Entradas etiquetadas como ‘Sexualidades disidentes’

¿Quién teme a lo queer? – Ese sexo del que usted me habla

Por Victor Mora (@Victor_Mora_G ‏)

“Intersex colour” by * Cecilia Lee * is licensed under CC BY-NC-ND 2.0

Quisiera que, en el proceso, nunca perdiéramos de vista el hecho de

que nuestros debates sobre la biología del cuerpo siempre son debates

simultáneamente morales, éticos y políticos sobre la igualdad política

y social y las posibilidades de cambio.

Nada menos es lo que está en juego.

Anne Fausto-Sterling

El sexo, ese sexo del que usted me habla, existe. Claro que existe. De hecho, y por mucho que insista usted, nadie dice lo contrario. El sexo existe. El sexo es. Pero, ¿qué es el sexo? ¿Qué es eso de lo que usted me habla y que sin duda existe? Parece que hay una guerra abierta a propósito de la existencia del sexo, una existencia que (¡ay!) borra (borra, esta sí) todo lo que, por otro lado y según usted, no existe o existe menos. La existencia material de eso que llamamos sexo se superpone a todo lo demás y lo explica, es objeto visible, tangible y estadístico. Es sustancia que divide y organiza de manera binaria y estructurada a la población. El sexo existe por encima de todas las otras cosas que, bueno, al ser tan privadas, tan íntimas, tan pertenecientes a los ámbitos de la emoción (que es volátil y caprichosa), existen menos y, en suma, no merecen la atención de la reflexión teórica, de la consideración legal y ni siquiera de la estadística. Porque lo que existe, existe, y el resto son propiedades imaginarias, opiniones, preferencias y sentimientos privados (que deben seguir, por cierto, siendo privados). En resumen: existe el sexo, pero nosotres no. Un sexo deambula por ahí, existiendo independiente, ajeno a todo lo demás. Lee el resto de la entrada »

Disidentes – Del amor y otras políticas afectivas

Por Andrea Cay, (@AndCay_)

Foto de Andrea Cay

Mi querida Vasallo, en una de las partes más rompedoras de su obra “Pensamiento monógamo, terror poliamoroso” narra lo siguiente: Ningún nudo es un invento así salido de la nada, sino casi una sorpresa que hemos ido encontrando por el camino, a partir de intuiciones, de no fliparnos con ideas marcianas sino de aterrizar las cosas, respirar hondo, meterle mucho humor y mucha ironía al asunto, e ir haciendo entre todas. Ir anudando”.

No puedo dejar de llorar con ese pasaje y todas las páginas que le preceden, quizás, hemos tenido una infancia similar que nos ha ayudado a aprender a distinguir y a alarmarnos con el sonido de una llave, pero no podemos olvidar que, si de verdad queremos amar, no podemos distanciarnos de nuestra identidad.

“¿Qué es el amor?” Probablemente, en algún momento de nuestra vida hayamos escuchado esta pregunta. No importa si fue durante la adolescencia, en una clase de filosofía o conversando con tu terapeuta, la verdadera incógnita es que seguro que, de nuestros labios o desde los de otras personas, hemos oído distintas definiciones. Te aseguro que cualquiera de ellas, no solo se encontraba incompleta, sino que era falsa. Lee el resto de la entrada »

La sexualidad de mujeres bisexuales y lesbianas bajo la influencia del heteropatriarcado

Por Irene Aterido (@ireneaml) socióloga experta en sexualidad, salud y género

(Artículo basado en la ponencia de 11 de noviembre para Extremadura Entiende, asociación de Cáceres)

Foto: Edwin Lee

 Cada individua sufre opresión u ostenta privilegios en base a su pertenencia a múltiples categorías sociales (Kimberlé Crenshaw)

Para entender la sexualidad lésbica o bisexual y su puesta en acción en las redes virtuales online tenemos que tener en cuenta un poco de historia de las sexualidades disidentes o fuera de la norma y los conceptos de “sexo”, “género”, “identidad de género”, “expresión o performance de género”, “identidades binarias y no binarias”, “orientación del deseo (afectivo-sexual)” e “identidades queer”, etc.

Algunas mujeres que se sienten atraídas por mujeres ni siquiera se definen como lesbianas ni bisexuales sino que, desde la estrategia política queer, pretenden deconstruir las identidades binarias que solo otorgan dos valores (femenino o masculino, femme o butch, por ejemplo) a las variables “género” o “expresión de género”. A esta “confusión” estratégico o pseudo-instintiva (pues la fuerza de los mandatos de género es similar a la de un instinto –más tarde examinamos la monogamia-) se unen los prejuicios sostenidos por la sociedad mayoritaria y el propio grupo social de mujeres que se relacionan afectiva o sexualmente con mujeres. Lee el resto de la entrada »