BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Archivo de la categoría ‘Violeta Assiego’

Si odiar se pone de moda, tú pierdes

Violeta Assiego (@vissibles) nos plantea una distopía…

Foto: EFE

Odiar no es un delito, y en las redes sociales ha dejado de estar mal visto. Para muchos es una nueva forma de “conversar”. Usted puede odiar todo lo que desee y expresarlo hasta ofender. Le ampara la libertad de expresión. Búsquese un avatar y un nombre ficticio que le dé seguridad. Aparente pertenecer a un grupo, cuanto más blanco, ortodoxo, normativo y feroz, mejor.

Tenga en cuenta que puede llegar a odiar hasta el infinito y más allá si insulta a feministas, musulmanes, migrantes, gitanos, defensores de DDHH, negros,.. y por supuesto, a cualquiera de los miembros del colectivo LGBT. Lee el resto de la entrada »

El juicio a Cassandra Vera, ¿despropósito o transfobia?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Vista oral a Cassandra Vera / Foto: EFE

¿Quién humilló a quién? Esa es la pregunta que me surge tras ver algunas imágenes del juicio a Cassandra Vera y leer la sentencia que la condena a un año de prisión, siete de inhabilitación y a pagar las costas del juicio por considerarla culpable de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo por 13 tuits publicados entre noviembre de 2013 y enero de 2016. Aunque para ser exactos deberíamos decir que le han considerado culpable a él, no a ella. Por cierto, mucha gente no sabía que Cassandra es una mujer trans hasta que en la vista del juicio se ha escuchado a D. Pedro Martínez Torrijos (el Fiscal) y a los tres magistrados dirigirse a ella como si fuera un varón y no como mujer.

Al margen de que se supiera o no que Cassandra es una chica transgénero, lo relevante es que ella no se identifica como varón y ni se nombra como tal ni desea ser reconocida con una identidad masculina. Partiendo de esto, la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional debería haberla tratado como mujer durante la vista oral máxime cuando el eje central de la discusión era la humillación, el menosprecio, el descrédito, la perdida de estima, los amores propios heridos, la actitud irrespetuosa y… la dignidad de las personas.  Lee el resto de la entrada »

¿Por qué debe actuar el Fiscal de Menores ante los folletos de Hazte Oír?

Ayer fue Charo Alises, hoy Violeta Assiego (@vissibles) y mañana será Néstor Orejón. Una análisis jurídico sobre la Campaña de Hazte Oír.

Portada del folleto que anuncia el autobús de Hazte Oír

El odio es un sentimiento. El odio no es un delito como tampoco lo es el amor. Es el uso del Lenguaje del Odio el que es un delito según el 510 de nuestro Código Penal. Es el Lenguaje del Odio el que hace que sea necesario ese tipo penal para castigar a aquellos que inciten el Odio hacia los colectivos especialmente vulnerables que son sistemáticamente perseguidos por las mentes totalitarias que no aceptan más ideología que la suya y padecen: intolerancia extrema. Aleccionan para ello con discursos y mensajes que confunden y falsean, dividen y fragmentan, rompen la paz social y niegan el diálogo y la diversidad.

El Lenguaje del Odio es la antesala de la discriminación que lleva a la violencia, de la violencia misma en muchas ocasiones. Tipificar el discurso de odio busca proteger a las personas que pertenecen a un determinado colectivo y que a partir de esas palabras, ese discurso y esos mensajes pueden verse en peligro. La publicidad y la incitación directa y expresa son requisitos imprescindibles. Se entiende por incitación crear en otros la voluntad de discriminar y tener actitudes de desprecio, hostiles o violentas hacia los colectivos protegidos. Entre estos colectivos protegidos se encuentran las personas con orientación sexual no heterosexual y con identidad de género trans. Estas personas (y las relaciones de amor que mantienen) están criminalizadas en 75 países del Mundo y son condenadas a la muerte en otros diez. Además, en TODOS los lugares del mundo, incluso los más gayfriendly, a las personas LGBTI se las menosprecia, humilla, amenaza, extorsiona, viola, agrede y mata: en Sudáfrica, el país africano más igualitario, es execrable el número de violaciones correctivas que se cometen a las lesbianas para que ‘corrijan’ su orientación sexual; en Brasil, en un año se asesinaron a más de un centenar de personas trans; medio centenar de homosexuales murieron en la masacre de Orlando (Estados Unidos)… Y en España, nuestro mayor problema son las agresiones que se dan dentro de la escuela, el bullying, el acoso escolar. Lee el resto de la entrada »

Seis razones de por qué se discrimina a una pareja de mujeres al inscribir a su hijo en el Registro Civil

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Brenda y María José presentando más de 100.000 firmas ante la Dirección de Registros y notariado (Foto: EFE)

La idea biologicista y tradicional de familia sigue predominando en nuestro imaginario colectivo a pesar de no ser el modelo predominante en nuestra sociedad. 

Avanzamos poco a poco y a veces, sin ser muy conscientes, damos por válidas las premisas de que la familia ideal es la que se forma a partir de la unión matrimonial entre un hombre y una mujer, de tez blanca a poder ser.

Al margen de la raza, esas dos variables –la heterosexualidad de la relación y su formalización matrimonial– son las que entran en juego para resolver la ecuación de las dudas, prejuicios o falta de información cuando el modelo de familia no es el tradicional. De este modo sus integrantes deben tratar de comportarse de una forma manifiestamente convencional aunque eso implique asumir más requisitos de los que se exigen a una “familia tradicional”. Da igual que sea una familia reconstituida, monoparental, homoparental,.. la clave es que no responden al formato tradicional y eso “justifica” que reciban un trato desigual. Si además la familia la encabeza el género femenino el trato discriminatorio se puede multiplicar.

No somos conscientes de ello y vamos pasando por alto esa diferenciación que conforme al principio de igualdad no se debería dar. Nos parece de lo más normal hasta que alguien dice: basta ya. Esto es precisamente lo que han dicho Brenda y María José, a quienes el Registro Civil de Denia les niega la posibilidad de inscribirse como madres de su último hijo y les obliga a realizar un trámite que no se les exigiría de ser una pareja heterosexual.

Pero esta es solo una de las seis formas en las que se discrimina a las parejas de mujeres a la hora de inscribir una filiación biológica en el Registro Civil: Lee el resto de la entrada »

En los casos de odio hablemos de interseccionalidad además de diversidad

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Foto: Mai Le Seguir

Universales, así son los derechos humanos. De todas y de todos al margen de ideas, razas, sexos, identidades, clases, religiones, orientaciones, naciones, edades… Ese es el principio fundamental del enfoque de derechos humanos. Afirmar esto, defenderlo, no es buenismo. Es un tema de justicia, de compromiso con una misma y con los tiempos que a cada uno le toque vivir.

“Quién esté libre de pecado que lance la primera piedra”. Cita bíblica.

Lee el resto de la entrada »

En 2017 ondeará la bandera arcoiris

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Tributo a las víctimas de Orlando (Foto: EFE)

No soy yo de banderas cuando delimitan fronteras y  marcan distancias entre “ellos” y “nosotros”.

No soy de banderas si se usan como excusa para hacer limpieza, poner orden, pisotear derechos y perseguir personas.

No soy de banderas que solo pueden ser ondeadas por mentes uniformadas y cuerpos que representan una oda a la fuerza y la virilidad.

De ser de banderas lo soy de aquellas que cobijan valores universales y derechos fundamentales, de las que concilian diversidad e individualidad, de las que buscan el bien común sin sexismo ni patriarcas. De las banderas que defienden la igualdad y proclaman la libertad sin miedo, con educación.

De ser de banderas lo soy de una que señala un horizonte hacia el que caminar donde ser como se es no es ni malo ni ilegal.

De ser de banderas lo soy de una que puedo ondear con orgullo y con pudor. Una que evoca la Vida y en la que tienen cabida todas las letras excepto la O de odio.

Una bandera que promueve los mismos derechos para lesbianas, gais, bisexuales, heteros, cisexuales y trans sean de la raza, origen, credo o posición que sean.

De ser de banderas soy de una universal por la que no hay que matar. Una que en 2017 volverá a ondear en nuestro blog, con cada texto y cada colaboración. Disfrútenlo.

Ahora que George Michael ha muerto, ¿alguien le pedirá perdón por aquello?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Imagen de George Michael en su vídeo clip ‘Outside’

¿Qué hubiera dicho George Michael si, en vez de a Madonna por ser la mujer del año, le hubieran dado a él un premio por ser la figura del año pero por gay? ¿Qué hubiera soltado por esa boquita este icono del pop que nos ha dejado hoy?

100 millones de copias de discos vendidos no han sido suficientes para que, casi 20 años después, se hayan aclarado las extrañas circunstancias en las que George Michael fue arrestado para sacarlo del armario. Aquello más que un escándalo, fue una humillación. Pero 1998 no es 2016, y nadie sabe qué hubiera pasado hoy si le hubieran arrestado en los baños de aquel parque público de Beverly Hills.

¿Por qué le arrestaron? Por estar involucrado en un “acto lascivo”. Tan inocuo, impreciso, peyorativo y estigmatizante como eso. Más tarde se sabría algo más, pero no mucho más. Lee el resto de la entrada »

Una mujer por ser mujer ¿es libre?

Destino / Foto: Eliana Nieves

Destino / Foto: Eliana Nieves

La realidad de la gestación subrogada existe. El hecho de que un número importante de ciudadanos -cuyo número exacto desconocemos- acude a esta práctica (no permitida en nuestro país), exige una respuesta.
Es necesario clarificar cuáles serían las condiciones en las  que podría tener lugar garantizando, sin matices, los derechos del sujeto más vulnerable en esta ‘relación’: la mujer gestante.
Esta práctica solo puede tener cabida si por encima del derecho de una persona a tener una familia se anteponen los derechos sexuales y reproductivos de la mujer sin intimidar en ningún caso su derecho a decidir libremente sobre su cuerpo.
Al igual que el interés del menor, como sujeto vulnerable, se antepone al derecho de los padres adoptantes, el derecho de la mujer gestante ha de anteponerse al de cualquier otra parte.
Solo si esto es posible se puede armar un procedimiento regulador de la gestación subrogada como parte de las técnicas de reproducción asistida. En cualquier caso es necesario acabar con la práctica mercantilista y con las vulneraciones de derechos humanos que eso conlleva.
Es necesario analizar y estudiar esas otras fórmulas no mercantiles que permiten avanzar en el modelo de familia intencional que poco tiene que ver con el modelo tradicional que estamos acostumbrados a ver. Pero hay que hacerlo desde un enfoque de derechos.
Es posible ser progresista sin caer en el liberalismo del mercado. Sin embargo, no se puede despreciar el hecho de que la estructura de la sociedad favorece la desigualdad y el abuso, especialmente hacia las mujeres.
Estamos ante la oportunidad de resolver un tema latente que ha estado siempre presente, pero no se puede avanzar a cualquier precio. Ese es precisamente el problema que enturbia el debate de fondo de la gestacion subrogada: el precio y las ganas propias por encima de todo.
Insisto, solo si se respetan los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres gestantes sería posible estudiar una regulación a favor. Y en esto la diversidad familiar no es la prioridad, lo es respetar sus derechos. ¿Es esto posible? 

¿Usa el neomachismo la causa gay para menospreciar la violencia contra la mujer?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Imagen de Eneko / Blog 'Y sin embargo de mueve'

Imagen de Eneko / Blog ‘… ysin embargo de mueve’

La respuesta es: SÍ.

El punto de partida de esta afirmación es el texto que publicamos ayer en 1 de cada 10 sobre las luces y sombras del 016 (el teléfono de atención a las mujeres víctimas de la violencia machista), los comentarios vertidos al mismo y las conversaciones que se han dado en mi página de Facebook.

Últimamente, observo con cierta inquietud cómo quienes cuestionan la violencia de género utilizan de forma interesada las nuevas realidades sociales y jurídicas que planteamos las personas lesbianas, gais, bisexuales y trans. Lo hacen para reforzar su menosprecio a la importancia (y necesidad) que tienen el hecho de que haya leyes, recursos y medios específicos y especializados destinados a la lucha contra la violencia de género, la que sufre una mujer por parte de su pareja o ex pareja hombre. “Uno de los logros de la ley integral fue comenzar a tratar este tipo de violencia atendiendo a sus propias características, porque la desvincularon del ámbito doméstico para darle dimensión social y política y enraizarla con una estructura, la de la desigualdad y el machismo, que la sostiene. Eso no quiere decir que no existan otras violencias en el ámbito doméstico o familiar y que no deban ser combatidas”. Yo no expresaría mejor lo que me decía Marta Borraz (periodista especializada en temas de género) en un mensaje directo en las redes sociales.  Lee el resto de la entrada »

¿Qué dice el Plan de Derechos Humanos de Madrid sobre diversidad sexual?

Por Violeta Assiego (@vissibles)


A lo largo de 2016, la Tercera Tenencia de Alcaldía con la colaboración del grupo de Estudios Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, ha impulsado un amplio proceso de diagnóstico y consulta con diversos actores (ciudadanía, personal del Ayuntamiento, entidades y organizaciones sociales, grupos políticos municipales…). Un esfuerzo y trabajo colectivo que constituyen una base fundamental en la construcción del Plan de Derechos Humanos de la ciudad de Madrid.

Esta es la presentación que el Equipo del Plan de Derechos Humanos de la ciudad de Madrid hace del Borrador de dicho Plan para que, hasta el 4 de noviembre, los ciudadanos de Madrid puedan hacer observaciones y comentarios al documento a través del portal Decide MadridLee el resto de la entrada »