¿Estás pensando tener un perro? Diez situaciones en las que imaginarte antes de dar el paso

1. Interrumpir sobremesas agradables e interminables o noches divertidas para regresar a cumplir con nuestras obligaciones.
2. Madrugar más de lo que nos tocaría.
3. Asumir el valor relativo de los objetos si le da por roer todas las patas de las sillas siendo cachorro o se le escapa el pis estropeando el parqué siendo anciano.
4. Asumir también la responsabilidad diaria (y no pequeña) de alimentarle a su hora, tener siempre agua fresca a su disposición, jugar con él, educarle y atenderle en lo que necesite.
5. Olvidarte de esa casa de alquiler (de vacaciones o para vivir) que parecía perfecta porque no admite perros.
6. Planificar nuestras vacaciones teniendo en cuenta qué hacer con él y su bienestar.
7. Recoger siempre todas sus cacas, aunque nos acaben de operar de la rodilla o esté con diarrea.
8. Manejar problemas de incompatibilidades familiares o de amistades por alergias, miedos o poca afinidad con los animales.
9. Hacer acopio de fuerzas y salir con él a la calle aunque nos duela la barriga, la cabeza o el corazón.
10. Hacer acopio de ahorros y pagar ese tratamiento veterinario o etológico que ha resultado necesitar por un problema de salud o conducta.

Tener uno de estos animales va a traducirse en que te veas en esas situaciones. He puesto diez como ejemplo, pero podrían ser muchas más.

¿Quieres tener perro? Pues antes de lanzarte a la piscina, dado que hablamos de una responsabilidad que puede superar holgadamente la década, imagínate en todas esas circunstancias y valora muy bien si te compensan los esfuerzos y sacrificios.

Tener perro, por suerte, no es algo obligatorio. Si solo abrieran su hogar a estos animales aquellas personas que tienen claro lo que implica, no nos encontraríamos con decenas de miles de abandonos cada año.

Pronto conoceremos el informe al respecto de Fundación Affinity,  que solo muestra la punta de un iceberg de dolor y muerte. Datos que se reducirían notablemente si hubiera más reflexión previa y responsabilidad.

¿Es maravilloso tener perro? Para mí sí,  pero todos aquellos que lean todo lo anterior  y no estén dispuestos a encararlo con buen ánimo, mejor que se abstengan de averiguarlo.

Y ya hablaremos de tener gato otro día.

Los perros de las imágenes son Coltán (el primero) e India, dos animales que buscan un hogar ahora que han tenido la suerte de acabar en manos de la protectora El Amigo Fiel Córdoba. Necesitan un buen hogar, en el que asuman con paciencia el reto de devolverles la felicidad y la confianza en el ser humano.

Esta es su historia:

Tras varios días intentando localizar a un bretón abandonado cerca de unos contenedores en la sierra de Córdoba, por fin conseguimos ubicarlo y rescatarlo con una jaula trampa. Mucha gente se había puesto en contacto con nosotros para informarnos de él, algunos nos dijeron que llevaba semanas por la zona, otros, incluso meses.

Tras su captura, nos encontramos a un animal aterrado y en unas condiciones horribles: extremadamente delgado y lleno de heridas. Hemos vistos muchos perros con pulgas, garrapatas, pero jamás con cientos de “moscas del caballo” que se le metían por todas las partes de su cuerpo para alimentarse de su sangre.

Nuestra sorpresa agridulce fue al pasarle el lector de microchip, pues resultó que estaba identificado. Tras contactar nuestros veterinarios con el propietario, decidió hacernos una cesión voluntaria del perro. Pero aquí no acaba la historia, pues ofreció a otro animal, por lo que sin verlo ni siquiera, decidimos hacernos cargo también.

En la clínica veterinaria se hizo entrega de una perra, igualmente llena de parásitos y con heridas, con la apariencia de haber criado en varias ocasiones. Al igual que su compañero, con demasiado miedo al ser humano y completamente bloqueada.

A partir de ahora comienzan una nueva vida. Costará dinero y trabajo el poder construir su confianza y empezar desde cero con ellos. En estos momentos los tenemos en residencia porque no tenemos otro sitio para ellos.

Se darán en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, desparasitaciones, analíticas, esterilización y revisión veterinaria. Están en Córdoba pero podrán viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@amigofielcordoba.org

Si quieres recibir textos como este y una selección de noticias de animales, puedes suscribirte a la newsletter semanal Animaleros de 20minutos.

¿Debería la empatía hacia los animales estar incluida en la LOMLOE, la nueva ley de educación?

La Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA), integrada por parlamentarios de todos los colores que comparten el interés por los animales, ha entregado a los portavoces, en la Comisión de Educación de los distintos grupos parlamentarios, un documento elaborado por la organización sin ánimo de lucro PRODA (Profesionales para la Defensa Animal, psicólogos, pedagogos, educadores…) con propuestas para incorporar, mediante enmiendas, la empatía hacia los animales en el proyecto de Ley Orgánica de Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOE) que se encuentra en tramitación en el Congreso de los Diputados.

Puede parecer a muchos una propuesta muy peregrina, pero, más allá de lo importante que es educar en valores éticos a nuestras futuras generaciones y lo que mejoraría en un país con tanto abandono y maltrato animal como el nuestro que hiciéramos reflexionar a nuestros niños y jóvenes al respecto, no hay que olvidar que educar en la empatía hacia los animales es una eficaz estrategia de prevención del acoso escolar.

Tampoco es nada nuevo que hablemos de este tema; ya en diciembre de 2018 la mayoría de los Grupos Parlamentarios del Congreso presentaron una ‘proposición no de ley’ promovida por APDDA y PRODA en la que se reclamaba la incorporación de la empatía hacia los animales en el currículum escolar. La iniciativa, que se topó con el adelanto electoral, fue firmada por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Ciudadanos, Esquerra Republicana y Grupo Mixto (por los partidos PDECat y Compromís).

Invocando aquel acuerdo
, en PRODA y APDDA proponen de nuevo que se incluyan en la LOMLOE principios referentes a la empatía hacia los animales

Quieren modificar 17 artículos de la LOMLOE, para que, entre los principios y fines de la educación y entre los objetivos de los distintos niveles educativos (Infantil, Primaria, Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Educación Permanente de Adultos), se recojan el desarrollo de la empatía hacia todos los seres sintientes y el planeta, así como la prevención y resolución pacífica de los conflictos. También proponen abordar la emergencia climática, desarrollar hábitos alimenticios beneficiosos para la salud del alumnado y del planeta o regular el papel del terapeuta ocupacional escolar, entre otras cuestiones.

Así lo argumentan:

Múltiples estudios científicos han demostrado la estrecha relación que existe entre la violencia que se ejerce contra los animales y la violencia interpersonal. Pero también existen experiencias que han demostrado el mismo vínculo en un sentido contrario, una educación en empatía hacia los animales puede promover una cultura de paz entre los humanos.

Cada vez se hace más evidente que los planes de intervención y prevención ante la violencia de género, violencia doméstica, abusos infantiles, maltrato a personas mayores, etc., son abordados por distintos profesionales que se beneficiarían de un currículo escolar mejorado. Introduciendo la protección de los animales en el currículum escolar, se contribuye a que los estudiantes adquieran habilidades sociales como empatía, comprensión, expresión de la afectividad y control de la agresividad, aprendan resolución de conflictos sin violencia, autocontrol de la impulsividad y alternativas a la agresividad. Educando en sensibilidad y empatía hacia los animales, se logra que estas cualidades, a través del principio de transferencia, se transmitan a los compañeros y, por tanto, que se reduzcan o desaparezcan estos problemas de agresividad y agitación en el centro educativo.



Sahira está sana como una preciosa pera de ojos azules y es muy cariñosa.
Es apenas una cachorra de unos seis meses que necesita un hogar antes de ser adulta del todo, porque sus probabilidades de encontrar casa se reducirán notablemente cuando eso suceda.

Se entrega en adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, analíticas, desparasitaciones, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, nuestra Asociación asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Los gatos, esos grandes desconocidos

Los gatos, esos grandes desconocidos. Es posible que sea el animal de compañía más popular en nuestros hogares escasos de tiempo y espacio y seguro que es el que más éxitos acumula con diferencia en las redes sociales; pero tal vez por ello muchos creen conocerlos cuando en realidad tienen grandes lagunas y muchos mitos instaurados.

No, los gatos no son egoístas, traicioneros o interesados, tres adjetivos que he oído con frecuencia referidos a ellos. La sobreabundancia de vídeos online protagonizados por gatitos monos no ha logrado evitar esa mala prensa que aun los acompaña injustamente. Los gatos son capaces de establecer vínculos profundos con los seres humanos, con sus congéneres y con otros animales.

No, los gatos no saben apañárselas en la calle. Abandonar un gato en una ciudad es condenarle a una muerte prematura salvo que se tope con alguien de buen corazón que lo recoja, y eso pasa poco, creedme. Incluso los que están en las colonias felinas mejor controladas se enfrentan a muchos peligros en forma de enfermedades, vándalos y accidentes. Abandonar un animal es un delito. Abandonar un animal es una bajeza que delata muy poca altura moral.

No, los gatos no solo comen y duermen. O, si son jóvenes y energéticos, comer, dormir y dar por saco destrozando sofás y cortinas. A los gatos les favorece en muchos sentidos estar activos, tener una estimulación adecuada física y mental.

No, los gatos no deberían ser el plan B de aquellos sin tiempo para un perro. aunque haya casos de éxito, plantearse adoptar un gato solo porque no puedo atender al perro es un error. Si se adopta un gato debe ser porque uno está deseando compartir su vida con este animal, cuyos individuos son tan distintos. Debemos habernos informado previamente de sus necesidades y comportamiento, no estar lamentando que los horarios, los viajes, las diferentes situaciones personales o familiares nos impiden tener perro.

Destierra ideas preconcebidas y acércate a conocer de verdad a estos animales; hay todo un mundo a descubrir más allá de lo que todo el mundo cree saber y de los vídeos graciosos.

Donald, igual que su hermana Daisy, lleva ya un año en acogida esperando a la familia que le quiera entre los suyos para siempre.

Fue rescatado en Cuenca por la asociación Amigos de Sam y tiene en torno a un año y medio.

Contacto: amigosdesam@gmail.com

Foto: Andrés López @fotopets

COVID-19 y protección animal: caen las adopciones, las donaciones y la recogida de animales abandonados

Lo cuenta un nuevo estudio de Fundación Affinity, elaborado en colaboración con la Cátedra Animales y Salud de la UAB, tras entrevistar a 103 entidades de protección animal de todo el territorio.

Conviene recordar que Fundación Affinity es la responsable de publicar antes del verano, todos los años, y desde hace una década el informe más fiable que tenemos en este país respecto al abandono de animales de compañía, elaborado a partir de la información que facilitan más de 300 protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales.

El dato del abandono no tardará en llegar, pero de momento ha avanzado que la crisis por la COVID-19 se ha traducido en que más del 50% de los refugios declara haber recogido menos animales y un 40% de las protectoras declaran que han recibido menos peticiones de adopción. Pese a algunos titulares que hablaban durante el arranque del confinamiento de que muchas protectoras habían visto incrementadas las adopciones, en gran parte por la posibilidad de poder bajar a pasear al perro, solo una minoría de las encuestadas notaron ese aumento: un 22% en el caso de perros y un 13% en el caso de gatos.

Las adopciones han caído, en muchas entidades se han visto totalmente interrumpidas durante semanas manteniendo únicamente servicios mínimos, a causa del obligado confinamiento. Un confinamiento que también se tradujo en menos manos de voluntarios.

Isabel Buil, directora de la fundación, quiere “lanzar un mensaje de alerta: si las adopciones no se reactivan a medida que la situación se vaya normalizando, veremos protectoras desbordadas y con una proyección de futuro poco optimista”.

Es imperativo que esa nueva normalidad en la que nos vamos sumergiendo paulatinamente traiga de la mano también un incremento de las adopciones a niveles previos a la crisis, ojalá superiores. Y que las protectoras también recuperen los apoyos que recibían, algo probablemente complicado dado el panorama económico que se avecina.

Por otro lado, más del 50% de las protectoras indican que han recogido menos animales. “Que se hayan recogido menos animales durante el confinamiento no tiene porqué ser un indicador positivo. Hay muchos motivos que pueden explicar que no hayan llegado tantos animales a las protectoras. Pero esto puede cambiar en los próximos días, semanas o meses”, alerta Isabel Buil.

Como dato positivo, más del 50% de las protectoras españolas han registrado un mayor número de peticiones para acoger a un perro de forma temporal durante el confinamiento y el 30% también indican haber registrado un mayor número de peticiones para acoger a un gato. Fundación Affinity cree que hay dos motivos, por un lado las ganas de ayudar, la solidaridad de la que hemos visto muchos ejemplos estos meses; pero también, en el caso de los perros, el poder salir a pasear. Por suerte esas peticiones siempre son filtradas por las protectoras.

Fuli y Besthe buscan hogar definitivo. “Queremos que se vaya juntitos, ambos se compenetran, son dos hermanos en todos los sentidos y lo que uno no tiene, el otro sí. Son una pareja fabulosa, cariñosos, juguetones, inquietos… Ella es más que preciosa, una Carey con la noche y el día dibujados en la cara y el tiene una elegancia siendo prácticamente negrito con apenas un triángulo blanco. No lo dudes y adopta dos gatos, es una decisión acertada pensando en ti y en ellos”.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

Carta al que busca un cachorro de raza rápido y barato

Quieres un perro, lo deseas con todas tus fuerzas. Pero quieres ese tipo de perro que te tiene enamorado: un yorkshire, un golden retriever, un chihuahua. Puede que lo que quieres sea un gato, un precioso maine coon, un exótico, un ragdoll. Da igual el tipo de animal; no importa la raza. La cuestión es que estás decidido a tenerlo.

Es posible que entiendas la enorme responsabilidad que implica tener un animal, ojalá sea así; también puede que no lo hayas meditado lo suficiente y te enfrentes a más retos de los previstos. Tal vez hayas tenido perros o gatos antes, tal vez seas nuevo en esto. Nadie dice que no vayas a ser un dueño maravilloso, preparado y sabedor de las necesidades de ese animal.

En las protectoras no tienen cachorros de raza. Así que ni siquiera intentaste la vía de la adopción. O es posible que lo intentaras y te aclarasen que lo que que buscas cuesta dinero y muy rara vez se encuentra abandonado. Así que toca comprar. Y lo más sencillo es ir a una web de clasificados, allí hay ofertas a montones. O buscar criadores en Google de esa raza y contactar con varios, a ver qué precios tienen, qué fotos te mandan y cuándo podrías tener a ese cachorro de gato persa o de border collie que estás deseando achuchar. Un compendio de velocidad, facilidades y precio, tal vez también las imágenes que veas, serán los factores que decidan dónde y a quién compras al futuro miembro de tu familia. Un cachorro que es posible que te manden por mensajero, que tengas que recoger en algún punto de encuentro o en un inmueble en el que no se ve a la madre por ningún lado.

(GTRES)

Tal vez hayas dado con un criador maravilloso, un profesional que sabe cómo criar, que cuida que sus animales no tengan enfermedades congénitas ni problemas de consanguinidad. Ojalá. Lo más fácil en un país en el que se cría tan mal como el nuestro es que no sea así, que en el mejor de los casos proceda de alguien sin muchos conocimientos que se saca un dinerito en negro teniendo camadas de vez en cuando con sus perros de casa y que en el peor hayas dado con personas a las que el bienestar animal les preocupa muy poco.

Hace algo más de una semana era noticia la intervención por parte de la Guardia Civil de 544 perros, 250 cachorros entre ellos, de razas pequeñas y de moda. Había bichones malteses, caniches, yorkshires, pomeranias, shih tzu, ratoneros valencianos y chihuahuas en las instalaciones en las que Guardia Civil entró el pasado miércoles. Hacinados, muchos de ellos en diminutas jaulas para conejos, en un lugar con “fuerte hedor” y “condiciones higiénico-sanitarias lamentables” según los agentes del Seprona que allí entraron y de cuya actuación han salido los dos propietarios investigados.

Noticias así no son nada infrecuentes, pero parece que se nos olvidan cuando queremos un perro de una determinada raza y lo queremos rápido, fácil y barato. La aparición recurrente en los medios de estas fábricas de cachorros en las que desaprensivos hacen negocio a costa del sufrimiento animal y sabedores de que las penas que puedan imponerles compensan el riesgo, debería ser motivo sobrado para que nos demos cuenta de que la adopción es la opción más ética en un país con 140.000 abandonos registrados (sin registrar son muchos más) de perros y gatos y cada año. ¿De verdad es tan importante que nuestro compañero sea de una raza determinada?.

Y si el empeño en tener un cachorro con pedigrí es insalvable, es importantísimo comprar con todas las garantías de no estar fomentando el maltrato animal: visitando las instalaciones del criador, que debe estar registrado y cumplir con toda la normativa. Es más que probable que ese cachorro sea más caro y que haya que esperar por él, pero lo contrario es hacerle el juego a gente sin escrúpulos.

Tal vez ya compraste un cachorro y no lo hiciste bien, lo encontraste por Internet baratito, te dio pena al verle tras una cristalera, te lo envió un criador del que apenas sabías nada… No pasa nada, dale una buena vida, aprende y procura que se conozca en tu entorno esta realidad. Por favor.

 

Takhi, anciano y enfermo, busca un hogar en el que acabar sus días en cualquier punto de España

‘En busca de una segunda oportunidad’ nació un 26 de marzo de 2004, en menos de dos años este blog cumplirá su mayoría de edad. Lo creé, teniendo apenas 28 años, para ayudar a protectoras de animales de toda España a difundir a sus animales más necesitados. En aquel entonces no había redes sociales (Facebook acababa de nacer y tardaría aún un tiempo en implantarse) y la gestión de las webs era con frecuencia para esas asociaciones un trabajo complicado y para el que apenas tenían tiempo ni recursos. Por eso decidí intentar ayudar de la mejor manera que sabía: escribiendo.

Luego en noviembre de 2007 el blog paso a estar alojado en 20minutos, el primer blog de protección animal presente en un periódico español, escrito desde entonces sin más contraprestación que la de ayudar, una ayuda que ha ido cambiando con los años. Las redes sociales y una mayor facilidad en la creación y actualización de páginas web facilitaron la labor de difusión de sus animales a las asociaciones, así que el contenido que muestro ha ido evolucionando para mostrar noticias relevantes, entrevistas a personas interesantes por su hacer o su labor, consejos de tenencia responsable y reflexiones nacidas de observar este particular universo desde hace ya camino de dos décadas.

Me gusta que este blog siga latiendo, que cambie con el tiempo, pasando rachas mejores y peores como un ser vivo, como cualquiera de nosotros. Sigo escribiendo en él con ilusión, con el optimismo controlado de ver que las cosas van a mejor, aunque haya días que parezca lo contrario. Y me iniciar nuevos caminos, como el que arranca mañana en forma de una newsletter semanal llamada Animaleros. Todos los miércoles encontraréis un texto firmado por mí y acompañado de una selección de noticias que hemos publicado en este periódico y que creo que os pueden gustar, entretener o aportar.

Comenzar a elaborar todas las semanas esta newsletter es, en cierto modo, una vuelta a los orígenes. Durante los primeros años el blog contaba con una newsletter semanal, que yo preparaba y enviaba manualmente a un grupo de correo electrónico en el que abundaban amigos periodistas, un buen puñado suscritos sin preguntar por aquello de crear conciencia dentro del gremio.

Espero que me sigáis en esta nueva aventura y que la disfrutemos juntos.

 

 

Termino con lo realmente importante, un animal que necesita ayuda. Una petición de auxilio como muchas que me impulsaron a crear este altavoz hace dieciséis años.

Takhi, el cocker de las imágenes, tiene doce años. Es muy mayor, lo que hace más difícil que pueda encontrar una familia, pero es que también tiene un tumor que obliga a realizarle curas diarias.  Ahora está en una residencia, pero no es lugar para él. Necesita un hogar en el que poder pasar el tiempo que le quede en la mejor situación posible

Se entrega en acogida o adopción con seguimientos, contrato, pasaporte europeo, microchip, vacunas, desparasitaciones, analíticas, esterilización y revisión veterinaria. Está en Córdoba pero puede viajar a cualquier punto de España. Todo esto será a coste cero para el adoptante, la asociación protectora ‘El amigo fiel Córdoba’ asume tantos los gastos veterinarios como el traslado del animal.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Los gatos también pueden tener ansiedad por separación, la mejor prueba de que establecen vínculos profundos con sus humanos

La doctora Ángela González Martínez es especialista en Medicina del comportamiento por el European College of Animal Welfare y Behavior Medicine, máster en Etología Clínica y Bienestar Animal por la Universidad de Zaragoza y responsable del Servicio de Etología del Hospital Veterinario Universitario Rof Codina en Lugo. Este jueves publicamos una muy recomendable entrevista con ella sobre la ansiedad por separación en la que los perros fueron protagonistas, pero los gatos asomaron.

P. ¿Es posible que los gatos también sufran ansiedad por separación?
R. Es menos frecuente pero sí es posible y las manifestaciones son similares, muchas veces lo más habitual es que orinen o defequen fuera de la bandeja. Y el abordaje también es similar. Aunque mucha gente tiene la teoría de que no se les puede enseñar, aprenden millones de cosas y crean además vínculos muy profundos con sus propietarios. Se incide un poco más en lo que es el enriquecimiento ambiental: que tiene acceso a un espacio tridimensional al que subir y bajar, un espacio seguro en el que esconderse, que tenga los recursos separados – el arenero del comedero y bebedero y de la zona de descanso y juego-. También se trata mucho con feromonas y hay que darles oportunidades de ‘caza’ con la comida.

Es decir, que sí que existe. Y que sea así es la mejor prueba (no deseable) de lo profundos vínculos que estos animales son capaces de establecer, no solo con seres humanos, también con sus congéneres y con otros animales.

Pese a la evidencia, muchos se empeñan en seguir creyendo y afirmando que los gatos que son egoístas, traicioneros e interesados, que van a lo suyo y nada les preocupa teniendo alimento y techo. Es una imagen tan arraigada que, por equivocada que sea, va a costar mucho erradicarla. Ojalá estas pocas letras pongan una piedra en el camino de lograrlo.

Por último, si sospecháis que vuestro gato puede padecer este tipo de ansiedad cuando no estáis en casa acompañándole, no dudéis en contactar con un veterinario etólogo; vuestro veterinario de cabecera debería poder ayudaros a dar con uno de estos especialistas. Ellos son los profesionales cualificados para ayudarle y que deje de pasarlo mal. También ante cualquier otro problema de comportamiento.

Blackie estaba en la calle con una gran infección de ojos, pero ya está recuperada y buscando una familia. “Blackie es algo tímida al principio, pero pronto toma confianzas; es una gatita juguetona y cariñosa a la que le gusta mucho dormir en tu regazo. Una bolita de pelo dulce y ronroneadora”.

Está en Madrid. Se hará seguimiento y contrato de adopción.

Contacto: aldakaleundome@gmail.com

¿Cómo os ha ayudado la compañía de vuestro perro en estos días extraños? #DíadelPerrosinRaza

No me cabe duda de que nuestros perros han sido una gran compañía durante estos días extraños. Más allá del hecho de permitirnos salir a la calle y sentir el cielo y no el techo sobre nuestras cabezas, con el alivio que puede suponer, su presencia amigable y constante, su apoyo incondicional, la manera en la que nos hacen sentirnos necesarios y queridos, es un sostén que contribuye a nuestra salud mental.

No lo digo solo yo, la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) publicó a finales de abril un estudio que sostenía que el 74% de los españoles que conviven con un perro o un gato pasaban mejor el confinamiento.

También los gatos sí, por supuesto, pero hoy os hablo de los perros porque es 28 de mayo, el día del perro sin raza. Se trata de un día que 20minutos instauró en 2013 (siete años ya, el tiempo pasa volando) y que ya se celebra ampliamente a nivel internacional para poner en valor a nuestros compañeros sin pedigrí, sin hacer de menos a los que tienen raza. Defender a unos supone trabajar también por el bienestar de los otros. Que tengan raza o no es lo de menos, es algo en lo que solo nos fijamos los humanos, algo a lo que sólo damos importancia nosotros. Todos son perros merecedores de nuestro cuidado y protección.


De cara a este séptimo día del perro sin raza me gustaría que contáseis en vuestras redes sociales cómo os ha ayudado a vosotros la compañía de vuestro perro en estos días extraños, primero de confinamiento y luego con el vértigo de la desescalada por fases. Podéis hacerlo con el hashtag #Díadelperrosinraza; contar todo lo que os aporta convivir con él con una foto suya o de ambos ayudará a hacer ver lo mucho que aportan nuestros animales de compañía a la sociedad y también que son miembros de nuestra familia, a los que jamás debemos dar la espalda.

Testimonios como los que me han hecho llegar varios amigos para compartir con todos vosotros.

Celia Alesanco, redactora de Las aventuras de Lucca la loca:

Esta cuarentena ha sido dura para todos pero en casa la que más lo ha sufrido ha sido Lucca. De repente vio limitadas sus salidas al tiempo mínimo y le sobraba energía… Aún así tanto ella como Zelda y Link se han portado fenomenal. Lo único bueno que ha tenido este encierro ha sido poder disfrutar de más tiempo todos juntos y verles interactuar cada vez más con Bastian, aprovechado además para enseñarle a respetarlos e interactuar con ellos. Los tres peludos de casa se han adaptado como campeones a todos los cambios repentinos que está suponiendo está pandemia.

@Javier Ayuso

Rodolfo Mcartney, fundador de la agencia de comunicación NOQUIERO:

Esta cuarentena hemos sido cinco en casa. Cesar, Sofía, Lupe, Ron y yo. Los del medio son mis perros y mis mejores compañeros de viaje. Gracias a ello he podido valorar los pequeños detalles que tiene la vida. Ellos han estado súper felices junto con nosotros. Hemos vivido algún momento malo porque Sofía se puso malita, pero como es una luchadora, ya está bien. Feliz día de parte de los cinco.

Lisi Gutiérrez, autora de El silencioso amigo del viento:

Groucho llegó a Barcelona el 15 de febrero. Hasta el momento siempre había vivido en el campo, primero en su pueblo de origen cerca de Sevilla y después estuvo un mes en acogida en una finca en Madrid. La ciudad le estresaba un poco al principio: la cantidad de perros de diferentes razas y cada uno con lenguajes que no entendía, los ruidos del tráfico, el funcionamiento de los semáforos y del ascensor…¡todo era nuevo para él! Muchos estímulos que asimilar. También lo pasó mal cuando nos íbamos de casa a trabajar, lo que se conoce como ansiedad por separación, cosa que fue superando muy rápidamente con pautas que fuimos siguiendo.

Cuando parecía que todo estaba asimilado y superado llegó el confinamiento. Tuvo que entender (no sé si nunca lo hizo) porqué sus paseos eran tan breves, o porqué no podía saludar a ningún perro que se cruzaba, los ruidos habían desaparecido pero también las expresiones de la gente, cubiertas por mascarillas, e incluso ¡la gente! Lo bueno es que se ha podido ir acostumbrando a estar con nosotros y nos conocemos ahora muy bien después de todo el tiempo que hemos compartido.
¿Que tendremos que volver con la ansiedad por separación? Es posible ¡Pero lo lograremos!

Javier Ruiz, autor de De cómo los animales viven y mueren:

Actualmente, vivo solo con mis dos perros, por lo que contar con su apoyo durante este tiempo ha sido una forma estupenda de mantener una actitud positiva y cierta rutina diaria en una situación totalmente anómala. Estoy convencido de que, ¡sin ellos, se hubiese hecho muchísimo más duro!

Miguel y Encarni, rescatadores ocasionales de animales abandonados:

“En nuestro caso, como estabamos todo el día con ella, feliz ella y felices nosotros. Sus paseos, aunque cortos, tambien eran una buena excusa para salir, lo cierto es que ha ayudado a estar a gusto y volver al campo ha sido muy renovador”, cuenta Miguel. “Mi experiencia del confinamiento compartido con Valentina reafirma la capacidad de un perro para crear hogar”, concluye Encarni.

La Covid-19 no es excusa para abandonar a nuestros gatos, ellos no la transmiten a los seres humanos

Este viernes fue noticia la muerte del primer gato en España (el primero que sepamos) infectado con el virus SRS-Cov-2. Primera puntualización, no murió por tener coronavirus; murió teniendo el virus pero por otros motivos.


Es una noticia que a los amantes de los animales, sobre todo a aquellos mínimamente conocedores de la problemática en protección animal existente en nuestro país, nos hace temblar.

No tememos porque tengamos miedo a que el coronavirus acabe con la vida de los gatos, porque el virus no se ceba con ellos. Lo pasan de forma asintomática o como un resfriado carente de gravedad.

Tampoco porque nos contagien, porque a poco que tengamos un mínimo de compresión lectora expertos de toda índole aclaran que “la transmisión del virus se produce de las personas a los gatos, que son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos”. Esas palabras son de Joaquim Segalés, investigador del IRTA-CReSA y catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona. Pero cualquier fuente de autoridad que consultemos se expresa de la misma manera. Los humanos podemos contagiar a los gatos, pero no ellos a nosotros.

Lo tememos porque sabemos que habrá gente que se va a dejar llevar por el miedo o va a usar esto como excusa para abandonar gatos, para ponerlos en la calle y sentenciarlos probablemente a muerte sin justificación ninguna.

La Covid-19 no es motivo para cometer un delito tan cruel como es el abandono de un animal doméstico. No nos podemos mover por el miedo, menos aún cuando es irracional, injustificado.

Por eso mismo es una noticia que hay que contar. He encontrado a amantes de los animales criticando a los medios de información por contar que los gatos pueden infectarse, que ha habido ya un caso registrado en España.

Tenemos que contarlo. Barrer las noticias bajo la alfombra no es la respuesta. Hay que contarlo de manera responsable, dejando claro cómo se produce esta transmisión, que es de los humanos hacia los animales, y que, si enfermamos, debemos limitar en lo posible el contacto temporalmente con nuestros gatos para no contagiarles, igual que lo limitamos con nuestros seres queridos. Pero no se puede esconder.

Para contrarrestar miedos así lo mejor es una buena información. Ayudadnos por favor, por las distintas vías que tengáis a que cale el mensaje: la Covid-19 no es razón para abandonar a nuestros gatos, ellos no la transmiten a los seres humanos.

Elva es una gata preciosa, tranquila y joven, rescatada de la calle. Necesita un poco de tiempo para confiar, pero si se le da lo hará.

Contacto: adopciones@madridfelina.org

¿Vas a tener un gato por vez primera? Estos son los seis consejos más importantes

Primavera, la época en la que nacen más gatitos. Las protectoras y asociaciones de animales no paran de mostrar a los recién hallados que necesitan buenos hogares, por lo que también es una época en la que muchas personas ponen por primera vez uno de estos animales en su vida. Pensando en ellos van estos seis consejos.

Un gato no es un perro y nunca lo será. No tengas un gato si lo que en realidad deseas es un perro, pero lo que pasa es que consideras que no tienes espacio y tiempo para atenderlo. Ten un gato porque deseas un gato, porque te has informado bien sobre sus necesidades y comportamiento y vas a comprometerte con él durante toda su vida, que puede superar los quince años.

El gato tiene siempre la razón, como suele repetir Laura Trillo, amiga y experta en estos animales. Son individuos con su personalidad y gustos. Respeta su descanso; juega con él cuando esté juguetón y dale cariño cuando tenga ganas sin forzarle si no está por la labor. Hay gatos que piden caricias con frecuencia y largo rato y otros que con muy pocas ocasiones breves tienen de sobra. Acéptalo. Como me decía la veterinaria etóloga Gemma López Aguado hace poco en una entrevista: “Hay gatos que necesitan mucha socialización y gatos que no. Todos tienen un umbral que hay que respetar, aunque para las personas sea complicado entender que tal vez tu gato es social contigo solo 30 segundos”.

No juegues con él usando las manos. No fomentes que cace y aceche partes de tu cuerpo. Existen multitud de posibles juguetes con los que divertirse junto a él. Y más allá de los que hay en las tiendas, siempre es posible fabricarlos a partir de objetos que íbamos a desechar. Da rienda suelta a tu imaginación. De hecho, déjale rienda suelta a tu gato. Para ellos todo lo que les rodea es susceptible de ser disfrutado. Y el confinamiento da nuevas oportunidades para divertirnos juntos.

El vínculo con un gato no es inquebrantable. Educa en positivo.Si tu gato te asocia a una experiencia negativa puede pasar que no entienda que estabas de broma, que tenías un mal día o perdiste los nervios. Trátale con honestidad y paciencia, siempre con cariño y respeto. No valen los golpes, los gritos o los lanzamientos. Si entra en modo poltergeist y los adornos de tu casa corren peligro, prueba a sacar esa caña de juegos de manufactura casera para reconducir su energía de la manera apropiada. Si no quieres que arañe el sofá es preferible ofrecerle un rascador que le guste más que castigarle de cualquier forma. Pero asume que tal vez el sofá siga siendo su rascador favorito.

Es más importante un ser vivo que un objeto. Suelo decir a las personas que desean un gato que imaginen el mueble más preciado de su casa destrozado. ¿Están dispuestos a seguir queriendo un gato en su vida? Hay que asumir que un animal en casa puede romper cosas, estropear otras, hacer que tengamos que afrontar alguna redecoración poco de nuestro agrado.

Es mejor tener dos gatos bien avenidos que no uno solo. He repetido tantas veces esta recomendación que he perdido ya la cuenta. Dos hermanos de camada jugarán juntos, se harán compañía en nuestra ausencia, se entenderán entre ellos como solo dos gatos pueden hacerlo, disfrutaremos viendo su relación, y entre cuidar un gato o cuidar dos si tenemos todo lo anterior claro tampoco hay tanta diferencia.



El gatito negro de las imágenes se llama Zarpitas
y está en adopción en Madrid. Apareció hace una semana en la calle en muy mal estado junto a su hermano, que no pudo sobrevivir, pero él está cada día más fuerte y busca una familia.

Contacto: aldakaleundome@gmail.com

Para aquellos que deseen la parejita, como os recomendaba. Aquí os dejo media docena de preciosidades que también buscan casa.

Ver esta publicación en Instagram

Y… ¿Cuándo se reparte aquí lo rico? 😂😂 #MiniMadridfelineros para alegrarnos el domingo con la ilusión de que ya #esundiamenos y que #sípodemos ❤️❤️. #MadridfelinerosLlenosDe❤️ #Madridfelinerosnecesitadosdeayuda #MadridfelinerosPochos #MadridfelinerosNecesitadosDeAcogida #MadridfelinerosSolidarios #NuestrosMadridfelinerosIngresados #Madridfelineros #Madridfelineras #Ayúdanos #adoptame #adopta #adoptadosgatos #adoptaungato #ponungatonegroentuvidalapintarádecolores #ponungatoentuvida #catsofinstagrams #cats #gatosnecesitadosdehogar #adopciónresponsable #adoptaungatosincasa #daunhogaraungato #salvavidas #haztecasacogida #adoptar #acoger #gatosnecesitadosdehogar #madridfelinerosconlatripallena

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el

Y no puedo dejar de recomendar que, aunque estemos en época de cosechar cachorros, deis una oportunidad a los adultos.

Ver esta publicación en Instagram

Nebaba nos saluda hoy lunes y os deja un mensaje. ¡ADOPTA UN GATO Adulto! 1. Es lo que ves Cuando adoptas un gato adulto, sabes con qué te vas a encontrar. Es verdad, los gatitos son graciosisimos, pero nunca sabes como resultarán ser en el futuro. Así que toma la opción más segura e inteligente. Elige aquel gato mayor de cara dulce. 2. Los gatos que han tenido varias casas, son buenos gatos. Los gatos de segunda mano no son como los coches usados. No están en un refugio porque tienen algún fallo, o porque están gastados. Posiblemente están allí porque su anterior dueño murió, o fue ingresado en una residencia, o se tuvo que mudar a un piso que no permitía gatos. Algunos gatos se pierden y acaban en un refugio. Y muchos son llevados a la perrera municipal cuando un miembro de la familia desarrolla una alergia, o una aversión al gato. Entonces ¿dónde está el fallo?, ¿con el gato o con el anterior dueño?. Ninguno las circustascias por las que cambian de casas las crea un humano no es culpa del gato. 3. Los gatos adultos no son tan “destrozones”. Los gatitos son como los niños pequeños. Bien porque les están saliendo los dientes, bien porque están explorando el mundo, los gatitos pueden ser unas bolitas de pelusa muy activas. Los gatos adultos normalmente son tranquilos, con sus momentos de juego y carreras, pero su caracter es mas apacible. 4. No hace falta enseñar a un gato mayor nada nuevo. De hecho, no hace falta enseñar a un gatito nada nuevo tampoco, porque la verdad es que ni los gatos ni los gatitos te permiten enseñarles nada. Pero los nuevos padres normalmente se sienten obligados a intentarlo. Luego, inevitablemente, acaban con sentimientos de culpabilidad o fracaso cuando su nuevo gatito pasa de ellos, salta sobre la encimera de la cocina, desenrolla el papel higiénico, y se entretiene en otros actos de caos felino. Si adoptas un gato mayor, puedes evitar todos estos trastornos emocionales. Pero la razón más importante para adoptar un gato adulto es: 5. Puede que sea su última oportunidad. Muchos gatos adultos acaban en refugios sin tener ninguna culpa. Separados de sus seres queridos, rodeados de otros gatos desconocidos, encerrados.

Una publicación compartida de Madrid Felina (@madridfelina) el