Archivo de la categoría ‘Laura Ramírez’

A Pepa

Por Laura Ramírez Martín ()

“¡Y nos lo queríamos perder!”, me dijo, después soltó una carcajada. Yo también me reí.

Coincidía con ella sin llegarle al talón en una cierta forma de llevarlo todo al extremo a base de humor negro. No la conocía mucho pero eso sí alcancé a verlo. Le diagnosticaron el cáncer después que a mi y estas miserias unen, te encuentras, te coges cariño. “A ver si nos vemos para hablar de nuestras cosas de cáncer”, nos decíamos, refiriéndonos a las cosas que no puede comprender nadie que no lleve uno encima. Con esto pasa como con la maternidad, en ciertos asuntos solo te entiende otra madre. No llegamos a hacerlo. Y ahora una neumonía mal vista la ha llevado de aquí.

No imagino esa fuerza vencida. Las otras pocas cosas que sé de ella van de tesón, resistencia, lucha, carácter…. El activismo LGTB requiere de todo eso batido a punto de nieve, constante y sostenido el movimiento en el tiempo por no dejar que baje la consistencia. Y eso cansa. Y cabrea. Lee el resto de la entrada »

Y la culpa no era mía – I

Por Laura Ramírez Martín ()

Coreografía de ‘Un violador en tu camino’ en Bilbao.ECUADOR ETXEA

Hace unos días sostuve varias conversaciones con amigos sobre el vídeo viralizado de ‘El violador eres tú’ y un artículo defendiendo el derecho de las mujeres a la ira.

Parece ser que en el vídeo no queda claro quién es el violador. Tampoco está claro por qué se tapan los ojos. Y surgen cuestiones como que si los hombres pueden participar de la danza, si los hombres no son también víctimas del machismo, si no pueden amar también ellos a las mujeres como pueda hacerlo otra mujer… si hay mujeres machistas (esta nunca falta)… también oigo que por ese camino no conseguiremos nada.

Son hombres que quiero y me quieren. Y no es siempre, no son todos, pero me pasa a menudo ante cualquier expresión alrededor del feminismo que noto, para empezar, una tendencia a la defensa y a la alusión. Hay diferentes grados, claro. Luego por ahí he visto que la red se ha llenado de ataques frontales por cegueras endémicas y mucho reduccionismo simplista y retrógrado. Parece que va haciendo falta un teléfono como el de los cabreados con Greta Thunberg. Un número al que llamar para hombres (y mujeres, que sí, que también hay mujeres) enfadiscados con el feminismo. El efecto espejo no tiene desperdicio. Lee el resto de la entrada »

Analogías: El feminismo como cáncer

Por Laura Ramírez Martín ()

 

Ha dicho una diputada que el feminismo es un cáncer.

No sé por dónde empezar.

Quizá lo primero sea nombrar el miedo que me da que se digan estas palabras en la tele en horario infantil. Puede escucharla cualquier niña, cualquier niño. Me parecen palabras peligrosas.

Lo siguiente es que me cuesta, porque me produce mucha inquietud, admitir que estamos en el mismo saco. Hay que convivir, por lo visto.

Este ser, Alicia Rubio no sabe, al menos y según mi parecer, de dos asuntos. No sabe de feminismo y no sabe lo que es el cáncer. Yo, por experiencia propia, algo sé de las dos cosas así que voy a expresarme. Igual hay que coexistir, pero callarme, eso nunca. Lee el resto de la entrada »

Votar o no votar, that’s me, today

Por Laura Ramírez Martín ()

1. Hace 87 años, el 1 de octubre de 1931 las mujeres obtuvieron el derecho al voto en España por 161 votos frente a 131. La diputada Clara Campoamor defendió el sufragio femenino en las Cortes con un pedazo de discurso.

Clara Campoamor ya sabía muchas cosas en 1931. Sabía, por ejemplo lo que escribió 40 años más tarde Audre Lorde en pleno apogeo de la segunda ola de feminismo, a saber, ‘Las herramientas del amo nunca van a desmantelar la casa del amo.’

Negadlo si queréis (el derecho al voto); sois libres de ello, pero sólo en virtud de un derecho que habéis detentado, porque os disteis a vosotros mismos las leyes; pero no porque tengáis un derecho natural para poner al margen a la mujer.

Clara Campoamor ya sabía que a veces hay que gritar obviedades de buenas maneras, y justificarlas, las obviedades, como que las mujeres somos también seres humanos. Y pedir ciertos derechos para ciertos humanos por favor. A los que mandan. Sabía de maneras, Clara…

(…) y en vuestras conciencias repercute, que es un problema de ética, de pura ética reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos, porque ya desde Fitche, en 1796, se ha aceptado, en principio también, el postulado de que sólo aquel que no considere a la mujer un ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y del ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre.

Clara Campoamor ya sabía, 40 años antes de que se popularizara la expresión, que ‘lo personal es político’. Lee el resto de la entrada »

Regala unas gafas de color violeta (II)

Por Laura Ramírez Martín ()

‘Autorretrato con sudadera violeta’ De Laura Lenguadegato

Una vez que me puse las gafas violeta ya nunca pude quitármelas. Como miré las cosas de otra manera tocó aprender a hablar también con más propiedad. Y me topé con el lenguaje de género. Me recuerdo rechazando de plano la idea con el argumento de que es incompatible con la vida. Un coñazo nombrar cada vez a hombres y mujeres, hablar de ellas y ellos, terminar con los miembros y las miembras. Pero me planteé por qué lo malo es un coñazo y lo bueno es cojonudo. Y aprendí que es importante cómo se llama a las cosas, que las cosas hay que nombrarlas para que se vean y sean tomadas en cuenta.

Revisé el mío ¿cómo era que hablaba yo? Me saqué de la boca pollas en vinagre y pichas hechas un lío para centrar la atención en mi aparato reproductor y conseguir expresarme con más propiedad. Y también vi que era bueno y que se contagiaba, además. Me sentí por fin mejor sabiendo que era hasta el coño hasta donde estaba yo, hasta los ovarios de tantos cojones. Lee el resto de la entrada »

Regala unas gafas de color violeta (I)

Por Laura Ramírez Martín ()

‘Ponte unas gafas de color violeta’ de Laura Lenguadegato

La metáfora del desenfoque igual vale para un roto que para un descosido, oye. Empecé desenfocando lesbianas y ahora lo hago extensivo a cualquier mujer, que es 8 de marzo.

El caso es que hasta donde yo sé, parece que desde que el mundo es mundo, a las mujeres no se nos ha enfocado claramente, nunca, en ninguna parte. Desde Aristóteles hasta el obispo de Córdoba, pasando por Rosseau, por nombrar a representantes de influencers del pensamiento tradicional, se piensa que somos carne de segunda, parte del reparto, males necesarios! Hay un montón de perlas que lo ilustran.

Y claro, si se nos ve tan a grosso modo, se nos trata de la misma manera. Lee el resto de la entrada »

La mujer invisible de los 4 fantásticos

Por Laura Ramírez Martín ()

4 fantasticos y yo 2

Me pregunto por qué llevo más de un año escribiendo aquí sobre la visibilidad lésbica. Leo a continuación el artículo de Barbijaputa sobre el ‘Salvados’ de violencia de género. Leo también las noticias sobre las últimas agresiones a transexuales. Trazo una línea que una los puntos y sale el dibujo de esta entrada.

Como dice una amiga mía, me preocupan sobre todo los problemas que genera la invisibilidad en cuanto que soy mujer, que por ser lesbiana. Lo primero es lo primero, y antes de la lesbiana invisible, fue la mujer invisible.

Allá por los años 60 los señores Stan Lee y Jack Kirby, de Marvel Comics, se sentaron en su mesa y se pusieron a crear. “Venga, vamos a hacer otro equipo de supergente que salve al mundo de los malos todas las semanas. Va.”

Hay que saber que los padres y creadores de los superhéroes no se quedan en lo aparente a la hora de construir sus personajes ni sus historias. Además de proporcionarles musculitos y pijamas ajustados de colores, dotan a los personajes de catadura moral e intelectual y carácter psicológico.

Sabido esto, el guionista Stan le cuenta la historia a su dibujante, Jack: Lee el resto de la entrada »

Un belén para lesbianas

Por Laura Ramírez Martín  (@laura1decada10)

¡Ah, la navidad!belen navidenŞo 3 web

Tiempo difícil para todos y especialmente para la lesbiana común y corriente.

Es este uno de los momentos del año en el que se ponen en práctica todas las formas de invisibilidad conocidas que vengo comentando en este blog, a saber, nos perdemos en la vorágine de luces de contra, desenfoques, decorados irreales en los que se nos incrusta a lo bruto sin croma verde ni nada. No se nos nombra, a nuestras parejas tampoco y nuestros hijos son nacidos gracias a dios. ¿A dios? Los tres mil euros que cuesta cada intento en el banco de esperma no han caído del cielo a la cuenta corriente, oiga. En fin, un compendio de actitudes y paisajes que nos evitan, esquivan y/o ningunean. Como el resto del año pero todo a la vez y con un plus porque las vías de escape disponibles los otros meses se cierran a golpe de chantaje emocional y exceso de sensibilidad navideña de la que es dificilísimo escapar porque en el fondo, nosotras también, deseamos en secreto encajar en lo imposible. Como todos. Solo que vosotros al menos tenéis representación en el belén.

La navidad es en la complicación bastante democrática. Lee el resto de la entrada »

Amor en lata para lesbianas

Por Laura Ramírez ()

Amor de lesbiana/Foto: Laura Ramírez Martín

Amor de lesbiana/Foto: Laura Ramírez Martín

En 1961 Piero Manzoni metió una porción de mierda en una lata, la cerró y colocó una etiqueta en varios idiomas: inglés, francés, italiano y alemán: Mierda de artista. Contenido neto: 30 gramos. Conservada al natural. Producida y envasada en mayo de 1961. Luego firmó y numeró 90 latas. Convertía así su cuerpo en fábrica de productos de arte y las latas de mierda en pieza de museo. Les puso como precio la cotización del día del oro y con esto y sin bizcocho cuestionaba la mercantilización absurda del arte. Hale, mierda enlatada para todo quisqui.

Dejando al margen asuntos de mercado y llevándome la lata al terreno que me ocupa en este blog, me apropio exclusivamente del proceso de enlatado, cambio mierda por amor, lo precinto, lo etiqueto y… lo mismo, a repartirlo por el mundo. Como decían en los 70’s, lo personal es político.

 Amor en lata para lesbianas (o cómo convertir a una lesbiana en tu amante): Lee el resto de la entrada »

Una de paralíticos

Por Laura Ramírez (@laura1decada10)

Marcos

Marcos//Foto: Laura Ramírez

Será que está aquí el otoño y ando un poco moñas o que le echo de menos sobre todo en septiembre pero yo, hoy, voy a hablaros de mi amigo Marcos.

Durante 10 años tuve un amigo tetrapléjico. Cómo llegué a él y cómo salí, lleva en medio un camino de aprendizaje para ambos, cada uno el suyo.

Le conocí al año de su accidente, la primera vez que se aventuraba a salir de vacaciones y me lo presentaron en el momento de subir al coche. Cuando llegamos a meta tuve la feliz idea de preguntar a la amiga que me había embarcado en el asunto: ¿Y este chico cómo lo lleva? A lo que ella grita: ¡Marcos! ¡Que Laura pregunta que cómo lo llevas! Me sentó en una silla en frente de él y me dejó ahí. Lee el resto de la entrada »