Entradas etiquetadas como ‘lgtbfobia’

Proyecto Erasmus: escuelas de arcoíris

Por Jesús Rodríguez Ojedo, profesor de Educación Primaria en un centro de Jerez de la Frontera

 

La homofobia, bifobia y transfobia son problemas estructurales de nuestra sociedad que el sistema educativo debe enfrentar. Los adolescentes gays presentan una tasa de intentos de suicidio 3 veces superior a la media, no en vano en todos los centros escolares encontramos chicos afeminados que sufren insultos, aislamiento o rechazo, en muchos casos sin ser homosexuales. Algo similar ocurre, aunque de forma menos visible, a las chicas lesbianas y en niños y niñas transexuales.  De igual modo, el alumnado que vive en una estructura familiar diferente a la considerada tradicional, puede sentirse excluido cuando su escuela no visibiliza su modelo de familia y, por tanto, le trasmite el mensaje subliminal de que su familia no es normal.

El profesorado, que lógicamente también es reflejo de nuestra sociedad, a menudo mira  hacia otro lado al oír la palabra “maricón”, acostumbrados a que es el insulto más habitual en los centros. En muchas ocasiones esa pasividad del profesorado ante este tipo de agresiones se justifica por su falta de formación para afrontar situaciones de este tipo. Además, tampoco es fácil abordar el tema en el aula, ya que palabras como gay, lesbiana, homosexual o transexual siguen generando incomodidad y risas entre el alumnado. Lee el resto de la entrada »

Adolescentes contra el ‘pin parental’

 Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto: Jean-François Gornet

El debate sobre el pin parental y su acomodo o no a los centros educativos ha inundado el discurso de políticos, juristas, docentes, familias y profesorado. Desde todos ámbitos han ido surgiendo personas que creían que su opinión era necesaria en el análisis de esta cuestión. Y como suele ser habitual en estos debates en la opinión pública, se ha hurtado la posibilidad de expresión a quienes son el sujeto social a quien afecta directamente esta medida: niñas, niños, niñes y adolescentes.

Por eso, y huyendo del adultocentrismo social que relega a las personas menores edad a ciudadanía pasiva, es vital dar voz a quienes por derecho son protagonistas, los verdaderos y únicos protagonistas de esta polémica. Para ello hemos ofrecido la posibilidad a un grupo de estudiantes de bachillerado de Madrid de trasladar a sus familias, a su profesorado y a la clase política cuál es su opinión sobre el pin parental.

Es censura y darle un poder los padres que no deberían de tener

Honestamente no le veo la función necesaria ¿Para qué les vas a dar control a los padres sobre lo que enseñan o no en los colegios? El trabajo del colegio es educar a los niños y formarlos. No van a traer a un yihadista islámico radical para que les enseñen cómo hacer bombas, no van a hacer nada peligroso ni que esté moralmente mal. La propuesta me parece muy estúpida  e innecesaria.

Conozco a unas cuantas personas que tiene padres hiper religiosos que les están controlando continuamente, no les dejan salir, les dicen que no pueden hacer ciertas cosas. A una chica no le dejan jugar al fútbol porque es para chicos  y quieren que sea más femenina. A un chico lo le dejan depilarse la piernas porque no es de hombres depilarse y está contra de dios. Estos padres no deberían ser quienes tomen la decisión de controlar lo que aprendan o no. Estas charlas están mayoritariamente orientadas a charlas sobre educación sexual y si los niños no aprender lo que está bien y lo que está mal y como hacer las cosas, seguramente lo único que estás haciendo es dejar que el  niño no tenga no idea, por ejemplo, de cómo usar preservativos y obtenga una infección, deje a alguien embarazada  o que crea que su sexualidad es una cosa para estar avergonzado o que están en contra dios. A los malos padres no debería darse ese papel. Y los buenos padres van a decir siempre que sí.

Diego, 2º Bachillerato

Lee el resto de la entrada »

La dignidad humana colectiva de las personas LGTBI

Por Charo Alises (@viborillapicara)

 

En la imagen, a la derecha, Mykola, líder del grupo neonazi pilla-pilla que ha sido condenado a 5 años de cárcel.

La comisión de un delito de odio no solo afecta a la víctima sino que constituye una agresión a la dignidad humana del colectivo al que la víctima pertenece.

El Tribunal Constitucional en su Sentencia 714/1991 de 11 de noviembre, reconoce la dignidad humana colectiva:

El odio y el desprecio a todo un pueblo a una etnia (a cualquier pueblo o a cualquier etnia), resulta incompatible con el respeto a la dignidad humana, que solo se cumple si se atribuye por igual a todo hombre, a toda etnia, a todos los pueblos.

Por lo mismo, el derecho al honor de los miembros de un pueblo o etnia, en cuanto protege y expresa el sentimiento a su propia dignidad, resulta, sin duda, lesionado cuando se ofende y se desprecia genéricamente a todo un pueblo o raza cualesquiera que sean.

El artículo 22.4 del Código Penal establece la agravación de la pena cuando se comete  por motivos racistas antisemitas, religiosos o creencias de la víctima, la etnia, la raza o nación a la que pertenezca, su sexo, su orientación sexual, razones de género,  enfermedad que padezca o discapacidad. Esta agravante tiene su fundamento en  las situaciones objetivas de especial vulnerabilidad que presentan  algunos colectivos y que les hace merecedores de una específica protección

La  reciente Sentencia  429/2019 de  10 de diciembre, dictada por el Juzgado Nº 2 de Granollers, reconoce la dignidad humana colectiva de las personas LGTBI. Esta  resolución condena a seis de los miembros de un grupo llamado Pilla-Pilla a penas que oscilan entre los nueve meses y los cinco años y medio  de cárcel, por humillar públicamente a hombres homosexuales, a los que citaban a través de un chat gay para dispensarles un trato vejatorio que grababan en video. La sentencia dictamina:

Se hace preciso constatar la existencia de un plus delictivo por el cual es preciso que la sociedad, en su conjunto, se conmueva ante lo discriminatorio de la situación porque en el delito concurre, además de la situación descrita en la tipicidad, un plus que afecta a la tolerancia, que afecta a la convivencia pacífica, haciendo que la situación fáctica del delito conlleve además una conmoción social sobre el contenido de respeto y de quebranto de la necesaria tolerancia. De esta manera, el hecho no sólo perturba a la víctima, sino también  al conjunto de la sociedad puesto que el hecho, además, pone de manifiesto un problema de convivencia por la discriminación en la que se basa.    

En este caso, por primera vez, se han unido la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB), la Fundación Triángulo y Movimiento contra la Intolerancia para ejercer la acusación popular en defensa de la dignidad humana colectiva de las personas LGTBI.

Orgullo Frente al Fascismo

Por Carlos Asensio (@carloslasensio), sociólogo, politólogo, editor y poeta

 

Cuando luchamos por nuestros derechos no estamos sencillamente luchando por derechos sujetos a mi persona, sino que estamos luchando para ser concebidos como personas

Judith Butler

Foto: Orgullo Frente al Fascismo

En los últimos meses hemos presenciado cómo, desde determinados sectores de la sociedad y la política, se ha intentado atacar y desprestigiar al movimiento LGTB+.

Como si nuestra propia existencia, ya de por sí llena de obstáculos, tuviera que ser puesta en entredicho una y otra vez.

Como si tuviéramos que estar continuamente justificándonos por lo que hacemos, cómo lo hacemos y con quién.

Como si la gente no acabara de aceptar que somos personas absolutamente diversas y condicionadas por capas de múltiples y muy distintas discriminaciones.

Como si el mundo diera por sentado que vamos a permitir que se dé el más mínimo paso atrás en la conquista de nuestros derechos.

Con este motivo, el de reivindicar nuestras vidas y luchar contra el fascismo y todas aquellas personas que nos quieren invisibles o silenciadas, este sábado 21 de septiembre tuvo lugar la primera manifestación organizada por la plataforma Orgullo Frente al Fascismo. Lee el resto de la entrada »

La lgbtfobia es solo odio fascista

Por Andrea Puggelli (@aikkomad1), activista LGBTIQ

Homenaje a las víctimas de la discoteca Pulse de Orlando un año después de matanza

Lo digo claramente la fobia no tiene nada que ver con la lgtbfobia. Es pura estupidez. El odio detrás de la fachada. Quien es lgtbfóbico tiene el culto al superhombre, fundamento del pensamiento fascista. Es LGTBfascismo. Y dejando las cosas aún mas claras, hablaré más desde la perspectiva de las víctimas pero no del victimismo.

Esta entrada se publica unos dias antes de las celebraciones del Orgullo, donde se recuerdan las luchas de los LGTBs para reivindicar sus derechos, y después del 17 de mayo (Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia) cuya recurrencia encuentra una razón en la supresión, ocurrida el siglo pasado, de la homosexualidad de las categorías de enfermedades mentales. Está claro, entonces, que las variables de orientación sexual y de identidad de género no son “anomalías”, no son patologías a ser tratadas. Más bien hay que ocuparse de la sociedad que les pone en el índice. Lee el resto de la entrada »

Si olvidamos los derechos humanos, dejamos de hacer memoria por el Holocausto

Hoy se celebra el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

Eleanor Roosvelt (Foto: EFE)

Hoy mas que nunca es necesario aplicar la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Todas las personas nacen libres e iguales, cada una tiene la libertad de pensamiento y de expresión, todas somos iguales ante la ley y podemos solicitar asilo. Toda persona tiene derecho a la vida. Toda persona tiene derecho a la educación y lograr una vida digna. Todas, absolutamente todas. Más allá de la religión, la raza y el sexo y de la orientación sexual y más allá del estado en el que viven.

Es cierto son sólo palabras, pero nunca antes se había escrito algo tan claro. Negro sobre blanco. Lee el resto de la entrada »

Las pequeñas ciudades toman las riendas de las políticas LGTB #OrgulloLGBT (#1)

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Foto de Víctor Medina

Foto de Víctor Medina

El año pasado, con motivo de las elecciones municipales, nos preguntábamos sobre la posibilidad de hacer política LGTB en las ciudades. Lo hacíamos hablando de centros y periferias, de los puntos de acumulación en ciudades como Madrid (Chueca, Malasaña, Lavapiés…) y de los barrios, aquellos a los que no llega el estruendo de las carrozas que recorren el centro.

Las elecciones llegaron y, con ellas, llegaron numerosos cambios en los gobiernos de nuestros municipios, así como en la forma de hacer política en nuestras ciudades. La inspiradora respuesta de una red de urbes de todo Estado español a la negativa del Gobierno del Partido Popular a acoger más personas refugiadas en territorio español puso de manifiesto el poder que tiene la administración local para abordar, dentro de sus limitadas competencias, aquello que las autoridades estatales no quieren o no pueden resolver. Los teóricos de la glocalización ya habían dirigido su mirada al papel de las ciudades, de lo local, en esta nueva fase del proceso globalizador, aunque con frecuencia, son las grandes poblaciones las que conforman la punta de lanza de este fenómeno. Lee el resto de la entrada »

En Orlando murieron moldavos

Por Alex Dorado (@DoradoAlex)

Tras un atentado terrorista siempre circula el que Eduardo Salles ha llamado “Mapamundi Trágico”, que hace una irónica medición del luto occidental por los atentados en virtud del lugar donde éstos ocurren.

mapa mundi

Cuando se mata en un país de primera, en París, Bruselas o Nueva York, el atentado cubre las portadas de nuestros periódicos durante días. Las televisiones desplazan sus equipos al lugar de los hechos y apagan nuestra sed informativa con programas especiales y conexiones en directo. Nuestros políticos hacen épicas declaraciones sobre nuestras libertades, porque “nos atacan a todos y a nuestra forma de vida”. Artistas gráficos crean diseños que compartimos en redes sociales, ponemos el filtro con los colores de la bandera del país en nuestra foto de perfil de Facebook y nos enzarzamos en intensas discusiones virtuales sobre lo acontecido. Lee el resto de la entrada »

Ante el acoso, yo tomo tu mano

“75.000 jóvenes serán acosados este año por no ser o no parecer heterosexuales, 21.000 intentarán suicidarse”. Ese es el escalofriante dato con el que la organización británica Stonewall lanza su campaña anual contra el acoso homófobo y transfobo. Un campaña dirigida a la comunidad escolar en la que se producen los insultos y los hostigamientos. Es a ellos a los que manda un rotundo mensaje: ‘No seas espectador: si lo escuchas, frénalo’ (el hashtag de su campaña es #nobystanders).

Frenar la discriminación está en las manos de cada uno de los miembros de la comunidad educativa, también en las de los chicos y chicas que aceptan los abusos y las humillaciones a quienes su orientación sexual o identidad de género ‘les señala’. Es a ellos a quienes nos dirigimos hoy con el vídeo de la organización irlandesa Belongto. Los compañeros y compañeras de los chicos y chicas acosados son un elemento clave para frenar la lgbtfobia en las escuelas, pero no el único y mucho menos el último responsable de hacerlo. No aceptes el acoso a nadie, recházalo.

Si no callas quién eres lo haremos nosotros

Por Violeta Assiego

No puedo más que dar la razón a Paco Tomás cuando el otro día me comentaba lo ridículo, cómico y también preocupante de la escena de unos hombres en Rusia retirando un iphone gigante del patio de una universidad de San Petersburgo al entender que su presencia era una ilegalidad. El iPhone gigante, monumento a Steve Jobs, fundador de Apple, era tachado de propaganda homosexual por parte del grupo empresarial que financió el proyecto (ZEFS) a raíz de las declaraciones de Tim Cook en las que reconocía abiertamente su homosexualidad. La imagen, lejos de ser inocente, subraya el mensaje que desde 2010 la autoridades rusas lanzan a sus ciudadanos con la aprobación de leyes que prohíben la propaganda homosexual: la homosexualidad es mala y hay que proteger a los menores de edad de esa ‘libertad sexual’ que amenaza los valores tradicionales de la familia y de la cultura rusa. Es decir, nada de hablar de ella en público, ni en las escuelas ni en la calle, ni en los medios de comunicaciones ni en las webs, ni en la universidad, ni que haya asociaciones LGBTI; nada de hacer cultura ni de facilitar información objetiva que pueda servir a los chicos y chicas a identificarse y no sufrir y a los adultos a no rechazarles ni acosarles. Y por supuesto, nada de celebrar el Orgullo o una Pride.

Retirada del Iphone en Rusia (ATLAS)

De hecho si el programa del propio Paco Tomás, Wisteria Lane en Radio 5, se emitiera en Rusia en vez de en España hubiera sido sancionado con cuantiosas multas económicas por hablar como periodista de diversidad sexual, al igual que nos pasaría a Nayra y a mi por publicar este blog.

La ley que prohíbe la propaganda homosexual en Rusia, además de rozar lo irracional, viola derechos humanos tan importantes para la buena salud de la convivencia social como el derecho a libertad de expresión, de asociación y de reunión. Pero a su vez viola derechos individuales clave como el de recibir información objetiva y el derecho a la intimidad. Y lo más alarmante de todo es que el propio Estado ruso es el que debiera proteger, garantizar y desde luego respetar esos derechos humanos en vez de violarlos.

Retirar un iphone gigante del patio de una universidad parece cómico pero resulta preocupante, y no sólo por la simbología que esconde ese acto de ensalzamiento de ‘los valores tradicionales rusos’ desde un plano geopolítico, sino por las consecuencias directas que tiene en las personas homosexuales, bisexuales y transexuales rusas que desde la aprobación de la ley sufren el acoso y violencia lgbtfóbico sin amparo institucional ninguno. Y por supuesto alarmante al ver la situación de vulnerabilidad en la que quedan los chicos y chicas LGBTI, menores de edad, que no pueden acceder a información objetiva que nombre lo que les pasa y lo que sienten (información objetiva como la que hasta hace unos meses en nuestro país se recogía en la asignatura de Educación para la Ciudadanía y ahora no se incluye en ningún contenido curricular, pero esa es otra historia).

Niños y niñas como los de Children 404, sobre cuya situación se hizo una película cuyo trailer encontráis a continuación y que fue presentando en festivales tan imprescindibles como el @LesGaiMadrid y que a través de la sección de documentales dan a a conocer situaciones como esta: