BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Archivo de la categoría ‘Carolina Laferre’

La feminidad trans es algo que no debe negarse

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Carolina Laferre, autora del texto y miembro de TSM

Hoy nos rozó la tontería… y ya terminamos de hartarnos, llenarnos, henchirnos, hincharnos, saturarnos, atiborrarnos, atracarnos, engullirnos, malcomernos, incomodarnos, hastiarnos, irritarnos, jo…nos, aburrirnos, incordiarnos, indignarnos.

Seguramente la mala baba autóctona de este país se nos eche encima, pero nosotras también hemos tenido que soportar discursos de la democrática locura practicada sobre la identidad de género “moderna” en los últimos meses y aún no nos hemos pronunciado.

En 2016 ya nos reafirmábamos en TSM que a la “T” le toca emanciparse, desvincularse, liberarse e independizarse, de un acrónimo que nos ha ocultado, enmudecido, velado, amordazado e incluso disfrazado. Toca relevarse y revelarse. La demagogia “de manual” está descuartizando el género a marchas forzadas, con prisa, sin ingenio, sin respeto… como una apisonadora pasando por encima de la historia antropológica, hasta reducirla y aplastarla. Lee el resto de la entrada »

‘Girl’, esencia femenina sin maquillajes

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

 

Después de verla, me cuestiono por qué hemos tenido que esperar tanto para poder ver una película como esta. Incluso el propio título, Chica,  en su sencillez absoluta, sugiere un guión que se podría haber abordado ya hace tiempo. Sería de idiotas negar que Una mujer fantástica ha recibido la atención necesaria para abrir los ojos de una sociedad cada vez más implicada con la causa trans femenina, aunque, como ya comenté en su momento en aquí, diría que se trata más de una película importante que una gran película de Oscar y que predica demasiado “a coro” los prejuicios y victimarios a los que estamos acostumbrados, como para que se la considerara tan “universal”.

“Girl”, sin embargo, es una película importante y excelente, que canaliza el amor, la comprensión auténtica de lo que significa la transexualidad femenina en la adolescencia. Creo sinceramente, que es incomparablemente más poderosa por esta razón, que cualquier otra que haya cumplido, o tratado de cumplir, la misma función. El actor y bailarín Victor Polster interpreta de forma impecable y auténtica la transexualidad legitimada, genuinamente femenina, en un rol increíblemente andrógino y en un papel muy cercano a las emociones de cualquier chica de la edad que representa. Lee el resto de la entrada »

Mis perspectivas de futuro ante la sonriente destrucción de la individualidad

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Foto: Ted Eytan

Oscar Wilde dijo en cierta ocasión que “si usted sabe lo que quiere ser, entonces inevitablemente se convertirá en ello”. No sé si para mi madre hubiera sido un castigo. Creo que ya nunca lo sabré. Me pregunto si “travestirse” como niño y jugar un papel masculino incluso cuando me sentía niña fue útil para mí o para mi madre. Ciertamente sí lo fue para licenciarme en una carrera o para conseguir un buen trabajo y ser “aceptado” -más o menos- en mi entorno familiar. A lo largo de una vida, se vuelca todo el amor y el odio del ser humano, mientras te intimida fijamente.

Hay una verdad en todo esto de “lo transgénero”, cruzando vidas entre instantes vitales, mientras vives otras vidas en paralelo, durante tiempos interminables. Es evidente que todos debemos cruzar el río en un momento determinado de nuestra vida. Hay quienes no son capaces de ello y aún no lo han cruzado, ni serán capaces de hacerlo. Después de todo lo que ha ido aconteciendo en estos últimos cuatro años en cuanto a la transexualidad se refiere, creo que no soy de esas personas que sobreactúan su identidad, o que quizás manifiestan el peso de sus traumas anteriores con una actitud de liberacionismo profesional. No merece la pena. No me merece la pena, a fin de cuentas. Lee el resto de la entrada »

No somos fantásticas

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Sebastián Lelio y Daniela Vega en la gala de los Oscars 2018

¿Está la nueva generación de actrices trans al borde de proporcionar un gran avance social? Probablemente, con todo el progreso que se está haciendo en la televisión, la industria del cine está muy ocupada tratando de ponerse al día, después de años en los que personajes trans femeninos en Hollywood, a menudo han sido interpretados por actores cisgénero. La última película de Daniela Vega sigue el ejemplo de la televisión -y alguna que otra cinta para la gran pantalla- confirmando que, nadie que conozca poco o nada el entorno de la transexualidad, puede defender un papel actoral con dignidad. Se necesitan buenas historias, pero, sobre todo, que sean auténticas.

UNA MUJER FANTÁSTICA presenta a una mujer real como la vida misma, y va a representar, definitivamente, un salto cualitativo y cuantitativo para las mujeres trans en el cine. El guión es impetuoso y valiente, en la forma en que muestra a su protagonista, en un grito de denuncia -con la boca bien abierta- ferozmente individualista, mientras trata de sobrevivir a golpe de legitimidad. Lee el resto de la entrada »

Soy trans, ¿esto es un problema para ti a la hora de enamorarte de mí?

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Foto: José Santos

Las mujeres trans hemos formado parte, desde los primeros días, de las distintas sociedades y culturas. Nos integramos con halo de deidad femenina, resistimos a los tiempos, después vivimos dignamente en la sombra, y es hoy, el momento de aparecer a la luz… con mucho amor.

Hay chicas que comenzamos a cuestionarnos si el aumento de la conciencia sobre las personas trans con respecto a las personas cisgénero tiene realmente un lado negativo o no en una sociedad sin preparación. Se nos está empezando a ver en todas partes y todas horas. Algo así a como cuando alguien dice, “hay un montón de coches de color rojo en las calles estos días” y, de repente, todo el mundo comienza a darse cuenta de que, efectivamente, sí, hay bastantes, aunque no seann más que los que circulan por esas mismas calles todos los días, con otros colores. Esto no significa necesariamente que haya más coches rojos (aunque supongo que podría ser así) sino que, de pronto, “los notamos más” porque alguien lo ha “instalado” en el conjunto del pensamiento popular o en la conciencia colectiva, hasta convertirla en una moda de tendencia emergente.

Lee el resto de la entrada »

No echaré de menos a Avelina

Por Carolina Laferre (@TSM_es), de Trans·socialmedia – Identidades 3.0

Imagen de la serie de Mediaset emitida en Tele 5: “Ella es tu padre”

Lo que hace que una serie tan espantosa “transite” entre la ineptitud ordinaria y lo patético más sublime (mientras trataba de impresionar o captar a unos espectadores a través de una mirada tan sensacionalista como sórdida) son las atrocidades y confusiones continuas que dan origen a falsas oportunidades de hacer empatizar con la población trans. Una realidad excesivamente estigmatizada, en una situación laboral casi inexistente y con una vida socialmente complicada, como para hacer un mayor esfuerzo en informar y educar sobre lo que es y representa a día de hoy las transdiversidades.  Simplemente y en todo caso, es alejarse de un derecho legítimo de SER con esa misma normalidad que irónicamente sucede en la trama de Ella es tu padre.

Me sorprende esta mala, mala, mala imitación de Tootsie que parece que se ha cancelado definitivamente tras estas Navidades. Durante su emisión, me sorprendió  que nadie hubiese contemplado cualquier punto de inflexión sobre el tratamiento de sus personajes. Una serie pésima en una búsqueda para encontrar lo peor que puede ofrecer una serie de estas características. Ya lo intentaron con otra serie, LaLola (que afortunadamente no pasará a la historia de la televisión como la serie del año). Ambas habitan en un espacio disonante compartido. Eso sin olvidarnos de Alba Recio, el personaje más ridículo, si cabe, de La que se avecina.

Diálogos absurdamente emocionales enchufados a un ciclo de centrifugado continuo. Me sorprende que estos tipos de dramas, supuestamente cómicos, generen exclusivamente carcajadas rancias. Muy fuera de lugar. Además de una falta discernible de talento y recursos aprovechables, los guionistas podrían haber aderezado los capítulos de Ella es tu padre con una pica de invasión alienígena para terminar de sorprenderme. En serio, se hubiera convertido en una realidad más creíble, sin duda.

Poco convincente como sustituto de Tootsie o La señora Doubtfire (interpretadas por dos de los monstruos de Hollywood). Ella es tu padre tiene un guión descafeinado de confección hilarantemente mal aderezado y risas pretenciosamente deliberadas. Es cierto, Ella es tu padre ha sido una mala, mala versión de esas películas originales (creo que ya lo he dicho), incluso peor que ninguna otra versión de las propias películas. Desfasado. Distorsionado. Patético.

¿Ha habido algún momento en el que se contemplara con dignidad ser un fracaso interpretativo? Para eso no es necesario escribir una serie sobre personas trans, bastante tenemos defender nuestra dignidad a día de hoy. Probablemente, de haber sido otra tele-serie (en donde este mismo personaje hubiera cumplido su papel como simple segundón -en lugar de convertirlo en protagonista) nadie lo hubiera permitido y se hubiera liado parda.

Ha nacido otro actor -muy pobre- que intenta parecerse a Hoffman y no lo logra por más que recurra a los chistes encadenados. Sin gracia, sieso, pasado de rosca. Lo peor es que la gente de a pie de calle piensa, efectivamente, que la transexualidad es lo que ven reflejado en esas imágenes tan cicateras como irreales. Con lo que nos ha costado cambiar mínimas impresiones desde un trabajo arduo, difícil, complicado de entender, demasiado complejo como para escribir sobre ello sin convertirlo en un guión espinoso y dañino. Yo personalmente no la echaré de menos.