BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Entradas etiquetadas como ‘dignidad’

El sendero oculto de Elena Fortún

Por Celia de la Cuadra

 

Poco antes de las navidades llegó a mis manos el interesante libro titulado “Oculto Sendero”, novela que dicen autobiográfica de la escritora Encarnación Aragoneses conocida como Elena Fortún, la maravillosa creadora del fantástico y crítico mundo de Celia y su familia.

Tocado su turno, he leído este durísimo testimonio de una mujer a la que, desde niña, se le negó el derecho a ser ella misma. No fue sólo la negación absoluta de libertad a una mujer que siempre necesitó respirarla, negación debida al hecho de haber nacido en una familia y una sociedad totalmente machista, sino la eliminación del derecho a definirse a sí misma y negarle el conocimiento de las palabras que podían explicarle su naturaleza, homosexualidad o lesbianismo.

Puesto que lo que no se nombra no existe, sólo podía sentir que no se adaptaba, que era diferente a las demás… Lee el resto de la entrada »

Los Obispos del Sur contra la Ley Andaluza LGBTI que se aprobó unánimemente

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Miembros de la Asamblea de los Obispos del Sur

La Asamblea de los Obispos de Sur tiene miedo. La Asamblea de los Obispos del Sur sabe que el futuro, la razón y la democracia no están de su parte y por eso son capaces de redactar una nota dirigida no solo “al pueblo cristiano”, sino a “todos los ciudadanos”, denostando, mancillando y no respetando la voluntad del pueblo andaluz que, a través, de sus representantes en el Parlamento autonómico aprobó el pasado 19 de diciembre la Ley para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares en Andalucía.

Si se dirigieran únicamente a sus seguidores sería un asunto interno, pero dirigen sus palabras al conjunto de la ciudadanía (porque, señores Obispos y Arzobispos, además de ciudadanos hay ciudadanas y así quieren ser nombradas), con lo cual, desde ese puesto en la sociedad, es pertinente una respuesta.

Debe esta Asamblea estar estupefacta porque todos los grupos parlamentarios hayan apoyado sin fisuras tan necesaria norma: desde Podemos, pasando por Izquierda Unida, PSOE, y Ciudadanos, hasta llegar al Partido Popular. Unanimidad en el Hospital de las Cinco Llagas, sonrisas de diputadas y diputados, fotos con el activismo andaluz, satisfacción generalizara.

Habrán estimado estos señores que una realidad sideral se apoderó el pasado mes diciembre de la desacralizada iglesia del antiguo hospital de La Sangre, porque quienes allí estaban (muchas y muchos de ellos seguidores de la fe que ellos representan) se marcaron un baile a favor de la diversidad, la igualdad y la equidad a la que no solo no les invitaron, sino del que no saben un solo paso.

Los señores Juan José Asenjo Pelegrina, Rafael Zorzona Boy, Francisco Cases Andreu, Demetrio Fernández González, José Vilaplana Blasco, José Mazuelos Pérez, Bernardo Álvarez Afonso, Santiago Gómez Sierra, Francisco Javier Martínez Fernández, Adolfo González Montes, José Manuel Lorca Planes, Ginés García Beltrán, Amadeo Rodríguez Magro y Jesús Catalá Ibáñez utilizan en más de una ocasión el término “ideología de género” cuyo origen y significado tan acertadamente desentrañó Andrea Puggelli hace unos días en estas páginas. Leánlo, es una delicia y muy clarificador.

Emplean en este escrito las palabras matrimonio y familia de manera reiterada. Y lo hacen con frases como “la vida matrimonial y familiar sólida, permanente en el tiempo, compuesta por un padre, una madre y unos hijos”. Ya teníamos asumido, en contra de lo dictado en nuestra Constitución y en el ordenamiento jurídico español, que no contemplaban como tal el matrimonio entre personas del mismo sexo; pero, atención, según se deduce de esta frase quedan excluidas también las personas que integren familias de progenitores separados o divorciados, las familias ensambladas o reconstituidas, las familias monoparentales, las familias sin descendencia e incluso aquellas que solo tienen un niño, una niña o un niñe. (Explicarle el uso de la vocal “e” a estos señores cuando aún no tiene asumido utilizar la vocal “a” se me antoja un ejercicio tan irreal que mejor lo dejamos para dentro de unos años).

Por tanto (aviso a navegantes), estos señores en su misiva han dejado fuera de la legitimidad familiar, como mínimo, al 66,2% de los hogares españoles. Esta capacidad de no salir a la calle y comprobar como sienten, viven y palpitan las familias de este país, es lo que acrecienta su temor y el hecho de que desde su masculinidad asexuada se otorguen la capacidad de juzgar los modos de convivencia de millones de personas de este país, obviando conceptos tan necesarios para el desarrollo armónico de una sociedad democrática como la diversidad. Eso sí, el resto, la mayoría, los demás son quienes intentan “deconstruir el cuerpo humano, el matrimonio y la familia”.

La realidad es muy tozuda señores Obispos del Sur. La riqueza cromática de las familias españolas es espectacular. Desde hace décadas conviven en perfecta armonía en las calles, en las plazas donde juegan sus hijas e hijos, y leyes como esta sólo pretenden que nadie arrebate a nadie su dignidad.

Andalucía ha conseguido dotarse una herramienta muy poderosa para proteger a las personas LGBTBI y a sus familias, así en plural, que familia no hay una, que hay tantas como ejemplos de convivencia puedan desarrollar personas adultas y menores. Y aunque inviten “a todos (…) a no permanecer pasivos” (¿no estarán ustedes instando a la rebelión ciudadana ante normas democráticas?) el pueblo andaluz, como el del resto del país, viene demostrando desde hace años una capacidad innata a la convivencia, a la aceptación de la diversidad, a mirar a los iguales desde el corazón y no desde el dogma y los prejuicios decimonónicos. Solo resta una minoría intransigente y adoctrinadora ante la que son obligadas leyes como la andaluza.

Estos señores se han otorgado a sí mismos la “responsabilidad de promover la vida de la familia”, aunque, en todo caso, lo hagan desde una visión teórica y no empírica. Y no son capaces de adivinar que las familias de este país  se promueven a sí mismas en el ejercicio diario de sus labores cotidianas de amor, responsabilidad, apego y crianza. Y lo hacen de manera libre, esencial, porque les nace de sus entrañas, de lo más íntimo.

No intenten ustedes ponerles puertas al campo, ya saben que no es posible. Sus cantos de sirena caen día a día en el olvido porque han perdido la perspectiva de la cotidianeidad porque no han visitado alguno de los miles de colegios donde las niñas y los niños juegan y conviven en los patios de recreo sin darle importancia a si tienen una papa y una mamá, dos papas, dos mamas, una sola mamá o papa… o ninguna de estas figuras.

Los señores Obispos del Sur tienen miedo, y mucho, cuando afirman que esta Ley “promueve el totalitarismo del pensamiento único”.

¡Que necesario es un curso rápido, básico y gratuito de los principios fundamentales de los estados democráticos!

Pedir perdón en vez de pedir la foto

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Justin Trudeau / Mariano Rajoy

Hace unas semanas, las imágenes de un hombre llorando mientras pedía perdón dieron la vuelta al mundo.

“Estas no son prácticas distantes de gobiernos olvidados hace mucho tiempo. Esto ocurrió sistemáticamente, en Canadá, no hace mucho tiempo, más recientemente de lo que nos gustaría admitir”, decía el Primer Ministro de ese país, Justin Trudeau, ante los presentes, las cámaras y ante la propia Historia.

En nombre de Canadá, el mediático líder pedía perdón a todas las personas que fueron perseguidas, discriminadas y tratadas injustamente por su orientación sexual o su identidad de género, en lo que él mismo llamó una “opresión sistémica auspiciada por el Estado”. Lee el resto de la entrada »

Discriminación de las personas trans en el ámbito laboral

Por Charo Alises (@viborillapicara)

Foto: Ted Eytan

Durante años el mercado laboral ha estado prácticamente cerrado a las personas trans. Las cifras de desempleo  dentro de  este colectivo son alarmantes  presenta una tasa de paro  del 85%. Como consecuencia de la situación que  viven,  muchas de estas personas han acabado en estado de extrema exclusión social. A pesar de que, gracias al trabajo activista, se han ido aprobando leyes en diversas comunidades autónomas para paliar este grave problema,  la discriminación hacía quienes tienen identidades de género no normativas, aún persiste en el  ámbito  del empleo: Lee el resto de la entrada »

¿Día Internacional de la Familia?

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

III Encuentros de Familias Homoparentales (2011)/ Foto: FELGTB

En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama el 15 de mayo como Día Internacional de las Familia en un intento de promover la concienciación y un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a esta estructura clave de la sociedad internacional.

Este año, en 2017, la conmemoración se centra en:

resaltar el papel que juegan las familias, en las políticas orientadas a las familias, en el fomento de la educación y el bienestar de sus miembros, en particular, la educación infantil y la formación continua para niños y jóvenes.

La celebración también tiene por objetivo, según revela Naciones Unidas,

fomentar el debate acerca de la importancia de «los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad entre los géneros, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible».

Lee el resto de la entrada »

El juicio a Cassandra Vera, ¿despropósito o transfobia?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Vista oral a Cassandra Vera / Foto: EFE

¿Quién humilló a quién? Esa es la pregunta que me surge tras ver algunas imágenes del juicio a Cassandra Vera y leer la sentencia que la condena a un año de prisión, siete de inhabilitación y a pagar las costas del juicio por considerarla culpable de un delito de humillación a las víctimas del terrorismo por 13 tuits publicados entre noviembre de 2013 y enero de 2016. Aunque para ser exactos deberíamos decir que le han considerado culpable a él, no a ella. Por cierto, mucha gente no sabía que Cassandra es una mujer trans hasta que en la vista del juicio se ha escuchado a D. Pedro Martínez Torrijos (el Fiscal) y a los tres magistrados dirigirse a ella como si fuera un varón y no como mujer.

Al margen de que se supiera o no que Cassandra es una chica transgénero, lo relevante es que ella no se identifica como varón y ni se nombra como tal ni desea ser reconocida con una identidad masculina. Partiendo de esto, la sala de lo Penal de la Audiencia Nacional debería haberla tratado como mujer durante la vista oral máxime cuando el eje central de la discusión era la humillación, el menosprecio, el descrédito, la perdida de estima, los amores propios heridos, la actitud irrespetuosa y… la dignidad de las personas.  Lee el resto de la entrada »

Es nuestra ignorancia la que invisibiliza al pueblo gitano

                                Hoy es el Día del Pueblo Gitano, y de la mano de Sita Lorenzo (@sitalorenzo), historiadora y periodista, nos sumamos a la conmemoración de esta fecha, que pone en valor a una parte importante de  nuestra sociedad. 

Foto: ma_ru_yi (vía Flickr)

Foto: ma_ru_yi (vía Flickr)

Confieso que tengo una deuda con el pueblo gitano y que no voy a eximirme (como ciudadana) de la parte de responsabilidad que me toca. Voy a amasar el cerebro e inyectarle la levadura que logre hacer fermentar mi conocimiento por su historia, su cultura y sus gentes. ¡Se lo debo!. Se lo debo como persona, como ciudadana, como vecina y como historiadora.

Con el pueblo gitano nos hemos acomodado a la monovisión de los estereotipos. Miramos con recelo, señalamos con el dedo y proyectamos una única imagen, la de trapaceros. Etiquetamos (como define la RAE) a los 750 mil gitanos que conviven en España, según la Fundación Secretariado GitanoBasta leer en prensa o teclear la palabra gitano en cualquier buscador y conseguir, a golpe de un solo click, cientos de noticias que ofrecen esa única visión malintencionada y torticera de su ser. Lee el resto de la entrada »

Una muerte que ha de servir para reivindicar la dignidad de todas las personas con VIH

benidorn

Por María Jose Fuster Ruiz de Apodaca, mujer con VIH y Doctora en Psicología Social

Hoy ha fallecido una mujer que fue mi amiga. Una mujer transexual bellísima. Ha muerto de sida. Veinte años sabiéndolo y sin decirlo a nadie. Ni siquiera a mí que también tengo VIH y que compartí una etapa de mi vida, de mi rutina, de mis inquietudes y de mi trabajo con ella.

Dejó de medicarse. No soportó el peso del estigma y sobre todo no soportó el peso de la falta de auto-aceptación y del auto-estigma. Esto es todavía una realidad en nuestro mundo. Las lágrimas brotan de mis ojos con una mezcla de rabia, impotencia y agradecimiento por haber sido capaz de trascender ese estigma y sentirme rodeada de gente que apuesta por un mundo mejor. Lee el resto de la entrada »

Feminizar la política, avanzar en derechos

Por Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia)

mujeres

 

Vuelvo a casa por Navidad, y quizás por eso me gusta un poco más que antes. Porque huyendo de aglomeraciones y compras, de excesos lumínicos y prisas, yo disfruto las cenas copiosas y las copas de más en torno a la mesa; el tiempo disfrutado con las familias, el calor de las discusiones políticas. Siempre he pensado que las sobremesas son espacios privilegiados para la sensibilización. Y este año más, lo reconozco, porque la poco pertinente cita electoral me dejó sin votar, pero me regaló más ganas generalizadas de hablar de partidos, de programas, de propuestas y de futuro. Lee el resto de la entrada »

Recuperar el ano

Por Violeta Assiego

Todavía recuerdo ‘el estupor’ que me entró cuando hace algo más de una década escuché a Beatriz Preciado defender la importancia de recuperar el ano. Sí, han leído bien; he dicho, más bien ella dijo: recuperar el ano. Aquel día yo pasaba casualmente por la librería Berkana y Beatriz Preciado debía estar presentando por las fechas uno de sus libros más famosos: ‘Manifiesto contra-sexual’.

Doce años después, resulta que la prestigiosa Universidad de Harvard se ha hecho eco de aquella frase-invocación que retumbó en mis oídos (y en los de mi pareja de entonces, reconozcámoslo) y ofrece un curso de sexo anal. Sí, han leído bien; yo también dudé pero ellos no: la prestigiosa Universidad de Harvard. El título exacto del curso es ‘What what in the butt: Anal Sex 101’ (algo así como ‘Qué pasa en el trasero: sexo anal 101’) y el objetivo de sus contenidos: “destruir los mitos alrededor de esta práctica, explicar por qué la gente lo hace y cómo hay que hacerlo para hacerlo bien”. Sin duda interesante, desde un enfoque de derechos, por supuesto.

Fotos Week Sex Harvard
Fotos Week Sex Harvard

Esta actividad formativa la ha enmarcado la Sexual Health Education and Advocacy Throughout Harvard College en su programación de la Semana del Sexo. Evento, que se celebra desde hace años en la Universidad de Harvard y que quiere generar entre los estudiantes universitarios un mayor conocimiento de la sexualidad, siempre desde un enfoque positivo y saludable del sexo. Junto a este curso se han impartido otros que igualmente podían haber llamado la atención, como el curso sobre ‘Virginidad y abstinencia’ o el que se preguntaba si ‘¿Puede haber porno feminista? Trabajo sexual y no prostitución’. Pero no, como lleva pasando desde los ‘anales’ de la historia ha sido esta novedad la que levantó la peor reacción. La de aquellas personas, afines a sectores ultraconservadores, que veían en esta práctica sexual una perversión inexistente en vez de la posibilidad de tener relaciones más placenteras (independientemente de la orientación sexual). Era por eso precisamente, por lo que el curso quería desmontar los mitos que impiden acercarse a esta realidad con total normalidad sin necesidad de organizar una bacanal.

Ironías aparte, desde un enfoque de derechos -y dado el grado de homofobia (y transfobia) que se da en las aulas así como el grado de violencia de género entre los adolescentes y jóvenes (y no tan jóvenes)- es necesario incluir en los programas escolares y en los materiales educativos información objetiva sobre sexualidad, especialmente sobre los falsos mitos que se asocian al sexo y a la diversidad afectivo-sexual. Hacerlo es obligación de los Estados, no porque lo diga Beatriz Preciado (que no lo dice que yo sepa) sino porque lo dice el Consejo de Europa y diferentes declaraciones de derechos humanos. Aprender sobre la sexualidad a partir de información objetiva, educativa y respetuosa con la libertad de cada cual y desde la aceptación mutua previene conductas violentas, de abuso y de dependencia en las relaciones afectivas y sexuales.

Hay una multiplicidad sexual -esto sí lo dice Beatriz Preciado- que no se puede reducir a lo binario, ni tampoco a lo perverso, sucio o maldito y relacionarlo con la diversidad sexual. Hay unos derechos sexuales y reproductivos que también recogen el derecho a gozar y a disfrutar. Pero no solo, porque en una sociedad desigual el riesgo (y máxima probabilidad) es que unos pocos gocen a costa de otras personas vivan por debajo del umbral de la dignidad. Y eso no tiene que ver ni con la orientación sexual ni con la identidad tiene que ver con la urgencia de recuperar… la educación  sexual y de género como contenido curricular.

FELGTB

II Jornadas Universitarias Educar en la Diversidad Afectivo-Sexua – FELGTB