil. Pareciera sencillo que si todas y todos buscamos el mismo fin pues que estemos siempre de acuerdo y no es así. Algunas personas dentro del mismo colectivo estamos en distintas puntas de algo que para mí debería ser redondo. Pensamos tan distinto como distintas personas somos. Y, a priori, eso debería ser bueno, ¿no? Yo, al menos, así lo creo. Si algo tiene de bonito el activismo es que lo que se ansía es el bien común, pero “el bien” es tan subjetivo. Tanto como que lo bueno para una madre no lo es para una hija, lo que a un vecino le gusta a otro no, lo que está bien para un partido político no lo está para otro. Y así podría poner cientos de ejemplos. ¿Dónde está el límite entonces que nos hace seguir remando hacia la misma dirección? Para mí está muy claro: el respeto. Lee el resto de la entrada »