La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Archivo de la categoría ‘Consumo’

Más miel (y menos gorrinadas azucaradas) en los desayunos

Quizá no lo sepas, pero España es la colmena de Europa, la mayor productora de este edulcorante natural que nos regalan las abejas y que tanto ayuda a favorecer la polinización de los cultivos. Paradójicamente, es también uno de los países donde menos miel se consume.

Para paliar este desajuste, ASEMIEL-ANIMPA, organización que engloba a los envasadores y comerciantes de la miel en España, desarrollará durante los próximos tres años la campaña Familias Mielenials, cofinanciada por la Unión Europea, con el objetivo de divulgar e informar a las familias jóvenes y a los niños sobre las virtudes y bondades de la miel.

Especialmente se quiere promover su uso en los desayunos. Si te gusta lo dulce por la mañana, en lugar de optar por productos ultraprocesados cargados de azúcares, ¿por qué no volver a las tostadas de pan con miel? Lee el resto de la entrada »

Nos comemos una tarjeta de crédito a la semana

Los microplásticos están por todas partes. Pero curiosamente, o lógicamente, los hay en mucha mayor cantidad en la tierra que en nuestros sufridos océanos. Tantos, que nos los comemos sin saberlo. Según denuncia Amigos de la Tierra, estamos consumiendo sin quererlo ni saberlo alrededor de 2.000 pequeñas piezas de plástico cada semana, aproximadamente 21 gramos al mes, poco más de 250 gramos al año. Esto es el equivalente al peso de una tarjeta de crédito a la semana (5 gramos).

Tal y como denuncia el informe Plastívoros presentado por Amigos de la Tierra y Justicia Alimentaria, los datos actuales muestran que los microplásticos presentes en la tierra son mucho más numerosos que los acuáticos y que, de hecho, la inmensa mayoría del plástico que encontramos en los sistemas acuáticos tiene su origen en una contaminación terrestre anterior.

El informe señala que la contaminación microplástica en la tierra podría ser hasta 23 veces mayor que en el océano y apunta que, de hecho, aproximadamente el 80 % de la contaminación por microplásticos en el océano proviene de la tierra. Lee el resto de la entrada »

Que no te engañen, el cerdo no es carne blanca

Foto: Igualdad Animal

Mucha publicidad asegura que la carne de cerdo es carne blanca y no roja, y por ello muy saludable. Incluso habrás visto anuncios en supermercados y carnicerías destacando una novedad que denominan confusamente carne de cerdo de “capa blanca”. Te hace pensar en carnes pálidas como las del pollo, pero en realidad hacen referencia a la típica raza productiva que no son la ibérica y que como todas las de estos animales son rojas.

¿A qué es debida esta confusión?

A que nos quieren engañar, porque a este respecto no existe ni la más mínima duda. Pero así tratan evitar la mala fama de las carnes rojas. Lee el resto de la entrada »

Confinamiento a la vista: 6 pruebas de que nuestras casas son una mierda

Frío en la calle. Foto: Unsplash

Que haga frío en invierno, en pleno mes de enero, es normal. Lo que ya no es normal es que haga tanto frío en el interior de nuestras casas. “Son diez días al año”, justifican mis amigos de Fuerteventura, Alicante o Sevilla. “En la mía hace siempre calor, que para eso me gasto una fortuna en calefacción”, me asegura otro gran amigo de Burgos.

A todos ellos hay que decirles la verdad: vivimos en casas de mierda, mal diseñadas, peor o nada aisladas, hechas todas igual sin tener en cuenta orientaciones hacia vientos o lluvias habituales, zonas de sombra o de solana, el duro norte o el amable poniente. Algo que hace 100 años era lo primero que se tenía en cuenta.

¿Tú casa está bien hecha? Haz la prueba. Afronta este examen práctico que probará de manera evidente si eres uno de esos escasos afortunados que gozan de una vivienda bien aislada. Y que podrán disfrutarla en estos tiempos de confinamiento estricto que volvemos a sufrir por culpa de la pandemia de la COVID-19. Lee el resto de la entrada »

Apúntate a las 12 campanadas de la Navidad más sostenible

Foto: PixabayEstas Navidades tan rarunas, si algo nos ha quedado claro es nuestra fragilidad y dependencia de una naturaleza sana. Apostemos por la sostenibilidad. Y demos las campanadas del consumo responsable, ése que dentro de unos años se habrá generalizado en el Planeta como único camino para poder salir del atolladero en el que nos hemos metido.

  • CAMPANADA 1: El árbol de Navidad: ¿Natural o artificial?

Natural, sin duda. Los pinos y abetos naturales son 100 por 100 biodegradables. Y los de plástico no. Los artificiales vienen de muy lejos, su producción es muy contaminante y su transporte lo es aún más.

Con los árboles naturales es justo al revés. Durante su crecimiento capturan CO2, ayudándonos a luchar contra el cambio climático. Pero eso sí, nada de robarlos en el bosque. Siempre debemos adquirirlos en viveros locales con producción controlada. O elegir árboles y ramas cortados en entresacas forestales.  Recuerda que en muchas ciudades hay servicios de recogida del ayuntamiento para que se replanten los que sigan vivos y con el resto hacer compost.

  • CAMPANADA 2. El Belén

Lo confieso: me encantan los belenes. Es como reproducir el campito en casa, con sus gallos y gallinas, sus ovejas, sus pastores y hasta arroyos de agua clara. Y su caganet abonando el campo, claro que sí. El Belén se puede reutilizar una y otra vez, completándolo cada año con nuevas figuras. Pero ¡Mucho ojo con el musgo! Está protegido en los espacios naturales y sólo puede adquirirse en los viveros autorizados. Lo mejor es no usarlo. Piensa que es como un bosque en miniatura, lleno de vida casi miscroscópica que morirá en nuestra casa. Y además, si Jesús nació en Palestina, que es un país tan desértico, digo yo que lo que mejor le va es la arena ¿no te parece?

  • CAMPANADA 3. Los adornos navideños

No hace falta ir todos los años al chino a comprar adornos de usar y tirar. Los viejos adornos, como las bolas, se pueden pintar y forrar, dándoles una nueva vida. También puedes fabricar tu decorado navideño con materiales reciclados. Esas tardes de trabajos manuales con los niños es de lo más bonito de la Navidad. A mí siempre me encantó salir al campo a por piñas que luego pintábamos con purpurina.

  • CAMPANADA 4. La iluminación

Cada vez está más de moda llenar los balcones de luces intermitentes, pero que no se te vaya la pinza. Usa bombillas de bajo consumo. Limita las horas de encendido a los momentos especiales. Algunos se piensan que son la iluminación de El Corte Inglés y las dejan día y noche. No es el gasto para tu bolsillo, que también. Es el gasto para el Planeta.

  • CAMPANADA 5. Los regalos

Aquí sí que se nos va la pinza a todos. Pero la calidad siempre estuvo reñida con la calidad. Hace más ilusión un regalo bien currado que un cargamento de Amazon. Asegúrate que sean reciclables, que no sean sexistas ni violentos y que estimulen la creatividad. Escoge artesanía o gastronomía local. No te olvides de regalar cultura, como libros o entradas para el cine y el teatro. Y por favor, no te pases con el embalaje.

  • CAMPANADA 6. La mesa de Navidad

Utiliza la vajilla y la cubertería de toda la vida. No compres vasos, platos o cubiertos de un sólo uso. Recuerda que el Parlamento Europeo ha prohibido los de plástico a partir del próximo año. Vasos y copas siempre de vidrio. Manteles y servilletas siempre de tela, pues son lavables, reutilizables y para algo los tenemos en casa.

  • CAMPANADA 7. Menús navideños

Compra solo lo necesario para que no contribuir al desperdicio alimentario. Reutiliza los alimentos sobrantes ¡No te olvides de las croquetas! Compra productos en la medida de lo posible ecológicos y de proximidad. Pon menos carne, pero que sea buena, de ganaderías en extensivo. Elige pescados y mariscos igualmente cercanos, procedentes de pesca artesana. Por cierto, recuerda que sin abejas no tendríamos turrón: ellas fabrican la miel y polinizan los almendros, los dos ingredientes fundamentales para hacer el rey de los dulces navideños.

  • CAMPANADA 8. ¿Horno o microondas?

Pues está mal que lo diga yo, que soy tan sibarita, pero utilizar el microondas en lugar del horno ahorra entre el 60 y el 70% de energía. Para los grandes asados no hay discusión, usa el horno. Pero con cabeza. No lo abras mientras esté en funcionamiento o perderás más del 20% de la energía acumulada en su interior. Intenta cocinar varios alimentos a la vez y recuerda apagarlo un poco antes de finalizar la cocción para aprovechar el calor residual.

  • CAMPANADA 9. ¿Butano o vitrocerámica?

Lo más natural parece el butano, pero hay que recordar que es un combustible fósil, primo del petróleo. Viene del desierto africano y su combustión acelera el calentamiento global. Así que mejor usa vitrocerámica eléctrica. Y aún mejor las placas de inducción, pues son más rápidas y eficientes que el resto de vitrocerámicas convencionales, consumiendo un 20% menos de electricidad. No te olvides de cocinar utilizando las tapas de los recipientes, pues ahorrarás hasta un 25% de energía.

  • CAMPANADA 10. ¿Lavavajillas o fregadera?

Aunque parezca mentira, lavavajillas. El lavaplatos gasta de media unos 10 litros de agua por lavado, mientras que hacerlo a mano, dejando correr el grifo, puede suponer gastar casi 10 veces más. Pero eso sí, siempre debe estar lleno, con la carga completa. Y hay que seleccionar programas cortos o ecológicos. Otro detalle importante: no es necesario aclarar la vajilla antes de introducirla en el lavavajillas, pero si lo haces, utiliza siempre agua fría.

  • CAMPANADA 11. ¿Viajes o paseos?

Lo de viajar esta Navidad se ha puesto complicado. Y además tiene un gran impacto ambiental. Mejor optemos por el paseo. Ya sabes que yo soy un enamorado de los pateos por el campo. Sal a la calle y vete a caminar a un parque o jardín. Covid Free garantizado. Aprovecha para ir charlando con familia y amigos. La felicidad muy probablemente sea dar un paseo en charleta tranquila con una persona querida. Y rematarlo luego con un buen vinito para entrar en calor.

  • CAMPANADA 12. El reciclaje de la basura

Aunque estas Navidades apostemos por reducir las compras y reutilizar productos, siempre nos quedará pendiente la tercera Erre de la sostenibilidad, la de reciclar, y hacerlo bien. Las cosas que todavía tengan una segunda vida (adornos, papel de envolver,…) se pueden guardar para futuras ocasiones. Pero para lo que haya que tirar hay que fijarse en qué contenedor se deposita. Los cartones y el papel van al azul; los embalajes de plástico, al amarillo; las botellas de vidrio, al verde; las pilas gastadas, al de las pilas… ¿Y las copas rotas? No es vidrio, es cristal. Van a la basura normal, igual que las tazas. Tampoco van al contenedor amarillo los juguetes rotos, aunque sean de plástico. Esos hay que llevarlos al punto limpio.

  • CAMPANADA Final. Paseos libres de virus

Estos días de fiesta, aprovecha para respirar aire puro. Huye de los espacios atestados de gente y apuesta por los parques o el campito. Disfruta con el vuelo de un pájaro o el movimiento de las nubes. Date baños de bosque: ¡COVID FREE!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

El mar Mediterráneo se convierte en un mar de plásticos

Cada año se vierten al Mediterráneo unas 229.000 toneladas de plástico, el equivalente a más de 500 contenedores diarios. Son datos escalofriantes aportados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que advierte de que esta cifra podría doblarse en 2040 si no se toman medidas urgentes.

El antiguo Mare Nostrum se ha convertido en el Mare Plasticum. Lee el resto de la entrada »

La tercera parte de todos los alimentos producidos termina en la basura

Compostaje de residuos alimentarios. Foto: Pixabay

Somos la sociedad del derroche o, como diría el economista, de la ineficacia. Especialmente con lo más importante, con la comida.

Apunta este dato: la tercera parte de todos los alimentos producidos en el mundo se desperdicia. Un disparate para la humanidad, que en inmenso número se muere de hambre, un dispendio inasumible, pues cuesta a la economía europea 143 billones de euros al año, y una amenaza para el planeta, ya que se estima que el 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero están asociadas a la cadena alimentaria.

En el caso español, los ciudadanos tiramos a la basura el año pasado 1.352 millones de kg/l de alimentos y bebidas, un 4,7% de los alimentos que compramos. De esta terrorífica cantidad la mayoría, 1.146 millones, son productos sin elaborar y 206 millones se corresponden con platos cocinados.

Como ha denunciado WWF en un nuevo informe, el desperdicio de alimentos pone de manifiesto la inequidad del sistema alimentario, especialmente de los países industrializados. Mientras 88 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente en la UE, 112 millones de personas comunitarias vivían en 2017 en hogares en riesgo de pobreza o exclusión social y 5,8 millones de personas en circunstancias de privación severa, lo que significa que no han tenido acceso a alimentos adecuados y dietas saludables. Lee el resto de la entrada »

Tanta carne nos está matando (al planeta y a nosotros)

 

Dos niños huyen del fuego en la Amazonía. Foto: Sirse

Ecologistas en Acción y Rainforest Foundation Norway publican dos vídeos que demuestran hasta qué punto nuestro consumo compulsivo y global de carnes industriales baratas está disparando el monocultivo de la soja en el planeta, provocando terribles impactos ambientales y sociales.

Tanta hamburguesa, pollo y embutido en todo y para todo está detrás de esos incendios brutales en la Amazonía de los que luego nos escandalizamos.

Si no quieres modificar, aunque solo sea un poquito, tus hábitos alimentarios, mejor no veas estos vídeos.
Lee el resto de la entrada »

Todo lo que no quieres saber sobre la carne barata de pollo

Gallina ponedora desplumada, Foto: Equalia | Timo Stammberger

Si supieras todo lo que hay detrás de una pechuga barata de pollo, de unos nuggets, de unas alitas a la barbacoa; si conocieras todo el sufrimiento que encierra esa proteína industrial (animal y laboral), toda la mierda química que acumula y toda la contaminación ambiental que genera, te lo pensarías dos veces antes de seleccionarla en tu menú. Y no lo harías por convicción vegana. Lo harías por puro espíritu de supervivencia.

Sirva este post para demostrar lo cara que nos sale esta carne barata. Lee el resto de la entrada »

El coronavirus ha aumentado nuestro interés por reciclar la ropa vieja

Mercadillo de ropa de segunda mano. Foto: Pixabay

Uno de los (escasos) aspectos positivos de la actual pandemia de la covid-19 es el cambio de actitud que hemos tenido hacia los textiles viejos y la forma de reciclar la ropa.

El confinamiento nos ayudó a organizar nuestros armarios con cuidado y de forma respetuosa con el medio ambiente, eliminando mucho de todo lo innecesario que almacenábamos en ellos, pero haciéndolo de manera cívica.

En lugar de tirar a la basura toda esa ropa estamos recurriendo a los centros de reciclaje para deshacernos de ella. De hecho, la empresa británica End of Tenancy Cleaning Services informó recientemente de un aumento del 500% en las búsquedas de Google como “cuándo abrirán los centros de reciclaje” después de que muchos se cerraran debido al coronavirus.

Pero, ¿qué país de la UE se ha visto más inspirado por esta repentina necesidad de organizar los armarios y reciclar la ropa vieja?

Una vez más, san Google tiene la respuesta. Lee el resto de la entrada »