La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘patrimonio de la humanidad’

Doñana no es un almacén de gas

Acción en Doñana contra el proyecto de Gas Natural Fenosa 29/11/2016, Doñana, Huelva, España Activistas de Greenpeace paralizan las obras de Gas Natural Fenosa en Doñana por sus daños a este Espacio Protegido Greenpeace ha comenzado a primera hora de la mañana una acción de protesta en las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana. Más de una veintena de activistas de Greenpeace han paralizado las obras para extraer y almacenar gas en este espacio protegido, bajo los lemas Salvemos Doñana y Resistencia Doñana. Greenpeace ha montado un campamento de resistencia a la entrada de la instalación con activistas bloqueados y con una gran pancarta en la que se lee “Doñana no es un almacén de gas”. Además, escaladores de la organización han montado otro campamento en lo alto de una de las estructuras que tiene Gas Natural Fenosa en la zona del proyecto. ©Greenpeace/Mario Gómez ©Greenpeace Handout/Mario Gómez - No sales - No Archives - Editorial Use Only - Free use only for 14 days after release. Photo provided by GREENPEACE, distributed handout photo to be used only to illustrate news reporting or commentary on the facts or events depicted in this image.

©Greenpeace/Mario Gómez

Nunca pensé que fuera necesario explicar lo evidente: Doñana no es un almacén de gas.

Dices Doñana y automáticamente te vienen a la cabeza flamencos, linces, espátulas, alcornoques centenarios convertidos en ruidosas pajareras, elanios azules, águilas imperiales, yeguadas marismeñas, grullas y campos inmensos de dunas enterrando pinares, pero almacén, gas, energía, industria, zanjas, pozos no caben en esta definición de Doñana. Qué triste que tengamos que recordárselo a nuestros políticos y a nuestros conciudadanos ingenieros, gestores, empresarios. Señoras y señores: Doñana no es un almacén de gas.

Pero Doñana va a convertirse en un gigantesco almacén subterráneo de gas.

El proyecto de Gas Natural Fenosa ya ha sido autorizado por el Gobierno central en el Espacio Natural de Doñana. Una decisión que pone en riesgo la biodiversidad y el futuro de este lugar protegido. Es como si se quisiera hacer un almacén de hidrocarburos bajo la mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla ¿También lo autorizarían?

Lo de que por ser bajo tierra no tendrá efectos secundarios no se lo cree nadie. Viene precedido por casos como el del almacén subterráneo Castor en Castellón que produjo más de 500 terremotos y una indemnización con dinero público a la empresa de casi 1.400 millones de euros.

Y supone la industrialización de un área protegida considerada patrimonio mundial. Además, denuncian todos los grupos ecologistas, supone seguir apostando por un modelo energético basado en combustibles fósiles que alimentan cual suicidas desesperados el insostenible cambio climático.

Esta semana concluyó el plazo dado por la Unesco a España para informar sobre las medidas que va a tomar para cumplir con sus recomendaciones para proteger Doñana. De no ser suficientes, el Parque Nacional de Doñana podría perder su figura de protección de Patrimonio de la Humanidad y ser incluida en la lista de Patrimonio Mundial en peligro en 2017.

Perder la medalla de la Unesco es lo de menos. Lo peor es perder esta joya de la corona de la naturaleza mundial para triste beneficio espurio de una empresa privada. Porque este almacén de gas servirá tan sólo para que Gas Natural Fenosa tenga reservas que le garanticen la venta de gas natural de forma regular a lo largo de todo el año, evitando tanto las fluctuaciones estacionales como geopolíticas ya que el gas a almacenar procede en su práctica totalidad de Argelia. Es decir, se cede el subsuelo de un espacio protegido con el más alto valor ecológico y patrimonial del mundo para garantizar los beneficios especulativos exclusivos de una empresa, poniendo en peligro a las personas de las muchas poblaciones cercanas (incluidas Huelva y Sevilla) y las riquezas naturales de Doñana.

Yo hace ya mucho tiempo que no entiendo nada.

Informe de Greenpeace “Extracción y almacenamiento de gas en Doñana. Diez razones para decir NO”. Descargar aquí.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los toros quieren entrar en la escuela

Corrida_madrid

La Plataforma La Tortura No Es Cultura (LTNEC) ha denunciado que entre las conclusiones del I Congreso Internacional de Tauromaquia celebrado la pasada semana en Albacete se plantee llevar la tauromaquia a la escuela. Según el plantel de supuestos expertos reunidos con dinero público (tuyo y mío) en ese foro, los toros es un arte “que tiene mucho que enseñar” y serviría para plantar cara “al gran problema del relevo generacional” que existe en la afición al toreo. Un argumento, por cierto, idéntico al esgrimido por los cazadores.

Los taurinos, más que nadie, deberían saber que este tipo de propuestas son absolutamente descabelladas. Adjetivo procedente de descabellar. Según la RAE: “Matar instantáneamente al toro, hiriéndolo en la cerviz con la punta de la espada o con la puntilla”. Pues sólo quien mata así, a sangre fría y para satisfacción del respetable, es capaz de idear tamaño despropósito, educar en el gusto por la tortura animal.

Porque además, y como recuerdan los antitaurinos, la propuesta contraviene la recomendación  del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas que, en sus revisiones sobre la situación de la infancia de Portugal (2014) y Colombia (2015), ha instado a los gobiernos a “proteger a la infancia de la violencia física y psíquica de la tauromaquia”. Sin embargo, en España siguen muriendo niños en eventos taurinos y se siguen subvencionando las escuelas de tauromaquia con fondos públicos.

De la misma manera, es igualmente “descabellado” que nuestro Gobierno nacional plantee que la UNESCO declare  la tauromaquia “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, objetivo último de este congreso internacional. Trágicamente, el mismo gobierno que se está cargando la cultura en este país aplicándole unos impuestos abusivos, es el que quiere promocionar como cultura algo arcaico y tan dudosamente cultural como los espectáculos de leones y cristianos del circo romano, por suerte cada vez con menos apoyo popular.

Ideas descabelladas, con vuelta al ruedo de los siete enanitos toreros y peón de brega cargando con la suerte de tantos maestros venidos a menos.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Salvajismo español ¿Patrimonio de la Humanidad?

Alanceo_y_muerte_del_toro

Alanceado, descabello y muerte del Toro de la Vega. © Partido Animalista-PACMA

Su nombre le ha traído mala suerte. ‘Elegido’, un “toro del frío”, burgalés de pelo negro y 600 kilos, será el Toro de la Vega de este año. El próximo 16 de septiembre morirá alanceado a orillas del río Duero por culpa de un rito tan salvaje como vergonzante que se repite desde hace cientos años en la histórica villa de Tordesillas.

Pablo Puyol, Gabino Diego o Beatriz Rico han grabado un vídeo sumándose a la campaña Rompe Una Lanza del Partido Animalista, invitando a los ciudadanos a sumarse a una manifestación este sábado 13 de septiembre en Madrid. 

Pero en Tordesillas contraatacan y acaban de celebrar su primer Congreso Internacional “para combatir falsedades”. En él, diferentes especialistas han “reflexionado y profundizado” sobre los aspectos éticos, legales, históricos, antropológicos y culturales de tan sangriento festejo.

Todos a favor de la tortura pública de animales, han concluido que la UNESCO debe declararlo Patrimonio de la Humanidad, ahí es nada.

Una fiesta blindada, pues la Guardia Civil enviará 121 efectivos al municipio vallisoletano “para garantizar que el torneo del Toro de la Vega transcurra con total normalidad”. No vayamos a ir los antitaurinos y les agüemos la matanza.

En la página web oficial del Patronato del Toro de la Vega, el periodista Vidal Arranz, uno de sus defensores más acérrimos, firma un artículo sonrojante titulado Distorsiones en la mirada. Asegura este colaborador de El Norte de Castilla que detrás de la polémica está el choque entre lo rural y lo urbano [sic], entre los distintos modos de concebir la fiesta.

En su discutible opinión, los urbanitas pasivos somos anodinos espectadores de espectáculos enlatados, como los partidos de fútbol o el cine. Mientras que los rurales activos son valientes protagonistas en el alanceo y tortura de los toros. Espectáculos urbanos esos de fútbol y cine donde, y cito textualmente:

“La sangre no es sangre real. La muerte no es muerte real. El dolor no es dolor físico real. El sexo no es sexo real”.

En cambio,

“en los festejos taurinos populares es el cuerpo el que se pone en juego, en primer término, y la mirada pasa a ser un elemento de apoyo”.

Y concluye Arranz:

“Ésta es una diferencia esencial para entender buena parte de los problemas de comprensión que rodean al Toro de la Vega”.

¿Lo entienden ahora? Pues qué quiere que le diga, señor Vidal. Ahora sí que me preocupan ustedes mucho más.


Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

El Calypso, el mítico barco del comandante Cousteau, se oxida abandonado

Calypso

Félix Rodríguez de la Fuente nos descubrió los tesoros de la fauna Ibérica y el comandante Cousteau las riquezas del mar. Por eso me entristece enormemente que el Calypso, su mítico barco con el que surcó los siete mares, en el que todos alguna vez soñamos con ser grumetes, se pudre desde 2007 en un astillero francés. Mirad la foto. ¿No os da una lástima inmensa?Calypso_restauracion

La embarcación aspira desde hace 17 años a convertirse en seña de identidad de un importante museo marítimo. Pero como muchos ya sabéis, la familia de Cousteau ha heredado poco del espíritu libre y solidario del comandante. En enero de 1996, un año antes de la muerte de Jacques Cousteau, el barco se hundió en Singapur. Fue reflotado y trasladado a La Rochelle para convertirlo en museo. El proyecto no tuvo éxito y el barco permaneció amarrado junto al Museo Marítimo durante varios años. En 2007 fue trasladado a Concarneau para ser restaurado en los astilleros Piriou y convertirse en una atracción itinerante para la divulgación. Peleas judiciales entre la Fundación Equipe Cousteau (presidida por Francine Cousteau, la segunda esposa de Cousteau) y los astilleros mantienen en la ruina la embarcación.

Una petición online para tratar de salvar el mítico Calypso ha recibido ya casi 10.000 firmas de apoyo. La petición fue iniciada en la plataforma Change.org por Bruno Bombled, un ciudadano francés que reclama a la ministra de Cultura francesa “que declare el Calypso patrimonio nacional para evitar que la embarcación se muera en Concarneau”, la localidad de la región de Bretaña donde el barco permanece en un astillero. Sólo así podrá acceder a los fondos públicos que permitirían su salvación.

En mi opinión, el Calypso no es Patrimonio Nacional francés. Es Patrimonio de la Humanidad, como los mares que ayudó a proteger. Vuelve a mirar una vez más su foto. Efectivamente. Está tan deteriorado como nuestros océanos.

En la imagen superior, el Calypso en octubre de 2007, cuando llegó al puerto de Concarneau. (Foto Fred Tanneau. AFP)

Otras entradas relacionadas:

Una cibercampaña trata de salvar las praderas marinas de Ibiza y Formentera

posidonia-oceanica

Joan Torres, un capitán de la marina mercante de Formentera, ha iniciado una campaña online para salvar las praderas de posidonia del archipiélago balear. Auténticos “bosques submarinos“, impresionantes reductos de biodiversidad, están declarados nada menos que Patrimonio de la Humanidad.

Pero ésta es otra más de esas declaraciones grandilocuentes en mojado papel oficial. En realidad están más amenazadas que nunca. La culpa la tiene una actividad aparentemente inocua: el fondeo de yates de recreo. No lo vemos, pero las anclas se arrastran sobre el fondo arenoso convirtiéndose en terribles arados o, más propiamente, bulldozer, que dejan el entorno como un páramo desolado.

Y la posidonia no es una vulgar planta acuática. Endémica del Mediterráneo, en mayo de 2006 se halló un ejemplar de 8 kilómetros de largo, convirtiéndose en el ser vivo conocido más grande de la Tierra. Teniendo en cuenta que esta especie crece a un ritmo de dos centímetros por año, su edad se ha estimado en 100.000 años.

La petición fue iniciada en la plataforma Change.org y va acompañada de un vídeo explicativo realizado recientemente por el fotógrafo Nathan Dappen.

Según explica el capitán Joan en su texto justificativo de la petición,

“La calidad de la biodiversidad, la transparencia de las aguas, el equilibrio de la línea de costa y el mantenimiento de la principal fuente de ingresos de Formentera e Ibiza (el turismo) dependen en gran parte de la conservación de las praderas de posidonia”.

Y añade:

“Las praderas de posidonia están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Durante muchos años, el desconocimiento sobre la importancia de la posidonia imposibilitó desarrollar políticas activas de conservación; pero el actual conocimiento científico sobre su papel clave en el mantenimiento del ecosistema de las islas, y la certeza de cómo el cambio climático y la absoluta ineficacia de las medidas de protección adoptadas restringidas a reducidas zonas -permitiendo el fondeo de toda clase de embarcaciones, masivo en ocasiones, sobre extensas zonas de posidonia en base a determinados intereses- está terminando aceleradamente con un bien común irremplazable”.

Por todo ello, Joan reclama una serie de sensatas medidas que permitan salvar las praderas de posidonia de las Islas Baleares:

  • La situación e identificación de la posidonia en las cartas náuticas.
  • La prohibición de fondeo sobre fondos de posidonia en las cartas náuticas y derroteros.
  • La prohibición de pesca de arrastre sobre fondos de posidonia en las cartas náuticas.
  • Cumplimiento de la normativa MARPOL 73/78 en zonas de praderas de posidonia.
  • Prohibición de vertidos contaminantes procedentes de instalaciones de tierra sobre praderas de posidonia (depuradoras, industriales) al igual que materiales procedentes de dragado de fondos.
  • Vigilancia y control efectivo de las todas las medidas descritas.

El destinatario de la petición, la Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient i Territori del Gobierno Balear, recibe periódicamente un correo electrónico informando de las nuevas firmas de apoyo que consigue la campaña. Ya llevan recogidas 10.800 firmas, una de ellas la mía. ¿Nos echas una mano? Aquí tienes el enlace: Protección real para las praderas de posidonia.

Posidonia (Spanish subtitles) from Day’s Edge Productions on Vimeo.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Piden que la caza sea declarada Patrimonio de la Humanidad

La noticia (Agencia EFE): La Oficina Nacional de la Caza (ONC) pedirá al Gobierno español que promueva la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante la Organización de Naciones Unidas (Unesco).

La justificación: Según los promotores de esta iniciativa, la caza como actividad que regula las especies y genera biodiversidad es necesariamente compatible con el conservacionismo, de manera que las inversiones que ésta genera sean garantes del futuro de los hábitats y habitantes del medio rural y natural.

La duda: Ahorcar perros “que ya no sirven”, dejar decenas de miles de animales heridos agonizando en el campo, sembrar de plomo el campo, envenenar rapaces, fusilar perdices recién salidas de las granjas, disparar a todo bicho viviente ¿es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad? A mí todos esos cadáveres me parecen muy tangibles.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

El árbol más famoso del mundo es eléctrico


El árbol más famoso y fotogénico del mundo, el drago milenario (Dracaena draco) de Icod de los Vinos, sobrevive gracias a la electricidad. Se podría decir que, en cierta manera, es eléctrico.

Muy pocos lo saben, pero este formidable abuelo vegetal cuyo peso sobrepasa las 140 toneladas está completamente hueco, y en su interior día y noche, las 24 horas del día, dos ventiladores renuevan el aire del interior para impedir la formación de perniciosas plagas. Como un enfermo terminal, sus constantes ambientales son igualmente monotorizadas para prevenir cualquier posible achaque que ponga en peligro el símbolo vegetal de Canarias, orgullo y gran negocio de la localidad tinerfeña de Icod de los Vinos.

A pesar de su extraordinaria importancia, el famoso drago no está legalmente protegido, como no lo está ningún árbol singular canario. Tan sólo cuenta con una referencia como Sitio Nacional de 1919 en la misma ley que protegió el primer parque nacional de España, el de Covadonga. Una caduca mención que no le aporta protección alguna y que el Gobierno de Canarias no parece dispuesto a actualizar.

Últimamente el Ayuntamiento de Icod de los Vinos trata de nuevo de lograr su declaración como Patrimonio de la Humanidad, dado su excepcional valor universal. Ojalá lo consigan. Con este motivo, hace unos días me desplacé al Parque del Drago de esa localidad para participar en el rodaje de un documental televisivo. La ocasión me permitió entrar por segunda vez en el sancta sanctorum del árbol, sus entrañas cibernéticas, y comprobar su excelente estado de salud. Un privilegio que me gustaría compartir con todos vosotros a través de unas cuantas fotografías, pálido reflejo de la emoción que he sentido dentro del colosal gigante verde, una gran cueva vegetal donde caben cómodamente cinco personas de pie.

Sobre estas líneas, entrada natural al drago de Icod de los Vinos. Cuando estuve aquí hace 15 años la entrada era otra un poco más a la izquierda cerrada con una pequeña puerta de madera, al estilo de una casa de los gnomos. Ahora mismo la vieja apertura está a punto de cerrarse de forma natural gracias a un proyecto de conservación promovido por los técnicos, y que consiste en fomentar el avance de sus raíces adventicias hasta lograr cubrir todo el hueco.

Y aquí podéis ver una imagen nunca antes publicada: las tecnológicas entrañas del árbol. Máquinas y sensores garantizan la supervivencia de un recurso natural que, además de su extraordinario interés botánico, atrae diariamente a más de 6.000 turistas diarios.

¿Cuántos años tiene el drago? Es su gran misterio.

Humboldt le calculó “a ojo” 7.000 años. El Libro Guinness de los Records le certifica, también sin pruebas científicas, 3.500 años. En el folleto que recibes tras pagar la entrada para poder verlo de cerca se reduce su edad a milenario. Sin embargo, los últimos estudios realizados con la especie a partir del conteo de sus ramificaciones (23 en total) no le conceden una edad más allá de los 360-400 años.

Yo, que respeto tanto a las personas mayores, no osaré en preguntarle los años. En mi libro Árboles y arboledas singulares de Canarias dije de él que, como una tía abuela mía, “tiene los años que aparenta”. Aunque como me señaló luego mi amigo y excelente botánico y geógrafo Rafael Almeida, en realidad deberíamos decir que “no tiene los años que aparenta“. Pero qué más da, lo importante es poder disfrutar de este drago, el más famoso y bello del mundo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

El tejo debe ser Patrimonio de la Humanidad

No existe árbol más mágico y maravilloso que el tejo (Taxus baccata), el viejo templo vegetal de nuestros antepasados prehistóricos, el más antiguo de Europa. Herederos de ese antiquísimo linaje cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos, nos quedan aún hermosos ejemplares en el norte de España. Allí dan sombra a vetustas iglesias o apartados cementerios donde todavía hoy, en pleno siglo XXI, siguen reafirmando su misterioso contenido espiritual, su magia, su eternidad.

A estos árboles de una carga cultural y religiosa tan tremenda los llamamos Tejos Cultos. Y los queremos proteger de nosotros mismos, de nuestras obras y de nuestros cuidados mal entendidos. Por eso, desde el Observatorio Convergente de Árboles Singulares y Monumentales, promovido por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (FFRF) y al que pertenezco, hemos solicitado la declaración de este tipo de tejos del norte de España y el Arco Atlántico europeo como Patrimonio de la Humanidad.

Tienen todos los méritos para ello y, lo más importante, muy probablemente sea ésta la única alternativa para garantizar su conservación.

Y es que estos árboles formidables muchas veces centenarios han envejecido en los últimos 20 años más que en todos sus últimos siglos de larga existencia. La apertura de zanjas a su lado les arrancaron las raíces, el asfaltado de las calles los secó, la instalación de muros los estrangularon, las podas los mutilaron. Pobres.

Muchos no lo resistieron y han muerto. Como el simbólico tejo de la iglesia mozárabe de Santa María de Lebeña (Cantabria) que, más que muerto en marzo de 2007, fue asesinado por obras estúpidas y tratamientos incultos. De nada le valió estar protegido. Como dijo entonces una vecina, “al quererlo curar se lo cargaron“. Y es que hay amores que por atrevidos, matan. Hoy el bello árbol es tan sólo un fantasmagórico trozo de tronco partido.

En la imagen superior, el centenario tejo de Lebeña antes de sufrir las mortales obras de reforma de su entorno. Bajo estas líneas, el mismo tejo en la actualidad.

Y abriendo el post, el fenomenal tejo de la iglesia de San Cristóbal de Valdueza, en Ponferrada (El Bierzo, León), un símbolo vegetal por suerte aún vivo.

Los especuladores sitian Numancia

A los romanos les costó un triunfo dominar la ciudad celtíbera de Numancia. Hizo falta enviar a Escipión el joven, el vencedor de Cartago, quien tras más de un año de cerco infernal sólo logró entrar en una ciudad devastada después de que sus habitantes la prendieran fuego y se inmolasen en ella. Prefirieron morir libres antes que vivir como esclavos.

Hoy Numancia es un apacible cerro elevado sobre el río Duero, sin más vida en ella que algún alcaraván despistado correteando por entre sus piedras milenarias. Sin embargo, la vieja ciudad vuelve a estar sitiada, esta vez por los especuladores sin escrúpulos y, lo que es peor, por la especulación institucional, la peor de todas. Son ellos los que pretenden robarnos su riqueza más sagrada, su paisaje histórico, en aras de algo tan poco original como el pelotazo urbanístico. Para nuestra desgracia, son precisamente las administraciones que deberían proteger este inmenso legado quienes lo promueven, vayan ustedes a saber por qué espurios intereses.

La situación es tan grave que el yacimiento ha sido incluido en la Lista roja de patrimonio en peligro elaborado por la asociación Hispania Nostra.

La relación completa de amenazas causa escalofríos:

Un complejo residencial de 288 viviendas junto al campamentos romano de Alto Real, a pesar de estar protegido como bien arqueológico e histórico.

800 viviendas en un nuevo pueblo de colonización VIP al que irónicamente han dado en llamar Ciudad del Medio Ambiente, y que incluye hasta un hipódromo y varios hoteles. Ya han talado 3.000 pinos y amenazan a la segunda mayor colonia de cigüeñas de la provincia de Soria, a pesar de ser un espacio de alto valor ecológico y ambiental protegido por la Directiva Hábitats.

Un polígono industrial, Soria II, de 150 nuevas hectáreas, cuando tienen 300 sin usar en Valcorba y la ciudad tan sólo necesita 1,5 hectáreas al año.

Hasta con los espíritus románticos arremeten, pues han autorizado la construcción de un tanatorio en el famoso Monte de las Ánimas que cantara Bécquer.

No se dan cuenta de que el gran valor de Numancia no son sus piedras, es su paisaje. Sólo en este cerro podemos dar un salto en el tiempo para, 2.150 años después, reconstruir en nuestra imaginación la mirada desafiante de los resistentes numantinos a sus sitiadores romanos, con la misma intensidad y emoción de entonces. Porque allí la historia está viva gracias a su entorno.

Para protegerla definitivamente sólo hay una solución: declarar a Numancia Patrimonio de la Humanidad, poner su preservación en manos de la Unesco, ya que nuestros representantes son incapaces de hacerlo.

Esta vez los sorianos no van a prender fuego a la ciudad como pretenden sus políticos irresponsables. Esta vez pondrán todo su esfuerzo y valentía en defenderla; con uñas y dientes si hace falta.

—-

En el mapa inferior podéis ver cómo los proyectos urbanísticos están estrechando el cerco histórico romano a la ciudad celtíbera.