Archivo de la categoría ‘Charo Alises’

Brokeback Mountain

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Estrenada en 2005, Brokeback Mountain (Estados Unidos/Canadá), es un película dirigida por Ang Lee y protagonizada por Heath Ledger, Jake Gyllenhall, Anna Faris, Anne Hathaway y Michelle Williams. La cinta está basada en el cuento Brokeback Mountain de Annie Proulx. Ambientada en 1963, narra la historia de amor entre dos vaqueros y las dificultades a las que tienen que enfrentarse para mantener su relación a pesar de la distancia y de los prejuicios sociales hacia la homosexualidad.

Annie Proux envío sendas copias de la novela firmada a los protagonistas. En la dedicatoria de Gyllenhall decía a Jack, pero en la de Heath la autora escribió a Ennis. Cuando se dio cuenta del error quiso corregirlo pero luego lo dejó así porque era la muestra de que el actor había encarnado a ese personaje tal y como ella lo imaginó cuando escribió su obra.

Gus Van Sant fue el primer director en el que se pensó para rodar la cinta. Incluso Almodóvar se mostró interesado. Finalmente Ang Lee se encargaría de la dirección con el apoyo de Focus, una pequeña compañía, ya que la temática del film asustaba a los grandes estudios, que pensaban que la cinta no sería bien acogida y terminaría llegando solo a un público minoritario.

Los guionistas McMurtry y Ossana –que ganaron el Oscar al Mejor Guión Adaptado- transformaron el relato costumbrista de Proulx en un western clásico. Los personajes descritos por la autora eran feos y desdentados, carentes de modales. En la adaptación cinematográfica, los protagonistas son más afines al gusto de público actual: jóvenes, atractivos y atléticos. Ang Lee, se esmeró en los paisajes y la escenografía. El director quería remarcar la emocionante historia de amor de los dos vaqueros, en contraste con la rutina gris de sus vidas cuando se separan.

Lee quería que el cartel de la película reflejara la historia de amor que cuenta el film. Para el director la relación entre los protagonistas era tan potente como la de Titanic, por eso el póster de Brokeback Mountain se asemeja al cartel de la cinta de James Cameron.

Cuentan que durante el rodaje, varios miembros del equipo manifestaron su homosexualidad ya que la temática de la cinta les había ayudado a expresar públicamente su orientación sexual. Heath Ledger conocía la novela de Annie Proulx y en su día comentó que el guión de Brokeback Mountain era una de las mejores cosas que había leído en su vida Al actor le molestaba mucho que en las ruedas de prensa, le preguntasen si no le daba miedo representar a un personaje homosexual. Para el intérprete eso no era ningún problema ya que se trataba de una historia de amor entre dos personas.

Los actores protagonistas ensayaron repetidas veces los besos antes de rodar para que resultasen realistas y pusieron tanto empeño en la tarea que Heath estuvo a punto de romperle la nariz a Jack.
En Estados Unidos Brokeback Mountain obtuvo un éxito notable, aunque provocó cierta polémica en los sectores más conservadores de la sociedad estadounidense, incluida la Iglesia católica y algunos grupos fundamentalistas cristianos. Sin embargo, en el tradicionalista estado de Texas, el film alcanzó un éxito importante.

La película fue prohibida en China donde la homosexualidad es tabú. No obstante se pudo ver en Taiwan (donde nació el director) y se estrenó en Hong Kong. En Italia se censuraron varias escenas.

Ganó el León de Oro a la Mejor Película del 62º Festival de Cine de Venecia y cuatro Globos de Oro, incluyendo Mejor Película Dramática y Mejor Director. Además la cinta sería merecedora de cuatro premios Bafta: a la Mejor Película, al Mejor Director, al Mejor Guión Original y al Mejor Actor de Reparto (Jack Gyllenhaal).

En la 78.ª edición de los Premios Óscar fue nominada a ocho, de los que finalmente ganó tres entre los que destacan el Óscar al Mejor Director. También obtendría una estatuilla a la Mejor Música Original (Gustavo Santaolalla). A pesar de que todas las apuestas le daban como favorita para obtener el Óscar a la Mejor Película, fue derrotada por Crash. El hecho de que la cinta contase una historia de amor entre dos hombres pudo ser la causa de la pérdida de la estatuilla.

Brokeback Mountain fue escogida por el Congreso de Estados Unidos y el Registro Nacional Cinematográfico, para ser preservada por su importancia estética, histórica y cultural.

Amalia. Una gallina diferente.

Por Charo Alises (@viborillapicara)

 

Hoy recomendamos Amalia. Una gallina diferente, de Nieves Gascón y Amelia Morán.

Versionando un hermoso poema de León Felipe, lo cierto es que la cuna de la humanidad la mecen los cuentos. Muchos son los beneficios de las historias que escuchamos en nuestra infancia: estimulan la creatividad, ejercitan la memoria y aportan valores y enseñanzas que nos pueden servir a lo largo de toda nuestra vida. En bastantes ocasiones, siendo ya adulta, me he dado cuenta de la importancia de aplicar esos valores aprendidos de los cuentos a situaciones de la vida cotidiana.

Normalmente es Nieves quien se ocupa en el blog de acercarnos a relatos estupendos, pero hoy seré yo quien os hable de uno de esos cuentos maravillosos: Amalia. Una gallina diferente. La autora de esta singular y estimulante historia es nuestra querida Nieves Gascón y los bonitos dibujos que ilustran el relato son de Amelia Morán.

No quiero yo hacer spoiler del cuento, pero sí acercaros a la figura de esa peculiar gallina llamada Amalia, todo un personaje, como ya veréis. Según nos cuenta Nieves, Amalia es dorada, redonda, educada y americana. Nuestra querida gallina era ordenada y hacendosa. La verdad es que mola bastante esta plumífera tan bien descrita y dibujada, todo un pibón gallináceo, sin duda. Por si no fueran pocas las virtudes de nuestra protagonista, a Amalia la curiosidad le chorreaba por todos los poros de sus plumas (bueno, si es que las plumas tienen poros). Quería aprender muchas cosas y no se conformaba con ver pasar los días y dedicarse a chismorrear como sus compañeras de corral que se ve que eran pelín cotillas.

La sed de conocimiento de Amalia la llevó a estudiar sin parar pasando olímpicamente de sus compañeras de corral que la ponían verde porque era distinta. Tanto aprendió Amalia que muy lejos llegó, otra galaxia descubrió y hasta un Premio Nobel ganó.

Ya lo decía al principio, Amalia es una gallina genial y nos enseña que no pasa nada por ser diferente, que debemos buscar nuestro propio camino sin importar las críticas; que la curiosidad, el estudio y la constancia nos pueden llevar muy lejos en la vida… al espacio, incluso. Por lo menos eso he aprendido yo con las peripecias de la gran Amalia, mi gallina favorita.

Espero que os guste mucho el cuento para que en breve podamos organizar el club de fans de Amalia.

Termino dando las gracias a Nieves por contarnos la estimulante historia de esta fantástica gallina y a Amelia por dibujar tan bien a la singular plumífera.

Guía rápida para víctimas de delitos de odio por LGTBIfobia

 

17 de mayo día contra la LGTBIFOBIA

 

En el día contra la LGTBIfobia os recordamos esta guía rápida para víctimas de delitos de odio de la Dirección General LGTBI del Ministerio de Igualdad, elaborada en base a una entrada publicada por su autora en nuestro blog

 

¿Cuándo eres víctima de un delito de odio?

Si te agreden, amenazan o causan algún daño a ti o a tus pertenencias o propiedades y lo hacen por tu orientación sexual o por tu identidad o expresión de género (o porque creen que eres LGTBI aún no siéndolo), estás siendo víctima de un hecho que se considera delito y que, por esa motivación LGTBIfóbica, se califica como ‘delito de odio’. Lo que motiva a la persona o personas aque te atacan es el odio a la condición de lesbiana, gay, trans, bisexual o la apariencia de serlo.

¿Cómo puedes actuar?

A ser posible, llama en ese mismo momento a la policía o a la guardia civil y cuéntale lo sucedido para que acuda al lugar de los hechos. Si acuden con rapidez puede que localicen y detengan a la persona o grupo de personas que te hayan atacado. Si no es así, tomarán los datos de todos los testigos posibles. Si efectúas la llamada pasada la agresión y desde otro lugar, recuerda, en la medida de lo posible, tomar los datos personales de los testigos para facilitarlos al denunciar. Si te encuentras en una situación de peligro o emergencia, llama a cualquiera de los siguientes números de teléfono:

112 (Emergencias) 091 (Policía Nacional) 062 (Guardia Civil)

Ante una situación de peligro, en caso de que no sea posible realizar una llamada, puedes utilizar la app ALERTCOPS, el servicio de alertas de seguridad ciudadana que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ponen a disposición de la ciudadanía para atender en situaciones de riesgo.

En todo caso, llames a la policía o prefieras ir a una comisaría o al cuartel de la Guardia Civil a interponer una denuncia, si tienes algún tipo de lesión, dolencia o no te encuentras emocionalmente bien, debes acudir a un centro de salud u hospital para que te atiendan. Allí es fundamental que hagas saber al personal sanitario que has sido víctima de una agresión por ser una persona LGTBI para que conste en el parte médico. Tras acudir al centro de salud o al hospital debes interponer la denuncia en una comisaría o en el cuartel de la Guardia Civil. Si en ese momento no te encuentras bien, puedes hacerlo al día siguiente con más tranquilidad y en compañía de quien tú quieras.

¿Cómo se pone una denuncia?

Dónde?

Para presentar la denuncia puedes ir solo/a o acompañado/a por aquella persona que te dé más seguridad, también por un/a abogado/a o por un miembro de una organización LGTBI de tu localidad.

La denuncia puedes realizarla por escrito o de forma verbal, puedes hacerlo en persona o por medio de una persona que pueda representarte con un poder especial.

Debes firmar la denuncia siempre, pero antes léela atentamente para ver si refleja bien lo que has denunciado. Es importante que quede clara la motivación de quien te ha agredido, es decir, que lo ha hecho porque eres una persona LGTBI.

Cómo?

Puedes denunciar aunque no conozcas la identidad de quien te ha agredido, pero si tienes sospechas de su identidad, puedes manifestarlas e indicar su nombre y apellidos para facilitar la investigación.

Tampoco es necesaria la intervención de abogado/a o procurador/a, ni tampoco tienes que depositar ninguna fianza.

Si haces la denuncia verbalmente, se extenderá un acta en forma de declaración que será firmada por ti y por el personal funcionario o autoridad que tome la declaración. En el acta deben hacerse constar tus datos personales como denunciante.

Te entregarán una copia de la denuncia o, en su caso, un resguardo de haberla presentado; si no te dan copia o resguardo, puedes solicitarlo. No puedes apartarte de lo manifestado en la denuncia.

Tanto en la denuncia verbal como en la escrita es muy importante hacer una descripción lo más exacta y pormenorizada posible de la agresión. Esto incluye las sospechas sobre la identidad de la persona o personas que te han agredido, posibles testigos u otros detalles que puedan parecerte menores. Cuando estamos ante un delito de odio, además de describir de la forma más detallada posible los hechos, es muy importante que hagas constar los siguientes extremos:
Que tienes la convicción de que te han agredido/ humillado/amenazado por tu orientación sexual o por tu identidad o expresión de género. Que el único motivo por el que te han agredido/humillado/amenazado es esa orientación sexual o identidad de género y que tienes la seguridad de que no existe ninguna otra causa para la agresión.

Es bueno que reproduzcas y digas las palabras, frases o insultos sobre tu orientación sexual o identidad de género que te hayan dicho quienes te han agredido/humillado/amenazado. Su aspecto físico y su indumentaria también es muy importante: si llevaba ropa, complementos, estandartes, tatuajes o cualquier tipo de simbología propia de grupos ultra, de partidos políticos o de equipos de fútbol. Si el lugar de comisión del delito es un lugar frecuentado por personas LGTBI. Si cuando se cometió el delito tú llevabas algún signo distintivo del colectivo LGTBI (banderas, pulseras, colgantes, etc.).

Si el delito se cometió en una fecha señalada para el colectivo LGTBI o en que se celebraba algún acto o reunión (por ejemplo, el Día del Orgullo LGTBI). Si eres activista en una asociación LGTBI. Si en los días anteriores hubo algún tipo de declaración pública de alguien relevante contra las personas LGTBI.

Documentos que puedes aportar:

Puedes aportar con la denuncia todos aquellos documentos que apoyen los hechos que has contado (partes médicos, psicológicos, fotografías, capturas de pantalla, etc.) así como grabaciones de audio y vídeo. En los casos de ciberodio (agresiones o amenazas recibidas por medios virtuales) hay que aportar las capturas de pantalla donde aparecen los textos vejatorios y/o amenazantes, los llamados “pantallazos”, así como los archivos informáticos que contengan la información acreditativa del acoso a través de las redes.

Testigos:

En el momento de interponer denuncia es muy importante mencionar a aquellas personas que pudieron ser testigos presenciales de los hechos, aportando sus datos personales y de contacto, si los conoces. Por eso, es conveniente que recuerdes pedirles esos datos cuando se produzcan los hechos.

Tus derechos como víctima de delito de odio:

Acompañamiento. Recuerda que puedes ir a denunciar y comparecer ante las autoridades en compañía de una persona de tu confianza, la que tú elijas.

Información. Tienes derecho a que te informen sobre las medidas de asistencia y apoyo disponibles; a que te informen sobre el procedimiento que has de seguir para solicitarlas; a obtener una copia de la denuncia; a que se respeten tus derechos como víctima y que están recogidos en el Estatuto de la Víctima; a solicitar las ayudas que están previstas en la ley; y a recibir la información que exista sobre la causa penal.

Derecho a comprender y a ser entendido/a: Tienes derecho a traducción si no entiendes el idioma o a un intérprete de lengua de signos si tienes problemas de audición. Estos servicios son gratuitos.

Protección: Puedes solicitar una orden de alejamiento para que la persona que te ha agredido no se acerque a ti y se le prohíba comunicarse contigo por cualquier medio.

Asistencia y apoyo: Puedes acudir a las Oficinas de Asistencia a las Víctimas que suelen estar en las sedes de los Juzgados, Tribunales y Fiscalías. Allí atenderán tus primeras necesidades y te proporcionarán la información que necesites.

Además, la OFICINA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LOS DELITOS DE ODIO dispone de un correo electrónico de asistencia a víctimas: asistencia.ondod@interior.es

Justicia gratuita: Si cumples los requisitos legales, puedes pedir abogado/a de oficio para ejercer la acusación particular. Es muy recomendable personarse en el procedimiento con abogado/a para que tus intereses estén debidamente protegidos.

Participación activa en el proceso penal: Puedes personarte en el procedimiento con abogado/a y ejercer la acusación particular.

Recuerda: es muy recomendable la asistencia letrada en este tipo de delitos.

También puedes contactar con el OBSERVATORIO ESTATAL REDES CONTRA EL ODIO:
913604605
info@felgtb.org

Si quieres saber más, consulta la página web de la Oficina Nacional de Lucha Contra los Delitos de Odio del Ministerio del Interior.

 

Disobedience

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Película inglesa estrenada en 2017 y dirigida por Sebastián Lelio (Gloria, Una mujer fantástica). Protagonizan la cinta Rachel Weisz (Ronit), Rachel McAdams (Esti) y Alessandro Nivola (Dovid).

El guión es de Sebastián Lelio y Rebecca Lenkiewicz y está basado en la novela del mismo título escrita por Naomi Alderman.

Ronit (Rachel Weisz) abandonó la comunidad judía donde nació y se crio cuando su padre, respetado rabino, la descubre manteniendo relaciones sexuales con Esti (Rachel McAdams), su mejor amiga de la infancia. Asentada en Nueva York y dedicada profesionalmente a la fotografía, Ronit vuelve a Londres dos décadas después para asistir al funeral de su padre. Se reencuentra con Esti y la atracción resurge entre ambas.
Weisz, que además de protagonizar la cinta ejerció como productora, estaba buscando una historia de amor entre dos mujeres. Según comentó, leyó mucha literatura lésbica hasta que encontró Disobedience.

Adquirió los derechos del libro y, con la productora Frida Torresblanco, decidió poner en marcha el proyecto. La actriz envió en guión a Sebastián Lelio. Rachel Weisz había visto Gloria y admiraba el tratamiento que Lelio daba a las mujeres en sus películas, por eso pensó que Sebastián seria la persona más indicada para orquestar la cinta.

Ronit, mujer fuerte e independiente, rompió los lazos de la encorsetada moral en la que fue educada. Fotógrafa de profesión, su elección laboral choca con las normas judías ultraortodoxas sobre la representación de imágenes. Vive sin ninguna de las restricciones que su educación religiosa le había impuesto desde la infancia. Fuma, consume alcohol, mantiene relaciones sexuales cuando y con quien le apetece y se niega a cumplir con el pretendido deber de formar una familia y tener descendencia. Su relación con Esti no le supone ningún tipo de diyuntiva moral. Solo le preocupa la repercusión que su regreso pueda tener en la vida de su recobrado amor.

Liberada del peso de las tradiciones, Ronit no comprende como Esti se ha plegado a seguir unas normas que considera “medievales”. Sus relaciones familiares se deterioraron a raíz del conflicto surgido por el descubrimiento de su relación proscrita. El exilio a Nueva York marcó una distancia, no solo física sino también social y cultural, con la comunidad que la desterró. Su madre había fallecido años atrás y la relación con su padre era inexistente hasta que tuvo noticias de su muerte y regresó para el funeral. Al llegar se encuentra con un medio hostil que la rechaza.

Cuenta Rachel Weisz que ella, a pesar de que su padre era judío y su madre se convirtió a judaísmo al casarse, no recibió una educación religiosa. Decía la actriz, que la película se rodó muy cerca de donde vivió en su infancia pero que, a pesar de tener esa proximidad con la comunidad judía ortodoxa, nunca supo nada sobre sus costumbres porque son personas muy reservadas. Como su personaje hacía años que había abandonado las tradiciones judías, Weisz no tuvo que documentarse sobre ese aspecto para interpretar su papel.

A diferencia de Ronit, Esti, mujer de un carácter más dócil, permanece en la comunidad donde nació y creció. Tras la marcha de Ronit, queda profundamente abatida y, por recomendación del rabino, termina casándose con Dovid, su mejor amigo de la infancia. Parece un buen matrimonio, aunque se nota una relación falta de pasión por parte de Esti. Ocupa su tiempo entre su trabajo como profesora en una escuela para chicas judías y el cuidado de la casa. Aparentemente se encuentra satisfecha con su vida y con su profesión, pero su atracción únicamente hacia las mujeres y en concreto hacia Ronit, le acaba pesando. Tiene que hacer frente a un conflicto interno que le obligará a decidir entre vivir en libertad su sexualidad o seguir perteneciendo a la comunidad donde siempre ha vivido. Se define como una mujer muy devota y siente vértigo ante el dilema que la vuelta de Ronit le ha planteado.

Para preparar el papel, Rachel McAdams entró en contacto con una comunidad judía y así poder asimilar sus costumbres, muy alejadas de su educación protestante. Según cuenta la actriz, la acogieron muy bien y su trabajo de documentación se reflejó en la construcción del personaje de Esti.

Uno de los temas de la película es el rechazo de la comunidad judía ultraortodoxa a la relación lésbica de Esti y Ronit. La posición del judaísmo respecto a la homosexualidad hace que sea complicado la integración de las personas LGTBI en esa comunidad religiosa

Hay una escena que fue particularmente comentada tras el estreno de la cinta: el reencuentro sexual entre las protagonistas. Considerada el corazón de la película, en esta escena Ronit libera sentimientos que había encerrado durante muchos años. Sebastián Lelio solo contaba para rodar con una indicación en el guión: hacen el amor. Ante esta escueta información, el director optó por dibujar cada uno de los planos de esa parte y plantear la escena como una coreografía. Al ser un momento tan íntimo, el día del rodaje solo estuvieron presentes las actrices, el director y el personal técnico imprescindible. No hay desnudos. Las emociones se transmiten a través de los rostros y las demás partes del cuerpo se imaginan, dotando a la escena de una especial sensualidad. Las actrices hablaron bastante sobre ese momento en particular, de esta forma, adquirieron confianza a la hora de rodar. Weisz y McAdam coinciden en que hubo mucho cariño y ternura en ese momento .

Disobedience es una historia de amor entre mujeres que desafían las convicciones morales y religiosas de su entorno.

Frida

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Frida es una producción dirigida por Julie Taymor y protagonizada por Salma Hayek (Frida) y Alfred Molina (Diego Rivera). En el reparto también destacan Geoffrey Rush ( León Trotsky), Ashley Judd (Tina Modotti), Maestro (Cristina Kahlo), Roger Rees (Guillermo Kahlo).Diego Luna ( Alejandro Gómez Arias). Edward Norton (Nelson Rockefeller) y Antonio Banderas (David Alfaro Siqueiros).

La película está basada en el libro de Hayden Herrera, que relata la vida de la famosa pintora mexicana Frida Kahlo; mujer brava, racial y decidida. El film hace un retrato de su vida desde el accidente de autobús que la destrozó (fracturas de vértebras, pelvis y pie, herida abdominal producida por una barra de hierro que entró por la cadera y salió por la vagina, peritonitis, cistitis…) cuando solo tenía 18 años hasta su fallecimiento, en 1954, vencida por sus gravísimos problemas de salud, pasando por su tormentosa historia con el también pintor, Diego Rivera. También relata la cinta la controvertida relación de la pintora con León Trotski, su bisexualidad y la amistad que le unió a Chavela Vargas. Frida sedujo por igual a hombres y a mujeres. Todas estas peripecias vitales hicieron de Khalo una de las artistas más cautivadoras del siglo XX.

Momentos e impresiones que marcaron la existencia de Frida, se ven reflejadas en sus obras, como el film nos describe, acercándonos a la mente y corazón de una artista ácida y tierna. Dura como el acero, y fina como las alas de una mariposa. Adorable como una sonrisa, y cruel como la amargura de la vida.

Taylor consigue que la obra pictórica de la artista mexicana mantenga el tono de la película a la que, sin embargo, la crítica ha achacado una visión superficial del activismo político del Frida. La puesta en escena escogida por la directora, pretende reproducir el universo onírico y torturado de la imaginería de Kahlo huyendo de la visión naturalista para ampararse en una especie de realismo fantástico. Imágenes extrañas, audaces y evocadoras que podrían formar parte del excéntrico y alocado universo de Tim Burton. También es digna de mención la banda sonora, uno de los elementos más notables de la película. Las canciones dialogan con la vida de la pintora haciendo avanzar la historia de esta mujer tan extraordinaria como original es su obra.

Hayek produjo esta cinta con su compañía VentanaRosa en asociación de Lions Gate Films. Para poder hacer realidad la cinta, Selma acudió a sus amistades dentro del mundo de la interpretación, como Edward Norton, Ashley Judd, Geoffrey Rush y Antonio Banderas. Según comentaría la actriz: Son amigos míos desde hace muchos años y todos rebajaron su sueldo para ayudarme. No fue difícil convencerlos, aceptaron sólo con proponérselo, y fue muy importante, porque un reparto con tanta fuerza es definitivo a la hora de conseguir financiación. Sus papeles eran muy cortos, pero aún así disfrutaron filmándolos, y compartiendo conmigo unos días en México.

Hayek logró una nominación al Oscar como Mejor Actriz gracias a la interpretación que hizo de Kahlo. Antes de que Hayek se decidiera a hacer la película, Madonna estuvo barajando poner en marcha el proyecto. Madonna ya hizo Evita; no se puede tener todo, declaró en su momento la actriz mexicana. Frida obtendría dos premios Óscar: Mejor maquillaje y Mejor banda sonora.

 

Una mujer fantástica

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Película chilena dirigida por Sebastián Lelio (Gloria, El año del tigre, Disobedience) y protagonizada por Daniela Vega (La Visita), Luis Gnecco (Neruda), Aline Küppenheim (Allende en su laberinto) y Francisco Reyes (El Club). La cinta se estrenó el 7 de septiembre de 2017. Seleccionada para competir por el Oso de Oro en la edición número 67 del Festival Internacional de Cine de Berlín, obtuvo el premio al mejor guión en ese certamen. Fue elegida mejor película extranjera en la 90.ª edición de los Premios Óscar —la segunda estatuilla en la historia del cine chileno tras el cortometraje animado Historia de un oso— y ganó el Premio Ariel en la categoría de Mejor película iberoamericana y el Goya a la mejor película iberoamericana en la 32.ª edición de estos galardones.

Marina (Daniela Vega), aspira a convertirse en cantante mientras trabaja como camarera. Orlando (Francisco Reyes), es dueño de una imprenta. Ambos idean una vida juntos pero sus planes se quiebran cuando Orlando muere de forma repentina. Entonces Marina se ve obligada a enfrentarse a la transfobia de la familia de su novio y tendrá que luchar por afirmar su personalidad y ser reconocida como la mujer fantástica que es.

Sebastián Lelio comenzó a rodar Una mujer fantástica con el título de La mujer fantástica, pero en la fase final del montaje decidió cambiar el determinado por el indeterminado. Daniela es una de tantas mujeres fantásticas aunque Lelio la aísla para remarcar así su lucha y su soledad. Marina subraya su nombre porque con él se identifica a pesar de que en su carné de identidad aparezca un nombre que le resulta ajeno. El respeto al nombre con el que una persona trans se reconoce, es una cuestión de dignidad.

El rechazo de la familia de su pareja fallecida es retrato cruel de la transfobia social que tienen que soportar las personas trans aún en los momentos más duros de sus vidas. A pesar de que la ex esposa de su pareja no la quiere ver y los hijos la humillan y desprecian, Marina no renuncia al derecho de dar el último adiós a su novio. El hermano de Orlando en un intento de que Marina no aparezca por el entierro, le ofrece parte de las cenizas del difunto. La familia quiere mantener el funeral dentro de lo que consideran “normal”

Normal es, por supuesto, Marina, personaje bien elaborado por Lelio (hábil creador de roles femeninos como ya demostró en Gloria) e interpretado impecablemente por Daniela Vega. Vega es una mujer trans y su aparición en esta película cumple con una de las reivindicaciones más importantes de las personas trans en el cine: que los papeles de personajes trans se asignen a interpretes trans. Esto no significa que Daniela Vega obtuviese el papel solo por su identidad sexual ya que, como demuestra en la película, su construcción de Marina es sobresaliente.

Cuando se dijo que la película tenía aromas a Almodóvar, Lelio afirmó en San Sebastián:

Tomo la comparación como un halago, aunque mi referente siempre fue Belle de Jour de Buñuel. Probablemente haya un gran nivel canónico proveniente de Almodóvar de estas temáticas. Siendo muy honesto- y te lo dice alguien que hace poco volvió a ver Todo sobre mi madre bañado en lágrimas- entre las películas que me inspiraron Una mujer fantástica no estaban las de don Pedro. Pero los espectadores encuentran siempre pistas, huellas de las que los directores no éramos conscientes. Aunque con el protagonismo de una mujer transexual, más guiños asumidos al melodrama, cruzada por el thriller, en una película que es también una reflexión sobre el cine, entiendo la referencia almodorvariana. Yo pensaba más en Jean Moreau de Ascensor para el cadalso. Moreau ha sido una clara influencia en el personaje que encarna Daniela Vega.

Al decidir la transexualidad de la protagonista, yo, que vivía en Berlín, investigué en Chile cómo sería su día a día. Dos personas distintas nos dijeron de Daniela, literalmente, que era fantástica. Tras la primera charla, yo salí transformado. Me voló la cabeza. Supe que no haría el filme sin una actriz transexual y que Daniela sería nuestra asesora. Nos hicimos amigos por Skype. Poco a poco su presencia fue calando en el guión. A mitad de la escritura sentí el segundo clac: Daniela era Marina. Ella además trajo una pregunta:¿qué es una mujer?

Por su parte, Daniela Vega diría que viendo la película te vas a sumergir en el universo de una persona que está pasando por un proceso de luto y es ahí donde empieza su periplo, por la pena, por el dolor y por el prejuicio de la familia que la hace sentirse no muy bien. La película es una historia de amor separada por la muerte y la transexualidad de Marina es un aderezo que viene a dar un matiz un poco más dramático a la situación. Pero es una historia de amor. Por eso Marina y Orlando conectan con el resto de las personas, porque ser trans es un dato desde el prejuicio, pero esto es una historia de pérdida, una historia de amor y de muerte. El prejuicio viene de parte de los demás, es un problema de los otros, un problema de quien observa la acción. Nosotros buscamos preguntarnos más que nada ¿quién dijo que no se podían vivir ciertos cuerpos, habitar ciertos cuerpos?, ¿hasta dónde llega la empatía de la familia? La transexualidad de Marina no es un problema ni para ella ni para Orlando. Es un problema que vemos cuando el resto de la familia de Orlando la asedia por eso. Ser transexual es difícil porque en muchos países no existen leyes que definan exactamente como hacer una transición correcta, leyes que resguarden los derechos de la gente trans.

Una mujer fantástica, además reivindicar los derechos de las personas trans exponiendo las situaciones humillantes y discriminatorias que tienen que soportar en determinadas situaciones, es, sobre todo, un canto a la libertad personal, a la autonomía y a la determinación de luchar por una vida digna en la que los derechos fundamentales de las personas sean reconocidos por encima de cualquier consideración o prejuicio social.

Mi nombre es Harvey Milk

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Película estadounidense estrenada el 28 de octubre de 2008, dirigida por Gus Van Sant y protagonizada por Sean Penn, James Franco, Diego Luna, Josh Brolin y Emil Hirch. La cinta está basada en la vida del político Harvey Milk, primera persona abiertamente homosexual elegida para un cargo público en los Estados Unidos (concejal de distrito de San Francisco). Además, Milk fue un férreo defensor y activista de los derechos civiles de las personas LGTBI.

Para ser fieles a la época en la que se desarrolla la historia, desde el diseño de producción y el diseño de vestuario se realizó una investigación sobre la comunidad LGTBI de la ciudad en los archivos del GLBT Historical Society en San Francisco. Estuvieron allí durante semanas examinando fotografías, películas y videos, periódicos, material textil histórico, así como artículos perteneciente a Harvey Milk, donados a la institución por el estado de Scott Smith. Dustin Lance, autor del guión, se entrevistó con personas que conocieron a Milk para documentarse sobre la personalidad del político y el entorno en el que vivió.

También visitaron el lugar donde estuvo la tienda de cámaras de Milk (convertida en la actualidad en tienda de regalos) en la calle Castro y la decoraron tal y como estaba en los años setenta, época en la que tiene lugar la historia . Los productores compraron la que fue tienda de cámaras de Milk para integrarla en la cinta. El rodaje en la calle Castro revitalizó el Teatro Castro. Pintaron la fachada y restauraron las marquesinas de neón. El Ayuntamiento de San Francisco, fue otro de los lugares de rodaje. La oficina de White, donde Milk fue asesinado, se recreó en otro lugar ya que las oficinas del ayuntamiento eran demasiado modernas.

El film arranca con la noticia del asesinato de Milk y de George Moscone, alcalde de San Francisco, para mostrar en flash-back los años de activismo político del primero, contados por él en una grabación magnetofónica.

El director de Todo por un sueño y Elephant, opta por rodar una película de formas clásicas, formalmente en la línea de El indomable Will Hunting y Descubriendo a Forrester, alejándose así de los minoritarios títulos de temática gay Mala noche y Mi Idaho privado. Van Sant se decanta por un tratamiento estético y narrativo capaz de atraer al público. Pretende una aproximación didáctica, para explicar la lucha por los derechos civiles de las personas LGTBI. En este sentido el film recuerda a Philadelphia, aunque ciertos puntos de vista se defienden con menos tapujos. Van Sant se centra en las discriminaciones laborales por orientación sexual e identidad de género, y en mostrar a los distintos personajes como tipos humanos, con los que se puede empatizar, algo a lo que ayuda el magnífico reparto de la película.

La idea de la cinta es dar a conocer la realidad de las personas LGTBI en el momento en el que se desarrolla la historia. El protagonista se describe con honestidad: en su convivencia con dos compañeros sentimentales no se obvian conflictos, actitudes egoístas y tendencias suicidas. Para reafirmar el punto de vista del film, hay ideas originales: que en un cine se proyecte La aventura del Poseidón, la historia de un barco que da un vuelco y queda boca abajo, parece una metáfora de una sociedad cuyos puntos de vista deben ser vueltos del revés. Quizás la película buscaba utilizar las luchas de entonces para acometer las de ahora.

Sean Penn obtendría el Oscar al mejor actor por esta película y Dustín Lance Black se llevaría una estatuilla por su guión.

«He venido a reclutaros.» Con esta frase empezaba sus discursos Harvey Milk. El político luchó con todas sus fuerzas para impedir que la ultraderecha ganara una votación que pretendía aprobar una ley que permitiera denunciar a los profesores de primaria ‘sospechosos’ de ser homosexuales para posteriormente despedirles. Consciente de la amenaza que significaba la extrema derecha, Harvey advirtió hasta la saciedad que aquello no era tan sólo una amenaza para el colectivo LGTBI, sino que era una afrenta contra los derechos humanos y especialmente los de las minorías sociales. Porque una injusticia contra una minoría hoy, lo es para el resto mañana. A pesar de que era una votación que afectaba tan sólo a California, Harvey apeló a toda la nación: «Hago un llamamiento a todas las minorías y especialmente a los millones de lesbianas y gays a que despierten de sus sueños, se reúnan en Washington y le digan a Jimmy Carter y a su nación: «Despierta. Despierta, Estados Unidos. Basta de racismo, basta de machismo, basta de gerontofobia, basta de odio. ¡Basta!»
 

Carol

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

 

Carol es un drama romántico de producción británica- estadounidense. La película se estrenó en 2015. Dirigida por Todd Haynes y protagonizada por Cate Blanchett, Rooney Mara, Sarah Paulson y Kyle Chandle, es una adaptación de la novela de Patricia Highsmith titulada The Price of Salt (El precio de la sal). En un principio, los editores rechazaron el libro por su temática lésbica . Finalmente se publicó en 1951, bajo el seudónimo de Claire Morgan. En 1989 volvió a imprimirse con el título de Carol y el verdadero nombre de su autora.

Carol es la primera novela en la que una relación lésbica terminaba bien. Hasta entonces las historias de amor entre mujeres siempre habían tenido un final trágico, lanzando de esta forma un mensaje de condena hacia el lesbianismo.

Therese Belivet (Rooney Mara), una joven que trabaja como empleada en unos almacenes de Manhattan, aspira a ser fotógrafa y alcanzar un futuro mejor. Entonces, conoce a Carol Aird (Cate Blanchett), una mujer atractiva y cautivadora , atrapada en un matrimonio sin amor. Las dos mujeres aparecen a menudo, esquinadas en los planos de la película, guardando así, el secreto que comparten. La personalidad de Therese combina la inocencia y la curiosidad con el anhelo de ser amada y la necesidad de establecer un vínculo con Carol, mujer ya experimentada en las lides del amor, el deseo y el desengaño.

La relación amorosa entre Carol y Therese resulta magnética. Esto es consecuencia, no solo del carácter prohibido de su historia, sino por la antagónica situación social y las personalidades de las protagonistas, que se contraponen y se complementan al mismo tiempo.

Mientras que en la novela abundan los monólogos interiores de Therese, a través de los que Highsmith nos describe el proceso de enamoramiento de la joven, la guionista Phyllis Nagy utiliza los silencios y las miradas para describir los sentimientos de las protagonistas.

Rodada en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos, la película está ambientada en Nueva York durante la Navidad de 1952. El estreno mundial fue en el Festival de Cine de Cannes de 2015. La crítica se rindió ante la película y Rooney Mara obtuvo el premio a la mejor actriz. Recibió seis nominaciones a los Premios Óscar: mejor actriz (Cate Blanchett), mejor actriz de reparto (Rooney Mara), mejor fotografía (Edward Lachman), mejor guion adaptado (Phyllis Nagy), mejor música original (Carter Burwell) y mejor diseño de vestuario (Sandy Powell). De esas nominaciones, ninguna se materializó en un premio.

La película, combina la estética con la ética. Las magníficas interpretaciones de las actrices protagonistas y la elegante puesta en escena se conjugan en esta cinta en la que no falta ni sobra un plano. Carol es una película de belleza dura en la que el buen gusto se une a las grandes pasiones. La escena de sexo, rodada con sensibilidad, expresa lo etéreo del deseo que se manifiesta en el encuentro entre los cuerpos desnudos de las dos mujeres.

La cinta no está contada desde un punto de vista en especial, mientras que la novela se desenvuelve desde el punto de vista de Therese. Según Haynes, Carol guarda cierta relación con el género de suspense – tan característico de la obra de Highsmith- ya que las protagonistas cometen un crimen al desafiar la rígida moral sexual de la época.

Pride

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#cinelgtb

Película británica de 2014, escrita por Stephen Beresford y dirigida por Matthew Warchus. Basada en hechos reales, la cinta cuenta la verídica historia de un grupo de activistas del colectivo LGTB que deciden apoyar las huelgas mineras de 1984 en Reino Unido.

En un principio, el NUM, sindicato de mineros, debido a sus prejuicios, fue reacio a aceptar la ayuda de una asociación LGTB. Ante el rechazo del sindicato, el grupo de jóvenes activistas decidió llevar personalmente el dinero recaudado a la comunidad minera de Onllwyn, un pequeño e ignorado pueblo de Gales. Las familias obreras aceptaron gratamente la ayuda, y así surgió una fuerte y exitosa alianza que, hasta entonces, habría sido impensable.

La cinta está basada en la vida del activista LGTB y comunista Mark Ashton; y en el inicio de la campaña LGSM (Lesbianas y Gais Apoyan a los Mineros). El concierto benéfico Pits and Perverts tuvo lugar el 10 de diciembre de 1984 en el local Electric Ballroom, en el barrio de Camden de Londres. La librería que fue central de la asociación LGSM y aparece en la película, es real y está ubicada en el barrio londinense de Bloomsbury.

Dos personajes femeninos de la obra también reales, son la galesa Hefina Headon, activista por los derechos humanos; y la galesa Siân James, política y diputada del parlamento. Así como Jonathan Blake, el primer hombre gay diagnosticado con el virus VIH en Londres.

La película se sitúa hacia la mitad del gobierno de Margaret Thatcher, en los 80. Una etapa en la que confluyeron una serie de cambios políticos, sociales y económicos. La política de privatizaciones de Thatcher es la premisa de partida de la cinta, ya que cerrar decenas de minas dejaría a miles de trabajadores en el paro.

Por esa época tuvo lugar la Guerra de las Malvinas y los años de crisis, además de la llegada de personas inmigrantes procedentes de Jamaica y de otros lugares. Todas estas circunstancias dieron lugar a una intensa lucha obrera y catalizó el ascenso del neonazismo y el paso de skinheads del antirracismo a partidos como el Frente Nacional, como se sugiere en Pride y podemos ver en otras películas similares como Billy Elliot (2000) o This is England (2006).

El director mezcla técnica y modernidad para recrear un ambiente y una emociones que, a veces, se acercan al cine documental. Rodada de forma luminosa y sin florituras, la cinta nos muestra la evolución de la relación entre los dos grupos que va desde el rechazo hasta el entendimiento y la unión, visibilizando cómo cuando se desmontan los prejuicios los resultados positivos afloran, con la provechosa alianza entre dos colectivos oprimidos.

Los diálogos, con humor e ironía, resaltan el impacto de la llegada al pueblo de la asociación de jóvenes LGTB: “sois los primeros gays que conozco”, “al menos que tú sepas”, “tú eres el primer minero que conozco”. También señalan los puntos de encuentro entre ambos grupos: “Hemos pasado cosas similares a las vuestras. Si una quinta parte de la gente es gay, una quinta parte de los mineros lo es, y seguro que se alegrará de vernos”. Y comentarios, como los que Gwen (Menna Trusller) ha escuchado en el mercado, como que las lesbianas son todas vegetarianas, nos muestran lo absurdos que pueden llegar a ser los prejuicios. Estos prejuicios no solo son hacia las personas LGTBI, sino también hacia las mujeres.

Así, Dai (Paddy Considine) expresa ideas arraigadas el imaginario patriarcal que asume que las mujeres de comunidades pequeñas no son femeninas: “Sólo hay una diferencia entre este bar y los bares de Gales del Sur. Las mujeres parecen mucho más femeninas”. También los diálogos visibilizan el miedo de los mineros a que su hombría se ponga en entredicho si aceptan la ayuda del grupo de jóvenes LGTBI: “Son hombres, les están manteniendo sus mujeres y ahora esto”.

La película describe a la perfección la posición subalterna de las mujeres tanto dentro del grupo LGTBI, liderado por un joven gay, como en el pueblo minero donde ellas quedan relegadas al ámbito doméstico: el personaje de Siân (Jessica Gunning) afirma tras la huelga, “soy esposa y madre. Mi vida volverá a la normalidad”. La misión de las mujeres es mantener alta la moral de los mineros y organizar comités de resistencias, lo que no deja de ser una tarea secundaria.

Otros temas que aparecen en la película son el rechazo familiar que lleva a jóvenes LGTB a encontrarse en situaciones muy duras, y el comienzo de la pandemia del SIDA. Esta cinta se proyectó como parte de la Quincena de Realizadores del Festival de Cine de Cannes de 2014, donde obtuvo el galardón Queer Palm.

Matilde Ras, pionera de la grafología en España

Por Charo Alises (@viborillapicara)

#Mujereslesbianas

 

Escritora, ensayista , traductora, articulista , especialista en El Quijote y pionera de la grafología en España. Matilde Ras nació en Tarragona el uno de septiembre de 1881. Su familia formaba parte de la intelectualidad de la época. Con dos años de edad marcha a Cuba con su familia debido al trabajo de su padre, arquitecto de profesión. Cuando éste fallece, regresa a España. Pasa un tiempo en Barcelona para marchar después a Soria y luego a Zaragoza. Finalmente recalaría en Madrid donde termina sus estudios.

Desde niña lee y escribe cuentos que después se publicarán con éxito. Además muestra talento para el dibujo hasta el punto de ejercer como profesora en esa materia cuando tenía dieciocho años.

Colabora con El Sol, Mujer, Buen humor, Nuevo Mundo, La Voz Horizonte, Arriba y Estudio. En sus publicaciones hace gala de su extensa formación cultural que comprende campos como la literatura, la música, la crítica artística, cuestiones económicas y biografías de destacadas figuras históricas. También se dedicó a escribir sobre temas científicos y sanitarios en El Heraldo de Madrid.

Su conocimiento del Francés, adquirido gracias a su madre, le permite traducir los poemas de Paul Verlaine, Charles Baudelaire, y Paul Valéry entre otros. También traduce a clásicos para niños entre los que destacan las recopilaciones de cuentos de Perrault, de los hermanos Grimm y de Andersen. En relación al género infantil y juvenil, publica la novela para niñas Charito y sus hermanas de 1946. Entre su producción literaria destacan la novela Donde se bifurca el sendero (1913) y los volúmenes de relatos Cuentos de la Guerra (1916) y Quimerania (1918).

Matilde se adentró en el teatro con El amo y El taller de Pierrot recogidas, junto con obras de Pilar de Valderrama y de Halma Angélico, en el volumen de 1934 , Teatro de mujeres; escribe también, La hermosa hilandera y los siete pretendientes, representada en Panamá.

Se considera feminista y, a la vez, conservadora y católica. Su empeño fue compaginar el papel maternal con sus reivindicaciones de igualdad , formación y realización de la mujer dentro y fuera del hogar.

En 1917 publicó su primer volumen, Grafología. Estudio del carácter por la escritura. Desde 1923 a 1925 estudia sobre esta cuestión en París gracias a una beca de la Junta de Ampliación de Estudios. Así, tras superar unos cursos sobre el peritaje de escritos, obtiene el diploma de la Société Technique des Experts en Écritures. Desde ese momento, firmaría sus trabajos como grafóloga añadiendo a su nombre “De la Société de Graphologie de Paris”.

Por su impecable labor divulgativa es considerada como la verdadera introductora de la grafología clásica francesa en España, Portugal e Hispanoamérica. Sus conocimientos la convertirían en un referente de la grafología. Ejerció como profesora de grafología práctica y conferenciante en el Instituto Internacional de Boston en Madrid. Desde 1917 hasta su jubilación atendió a empresas y particulares en su consultorio grafológico.

Mantuvo correspondencia con diversos artistas catalanes. Su relación epistolar más conocida es la que mantuvo con Víctor Catalá ( seudónimo de la escritora Caterina Albert). Comprometida con los derechos de las mujeres, perteneció a la primera generación de feministas españolas. En el Círculo Sáfico de Madrid conoce a la escritora Elena Fortún con la que mantendría una discreta relación sentimental, que se vio interrumpida cuando Elena marchó fuera de España. Tras la Guerra Civil se exilió en Portugal. Nunca se casó y no tuvo descendencia.