Entradas etiquetadas como ‘salir del armario’

Religioso y conservador, así era el primer gay del ejército americano

“Cuando estaba en el ejército me dieron una medalla por matar a dos hombres y me expulsaron por amar a uno”

Esta es la cita que pone en la lápida de Leonard Matlovich, un veterano que sirvió como voluntario tres veces en Vietnam y que resultó herido mientras buscaba minas antipersona. Por su servicio fue condecorado con varias medallas. Todo un héroe a ojos de los norteamericanos.

En 1975, cuando estaba destinado en la Base Aérea de Langley, decidió revelar su orientación sexual a sus superiores. Seis meses después fue expulsado del ejército, aunque éste le hubiera permitido volver si hubiera firmado un papel comprometiéndose a no mantener relaciones homosexuales nunca más. Lejos de hacerlo, llevó la cuestión a los tribunales y cinco años después, un juez ordenó que Matlovich fuera readmitido y promovido. La Fuerza Aérea le ofreció un acuerdo financiero que aceptó al creer que si volvía al ejército, le terminarían expulsando por cualquier otro motivo. Lee el resto de la entrada »

Soy lesbiana y no soy la única

Por Violeta Assiego (@vissibles)

vio-pola-2-620x413

Soy lesbiana y, al igual que Laura Ramírez, colaboradora de este blog, Me alegra decirles que nunca he tenido ningún problema en aceptarlo, que soy reincidente desde que lo sé y que no pienso quitarme“.

Tal es mi grado de aceptación que siempre me ha costado entender que otras personas pudieran tener algún problema en que me gustarán las mujeres, que me pudieran rechazar por ser, en realidad, de lo más normal. Yo al igual que usted, me enamoro. Como usted, he deseado compartir la vida con alguien y formar una familia. Sucede, como imagino que le pasa a usted, que también sufro el desamor y compruebo que pocas veces las relaciones son para toda la vida. Y concluyo, puede que diferencia de usted, que una buena vida es en la que predomina el respeto y la libertad y no la seguridad, aunque todos la buscamos. Lee el resto de la entrada »

Hombres gais separados de un matrimonio heterosexual

      Hoy escribe Bernardo Ruiz de Figueroa, autor del libro ‘Desde el tercer armario’ que se presenta en Madrid mañana sábado en la librería Berkana. Con el libro, Bernardo cuenta la historia de doce hombres que, tras una larga experiencia como heterosexuales, deciden rehacer sus vidas
como homosexuales
.

bernardo

Bernardo Ruiz Figueroa firmando ejemplares del libros ‘Desde el tercer armario’

Los hombres y mujeres homosexuales que viven en un matrimonio heterosexual son los grandes desconocidos de nuestro amplio y hermoso colectivo LGTB. El desconocimiento lleva al prejuicio y por tanto, somos no solo víctimas de los prejuicios de la sociedad heteropatriarcal, sino incluso de los de otros hombres y mujeres gays. Cuando un hombre, y hablo en masculino aunque presumo que la experiencia en femenino debe ser muy similar, sale de un matrimonio heterosexual y se reconoce como gay, afronta una reformulación de su identidad íntima y pública. Enfrentarse a la homofobia propia y ajena no es fácil en ese momento.

Cuando yo me enfrenté a esa situación, dos sentimientos brotaron con fuerza. El primero, el de haber sido un fracaso personal, un hombre que había engañado a su entorno y construido una familia discordante con su nueva realidad. La culpa te pesa y te dobla el cuello. El segundo, el miedo a no ser capaz de reconstruirme, de dejar de ser quien era o había construido, y ser otro cuya identidad desconocía. El miedo a enfrentarme a los demás, tus hijos especialmente, y decir “yo soy otro”. El miedo, entonces, te atenaza el cuello y paraliza. Lee el resto de la entrada »

¿Es mejor vivir fuera o dentro del armario?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

De Chaquetadepollo

 

Ser gay, lesbiana, bisexual o trans y pasarte toda la vida en el armario es posible y  hasta normal. En casi 80 países la homosexualidad es un delito castigado con penas de cárcel o castigos físicos. En estados como Rusia, cualquier expresión de afectividad en la calle o difusión de asuntos relacionados con la homosexualidad, están sancionados con multas porque (dicen) pueden herir la sensibilidad de los menores de 18 años.

En lugares tan ‘gayfriendly’ como España el cuarto de Europa en aceptar los matrimonios entre personas del mismo sexo, según Eurostat las personas homosexuales que trabajan en colegios católicos esconden su orientación sexual y/o renuncian a formalizar su relación sentimental, no vaya a ser que les pasé como al protagonista de la brillante película ‘El Amor es Extraño’: les despidan de su trabajo. Lee el resto de la entrada »

¿A veces lesbiana, a veces hetero? No, bisexual

Hoy cumplimos nuestro primer año de vida. Nacimos el mismo día que se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad. Y es en celebrar esto último, en lo que nos queremos centrar de la mano de Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia ), una de lxs 5 fieles colaboradorxs que estos 365 días han nutrido este blog. Nuestro aniversario lo celebramos con otro año publicando entradas. Gracias por acompañarnos, y si queréis publicar, escribid a 1decada10blog@gmail.com y os diremos qué tenéis que hacer. 

'Bisexuals: they do exist!' /Foto: Caitlin Childs (2009)

‘Bisexuals: they do exist!’ /Foto: Caitlin Childs (2009)

– ¿Eres heterosexual?

Nunca le habían hecho esa pregunta tan a quemarropa, y aunque se sintió intimidada por la invasión que suponía hacerla sin preámbulo y sin confianza, y por la intención que se veía detrás, decidió responder.

– No

Esa habría sido la respuesta fácil. El tipo preguntaba porque estaba seguro de que, en caso de heterosexualidad, tenía el éxito asegurado. Pero en ese momento ella sintió una inexplicable necesidad de decirlo.

– No. Bisexual. Lee el resto de la entrada »

No hay nada más atrevido que ser uno mismo, la línea gay de Doritos es de edición limitada

No los encontrarás en las tiendas y están a la venta solo en Estados Unidos. Aquellos que quieran hacerse con una de las bolsas de chips con sabor arcoris que la conocida marca Doritos ha puesto en el mercado, tendrán que pagar 10$ que irán destinados a It Gets Better. Para ello, deben solicitarla a través de la web que se ha creado a tal efecto.

Doritos1

“Es una experiencia de producto totalmente nueva para nuestros clientes que nos permite mostrar nuestro compromiso por la igualdad de derechos de la comunidad LGBT y celebrar la humanidad sin excepción”  Ram Krishnan (Jefe de marteking de la marca)

La iniciativa de Doritos tienen fecha de caducidad, es decir que solo estará disponible hasta el próximo 11 de octubre, fecha en la que se celebra el Día Internacional de Salir del Armario. Precisamente esta es la temática en torno a la cual giran los vídeos de It Gets Better (la destinataria del dinero). A través de éstos lucha contra el acoso lgbtfobo, principalmente en las escuelas. En ellos, personalidades muy conocidas -que además son LGBT- o empleados de empresas con cierta influencia, dedican palabras de esperanza a aquellas personas que en este momento pueden estar sufriendo acoso por su orientación sexual o idéntidad de género. Lee el resto de la entrada »

Familias y otros animales

Por Carmen López (@lacarmenlolo)

Fotografía de EFE
Fotografía de EFE

No importa que hayas nacido en los 60, los 70, los 80, o cuando sea. No importa que la sociedad española haya evolucionado hasta el punto que hay una amplia visibilización y aceptación de parejas homosexuales. No importa que haya políticos, jueces, periodistas, presentadores, misses fuera del armario. No importa que tu familia haya sido la más progre, la más carca, de misa semanal o con un pasado hippy.

Sea como sea, la mayoría de una forma u otra, más tarde que pronto, hemos salido del armario frente a nuestra familia. Y el abanico de posibilidades que te ofrece el momentazo daría para una versión LGBTI de la novela de Gerald Durrell, Mi familia y otros animales, más de sesenta años después.

Sólo una cena de amigas, entre muchas risas, pudo dar para diálogos como los que siguen. Cualquier parecido con la realidad es completamente cierto.

“La culpa la tiene tu amiga”

– En mi casa era como una hija para mi madre, como una hermana más. Pero en el momento que se enteraron que yo tenía una relación con una mujer, todas las culpas recayeron sobre ella, por esa gente (gays, lesbianas, trans,…) con la que se relacionaba. Y no la pueden ni ver.

La amiga culpable entre risas: Lee el resto de la entrada »

“¿Puedo renunciar a los 15 días de permiso por casarme?” El armario en tiempos de crisis

Foto de madstreetz

Foto de madstreetz

Por Nayra Marrero Jaén

No puedo evitar ponerme roja cada vez que mi jefa nos recuerda, en alto y con tonito, que no admitirá relaciones entre sus empleados. Supongo que es la rabia porque qué coño habrá cambiado en el trabajo porque de ser amigas hayamos pasado a ser novias, y qué cambiará cuando formemos una familia juntas, que es lo que tenemos en mente hacer.

Como ha sufrido una operación en el útero, mi chica ha conseguido una cita en la pública con la unidad de infertilidad, que su doctora de familia es muy maja y ha intentado colarla para ver si la inseminan. Sabemos que está la cosa difícil, pero es que hemos estado mirando en clínicas privadas y lo que nos gustaría de verdad, que es el método ROPA, que inseminen mi óvulo y se lo pongan a ella para que biológicamente sea de las dos, es muy caro. Lo vamos a intentar por la Seguridad Social y ya nos han dicho que es lo mismo que ella se presente como futura madre sola que que vayamos las dos como pareja: sin un tipo que aporte el semen (o sea infértil), nos lo van a poner muy difícil.

Tenemos un amigo que se ha ofrecido pero ya le hemos dicho que no. Yo tengo claro que quiero estar en todos los papeles desde el principio, que no quiero líos con el registro y para eso sé que tenemos que casarnos y decir que el embarazo tiene que ser por inseminación artificial con donante anónimo. Además, no me hacía mucha gracia que este fuera el donante, que se lo agradezco un montón, pero me da rollito.

El tema está en que tenemos que casarnos. Que yo lo hago encantada, pasaré el resto de mi vida con ella lo diga un papel o no, pero a ver cómo se lo toma mi jefa.

En el curro sólo tres compañeras saben que estamos juntas, y me pongo roja de rabia hasta cuando lo pienso ¿Qué le molestará a ella que seamos pareja?

Hemos preguntado si nos pueden despedir por casarnos y nos han dicho que no, pero que tengamos cuidado porque se pueden agarrar a otras razones o pueden hacernos la vida imposible en el curro, y que además si nos despiden luego nos toca a nosotras demostrar que lo han hecho por algo ilegal, y no nos viene bien todo este lío y la pérdida de pasta si queremos ser madres.

Y queremos. Claro que queremos.

Al parecer podemos no decir que nos hemos casado y perder los 15 días de vacaciones, que ya me jodería. Puedo renunciar también a la baja cuando nazca el bebé, aunque lleve mi apellido. Puedo estar en el armario como lesbiana, como casada y como madre, ¡ahí es nada!

Crisis de mierda, que si no fuera por ella igual una de las dos habría encontrado curro en otra parte, que no será porque no lo estemos buscando. Crisis de mierda, que  ha sido la excusa perfecta para cargarse los cuatro derechos laborales que teníamos. Crisis de mierda, que el trabajo que estoy haciendo podría hacerlo como funcionaria si es que convocaran otra vez oposiciones.

País de mierda que en vez de estar disfrutando del proyecto que tenemos juntas ando haciendo cuentas con mis dineros, mis derechos y mi maldita rabia contenida.

Lo que os traemos hoy es una historia casi real, pero casi. Desde diciembre la reproducción asistida a las parejas de mujeres y mujeres solas no está cubierta en la mayoría de las comunidades autónomas (excepción de Andalucía, Asturias, Canarias, Cataluña, Euskadi y Extremadura) y aún es necesario casarse para que dos mujeres sean reconocidas como madres. También es cierto que mucha gente pregunta al Servicio de Información de la FELGTB si es obligatorio contar en el trabajo que te casas o que vas a tener hijos. El armario pesa y con la crisis, más.

Todos tenemos un armario del que salir, ¿cuál será el de Reig Pla?

 

“Todos tenemos armarios. Tu armario puede ser decirle por primera vez a alguien que lo amas, o contar que tienes cáncer, o cualquier otra de esas conversaciones difíciles que tenemos a lo largo de nuestra vida… Todo lo que está en el armario representa una conversación dificil…”

 

Así empieza el video de Ash Beckham que os proponemos hoy y que recoge una de las charlas sobre temática LGBTI más emblemáticas de las que han tenido lugar en los eventos TedX.

Mientras algunos usan la influencia de su voz para ensalzar un mensaje (anti)navideño -tal y como hizo estos días el Obispo de Alcalá en su lamentable carta pastoral “Por un plato de lentejas”- hay quienes apostamos por compartir otro tipo de mensajes que sí promuevan el respeto a la diversidad y a la pluralidad de todos los seres humanos, también el respeto a la pluralidad religiosa puesto que la religión católica no deja de ser una religión más. Religiones que en todo caso deben respetar los principios proclamados en las declaraciones de derechos humanos y no desacreditar a los organismos que velan por su cumplimiento.

Nuestro último #DomingoBreve antes de acabar el año lleva mensaje: todos y todas tenemos armarios, situaciones difíciles que nos da miedo afrontar (también José Antonio Reig Plá) y os animamos a afrontarlas. Es cierto que encontrar al otro lado a un interlocutor que nos escuche y nos acepte tal cuál nos mostramos es lo mejor que nos puede pasar, pero no siempre es así.

No obstante y a pesar de ello “no sientas remordimientos, estás contando tu verdad, nunca hay que pedir perdón por lo que eres. Y si algunas personas se decepcionan, ese es su problema, no es el tuyo”.

 

(Para ver el video con subtítulos en español tienes que pinchar en el botón de configuración y en la opción de subtítulos pulsar ‘español’)

Lesbianas a contraluz: Esquemas de iluminación básica I

                                    Nuestra colaboradora y fotógrafa Laura Ramírez sigue explicándonos distintas técnicas para fotografiar lesbianas

 

¿Es la visibilidad una cuestión de mirada o del objeto de esa mirada?

Hoy hablaremos de luz.

La luz, elemento imprescindible para que exista el mundo. Y responsable, además, de que podamos ver todo lo que hay en él. Sin luz no hay vida ni lesbianas ni nada.

De hecho, la materia prima de la Fotografía es la luz. Resulta fundamental pues, saber iluminar correctamente un objeto o sujeto para que pueda salir decentemente en la foto.

Y necesitamos salir en la foto porque en este mundo de imágenes, lo que no se fotografía no existe.

Recordemos que proyectar luz sobre un asunto también ayuda a ponerlo a foco correctamente.

En el ecosistema que habitamos, el depredador natural de la lesbiana común es la ignorancia, el desconocimiento, la prepotencia, el miedo: La falta de luz, vaya.

Dentro de la estrategia defensiva de la manada, a veces, para protegernos de las agresiones que causan estos comportamientos nos ocultamos, buscamos refugio, guarida, calor en el agujero, abrimos el doble fondo del armario y allí nos metemos a esperar tiempos mejores. Hay quien lo hace para siempre. Y es por algo parecido, no crean, por miedo, por necesidad, por no saber cómo, por comodidad mal entendida. Siempre encuentras a alguien que piensa que es donde debemos estar. Y siempre encuentras a alguien que le escucha.

Lo malo es que dentro del armario no se ve apenas, está negro, huele a polilla; un armario no hay que usarlo mas que para jugar al escondite, ocultar amantes si te pescan in fraganti y guardar joyas de la abuela. Para nada más. No sé qué hace ninguna lesbiana ahí dentro. Lo primero y primordial es salir de ahí, abandonarlo. Una vez fuera, buscad la fuente de luz.

Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Propongo como ofensiva que la lesbiana, a oscuras hasta el momento, se prepare para su ración de luz correspondiente y necesaria.

Vamos pues al segundo punto de nuestro manual fotográfico de visibilidad lésbica:

2. Esquemas de Iluminación básica para lesbianas

Cuando se habla de iluminación en Fotografía, se dice que hay que tener en cuenta fundamentalmente tres cualidades de la luz: intensidad, calidad y dirección. Según esto, para iluminar algo o a alguien nos preguntaremos tres cosas, si la luz es suficiente, si resulta dura o suave y cual es la posición de los distintos elementos entre sí (fuente de luz, fotógrafo, modelo).

La responsabilidad de llevarlo a buen puerto es, de esta manera, de todos los participantes del juego.

Veamos:
Contamos para empezar con el sol que nos alumbra, fuente de luz natural por excelencia y, de momento, a disposición de todo el mundo. La intensidad se da por descontado, pero pensad muy bien en la dirección del haz de luz, dónde os colocáis con respecto a él, no vayáis a provocar un eclipse. Si os van a fotografiar y os plantáis justo delante, el que os mira se deslumbra y os convertís en silueta. Si sois quien tiene la cámara, seguid el consejo universal para cualquier fotógrafo principiante: que el sol esté a vuestra espalda, procuradlo, porque si no, ni la cámara ni vuestros ojos serán capaces de distinguir nada.

Es entonces cuando llega un/a chavalito/a sonriente y te hace el siguiente comentario: ‘No, si yo estoy a favor de los homosexuales y todo eso pero dime, ¿Cual de las dos hace de chico?’ (…Pasa rodando una pelusa gigante…)

Por no escuchar esto, a mí a veces también me dan ganas de meterme no ya en el armario, sino en una cueva en mitad del monte y no volver a salir… Aunque esto es descafeinado, puede ser peor y tener que asistir a variopintas groserías de macho ibérico con sus correspondientes soluciones a mi problema de todos los calibres, que no transcribiré aquí por ahorrarles el cuadro de estupideces sobre pesos y medidas. (Y claro está que lo mismo puede provenir de cierto espécimen de mujer, pero no encuentro el apelativo equivalente…)

Señoras, señores, a esto me refería, estamos en situación de contraluz y es la que menos nos conviene. Por tanto tenemos un problema de colocación, de posiciones.

Contraluz
Fotografía de Laura Ramirez

 

Es habitual ver la lesbiana a contraluz, cual silueta, a modo de bulto negro sin dibujo. Una mancha negra sin detalles de la que solo se aprecia su contorno y que cabe en cualquier saco, por lo visto.

Y es que cara al sol no se distingue nada porque te deslumbra con su brillantez y te quedas momentáneamente ciego (cuidado con mirarlo demasiado tiempo, que entonces la ceguera será permanente). Con los ojos tan llenos de blanco puro se te vienen ideas demasiado claras y como con un resplandor brillante…

Iluminadores de caminos: Las lesbianas no somos una copia defectuosa, tarada de la sacrosanta imperante idea de vida, de pareja, de matrimonio. Presten un poco más de atención, por favor. Lo importante son los detalles, ¿nunca se lo han dicho?

El problema es el contraste: La diferencia entre las condiciones lumínicas de una y otra parte de la escena es demasiado extrema. La demasiada luz del otro lado deslumbra al que mira y resulta excesiva por comparación, con lo que quedamos a oscuras. Necesitamos, por tanto, la misma luz que los demás, que incida sobre nosotras de una manera más adecuada.

Una vez definido y localizado el problema, las soluciones en la próxima entrega.

(Continuará…)