BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

La lgbtfobia es solo odio fascista

Por Andrea Puggelli (@aikkomad1), activista LGBTIQ

Homenaje a las víctimas de la discoteca Pulse de Orlando un año después de matanza

Lo digo claramente la fobia no tiene nada que ver con la lgtbfobia. Es pura estupidez. El odio detrás de la fachada. Quien es lgtbfóbico tiene el culto al superhombre, fundamento del pensamiento fascista. Es LGTBfascismo. Y dejando las cosas aún mas claras, hablaré más desde la perspectiva de las víctimas pero no del victimismo.

Esta entrada se publica unos dias antes de las celebraciones del Orgullo, donde se recuerdan las luchas de los LGTBs para reivindicar sus derechos, y después del 17 de mayo (Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia) cuya recurrencia encuentra una razón en la supresión, ocurrida el siglo pasado, de la homosexualidad de las categorías de enfermedades mentales. Está claro, entonces, que las variables de orientación sexual y de identidad de género no son “anomalías”, no son patologías a ser tratadas. Más bien hay que ocuparse de la sociedad que les pone en el índice.

Las víctimas son muchas, algunas menos obvias. Las personas trans siempre se consideran prostitutas, hagan lo que hagan para llegar a fin de mes; o los que son repudiados por los padres por ser LGTB. Las víctimas son las que se ven aisladas, acosadas, en comidas de equipos laborales como en las presentaciones oficiales: es un/a “amigo/a” de mi hijo/a, se suele decir a la presentación del/la novio/a del/la chico/a, mientras que si el/la “pequeño/a hetero crece” uno diría inmediatamente que tiene novia/o.

Las víctimas son todos aquellos que son alcanzados y ofendidos en mil maneras y en mil matices diferentes, simplemente para decir: “estoy en lo cierto”. Y este coincide con una cierta respetabilidad, con una fachada intachable y con la pertenencia nacional.

Que la vida real es otra lo hemos visto siempre con motivo del Día de la Familia, donde separados y divorciados (todos heterosexuales) gritaban contra los LGTBs con los que cohabitan y que son considerados como los que “destruyen familias” y los que “participan en la compraventa de niños”.

La ofensa la lleva, entonces, este culto de la “apariencia” cargada de represión sexual, de normalidad y normatividad. ¿Qué tiene que ver la fobia con eso? Nada. Esto no es fobia, es racismo,  intolerancia profunda y guerra contra aquellos que no se alinean.

No es todo. La víctima es también la cultura. Los nombres famosos, como Oscar Wilde, Alain Turing y los/las demas no tuvieron una vida fácil, pero qué pasò con el “desconocido LGTB”, es decir, la persona con talento que no es nì Wilde o Turing porque no pudo hacer valer su personalidad, la persona que no encontró espacio para sí mismo aplastado por la ofensiva de los denominados ¿”cerebros de derechas”?

La víctimas son también la apertura al otro, el respeto y el saber que los “extraños” entre nosotros son auténticas “riquezas”. Quien odia los LGTB tiene la seguridad de que erige muros, persigue a los migrantes, trata con disgusto los judíos y desprecia a los pobres.

Queridos intolerantes LGTBfobos se necesita muy poco para perder algo de vuestra supuesta “fortuna”. Nada es suficiente para encontrarse enfermo o sin trabajo. Hay que abrir los ojos: en la fragilidad existe el secreto de los seres humanos. No es dar una patada a los demás para hacerte el más fuerte, porque así golperas a la parte potencialmente mejor de ti. No hay modelos correctos de vivir. Están las vidas de cada uno de nosotros: frágiles, expuestas a la incertidumbre, y por lo tanto creativas, transgresoras y electrizantes.

La LGTBfobia es una variante de la represión sexual gigantescaque enjaula la sociedad y que recientemente ha añadido el retorno del fascismo (vease el nuovo gobierno italiano).

No hay que olvidarlo: la fuerza de una persona no se mide en la carrera para destruir a los demás pero en la mano extendida a ayudar los demas. Entonces, hay que decir con pasión y orgullo basta al odio hacia  los “diferentes”, basta a la arrogancia de sentirse superior. Basta con esta peligrosa miseria cultural. Y que viva el auténtico encuentro con el otro.

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Thanks for sharing.I hope it will be helpful for too many people that are searching for this topic.

    03 julio 2018 | 10:59

  2. Dice ser Currito

    ¿Fascista?
    Entonces el régimen de Castro, empezando por el Ché, era “fascista”.
    La Historia es la mar de homófoba. Tanto la Historia Natural como la otra. ¡Qué injusto!

    03 julio 2018 | 12:48

  3. Voilà une description qui donne envie… Je le note dans un coin ! 🙂

    03 julio 2018 | 18:24

  4. Dice ser dios que ignorante el que lo ha escrito

    Pregunten a china castracion pena muerte reincidente.
    Cuba el che hay imagianes en campo de concentracion homosexuales quien quieren engañar?
    El que escribio esto no tiene ni idea de la historia del comunismo xD

    04 julio 2018 | 01:07

  5. Dice ser Pepe

    Ya están los típicos tontos de siempre llamando facha a todo el que opine lo contrario. Si alguien no traga con lo gay, es un facha. Si no te gusta ver tíos medio desnudos haciendo el ridículo delante de críos pequeños, es porque eres un facha! Y muchos de estos maricones, maricones es un adjetivo recogido por la RAE, les preguntas que qué es un facha y sueltan cualquier tontería sin saber de dónde viene esa palabra. El origen real y el significado. Pero que le vamos a hacer.

    04 julio 2018 | 04:24

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.