Archivo de la categoría ‘Educación’

Prejuicios ginecológicos

Viñeta de Teresa Castro (@tcastrocomics)

Corren tiempos difíciles para los docentes, pero seguiremos enseñando educación afectivo sexual

Por Santi Medina

Foto: frontriver

Corren tiempos difíciles para el docente.

Para el docente y para cualquier persona que crea firmemente en una sociedad plural, diversa y alejada de falsos muros que nos encasillan. La educación debe ser ese arma que elimine muros y levante puentes.

Hablamos de Pin Parental – Veto Parental. En las últimas semanas mucho se ha hablado de todo esto, desde informativos, diarios y barras de bares.

¿Me piden que las familias den su consentimiento para trabajar la educación afectivo-sexual para con sus hijos e hijas?

¿Dejamos de hablar de feminismo, y callamos , miramos hacia otro lado y nos quedamos inmóviles ante tanta violencia y agresividad?

¿Seguimos haciendo invisibles al colectivo LGTBIQ dejando solos y solas a un gran porcentaje de nuestro alumnado que vive un proceso natural pero en muchos casos muy difícil?

La confianza hacia el centro educativo es fundamental por parte de las familias, de igual manera es muy importante un compromiso por parte de toda la comunidad educativa en luchar por una educación basada en el respeto, la inclusión, la diversidad en todos sus ámbitos y con valores democráticos de una sociedad plural.

Tengo la suerte de trabajar en un centro donde estos valores son aceptados y apoyados por parte de familias, profesores, equipo directivo…

Trabajamos la semana de la sexualidad en 5º de EP, donde son las familias quienes vienen a contar al alumnado aquellas dudas que puedan tener.

Tenemos un grupo feminista formado por alumnas, familias y profesoras que llevan a cabo decenas de actividades a lo largo del curso.

Apoyamos al colectivo LGTBIQ los jueves en “Desayunos diversos” donde cualquier persona puede acercarse a compartir un café con otras y sentir el apoyo, información, consejos…..

Ante tanta barbarie, ante la caspa que quieren que se cuele en los centros, todos y todas las profesoras que formamos mi centro hemos decidido lanzar un comunicado para que quede clara nuestra postura.

El Claustro del Colegio Lourdes quiere hacer público mediante esta declaración su compromiso a seguir abordando en todas las Etapas y Niveles (Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato) una Educación Afectivo-Sexual integral fundamentada en el principio de Igualdad de Género y adaptada a las necesidades, intereses y capacidades de todas las alumnas y alumnos del centro.

Proyecto Erasmus: escuelas de arcoíris

Por Jesús Rodríguez Ojedo, profesor de Educación Primaria en un centro de Jerez de la Frontera

 

La homofobia, bifobia y transfobia son problemas estructurales de nuestra sociedad que el sistema educativo debe enfrentar. Los adolescentes gays presentan una tasa de intentos de suicidio 3 veces superior a la media, no en vano en todos los centros escolares encontramos chicos afeminados que sufren insultos, aislamiento o rechazo, en muchos casos sin ser homosexuales. Algo similar ocurre, aunque de forma menos visible, a las chicas lesbianas y en niños y niñas transexuales.  De igual modo, el alumnado que vive en una estructura familiar diferente a la considerada tradicional, puede sentirse excluido cuando su escuela no visibiliza su modelo de familia y, por tanto, le trasmite el mensaje subliminal de que su familia no es normal.

El profesorado, que lógicamente también es reflejo de nuestra sociedad, a menudo mira  hacia otro lado al oír la palabra “maricón”, acostumbrados a que es el insulto más habitual en los centros. En muchas ocasiones esa pasividad del profesorado ante este tipo de agresiones se justifica por su falta de formación para afrontar situaciones de este tipo. Además, tampoco es fácil abordar el tema en el aula, ya que palabras como gay, lesbiana, homosexual o transexual siguen generando incomodidad y risas entre el alumnado. Lee el resto de la entrada »

Nadie tiene derecho a acosarnos en la escuela o en la calle

Por Sergio Siverio, co-coordinador del Grupo Joven de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB)

Foto: Yessbell Chaves

El año 2020 ha comenzado con una nueva amenaza al colectivo LGTBI. La extrema derecha y sus irresponsables aliados pretenden imponer el llamado pin parental, esto es, el cuestionamiento de las intervenciones en los centros educativos, sobre diversidad afectivo sexual y de género, entre otras materias. Con esta medida, los padres podrán decidir unilateralmente si sus hijas e hijos reciben charlas sobre diversidad o no. Y es que, según dicen, nos están adoctrinando a las personas jóvenes y adolescentes en la ideología de género, lo que se suma a un burdo intento de menospreciar las dignas acciones que los colectivos y las activistas desarrollamos con nuestros programas educativos en las aulas. Nada nuevo bajo el sol: una vez más quieren arrebatarnos el derecho a ser educadas en diversidad, con una imposición del rodillo de la cisheteronorma por bandera.

Cuando yo tenía 15 años, llegó a mi instituto en Los Realejos (Tenerife) una unidad didáctica sobre educación en valores, en la que nos enseñaron por vez primera que todas las personas somos diversas en nuestra forma de ser y amar y que nadie tiene derecho a acosarnos en la escuela o en la calle. En esa misma clase del centro en el que había sufrido y seguía sufriendo homofobia, me armé de valor para ser visible como chico gay. Lee el resto de la entrada »

Diario de dos papás: “el tiempo y la espera” (página 7)

Cada domingo Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar, escribe este Diario de dos papás. Estamos en la página 7.

Foto: Hernán Piñera

El tiempo. El tiempo es la mejor experiencia que te reporta ser padre. La concepción de la vida  cambia y eje sobre el que acaba girando tu realidad cotidiana es el tiempo. Los acelerones entre los que nos movemos diariamente encuentran una brida segura en las necesidades que tu hijo te va marcando. Hay que encontrar tiempo para sus juegos, para su comidas, para su sueño y este espacio temporal no puedes elegirlo tú, viene impuesto por la necesidad vital de quien no sabe (ni necesita) de convenciones sociales y programaciones ciudadanas.

El tiempo tiene que pararse necesariamente mientras juega en el parque y se tira una, dos, tres, mil millones de veces por el tobogán, y lo hace con la misma pasión, con la misa sonrisa. Y no vale acompañarle con un libro o el móvil en las manos, su seguridad necesita tu completa atención y su felicidad depende de que vuestros ojos se encuentren.

Ese es el tiempo el que te reconcilia contigo mismo, en el que queda suspendida la vida y tú atento a respiración del recién dormido o a que el maldito mercurio no suba más de lo deseable. Por si que si sube tienes que visitar de nuevo las urgencias médicas y acurrucarle entre tus brazos durante una hora, dos horas, aplazar la cena, anular las llamadas pendientes, dejar la serie para otra semana. El tiempo se paraliza entre su respiración profunda y su frente caliente. Y más allá de la inquietud y la esperanza de intuir que solo será cuestión de días alcanzar la plena salud, eres feliz, allí, paralizado en la sala de espera de un hospital abarrotado, sosteniendo su vida entre tus brazos, respirando despacio, encontrando tu lugar en el mundo, sin prisas, sin compromisos, sin sonrisas forzadas. Lee el resto de la entrada »

Adolescentes contra el ‘pin parental’

 Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto: Jean-François Gornet

El debate sobre el pin parental y su acomodo o no a los centros educativos ha inundado el discurso de políticos, juristas, docentes, familias y profesorado. Desde todos ámbitos han ido surgiendo personas que creían que su opinión era necesaria en el análisis de esta cuestión. Y como suele ser habitual en estos debates en la opinión pública, se ha hurtado la posibilidad de expresión a quienes son el sujeto social a quien afecta directamente esta medida: niñas, niños, niñes y adolescentes.

Por eso, y huyendo del adultocentrismo social que relega a las personas menores edad a ciudadanía pasiva, es vital dar voz a quienes por derecho son protagonistas, los verdaderos y únicos protagonistas de esta polémica. Para ello hemos ofrecido la posibilidad a un grupo de estudiantes de bachillerado de Madrid de trasladar a sus familias, a su profesorado y a la clase política cuál es su opinión sobre el pin parental.

Es censura y darle un poder los padres que no deberían de tener

Honestamente no le veo la función necesaria ¿Para qué les vas a dar control a los padres sobre lo que enseñan o no en los colegios? El trabajo del colegio es educar a los niños y formarlos. No van a traer a un yihadista islámico radical para que les enseñen cómo hacer bombas, no van a hacer nada peligroso ni que esté moralmente mal. La propuesta me parece muy estúpida  e innecesaria.

Conozco a unas cuantas personas que tiene padres hiper religiosos que les están controlando continuamente, no les dejan salir, les dicen que no pueden hacer ciertas cosas. A una chica no le dejan jugar al fútbol porque es para chicos  y quieren que sea más femenina. A un chico lo le dejan depilarse la piernas porque no es de hombres depilarse y está contra de dios. Estos padres no deberían ser quienes tomen la decisión de controlar lo que aprendan o no. Estas charlas están mayoritariamente orientadas a charlas sobre educación sexual y si los niños no aprender lo que está bien y lo que está mal y como hacer las cosas, seguramente lo único que estás haciendo es dejar que el  niño no tenga no idea, por ejemplo, de cómo usar preservativos y obtenga una infección, deje a alguien embarazada  o que crea que su sexualidad es una cosa para estar avergonzado o que están en contra dios. A los malos padres no debería darse ese papel. Y los buenos padres van a decir siempre que sí.

Diego, 2º Bachillerato

Lee el resto de la entrada »

Diario de dos papás: “el colegio que queremos para ti” (página 6)

Cada domingo Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar, escribe este Diario de dos papás. Estamos en la página 6.

Uno de los principales quebraderos de cabeza cuando se es padre es encontrar colegio, el espacio en el que tu hija o tu hijo va a pasar la mayor parte del tiempo durante su infancia y adolescencia. Si, además, eres un hombre casado con otro hombre, la tarea del colegio perfecto se complica. Siguen siendo muy pocos los centros escolares en los que se aborda de manera decidida la diversidad afectivo-sexual, familiar y de género y en la mayoría de las ocasiones estás obligado a optar por un colegio que, al menos, se muestre neutral, y armarte de paciencia para conseguir avances a través de los canales de participación establecidos para ello.

En nuestro caso particular, y asumiendo que nuestra futura hija, hijo o hije llegará a nuestra familia con edad escolar, pretendemos que entre a formar parte de la comunidad en la que está su hermano, su futuro hermano. Lee el resto de la entrada »

Colegio con puk racional

Viñeta de Teresa Castro (@tcastrocomics)

Diario de dos papás: “ni héroes ni villanos” (página 5)

Cada domingo Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar, escribe este Diario de dos papás. Estamos en la página 5.

Foto: Catherine Coden/ SOMOS

Ser padre es un ejercicio complejo que te pone a prueba día a día, en todos los casos. Sin embargo, si eres un hombre, gay, visible y con pareja, la dinámica se complica pues sigues sintiendo en la nuca una mirada inquisitorial que aún pone en duda que dos hombres puedan ofrecer a su hijo aquello que necesita para hacer un tránsito feliz en la infancia y proyectarse con todas la herramientas necesarias para afrontar una madurez responsable. Posiblemente mis compañeras y madres lesbianas me responderán que, en su caso, también hay impedimentos y seguro que tienen razón, pero si expreso en público mi opinión sólo puedo hacerlo desde mi perspectiva como padre; es mi vida, mi circunstancia y no quiero, ni puedo, meterme en corrales ajenos en los que no tengo derecho a transitar.

Si ya es penoso que se ponga en duda tu capacidad parental por tu orientación sexual más aún  es que criminalicen tu vida por el modo que hayas podido elegir para hacer posible esta realidad. Comenzaba yo hace unas semanas este diario jugando deliberadamente a no dejar claro si nuestra futura hija, hijo o hije seria por adopción, acogimiento o gestación subrogada. Quería pulsar la opinión de quien tuviera a bien leer estas páginas.

Las respuestas no tardaron en llegar. Lee el resto de la entrada »

Aquí tienes un ejemplo de cómo trabajar la diversidad sexual, de género y familiar en el aula

Por Ana Vargas, profesora del IES La Rosaleda (Málaga), coordinadora del proyecto LGTB at School

Alumnos del programa Erasmus+ junto a la bandera arcoíris en el IES La Rosaleda

LGTB at School es un proyecto Erasmus+ Ka229 en el que participa el IES La Rosaleda de Málaga junto a tres centros más: el instituto alemán Friedensburg-Oberschule (Berlín), el belga GO! Atheneum Centrum (Ostende) y el rumano LIceul Teoretic “Aurel Lazar” (Oradea). El objetivo es normalizar y visibilizar al colectivo LGTB en los institutos, así como prevenir y combatir el bullying, ciberacoso y abandono escolar.

La idea de este proyecto surgió hace unos años, al reparar en que “maricón” es uno de los insultos más empleados en un instituto. Nos parece inconcebible que las opciones sexuales puedan emplearse como ofensa a estas alturas; pero no es solo eso. La adolescencia es un periodo difícil, lleno de inseguridades para todos y sentirse parte de una minoría cuestionada lo hace más duro aún. Aun así, lo que nos acabó de hacer ver la absoluta necesidad de este proyecto fue leer el informe de UNICEF de 2018 según el cual el 50% del alumnado LGTB ha sufrido bullying o ciberacoso durante la secundaria. Así que es necesario actuar. A los profesores nos encanta enseñar matemáticas o filosofía; pero más nos gusta enseñar respeto, responsabilidad, tolerancia. En definitiva, ayudar a formar alumnos comprometidos con su sociedad y libres, porque, además, creemos que solo así se está en condiciones reales de aprender. Lee el resto de la entrada »