1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Archivo de la categoría ‘Lgbtfobia’

Respuesta al odio ¿censura o consecuencias?

Por Nayra Marrero (@nayramar)

Les voy a contar una historia. Érase una vez un tipo bien valorado en lo suyo, como poeta o versador, con carisma, juventud y mucho de “echarle huevos” a la vida, que suelta por su teclado exabruptos sobre la esencia del ser mujer, ligándolo a la biología para contra argumentar un cartel publicado en Facebook en el que se leía que una mujer trans es una mujer. Iracundo, atacaba a quienes corrompían la naturaleza (el ADN de un pelo es suficiente, según él, para saber si somos hombres o mujeres) y se mostraba especialmente traumado con posibles “castraciones”.

Su halegato, cargado de vacíos de conocimiento en el que no caben mujeres con pene felices ni realidades intersex ni separar identidad de genitalidad, desata el enfado entre muchas que estamos hartas de sus sentencias cargadas de prejuicios. Porque no es la primera vez que le leemos en Facebook cargar contra cuestiones que parece que le tocan la moral e indicar el camino correcto a las que le contestan. Lee el resto de la entrada »

“Qu’ils mangent de la brioche”: Qué hacer cuando los derechos son concesiones y una dulce reflexión sobre cómo articular la liberación LGTB

Por Ira Teran (@flordeoctubre_)

Estas últimas semanas hemos vuelto a encontrar guerrillas internas entre los grupos de personas más violentados por la sociedad capitalista, siempre desde la insolidaria atomización que supone pertenecer a los juegos del hambre de la dignidad humana. Y es que sólo una identidad puede ganar en este mercado de derechos y libertades otorgadas.

No voy a entrar a comentar cuánto tenemos que ver las mujeres trans con los proxenetas, feminicidas y pederastas, ni voy a criticar la instrumentalización de las vidas trans para defender intereses de explotación, que podría, ni tampoco voy a enzarzarme en un debate sobre si considero que el sujeto político de la liberación de la mujer son todas las mujeres, incluidas las transexuales, pero mujeres, que lo pienso.

No obstante, considero más provechoso políticamente redactar un humilde y breve diagnóstico de la enfermedad de época que nos asola a quienes creemos que el mundo debe ser cambiado, arrojar un poco de luz-autocrítica sobre nuestras respuestas como colectivo LGTB a lo injusto y trazar una hoja de ruta para una estrategia verdaderamente transformadora y verdaderamente integradora de todas las oprimidas, es decir, revolucionaria. Lee el resto de la entrada »

Ciudades en pie por la Ley LGTBI

Por Charo Alises (@viborillapicara)

Foto: Alejandro Ernesto /EFE

Catorce veces se han suspendido las sesiones de trabajo sobre la Ley de Igualdad LGTBI que se tramita en el Congreso de los Diputados. Ante estas  demoras injustificadas e injustificables, entidades LGTBI  de todo el territorio nacional, pertenecientes a la FELGTB, se han puesto en pie para denunciar la actitud irresponsable  de algunos partidos políticos. La dignidad de las personas LGTBI no admite demoras.

Lee el resto de la entrada »

Homofobia dominical en la gala de OT

Viñeta de Teresa Castro (@TeresaCastroCo )

Teresa Castro Cómics

Cuando romper el armario puede propiciar una ley contra la violencia en la infancia

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto: Hernán Piñera

El pasado mes de mayo la plaza de Callao de Madrid fue invadida por la violencia: insultos, vejaciones, golpes, moratones, sangre y abandonos familiares. Era domingo y lucía el sol. Quienes sufrieron esta situaciones degradantes, además, eran menores de edad: niñas, niños y niñes que habían cometido el gran pecado de ser lesbianas, gais, bisexuales, trans  o personas no binarias.

El viernes pasado, la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar, Carmen Montón, anunciaba en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministras y Ministros que el gobierno iniciaba los trámites del anteproyecto de Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia. Lee el resto de la entrada »

Las familias homoparentales también sufren violencia y la denuncian en #MeQueer

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

El viernes 23 de agosto está llamada a convertirse una fecha importante en el movimiento LGTBI+. El escritor alemán Hartmur Schrewe lanzaba un tuit quejándose de la invisibilidad de su familia, de seguir arrastrando socialmente que el hombre a quien ama es su amigo y no su marido. La mecha estaba prendida, la pólvora explotaría solo unas horas después bajo el hashtag #MeQueer. Lee el resto de la entrada »

‘The hidden flag’, la bandera que muestra los derechos que nos robaron

Por Marta Márquez(@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias Lgtbi 

Fotos de The Hidden Flag

‘The Hidden Flag’ está comenzando a ser un fenómeno mundial. Miles de personas literalmente comparten, tuitean y publican sus artículos, fotos y comentarios en las redes sociales. Desde personas particulares pasando por activistas hasta periodistas de todas partes del mundo. Pero solo 6 personas estuvieron y vivieron aquello en primera persona y saben el porqué lo hicieron. Y una de esas 6 personas fui yo.

Visto desde la lejanía parece que soy una loca que ha puesto su vida en peligro por un proyecto. Es probable que haya gente que lo vea así. Desde luego, mi punto de vista es otro.

Es posible que también haya muchas personas que crean que soy muy valiente, que me jugué el tipo por generar una acción que demuestre que hay personas en Rusia que viven sin los derechos básicos de respeto a quien eres. Eso se acerca más a la realidad pero eso tampoco es del todo correcto. Lee el resto de la entrada »

La lista de la compra para empezar la semana

Por María Pía Durán (@mariapiaduran). Señora mayor irreverente, no le pidan peras al olmo 

 

¿Sabes cuando una conversación te interesa soberanamente nada? Pues ahí es cuando yo hago mentalmente la lista de la compra.

Llega un momento en que el interlocutor parece salir de escena y su voz se va perdiendo en el infinito cuando, de repente, te asalta el pensamiento salvador “mierda, me olvide de comprar Lejía 2 en 1”… y ya no hay marcha atrás.

Eso, precisamente, es lo que me pasa con los homófobos.

No hay nada allí. ¿Qué dialogo puedes tener con alguien que te odia por nada?

Porque ya verás cuánto puede afectar a su vida personal que yo esté casada con otra mujer y que, a pesar de sus locas fantasías producto del cine porno patriarcal, no haremos un trío ni follamos con tacones y uñas largas. Bueno, una vez lo hice con no muy buen resultado: pinzamiento de glúteo (los tacones son un rollo como los calcetines la muerte del erotismo en la cama, pero ese es otro tema)

Que no se me entienda mal. También hay lugar para la autocrítica: todos somos gilipollas -lo aceptamos y ya está- el nivel varía según momento de la vida, edad, experiencia aprendida, tu odio por odiar y no discriminar por orientación sexual ni identidad de género.

No los discrimino, si yo también tengo amigos heterosexuales y los respeto. ¡La familia tradicional me encanta! Salí de una de ellas: lesbiana y budista… ¡lo hacen genial!

La semana pasada me emocioné: un hito histórico pasó frente a mis ojos siendo activista de Derechos Humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) por fin le quitaba a la transexualidad el estigma de enfermedad, una larga deuda que tenían con el colectivo T.

Me pregunto cómo estarán retorciéndose en su silla los creativos de HazteOír para cambiar el mensaje transfóbico de su bus, ese mismo que echaron a pedradas de varias ciudades de Estados Unidos. Porque como ahora resulta que es un “desorden de la identidad de género” (convengamos que la OMS tampoco ha estado muy fina)… ¿Qué van decir?: “los hombres y las mujeres son ordenados” incluyendo un vídeo donde un españolizado Sheldon Cooper (BigBang Theory) ¿Dobla camisas compulsivamente? Que lastimica, cosica…

Ya saben, antes de que incluso llegue su olor putrefacto, hagan la lista de la compra.

Me bajé una app que va de maravilla para apuntarlo cuando te dejan en paz, y te deja tiempo para escribir un artículo la mar de mono.

¿Llegaremos a tiempo?

Por Violeta Lanza (@LanzaVioleta)

“Aquella aldea gallega, hoy”

Mi abuela, que nació y creció en una aldea gallega, pasaba gran parte de los veranos de su infancia paseando con sus hermanas. Las vecinas no solían acercarse a ellas porque hacían algo que nunca antes habían visto allí: se ponían pantalones. Las vestía su madre, y era común que una mujer llevara pantalones donde ella había nacido, en el lado francés de la frontera con los Pirineos. Pero las mujeres aún no se ponían pantalones en aquella aldea, y por hacerlo mi abuela y sus hermanas eran consideradas raras.

“Pasó poco tiempo hasta que los habitantes de la aldea dejaron de mirarlas mal. Los prejuicios son así. Aunque en un momento dado parecen justificados, en realidad son débiles y por eso terminan desapareciendo. Hoy nos resulta absurdo que les pareciera antinatural el hecho de que una mujer lleve pantalones. Pero así era. En realidad no sólo no tiene nada de malo, sino que hacerlo tiene ventajas como pasear sin preocupación por las ortigas o montar en bicicleta cómodamente. Por eso llegó un momento en el que mi abuela y las demás chicas de la aldea pudieron ponerse pantalones sin temor al rechazo. Cualquiera que pase hoy por allí verá que casi todas las mujeres los llevan.

Lee el resto de la entrada »

La maternidad lésbica en España

Por Charo Alises (@viborillapicara)

Suerte que un amigo gay reconoció a mi hijo, si no me lo hubieran quitado. En aquella época, como madre soltera, me quitaban al niño. Crié a mi hijo con María, mi pareja, a la que el niño consideró siempre  su otra madre.

Este es el testimonio de Luisa sobre la familia que formó durante la dictadura de Franco. Las familias LGTB ya existían antes que se produjeran  los avances legales de los que disfrutamos hoy. Las leyes vinieron  a dotar de derechos civiles a estos núcleos familiares que durante mucho tiempo tuvieron que permanecer  en la clandestinidad. Sin embargo, a pesar de que las lesbianas ya nos podemos casar y formar una familia, todavía tenemos dificultades para acceder a la maternidad en las mismas condiciones que las parejas heterosexuales.

Respecto a las técnicas de reproducción asistida existe en España una discriminación en el acceso a estos métodos si es a través de la Sanidad Pública. No todas las comunidades autónomas reconocen ese derecho a las mujeres lesbianas. Una sentencia  del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha daba la razón a una chica lesbiana a la que se le denegó el acceso a las técnicas de reproducción asistida por no tener ningún problema de infertilidad. En este caso, el Tribunal declaró que la imposibilidad material por parte de una mujer lesbiana de obtener un embarazo de forma natural incluye una relación física heterosexual y por cuanto que ello sería contrario a su dignidad personal. Lee el resto de la entrada »