BLOGS

‘Soneto final’, de Mariano Brull (1891-1956)

Quise encarnar mi ansia en una sola rosa;
En una forma altiva florecer en belleza;
Que tuviera un anhelo sutil de mariposa,
Y que fuera la gracia blasón de su nobleza.
Pero en mi vida nada se acerca ya a la rosa:
Ni un tono ni un matiz, ¡oh, la, otoñal tristeza
Que idealizó el ambiente, y ha puesto en cada cosa
El alma pensativa que dentro de mi reza!
Se acerca del rosal la nueva florescencia;
Pronto la primavera ha de verter su esencia
Mostrándose fecunda la savia del retoño.
Mientras llega, da al viento su exquisita elegancia
La rosa pensativa de mística fragancia
Que perfumó escondida mi vieja alma de otoño.

La veta consular, de nuevo. La poesía latinoamericana sería completamente otra sin ese puñado de distraídos viajeros con valija diplomática. Mariano Brull fue un poeta cubano que vivió con un pie en Madrid y otro en París, asimilando el cóctel de ismos -primero el simbolismo, luego el modernismo y finalmente todos los demás- para acabar escribiendo una poesía pura, recogida y desolada, de influencias prerrafaelitas y resonancias religiosas.

Brull era admirado por compañeros de pluma como Gastón Baquero, que ya tuvo su huequecito aquí, o el mismísimo JRJ, que no dejaba de admirar cómo el cubano trataba a su querida rosa (“Rompo una rosa y no te encuentro”). Mecenas de la pintura de vanguardia, trasladó muchos de los sentimientos que le provocaban los cuadros de Picasso o De Chirico a versos, para mi gusto, excesivamente recargados.

Este Soneto final, que tiene poco que ver con aquel otro de Miguel Hernández, contiene muchas de las claves de su poesía, como el simbolismo y la mística del estado de naturaleza o los tópicos sobre el alma más al uso en su época.

IMAGEN:
www.cubaliteraria.cu

Nacho S. (@nemosegu)

6 comentarios

  1. Dice ser antonio larrosa

    No es por vanidad pero de orgullo me lleno cuando un poema va dedicado a la rosa (Que no a Larrosa) que en tal caso explotaria jubiloso , en cuanto a que la pongan dibujada sujeta por un puño , eso ya no me hace ninguna gracia . será`por eso que nunca he votado al socialismo.
    El poema huelga decir que me ha gustado, como ya he comentado antes.

    Clica sobre mi nombre

    01 Octubre 2010 | 11:37

  2. ENTRAD EN MI PAGINA WEB http://www.tarotyvidencia1.com/
    SOY VIDENTENTE MALAGUEÑA.
    OS ESPERO…

    01 Octubre 2010 | 15:54

  3. ENTRAD EN MI PAGINA WEB http://www.tarotyvidencia1.com/
    SOY VIDENTENTE MALAGUEÑA.
    OS ESPERO..

    01 Octubre 2010 | 15:54

  4. ENTRAD EN MI PAGINA WEB http://www.tarotyvidencia1.com/
    SOY VIDENTENTE MALAGUEÑA.
    OS ESPERO….

    01 Octubre 2010 | 15:54

  5. Dice ser Al S.de Gomaranto

    Larrosa: quizás lo suyo sea miedo,
    de ver la rosa en un puño apretado.
    Y que su mente se vea en el enredo,
    de creer que a usted le han ahogado.

    Un puño en alto que aprieta una rosa,
    nunca fue, ni será para ningún golpe dar.
    Es solo para reclamar y no es otra cosa
    de repartir, entre los que debemos ayudar.

    Un puño que gentilmente una rosa ofrece,
    agarrando el tallo por dónde estás las espinas,
    no veo porqué le atemoriza o le estremece.

    Mucho más temor nos debería dar a todos,
    los puños que esgrimen armas sin claveles.
    Aunque nos digan: De esos polvos, son estos lodos.

    Al Sur de Gomaranto.

    01 Octubre 2010 | 17:28

  6. Dice ser temasarte.com

    Una rosa siempre será una rosa y su esplendor siempre irá en función de lo orgullosa que la hagan sentir.
    “El día que pasas sin amar es el más inútil de tu vida. Si has injertado en tu corazón la rosa del querer, tu vida no ha sido inútil.” (OMAR KHAYYAM)
    http://www.temasarte.com/esculturas-arte-a/factoria_creativa_la_rosa_del/ficha/Factor%C3%ADa-Creativa—La-rosa-del-querer.html

    01 Octubre 2010 | 17:43

Los comentarios están cerrados.