Archivo de la categoría ‘Leyes’

15 años de matrimonio igualitario, 15 años de desigualdad

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Fotos de Marina Liotta para FELGTB y COGAM

Hoy se cumplen 15 de años de la aprobación del matrimonio igualitario en España en el Congreso de los Diputados (las diputadas también estaban presentes, aunque ese masculino genérico las invisibilice), un país que despertaba a los derechos de las personas LGTBI apartando a golpe de BOE las cenizas carpetovetónicas y los escombros de un tardofranquismo que aún nadaba a su gusto en las instituciones y en los hogares.

Este primer gran éxito de los derechos humanos LGTBI en el país no nació de la nada y supuso un premio y una victoria para tantas y tantos activistas que desde el inicio de la democracia tuvieron que batallar para que la izquierda política de este país dejara atrás sus postulados heteronormativos. A la derecha era imposible intentar acercarse como se demostró unos meses mas tarde, no se la esperaba y nunca llegó.

Pero aquel no fue un logro del gobierno y del partido que lo sustentaba, aquel fue un triunfo del activismo LGTBI que consiguió convencer al entonces secretario general del PSOE y líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, en el sótano de la calle Ferraz. Cabe una más que razonable duda de que si otra persona hubiera estado al frente de los socialistas esta demanda se hubiera introducido en el programa electoral del partido de los socialistas. Lee el resto de la entrada »

¿De qué va esto de los derechos trans?

Por Aitzole Araneta (@AitzoleAraneta) es sexóloga, técnica de Igualdad, activista trans y consejera estatal de Podemos  

En la imagen, Aitzole Araneta

 

Más allá del debate teórico, el movimiento por los derechos de las personas trans tiene unos consensos claros.

 

Hace dos semanas veía la luz un documento interno, firmado por, entre otros, dos ministros del PSOE, donde se analizaban varios conceptos e ideas: principalmente la de el sexo como un cúmulo de marcadores biológicos que dictan la verdad en términos biomédicos, y el género, constructo social y cultural, y herramienta de análisis más que categoría inherentemente humana. Una cuestión, la de los términos, que merece un extenso artículo sobre lo que realmente contienen esas palabras, y cómo a través de ellas ordenamos nuestras individualidades y sociedades. Un repaso bibliográfico de obras de referencia pone de relieve que ni el sexo es tal, ni el género es cual.

A nivel práctico, el documento cuestionaba que una persona en situación de transexualidad sea quien dice ser, sin necesidad de que un profesional pueda acreditar, de manera externa, la identidad de nadie -algo por otra parte imposible con los medios y tecnologías de los que disponemos- y que supone el derecho de autodeterminación en la gestión de su identidad de todas las personas (no solo las trans, que son las únicas a las que se les exige este requisito por ley). Por otra parte, también se hacía referencia a leyes que regulan la cuestión.

Llegado este punto, es interesante aclarar cuáles son las propuestas y los consensos de una comunidad trans que tiene establecidas sus líneas rojas desde hace mucho tiempo:

La ley vigente es la Ley 3/2007 reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas – en su día mal llamada Ley de Identidad de Género– es la que regula el cambio de la mención de sexo en los documentos oficiales como el DNI, y que exige ser mayor de edad, y de nacionalidad española. Es la reforma de esta ley la que se defiende en dicho documento.

Sin embargo, la inmensa mayoría de las organizaciones trans no quieren reformar la ley de “identidad de género” de 2007. No es una de las demandas históricas del movimiento trans. La demanda es derogar esa ley y hacer una Ley Integral Trans completamente nueva. ¿Por qué?

Reformar la Ley de Identidad de Género supone asumir el marco que considera enfermas mentales a las personas trans desde 2007, ya requiere de esa certificación externa que defiende el documento -un diagnóstico en clave psiquiátrica- y dos años de tratamiento hormonal. Ya en la tramitación de esta ley de 2007 hubo alternativas que no fueron valoradas. Se trata de una ley inhumana, inaceptable, y salvaje. Una ley que sigue perpetuando el sufrimiento de la comunidad trans.

Derivada de esta Ley, vendrán también al Estado español querellas (muy legítimas) contra el Estado por esterilización. En la ley de 2007 se establece un proceso médico mínimo de 2 años (que se traduce en hormonación obligatoria en la inmensa mayoria de los casos) cuya consecuencia inmediata es la esterilidad. En Suecia, el Estado ya está indemnizando a las personas trans que denunciaron esta esterilización obligatoria. No todas las personas en situación trans piden tratamiento hormonal.

Y por otra parte, excluir a los menores de ser nombrados en clase por su nombre, y referidos como quienes verdaderamente son, medida que viene siendo avalada por el Tribunal Constitucional desde el 2019.O que considere ciudadanos de segunda a quienes tienen una nacionalidad diferente a la española. Es decir, adoptar las resoluciones que la ONU viene marcando desde el 2011 y los Principios de Yogyakarta.

Por compromiso honesto con la comunidad trans, e higiene política elemental, es estratégico derogar esa ley 2007 de Rectificación Registral de Nombre y Sexo. Y hacer una nueva ley Integral que aborde, no solo el cambio de documentación administrativa, sino también que aborde la vulnerabilidad de la comunidad trans, y que ponga encima de la mesa soluciones en el plano laboral, social, educativo, de acceso a servicios de salud, de representación en medios, en el ámbito del deporte o respecto a las violencias específicas que sufren las personas trans.

Es una cuestión simbólica esencial ante atropellos de este calado: derogar, pedir perdón, y reparar a las personas trans con una ley diferente con otros cimientos nuevos y decentes. Una Ley Integral Trans que aborde lo que hace 13 años quedó en el olvido.

La madre de segunda – Crónica del Orgullo 2

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto: Kat Grigg

Ha arrancado el mes de junio y hoy cumples dos años. Dos vueltas alrededor del sol, dos primaveras, dos veranos, dos otoños, dos inviernos… y en esos 730 días la misma pregunta que sigue martilleando en mis oídos: ¿Quién es la madre de las dos?

Mucho tiempo atrás tu mami y yo decidimos que necesitábamos algo más en nuestra vivencia como pareja. Pensamos en ti y lo hicimos en colores. Iniciamos ambas un tratamiento de fertilidad y quiso el destino que ella te gestara y que yo la cuidara hasta tu nacimiento. Mientras estabas en su interior, protegida en la oscuridad de su vientre,  parecía que el mundo entero se alegraba de que fuéramos a ser madres, en plural, sin distinciones entre una y otra. Fue un tiempo feliz.

Con tu nacimiento todo se complicó. Y no tuvo la culpa un parto de más de 48 horas, ni los estragos que el parto causo en el cuerpo de mi mujer, ni la depresión que se adueño de ella durante los primeros meses y que me hicieron multiplicarme en cuidados y en amor. Ya éramos tres y nada más importaba a nosotras, pero parece que al resto del mundo sí. Lee el resto de la entrada »

Guía rápida para víctimas de violencia intragénero durante el estado de alarma

Por Charo Alises (@viborillapicara)

 

Foto: Adrià Sanchez Aràn

Se denomina violencia intragénero a aquella que, en sus diferentes formas, se produce en el seno de las relaciones afectivas y sexuales entre personas del mismo sexo.

Constituye un ejercicio de poder que tiene como objetivo dominar y controlar a su víctima.

La génesis este maltrato no radica en el sexismo como ocurre con la violencia de género.

Las causas de la violencia intragénero son distintas. Entre ellas se puede citar: la edad, el estado de salud, el diferente nivel económico, la situación administrativa en el país, la discapacidad, o el estado serológico.

La violencia intragénero se considera violencia doméstica y está regulada en los artículos 153.2 y 173.2 del Código Penal.

El confinamiento impuesto por la crisis sanitaria derivada del coronavirus puede incrementar la violencia dentro del hogar, y en consecuencia, también los casos de violencia intragénero.

Si durante el confinamiento eres víctima de violencia por parte de tu pareja (sea del mismo sexo o distinto sexo), tienes derecho a salir a la calle para buscar protección y denunciar los hechos (art. 7 g del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el que se declara el estado de alarma ). Recuerda que las comisarías y los juzgados de guardia siguen abiertos las veinticuatro horas del día.

En el caso de la violencia intragénero, ¿cómo puedes actuar?

Lee el resto de la entrada »

Maternidad lésbica en tiempos del coronavirus

Por Charo Alises (@viborillapicara), abogada

 

Foto: Michael Coghlan

 

Dicen que una crisis sanitaria como que estamos viviendo iguala a las personas. Disiento, en tiempos de pandemia se hacen más visibles las desigualdades. Así sucede con las parejas de mujeres que esperan ser madres. Para contextualizar este asunto, recordemos lo que establece el artículo 7.3 de la Ley 14/2006 de 26 de mayo sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida:

Artículo 7. Filiación de los hijos nacidos mediante técnicas de reproducción asistida.

  1. Cuando la mujer estuviere casada, y no separada legalmente o de hecho, con otra mujer, esta última podrá manifestar conforme a lo dispuesto en la Ley del Registro Civil que consiente en que se determine a su favor la filiación respecto al hijo nacido de su cónyuge.

Esta ley impone a las parejas de mujeres la obligación de contraer matrimonio antes del nacimiento del hijo/a para que se pueda determinar la filiación a favor de la madre no gestante. En el mismo tenor se expresa el art. 44.5 de la Ley 20/2011 de 21 de julio del Registro Civil.

Este requisito, inexplicable, supone una discriminación con respecto a las parejas heterosexuales que no tienen el deber de casarse para el reconocimiento de la filiación. El requisito discriminatorio del matrimonio, es fuente de numerosos y graves conflictos. Uno de esos problemas, ha surgido como consecuencia del estado de alarma en el que nos encontramos.

Lee el resto de la entrada »

Legalidad transgénero en la India: identidad, negación, derechos

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Sumario: El parlamento de la India aprobó una Ley, este pasado mes de diciembre, para proteger los derechos de las personas transgénero. Pero esta nueva ley, es inadecuada en diversos frentes. Activistas trans y grupos de derechos humanos aliados, han criticado varios de los Proyectos de Ley sobre derechos trans desde la publicación del primer documento, en el año 2016.

La comunidad transgénero ha configurado una parte importante de la sociedad india desde tiempos inmemoriales. Las raíces de las personas transgénero en la India se remontan a trece y catorce siglos atrás. Tienen una fuerte presencia histórica en la mitología hindú, además de otros textos religiosos. En la épica Ramayana, en un texto del siglo III a.C. que forma parte de los textos sagrados Smriti (textos no revelados directamente por Dios sino transmitidos por la tradición autóctona) también pueden encontrarse referencias transgénero. Se dice que, cuando Lord Rama se adentraba en el bosque tras ser desterrado del reino durante 14 años, se dio la vuelta, miró a sus seguidores y pidió a todos “sus hombres y mujeres” que regresaran a la ciudad. La comunidad hijra no se sintió obligada a esa petición, por no conformarse dentro de ese patrón “masculino o femenino” y decidió acompañarle y quedarse a su lado durante su confinamiento. Impresionado por la fidelidad que le mostraban, Rama les otorgó autoridad y el poder de conferir bendiciones en ocasiones especiales como el parto y el matrimonio. Lee el resto de la entrada »

Aquí tienes un ejemplo de cómo trabajar la diversidad sexual, de género y familiar en el aula

Por Ana Vargas, profesora del IES La Rosaleda (Málaga), coordinadora del proyecto LGTB at School

Alumnos del programa Erasmus+ junto a la bandera arcoíris en el IES La Rosaleda

LGTB at School es un proyecto Erasmus+ Ka229 en el que participa el IES La Rosaleda de Málaga junto a tres centros más: el instituto alemán Friedensburg-Oberschule (Berlín), el belga GO! Atheneum Centrum (Ostende) y el rumano LIceul Teoretic “Aurel Lazar” (Oradea). El objetivo es normalizar y visibilizar al colectivo LGTB en los institutos, así como prevenir y combatir el bullying, ciberacoso y abandono escolar.

La idea de este proyecto surgió hace unos años, al reparar en que “maricón” es uno de los insultos más empleados en un instituto. Nos parece inconcebible que las opciones sexuales puedan emplearse como ofensa a estas alturas; pero no es solo eso. La adolescencia es un periodo difícil, lleno de inseguridades para todos y sentirse parte de una minoría cuestionada lo hace más duro aún. Aun así, lo que nos acabó de hacer ver la absoluta necesidad de este proyecto fue leer el informe de UNICEF de 2018 según el cual el 50% del alumnado LGTB ha sufrido bullying o ciberacoso durante la secundaria. Así que es necesario actuar. A los profesores nos encanta enseñar matemáticas o filosofía; pero más nos gusta enseñar respeto, responsabilidad, tolerancia. En definitiva, ayudar a formar alumnos comprometidos con su sociedad y libres, porque, además, creemos que solo así se está en condiciones reales de aprender. Lee el resto de la entrada »

Hagamos que el activismo no duela

Por Marta Márquez (@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias LGTBI

Foto: Larissa Puro

Ser activista es, para mí, mucho más que “una dedicación intensa en alguna línea de acción en la vida pública, en este caso en el campo social” (Wikipedia). No. Es una forma de vida. Es levantarte por las mañana y querer y creer que puedes hacer alguna cosa, por pequeña que sea, para mejorar algo concreto. Es ser consciente de tus propios privilegios y los del resto y luchar por los derechos de otras personas. Es quitarme tiempo de pasarlo con mi familia, con mi entorno cercano y, por qué no decirlo, conmigo misma. Ser activista, para mí, es ser más yo, ser una mejor yo.

Pero, digamos, que el activismo no es fácil. Pareciera sencillo que si todas y todos buscamos el mismo fin pues que estemos siempre de acuerdo y no es así. Algunas personas dentro del mismo colectivo estamos en distintas puntas de algo que para mí debería ser redondo. Pensamos tan distinto como distintas personas somos. Y, a priori, eso debería ser bueno, ¿no? Yo, al menos, así lo creo. Si algo tiene de bonito el activismo es que lo que se ansía es el bien común, pero “el bien” es tan subjetivo. Tanto como que lo bueno para una madre no lo es para una hija, lo que a un vecino le gusta a otro no, lo que está bien para un partido político no lo está para otro. Y así podría poner cientos de ejemplos. ¿Dónde está el límite entonces que nos hace seguir remando hacia la misma dirección? Para mí está muy claro: el respeto. Lee el resto de la entrada »

La dignidad humana colectiva de las personas LGTBI

Por Charo Alises (@viborillapicara)

 

En la imagen, a la derecha, Mykola, líder del grupo neonazi pilla-pilla que ha sido condenado a 5 años de cárcel.

La comisión de un delito de odio no solo afecta a la víctima sino que constituye una agresión a la dignidad humana del colectivo al que la víctima pertenece.

El Tribunal Constitucional en su Sentencia 714/1991 de 11 de noviembre, reconoce la dignidad humana colectiva:

El odio y el desprecio a todo un pueblo a una etnia (a cualquier pueblo o a cualquier etnia), resulta incompatible con el respeto a la dignidad humana, que solo se cumple si se atribuye por igual a todo hombre, a toda etnia, a todos los pueblos.

Por lo mismo, el derecho al honor de los miembros de un pueblo o etnia, en cuanto protege y expresa el sentimiento a su propia dignidad, resulta, sin duda, lesionado cuando se ofende y se desprecia genéricamente a todo un pueblo o raza cualesquiera que sean.

El artículo 22.4 del Código Penal establece la agravación de la pena cuando se comete  por motivos racistas antisemitas, religiosos o creencias de la víctima, la etnia, la raza o nación a la que pertenezca, su sexo, su orientación sexual, razones de género,  enfermedad que padezca o discapacidad. Esta agravante tiene su fundamento en  las situaciones objetivas de especial vulnerabilidad que presentan  algunos colectivos y que les hace merecedores de una específica protección

La  reciente Sentencia  429/2019 de  10 de diciembre, dictada por el Juzgado Nº 2 de Granollers, reconoce la dignidad humana colectiva de las personas LGTBI. Esta  resolución condena a seis de los miembros de un grupo llamado Pilla-Pilla a penas que oscilan entre los nueve meses y los cinco años y medio  de cárcel, por humillar públicamente a hombres homosexuales, a los que citaban a través de un chat gay para dispensarles un trato vejatorio que grababan en video. La sentencia dictamina:

Se hace preciso constatar la existencia de un plus delictivo por el cual es preciso que la sociedad, en su conjunto, se conmueva ante lo discriminatorio de la situación porque en el delito concurre, además de la situación descrita en la tipicidad, un plus que afecta a la tolerancia, que afecta a la convivencia pacífica, haciendo que la situación fáctica del delito conlleve además una conmoción social sobre el contenido de respeto y de quebranto de la necesaria tolerancia. De esta manera, el hecho no sólo perturba a la víctima, sino también  al conjunto de la sociedad puesto que el hecho, además, pone de manifiesto un problema de convivencia por la discriminación en la que se basa.    

En este caso, por primera vez, se han unido la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), la Fundación Triángulo y Movimiento contra la Intolerancia para ejercer la acusación popular en defensa de la dignidad humana colectiva de las personas LGTBI.

Uganda quiere retomar su proyecto de castigar con pena de muerte las relaciones sexuales homosexuales

Nos hacemos eco de este comunicado de Amnistía Internacional

Marcha en solidaridad con la comunidad LGTBI de Uganda / Foto: Alisdare Hickson

 

En respuesta al anuncio del ministro ugandés de Ética e Integridad, Simon Lokodo, de que el gobierno tiene previsto introducir la pena de muerte para los actos sexuales con consentimiento entre personas del mismo sexo, la directora de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos, Joan Nyanyuki, ha dicho:

Es indignante que, en lugar de tomar medidas urgentes para despenalizar las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, el gobierno ugandés quiera que se ejecute a las personas homosexuales. Esto va a avivar el odio en un entorno ya homófobo.

Esto es un ejemplo de la peligrosa intolerancia y los nocivos prejuicios que los políticos ugandeses están fomentando contra las personas LGBTI. Los parlamentarios y parlamentarias de Uganda deben rechazar rotundamente cualquier plan de legalizar este tipo de intolerancia y caza de brujas contra cualquier persona que sea considerada diferente.

El 5 de octubre, Brian Wassa, asesor paralegal gay, murió a causa de una hemorragia cerebral tras haber sufrido el día anterior en su domicilio el ataque de unos desconocidos que lo golpearon en la cabeza.

Según la organización LGBTI Sexual Minorities Uganda (SMUG), es la cuarta persona LGBTI asesinada en los últimos tres meses después de que los dirigentes políticos avivaran los sentimientos anti LGBTI. Las otras han sido una mujer transexual del distrito de Gomba, un hombre gay del distrito de Kayunga y otro del distrito de Jinja.

El gobierno de Uganda tiene un largo historial de fomento de los sentimientos anti LGBTI.