BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Archivo de la categoría ‘Juan Andrés Teno’

Enfrentar orgullos, dividir dignidades

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto de Francisco Ruano del Pride 2017

Está en las calles: el mes de junio es el mes de la Diversidad, del Orgullo; traducción imperfecta del termino anglosajón Pride y que ha generado más de una conversación homófoba que partía de la ridícula premisa de que era inconcebible sentirse orgulloso de ser gay, lesbiana, bisexual o trans. Pero, dejemos esto para otro día.

Tras 25 colaboraciones en este medio (por cierto, primer y único medio de comunicación de carácter nacional con una sección LGTBI permanente) siento la necesidad de escribir en primera persona. Y allá voy, para bien o para mal.

Escribía una líneas más arriba que el mes de junio se ganado a pulso ser el mes de el Orgullo, el tiempo de visibilizar la realidad LGTBI. A pesar de eso, el espíritu de sororidad de los colectivos de personas LGBTI se ha roto hace tiempo y hay quienes se empeñan en ser los dueños del activismo (por cierto, el activismo es la forma mas avanzada socialmente del voluntariado social, una acción personal de lucha por el colectivo que dura 24 horas cada día y que absorbe las energías, el tiempo y el capital hasta niveles de entrega inimaginables en otros sectores sociales). Lee el resto de la entrada »

Feliz e insolidario Día de las Familias

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Manuel y Marcos con tres de sus cuatro hijos ARCHIVO

En el año 1993 la Asamblea General de Naciones Unidad proclama el 15 de mayo como Día Internacional de las Familias, así, en plural, admitiendo solo con su enunciado la heterogeneidad del hecho familiar, y aseverando que “a pesar de que el concepto de familia se ha transformado y su estructura ha evolucionado en las ultimas décadas como resultado de las tendencias mundiales y de los cambios demográficos, las Naciones Unidas consideran que la familia constituye la unidad básica de la sociedad”.

Quienes, desde el activismo, apostamos fuertemente por esta conmemoración vamos un poco mas allá: consideramos que toda niña, niño o niñe tiene derecho a reivindicar y sentirse orgulloso de su familia, sea como que sea, y que todos ellos necesitan reafirmar socialmente a aquellas personas adultas o menores que conforman su hogar, ya sean madres, padres, abuelas, tíos, primas, hermanas, compañeros o cuidadoras de centros asistenciales.

Todo es posible en el ámbito familiar, porque el término familia no es un bien privativo de una determinada ideología, la familia es el núcleo donde se inicia el desarrollo personal y social y como tal debe ser potenciado desde criterios de diversidad.

Aún es una asignatura pendiente de la sociedad actual asumir que la diversidad es un elemento enriquecedor y que nos modula para convertirnos en una ciudadanía mas integradora y respetuosa. Ese concepto de aceptación de lo diferente, innato en los primeros años de la infancia, lo pervertimos con el paso de los años y tendemos a ver a lo no “común” como un elemento de peligro: es peligrosa la mujer porque quiere tener los mismos derechos que el hombre, es peligrosa la persona negra porque quiere tener los mismos derechos que la blanca, es peligrosa la persona pobre porque quiere tener los mismos derechos que la rica, es peligrosa una persona con discapacidad que quiera llegar donde llega donde el resto de la ciudadanía… y es peligrosa una familia homoparental cuando reivindica tener los mismos derechos que tiene una familia heteroparental.

Y es aunando diversidad y familia cuando se puede ofrecer una respuesta a esa parte de la sociedad española insolidaria que confunde los términos mayoría, normal y habitual. La hegemonía de las “familias normales” está llegando a su fin, porque las otras familias no queremos ser normales, no somos normales,  creemos en la diferencia como cualidad innata del ser humano. No es difícil entenderlo, solo hay que querer hacerlo.

Tiene que ser en los entornos educativos donde esa semilla integradora y democrática de la diversidad debe estar más presente. Hay que seguir rompiendo barreras con aquellas familias que creen amenazada su supuesta mayoría demográfica (que no es tal), hay que disolver los miedos y los prejuicios de una parte del profesorado que cree que son asuntos que no puede entender el alumnado de menor edad (minusvaloran su capacidad de comprensión) y hay que denunciar a aquellas administraciones que hacen gala de una supuesta atención a todas las opiniones para hacer gala de su bien alimentada LGBTIfobia.

Es un episodio que se repite año tras año comprobar que nuestras hijas, hijos e hijes tienen más o menos derechos educativos reconocidos dependiendo del lugar en que residan sus familias. El hecho autonómico ha dibujado una España desigual que desespera, que agota, que desdibuja los principios de un estado de democrático, que pervierte la palabra igualdad ahogada en un lodo de ideologías que castran a la ciudadanía.

Recientemente hemos asistido al espectáculo de las vanidades autonómicas a costa de unos de los grupos sociales que siguen sufriendo estigma legal y social en este país: el colectivo LGBTI.

A finales del pasado mes de abril contemplamos con regocijo a la publicación de una instrucción de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía en la que se insta a todos los centros educativos a celebrar el Día Internacional de las Familias bajo los criterios de diversidad familiar, diversidad-afectivo sexual e igualdad de género. Todos y cada uno de los centros públicos dependientes de la administración autonómica deben desarrollar acciones que promuevan “la sensibilización, visibilización, el conocimiento y el respeto de las distintas estructuras familiares posibles: la familia nuclear, las de progenitores separados o divorciados, reconstituidas, monoparentales, adoptivas o acogedoras, multiétnicas u homoparentales, entre otras”, recogiendo de este modo una reivindicación de las entidades de andaluzas que trabajan con familias homoparentales.

Pocos días después se produjo un hecho que alarmó al colectivo de entidades LGTBI de Murcia: La Consejería de Educación suspendía las charlas sobre diversidad, sexual, familiar y de género que desarrollaba a entidad No te prives. La decisión se produce tras una reunión con el inefable Foro de la Familia y aduciendo que deberían contar con la aquiescencia de los padres y madres del alumnado para podre celebrarse.

La Junta de Andalucía ayuda a garantizar la diversidad familiar, la Región de Murcia la mutila.

La primera noticia, la positiva, pasó inadvertida, la segunda, la negativa, provocó un cierto revuelo mediático y asociativo. Mas allá de la comprobada tendencia en medios de comunicación y redes sociales de ensalzar lo malo como noticiable y silenciar lo bueno como carente de interés, es evidente la consecuencia de esta dos decisiones del poder autonómico: el alumnado de Andalucía tiene más derechos que el de Murcia. Residir en la cuenca del Guadalquivir o en la del Segura te da o te quita posibilidades para poder alcanzar un desarrollo psíquico y social óptimo, y solo motivado por las decisiones de los gobernantes de turno.

Ante este dislate de un desarrollo equivocado de las competencias autonómicas, sólo hay una salida posible, que la Ley de Igualdad LGTBI (actualmente en trámite parlamentario) asiente unos derechos básicos para las personas LGTBI y sus familias.

Mientras ésto ocurre sólo queda desear un feliz e insolidario Día Internacional de las Familias. Las niñas, los niños y les niñes de Murcia se encuentran más desamparados a la LGBTIfobia que pueda inocularse en las aulas, los de Andalucía cuentan con una herramienta más para atajarla.

Piensen en ello sus señorías cuando pulsen los botones de voto en el Congreso de los Diputados, piensen en la desigualdad territorial a que se ven enfrentadas estas criaturas en etapa escolar y no en estrategias de partido o ideologías caducas.

¡Feliz Día de las Familias! (allí donde pueda celebrarse)

Raúl es Futuro: persona no binaria, gitana, judía y próximo xadre

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Raúl Barajas y su pareja

Una ola de diversidad está agitando los últimos años la sociedad española, ese mar de espuma arcoíris que nunca permanece quieto está también alterando los ritmos sincopados del movimiento LGTBI, al que le faltan letras mayúsculas para reflejar los que algunas personas jóvenes intentan transmitir.

Raúl Baratas tiene 25 años, se define como una persona no binaria, de raíces gitanas, de fe judía, transfeminista, activista y futuro xadre.

Nace en el madrileño barrio de San Blas, en una familia gitana enraizada en la izquierda reivindicativa, desde que tenía 2 años iba a las manifestaciones con mi madre. Su abuela, a la que profesa admiración, llegó al bario al principio de la década de los sesenta, en los inicios de la construcción de esta nueva imagen de capital de España y que se convertiría en el mayor enclave obrero de la ciudad. Lee el resto de la entrada »

El PSOE que traiciona a Pedro Zerolo y Rodríguez Zapatero

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Grupo Parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados

Hace 13 años que un gobierno del PSOE posibilitó que en este país toda la ciudadanía alcanzara la igualdad de derechos (con la aprobación del matrimonio igualitario España se puso a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos de las personas LGTBI). Hace más de una década el trabajo conjunto del activismo LGTBI y de algunos partidos políticos hizo posible que  lesbianas, gays, bisexuales y transexuales nos pudiéramos casar y tener hijas e hijos.

Como suele ocurrir en hechos de profundo calado histórico, dos nombres quedaron en la foto fija del imaginario colectivo como hacedores de aquel tan necesario cambio jurídico y social: Pedro Zerolo, en representación del activismo, y José Luis Rodríguez Zapatero como adalid del mundo de la política. Es sin duda injusta esta imagen, ya que detrás de aquella reforma del Código Civil estaba el trabajo de muchas personas, muchas mujeres y hombres, que dedicaron los mejores años su vida a integrar en la democracia a un teórico 10% de la población que seguía transitando por las cunetas del estado constitucional. Lee el resto de la entrada »

Cuando ser padre gay no era legal: las familias homoparentales pioneras en España

 Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

No hace mucho tiempo, en este país, solo pensar en la posibilidad de poder tener hijos era una quimera imposible. Legalmente no tenías ese derecho, te cercenaban la posibilidad de la crianza y tenías que traducir la necesidad natural de la paternidad o la maternidad a otras aspiraciones personales que posibilitaran tu felicidad. La mutilación oficial de la procreación había que reconducirla para seguir en la vida e intentar sonreír.

Era eso o te convertías en un héroe y, traspasando lo legalmente establecido, le hacías un corte de mangas a la norma y afrontabas, no sin coste, la gran aventura. Lee el resto de la entrada »

En el Ministerio de Educación no caben todas las familias (por cuestión de espacio)

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España ha publicado en el Boletín Oficial del Estado el viernes 26 de enero de 2018 la Orden EDC/42/2018, de 25 de enero, por la que se determinan las características, el diseño y el contenido de la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad, las fechas máximas de realización y de resolución de los procedimientos de revisión de las calificaciones obtenidas, para el curso 2017/2018.

Son 33 páginas de denso contenido educativo en las que se articula el procedimiento de esos tensos exámenes que muchas y muchos hemos pasado para poder acceder a la universidad.

La distorsión aparece en la página 9785, el anexo II de esta Orden, que contiene un cuestionario que el alumnado tiene que cumplimentar. La distorsión, la falta de sensibilidad, el alejamiento de la realidad y, porque no, un tinte de desprecio que sacude la dignidad de las familias homoparentales.

En una nota previa a las cuatro páginas del cuestionario aparece el siguiente texto:

Por cuestiones de espacio, en todo el cuestionario el término “madre” hace referencia a: madre, tutora legal, o primer padre o tutor legal en el caso de familias homoparentales masculinas. Así mismo, el término “padre” se refiere a: padre, tutor legal, o segunda madre o tutora legal en el caso de familias homoparentales femeninas.

Es terriblemente penoso que desde el Ministerio de Educación se esgriman razones de espacio para invisibilizar una realidad presente en las aulas: menores con dos madres o dos padres. No es cuestión de espacio, es un asunto de sensibilidad social, de conocer, de respetar a esas y esos jóvenes.

El cuestionario indiga sobre los estudios de las madres y los padres del alumnado y machaconamente repite el binomio exclusivo madre-padre, madre-padre, madre-padre…
En un ejercicio de cinismo o de dejadez (nunca se sabe) se le dice ese alumnado que su madre tiene que ser su padre y que su padre su madre. Lo curioso será saber cómo, en cada familia, se reparten los roles que el Ministerio considera adecuados por falta de espacio:

  • “Papá hoy tienes que ser mamá, pero no te preocupes es solo una cuestión de capacidad, puedes seguir siendo un hombre, pero por unos minutos en mi mente serás mujer”.
  •  “Mamá, sabes que te quiero y sé que eres una mujer, pero, ¿durante un tiempecito podrías ser un hombre, puedo llamarte papá? Es que no cabes en esta encuesta que tengo que rellenar”

A quienes ya conocemos que el sistema educativo de este país invisibiliza a las familias homoparentales, a quienes comprobamos año tras año que nuestros núcleos de convivencia no caben en los libros de texto, a quienes comprobamos que los formularios que nos envían desde los centros escolares nos ignoran, este texto, publicado en el BOE, nos recuerda que para el Gobierno de España no somos o que somos intercambiables.

En ese espacio que se esgrime desde el Ministerio de Educación, y que parece no encontrar, es donde reside nuestra dignidad, la dignidad de las familias homoparentales.

No queremos que se nos nombre, como lo hace el BOE, queremos que se nos respete. En una sociedad donde la LGTBIfobia sigue marcando el día de día de muchas personas, el Gobierno de España debería ser sensible a estas situaciones y en esta ocasión (y en algunas otras más) no lo ha hecho.

No estaría de más que estas versadas personas, capaces de redactar estas dos frases para la historia, preguntaran a las hijas e hijos de personas LGTBI cuál es su opinión, porque también son ciudadanía y también tiene capacidad de expresión. Se sorprenderían.

Se le podrían dar muchas soluciones a quienes hayan escrito este texto: palabras integradoras, palabras que incluyen, palabras que respetan, palabras que consideran, palabras que contienen, palabras que armonizan, palabras que distinguen, palabras que son… palabras que no duelen.

El problema sería que esta no sea una cuestión de conocimientos lingüísticos.

No es fácil ser gay, padre soltero y cabeza de familia en Colombia

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Es sábado por la tarde. Setenta familias homoparentales se besan al abrigo de las columnas del Templo de Diana en Mérida. Andrés Eduardo Suarez está bajo su nonedad, sin besos que compartir, y se conmueve infinitamente al ver como dos hombres a su lado se abrazan y se funden de amor con su hijo.

Terriblemente educado y con una sonrisa cuajada de nostalgia, les pide si puede sumarse a su felicidad y compartir con los tres la calidez de su familia ausente. Y los abraza uno a uno, con la ternura que solo ofrece la determinación. En un instante de fraternidad dos continentes y dos realidades se funden. Extremadura, cuna de muchos aquellos que creyeron conquistar las Indias y se toparon con un nuevo continente, hace de nexo de unión entre tres hombres y un niño de siete años, que comparten mucho más de lo que pudieran imaginar. Lee el resto de la entrada »

La Ley andaluza recoge por primera vez la definición de ‘familia homoparental’

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto: Diego Radamés Santos (vía Flickr)

La reforma del Código Civil en materia de matrimonio revolucionó la situación y la percepción del colectivo LGTB en España, por fin lesbianas, gais, bisexuales y transexuales podían casarse. Pero el legislador olvidó un pequeño matiz: si a dos personas les das la oportunidad legal de casarse hay una pequeña posibilidad de que quieran ir un poco mas allá y que, tras unirse legalmente, se les pase por la cabeza reproducirse, tener descendencia. Y he aquí que las familias homoparentales han surcado durante 12 años en un vacío legal, que ha necesitado de mucho coraje y de mucho activismo individualizado que ha ido posibilitando que se solucionen situaciones relacionadas con la filiación o  el derecho al acceso a las técnicas de reproducción asistida. Lee el resto de la entrada »

Lo que nos quieren robar los grupos parlamentarios a las familias homoparentales

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto de Jorge París

El pasado 19 de septiembre  el Congreso  admitía a trámite la Ley de Igualdad LGTBI impulsada por la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) y con el concurso de muchas otras entidades del país. Desde entonces  y hasta hoy mismo, el texto está durmiendo el sueño de los justos arrinconado en la memoria de los ordenadores de la Cámara o nutriéndose de polvo en cualquier anaquel de tan constitucional edificio.

Lo que sus señorías no saben es lo que nos estar hurtando, de lo que nos están privando a las madres y padres lesbianas, gais, bisexuales o transexuales, y sobre todo, lo que están negando a nuestras hijas e hijos. Vamos a relatárselo en orden a los habitantes de la plaza de Las Cortes, para que, si tienen a bien, puedan consultarlo con el legajo en la mano, documento que está en poder oficialmente desde el pasado 4 de mayo. Lee el resto de la entrada »

Nules y la hoja parroquial LGBTfobica

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Nules es un pequeño municipio del sur de Castellón. Las algo más de 13.000 personas que viven en la localidad de la comunidad valenciana desayunaron el pasado domingo 28 de octubre con una peculiar hoja parroquial distribuida en papel y a través de redes sociales por la parroquia de san Bartolomeu y Sant Jaume.

“Romance de Alumno de Escuela Moderna y Avanza” es un ripioso poema incluido en esta publicación de una iglesia que dirige el párroco Estaban Badenes (ya conocido en el mundo mediático por anteriores polémicas). La denominación de poema le viene tremendamente grande para un conjunto de palabras torpemente enlazadas. Por suerte la literatura no es esto, la literatura abre corazones e inteligencias. Lee el resto de la entrada »