BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

“Lo ideal es que el veterinario de familia nos derive al especialista, pero no siempre pasa”

Justo arrancaba agosto cuando os hable por primera vez aquí de Élite Veterinaria, se trata de una plataforma sin ánimo de lucro creada para ayudar tanto a particulares como a otros veterinarios a localizar especialistas cuando es preciso. Es más, también se mueven de manera altruista por asistir a animales que necesitan desesperadamente esa ayuda, ya que ellos “absolutamente sin coste valoramos el caso, hacemos sesiones clínicas con los veterinarios consultores que finalmente concluyen si existen alternativas de tratamiento y qué centros las podrían abordar por conocimientos, medios y experiencia”. Al especialista que se contacte se le paga por su trabajo, que no haya malentendidos

No sé si recordáis a Keiko, también asomó a este blog hace poco asumiendo que tenía una esperanza de vida muy limitada. Y con él recogieron el guante de echarle una mano por su cuenta: “Muy buenas noticias. A Keiko se le va operar de su parálisis laríngea y no solo eso, sino que se va intentar una terapia celular (con células madre) que al parecer solo se ha hecho en medicina humana pero con buenos resultados. Están contentísimas sus cuidadoras”.

Ya os dije en su momento que me parece una iniciativa necesaria y loable. Una iniciativa que salva vidas como la de Luna.

El caso de Luna, este bellezón de cocker es un ejemplo claro de que ciertas prácticas veterinarias de algunos generalistas (por suerte los menos), deben tomar otros derroteros, y poner como prioridad absoluta la derivación del paciente a un especialista o centro con medios y experiencia cuando no se da con la causa del problema y además el paciente evoluciona mal incluso de forma imperiosa si esta evolución es crítica.

La información del caso de Luna nos llegó de urgencia en cuanto a su propietaria le informaron sobre la existencia de esta plataforma.

Ella nos indicaba que tenía la sensación de que se le iba la vida de Luna, ya que había sufrido un empeoramiento exponencial, sus órganos estaban comenzando a fallar, y la clínica donde estaba ingresada sin dar con la causa del problema no tenía un servicio permanente de UCI donde poder mantener una vigilancia constante a la paciente y poder abordar cualquier complicación añadida de inmediato. Pese a ello al parecer no recomendaron en ningún momento el traslado de la paciente a otro centro más preparado.

Valorado el caso junto a los veterinarios consultores de la plataforma se indicó acudir de formar extremádamente urgente a un hospital con medios y servicio de medicina interna donde poder valorar a la paciente e instaurar las actuaciones necesarias.Por lo que se decidió en este caso derivar a la paciente al Hospital Veterinario Albeitar

De inmediato la casuística, la gran experiencia y los medios del Hospital Veterinario Albeitar permitieron dar con el patógeno que se estaba llevando la vida de Luna. Unos parásitos que se habían alojado en la pobre Lunita y le estaban provocando un fallo multiorgánico.

Luna llegó al hospital en una situación muy muy crítica y no muy esperanzadora. No obstante tras el exhaustivo y titánico esfuerzo por el equipo de Hospital Veterinario Albeitar una semana después Luna ya ha recibido el alta y ha vuelto a los brazos de su familia, con la alegría y vida que unos parásitos estuvieron a punto de quitarle.

Reflexionando sobre el caso, propuse a Élite Veterinaria contestar algunas preguntas sobre el estado de las especialidades veterinarias, cuándo y cómo acudir a ellas, han sido tan amables de prestarse a ello.

(GTRES)

Entiendo que la mayoría de las clínicas veterinarias de barrio a las que acudimos los propietarios de animales, aunque tengan profesionales magníficos dentro, la mayoría se trata del equivalente a nuestro médico de cabecera. ¿Es así?
Si bien algunas clínicas veterinarias de familia cuentan con especialistas o expertos en áreas de salud concretas en el propio centro, efectivamente se podría decir que la mayoría de forma directa aportan exclusivamente la gran labor de ejercer la medicina general. Algo que personalmente lo entiendo como una “especialidad” en si misma, ya que es sin duda una de las partes más importantes de la salud y calidad de vida del paciente. Y esto incluye coordinar el caso con especialistas de su confianza de tal forma que la calidad asistencial del paciente sea la máxima.

Me da la impresión de que tenemos más claro qué dolencias requieren a un especialista y qué grandes grupos de especialidades médicas hay cuando hablamos de la salud humana. ¿Qué tipo de especialidades son las principales que tenemos que tener en cuenta? ¿Son tal vez más en función de la especie?
Efectivamente, coincido en esa impresión. La gran mayoría de propietarios desconocen que en medicina veterinaria existen dermatólogos, oftalmólogos, neurólogos, cardiólogos, odontólogos, maxilofaciales… etc.

Dejando constancia que en medicina veterinaria siempre que uso el término especialista me refiero a lo que indica la RAE como especialista y a lo que popularmente tenemos aceptado en el uso del término. Es decir; una persona con experiencia, medios y dedicación a un área concreta. Bajo esta puntualización, prácticamente todas las especialidades que nos encontramos en medicina humana, ya sea de forma exclusiva o englobada existen en la medicina veterinaria. Si bien de acuerdo a su especie a su vez se pueden dividir en otras áreas especializadas de acuerdo a dicha especie, por ejemplo; animales exóticos, que es un apartado diferente dentro de la medicina veterinaria o incluso últimamente se están comenzando a ver cada vez más centros exclusivos o con especialización en medicina felina, por las peculiaridades intrínsecas de esta especie que es importante contemplar.

¿En qué casos es recomendable acudir a un especialista?
El escenario ideal es que el veterinario de familia nos derive a un especialista o lo coordine cuando él lo considere, y trabajen en conjunto. Ya que es el veterinario de familia quien mejor conoce las peculiaridades del paciente, dispone de toda su historia clínica y realmente sabe a que especialidad corresponde que el paciente sea derivado en el caso de ser necesario. Se convierte importantísimo la valoración previa por el veterinario de familia, ya que debido a la similitud en la sintomatología, incluso la “cibercondria” que es cada vez más acentuada, no siempre es posible que un propietario autogestione de forma correcta esa derivación.

No obstante lamentablemente en ocasiones y aunque sean casos muy puntuales, la realidad demuestra que nos podemos encontrar con pacientes que no se resuelven, no se da con el diagnóstico y no terminan de ser derivados a un especialista y puede incluso peligrar su vida. Véase el caso de Luna que hemos comentado anteriormente.

Si consideramos que el paciente no mejora incluso si empeora o los argumentos que nos ofrecen no nos convencen… consideramos que es el momento de solicitar una segunda opinión, como mínimo para quedarnos tranquilos que estamos haciendo lo correcto y todo lo posible por él. Desde nuestra plataforma y siempre de forma altruista y sin ningún tipo de coste, ayudamos en esos casos a orientar al propietario y veterinarios de familia que así nos lo soliciten a fin de localizarles un centro o profesionales que se consideren más adecuados para derivar al paciente.

¿Cómo localizar a esos buenos especialistas que pueden salvar la vida o mejorar el estado de salud de nuestro animal?
A día de hoy considero que no es tan fácil para un propietario ajeno al sector de la medicina veterinaria, el encontrar especialistas o expertos en patologías concretas. Partiendo de la base que se precisaría de conocimientos profundos y casuística de medicina veterinaria para poder discernir qué profesional tiene experiencia y medios adecuados para abordar la enfermedad actual del paciente. Es una de las razones por las que creamos la plataforma EliteVeterinaria.ORG , para facilitar esa labor y poder ayudar a localizar a especialistas y veterinarios referentes en incluso patologías en las que el tiempo corre temerariamente en contra.

Es posible que muchas personas teman dar ese paso por los precios que imaginan que pueden tener estas intervenciones.
Relacionado con este tema. Puede ser que exista ese temor, no obstante es relativamente fácil diluirlo. Nosotros en la medida que podamos les vamos facilitar varias referencias de centros que se consideran los más adecuados en su zona para atender al paciente. Centros por cierto que ni siquiera tienen porqué tener sus profesionales en nuestra plataforma, y en ningún caso existe compromiso alguno de contactarles. No obstante llegado ese momento entendemos que contactan como mínimo a los que les hemos localizado nosotros y solicitan un presupuesto. En cualquier caso por experiencia propia, en ocasiones el coste económico es exponencialmente inferior cuando se hacen las pruebas e intervenciones concretas que precisa el paciente.

Con frecuencia me han llegado quejas de propietarios que hablan de unas diferencias abismales de precios entre unos y otros veterinarios por el mismo procedimiento, algo que genera desconfianza e indefensión. ¿Cómo saber que el precio es justo? ¿Hay alguna manera de asesorarse en estos casos?
Ciertamente a nosotros no nos ha llegado ninguna queja en este sentido, quizás es debido a que nosotros nos mantenemos totalmente al margen de cualquier relación económica, ni es el objeto de nuestra plataforma aportar asesoramiento en este sentido ya que no tendríamos capacidad para poder hacerlo. No obstante siempre es recomendable pedir un presupuesto previo y en lo posible comparar con otros teniendo en cuenta cual es la estrategia de tratamiento que les ofrecen en cada caso.

¿Diría que estamos bien surtidos de especialistas en este país?
De acuerdo a la puntualización que antes indicaba de lo que me refiero con el término especialista. Sin duda tenemos un número de especialistas a nivel nacional que permite cubrir la asistencia a cualquier paciente. Aunque si bien es cierto que en algunos casos pueden precisar de desplazamiento. Por lo que hablando respecto a distancias de pacientes se refiere, no existe zona en España que salvo imposibilidad logística por el propietario, el paciente no pueda ser atendido por un especialista si así lo requiere. En cualquier caso ciertamente si hubiese más especialistas en ciertas áreas se minimizarían esas necesidades de desplazamientos.

Actualmente un proyecto en el que estamos trabajando, es dotar a la plataforma EliteVeterinaria.ORG de capacidad de Telemedicina para los casos en los que exista una imposibilidad de atender al paciente por inviabilidad de desplazamiento, se pueda hacer en la medida de lo posible de forma remota.

¿Qué puede esperar un propietario que les contacta de la plataforma? ¿ Y la plataforma de ese propietario?
Un propietario o veterinario que nos hace una solicitud de ayuda siempre y cuando cumpla los criterios mínimos de admisión de valoración le responderemos orientándole sobre que centros y profesionales se consideran más adecuados para abordar la patología concreta actual. Como ya indicamos en la plataforma el paciente debe haber sido valorado previamente por su veterinario de familia y contar con unas pruebas mínimas realizadas o justificar el motivo del porqué no las tiene. Y en todos los casos que estemos ante un caso para medicina especializada.

Lo que esperamos nosotros de un propietario, es que dado el esfuerzo que hacemos todos de forma altruista por estudiar el caso, como mínimo valore las recomendaciones de centros que le damos y luche por el paciente. Lo que realmente es duro para nosotros, es vivir los casos en los que se nos contacta para solicitar ayuda y en algunas ocasiones con historias desgarradoras detrás, y que finalmente algunas de esas personas ni te contesten, y cuando se les llama interesándonos por el paciente y por si no han recibido el email de respuesta, se compruebe que en realidad no tienen mayor interés en hacer nada. Cuando incluso valorado el paciente, ves que si no actuan de inmediato puede tener un pronóstico fatal. Es una situación paradójica que no terminamos de entender.

¿Actualmente, cual es el mayor reto de la plataforma?
El llegar a tiempo a los casos. Nos encontramos casos en los cuales de haber llegado antes el paciente podría haber sido tratado y continuar disfrutando de su familia. Algo para lo cual es fundamental que medios como el suyo den a conocer nuestra labor. Nos consta que cada vez que hay difusión en medios de la plataforma, llegamos a diferentes pacientes que necesitan de nuestra ayuda.

Una última pregunta muy difícil: ¿Cuándo no hay que salvar la vida de un animal a cualquier precio?
Nuestro objetivo y carácter es jamás tirar la toalla. Mientras seamos capaces de aportarle calidad de vida al paciente, consideramos que se debería seguir luchando.

¿Deberíamos tener derecho a un día de permiso en el trabajo si muere nuestro perro o nuestro gato?

Pasó una vez, hace casi catorce años. A primera hora de la mañana del 20 de abril de 2004 la vida de Mina llegó a su fin tras una leucemia fulminante. El veterinario vino a casa, ella estaba en su cama, tranquila, el veterinario le puso una inyección mientras yo la acariciaba y se apagaron su vida y sus sufrimientos.

Yo tenía que entrar a trabajar al periódico a media mañana. Un suplemento tenía que salir impreso al día siguiente y pensé (o tal vez no pensé demasiado, porque no estaba demasiado lúcida en ese momento), que no podía dejarles en la estacada y acudí a la redacción. Mi jefe notó nada más verme que algo me pasaba, según me preguntó me puse a llorar allí mismo, en medio de la recepción. Y yo no soy de llorar fácil, os lo aseguro.

Ese día trabajé. Lloré y trabajé. Me tragué las lágrimas y trabajé. El suplemento salió con todas sus páginas y me volví a casa ya de noche para seguir llorando.

Este año volvió a suceder. Mi gato Flash, tras quince años a mi lado, murió en una clínica veterinaria la tarde del 15 de marzo. Al día siguiente fui a trabajar. En esta ocasión lloré a un par de compañeros en la cocina. Otros tantos me preguntaron el motivo de mi mala cara.

Ahora vivo con dos perras y una gata. Una de mis perras, Troya, tiene diecisiete años. Maya, la gata, tiene quince. La lógica dice que en cualquier momento tendré que despedirme para siempre de ellas.

No sé cómo será. No sé si iré a trabajar o no. No sé qué compañero me verá llorar esta vez si acudo a la redacción.

Lo que sí sé es que si faltara alguno de esos días y dijera que lo hago porque ha muerto mi perra o mi gata y estoy rota, y quiero llorarla tranquila en la casa que hemos compartido tantos años, mucha gente me entendería y otra tanta no sería capaz de hacerlo. “Es solo un perro”, “es solo un gato” pensarían. Tal vez incluso lo dirían en alto. Una amiga tuvo que escucharlo el día siguiente a la muerte de su perro, al que amaba tiernamente y aún hoy llora de vez en cuando.  Insensibilidad en estado puro. Puede que tú nunca hayas amado a un animal más que a muchos miembros de tu familia, los que los lloramos sí.

También sé que si faltara un par de días porque ha muerto algún tío al que llevo media vida sin ver y con el que apenas me unen lazos, nadie se extrañaría, nadie lo vería raro, nadie diría “es solo tu tío, con el que ya no tratabas”.

No supone equiparar en términos objetivos y abstractos la vida de un animal con la de un ser humano. Supone sencillamente sentir, supone ser un humano empático.

Lo de cómo gestionar en términos de recursos humanos esas ausencias es otra historia y depende más de la voluntad y sensibilidad del jefe que te toque en suerte. Los habrá que lo consideren un permiso justificado, los habrá que obliguen a gastar un día de vacaciones y también los que prohíban directamente esa ausencia. Algún caso conozco de enfermedad fingida para sobrellevar el trance. “Estoy enfermo, con gastroenteritis, mañana estaré bien”, dijo cuando en realidad estaba en pleno duelo e incapaz de salir de la cama.

Yo creo que tiene todo el sentido que los animales con los que convivimos sean considerados nuestra familia, en términos de permisos por fallecimientos o intervenciones quirúrgicas o enfermedades graves. Creo que tiene sentido que cuando en esos permisos se habla de “familiares en primer y segundo grado de consanguinidad”, también se contemplen los animales con los que compartimos el día a día. Si un trabajador es responsable, si obra con ética sólo lo aplicará cuando lo necesite. Ese permiso, como todos los demás.

No sé si soy minoría, la verdad.

* Este post viene a colación de la sentencia pionera que ha permitido a una trabajadora italiana logrra un permiso retribuido de dos días para cuidar a su perra enferma.

El convenio europeo de protección de animales domésticos entrará en vigor en febrero, pero seguimos necesitando nuestra propia ley nacional

Ayer hubo mucha noticia, entre un buen puñado de muchas malas. Al fin apareció publicada BOE la ratificación del Convenio Europeo para la Protección de los Animales de Compañía. LLega con treinta años de retraso, que no es poco, pero es que hasta hace diez no se solicitó formalmente en España su adhesión.

Este convenio es un marco mínimo de protección animal que, a partir de febrero, obligará en todo el territorio nacional a la prohibición de amputaciones estéticas. ¿Recordáis la vergonzante defensa de este corte en el Senado por aquello del efecto látigo del diputado Francisco Martín Bernabé?

“No se trata sólo de defender a los perros. También se trata de proteger a las personas que los tienen, que los cuidan y que los quieren. El efecto látigo existe: perros fuertes y poderosos, perros de caza que no controlan el movimiento de su rabo y que, movidos por sus insultos, dañan con asiduidad a sus cuidadores”.

Aquí tenéis al señor en cuestión:

En fin. Mejor pasar página. La cuestión es que este convenio de mínimos, que también regula cría, sacrificios o comercio, que promueve el fomento de la esterilización y de la realización de campañas sobre tenencia responsable, pronto entrará en vigor y comunidades autónomas y ayuntamientos no deberían tener normas o procederes contrarios a lo que sostiene.

Ya veremos si su ejecución es efectiva y realmente tenemos este marco de mínimos operativo. Pero seguimos necesitando una ley nacional de protección animal propia, una que sabemos que no será perfecta pero que se imponga al desbarajuste existente.

Una ley que pudo ser realidad hace tres años en un proyecto impulsado por el PP que al final quedó en nada. Una ley que en mayo de este año Ciudadanos pidió en el Congreso que se promulgara incluyendo, entre otras medidas, el sacrificio cero, justo un mes después de que el Gobierno respondiera respecto a elaborar una norma así que “la Administración del Estado no debe interferir en las competencias autonómicas y locales”, una ley tan necesaria que fue la protagonista de casi todas las intervenciones (incluyendo la del juez Grande Marlaska) de los II Premios Bienestar Animal el pasado año, una ley cuya necesidad de creación se recogía de forma explícita en los programas electorales de PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida.

 

“Se difundió por primera vez cuando apenas tenía tres meses y nadie ha preguntado por ella. Nos sorprende mucho con lo bonita y cariñosa que es. Se lleva genial con perros y gatos”.

Está en Murcia pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, vacuna, cartilla, desparasitada y castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Perros robados para lanzarlos contra los jabalíes

Cada poco tiempo llegan actuaciones de la Guardia Civil relacionadas con el robo de animales. No se titulan así, se titulan por desmantelamiento de instalaciones de cría indignas o de animales mantenidos para caza o peleas, entre los que hay animales que habían sido sustraídos.

Un ejemplo en el que el robo no era un par de líneas en un comunicado sino el grueso de la noticia  llegó hace pocos días.

Agentes de la Guardia Civil detuvieron a cinco personas, dos de ellos veterinarios, implicados en una trama de robos de perros en la provincia de Cáceres. Perros destinados a integrar rehalas.

Agentes del Puesto de San Martín de Trevejo observaron en la travesía de Hoyos a un vehículo que transportaban varios animales de rehalas en su maletero.

Al examinar la documentación de los canes y consultar el Registro de Identificación de Animales de Compañía de Extremadura (RIACE), los agentes comprobaron que uno de los animales se encuentra denunciado por sustracción, hecho que se les traslada a los dos ocupantes del vehículo, y se les cita para una inspección del núcleo zoológico donde residen los animales.

En la inspección de la perrera, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de Coria provistos de lector de microchip, detectaron que “otros dos perros que no se correspondían con los titulares de la explotación y que habían sido sustraídos en la comarca de Gata”.

Así, vieron cómo en tres de las cartillas de los animales, los profesionales encargados de su expedición o cumplimentación, “habían alterado algunos datos referentes a fecha de implantación del microchip, fecha de vacunación y desparasitación”, e incluso se observaban algunas “enmiendas manuscritas” en los datos relativos al nombre, sexo y fechas de alta.

¿Qué es eso de las rehalas? Pues el empleo de grupos de perros en caza mayor. La gente a la que el tema no le pilla de cerca, cuando piensa en cazadores y maltratos a perros suele pensar en los galgos cruelmente descartados (que también se roban), pero hay muchas otras modalidades de caza con perro que abren la puerta a desmanes.

Lee el resto de la entrada »

Precioso, tan mimoso que le gusta ir en brazos como un bebé, y toda la vida sin un hogar

Neo tiene cuatro años y lleva desde cachorro viviendo en el refugio sin que ninguna familia se haya fijado jamás, en él. Llegó con seis meses al refugio de Equipo Bastet. Estaba junto a su madre muerta y tenía una gingivitis que le impedía comer y le había provocado una severa desnutrición.

Han pasado cuatro años y pese a haberse recuperado y ser un animal maravilloso por dentro y por fuera, sigue sin encontrar su segunda oportunidad.

Es guapísimo y muy mimoso. Adora ir en brazos como si fuera un bebé. Se lleva genial con gatos, y con perros se entiende bien también. ¿Qué más necesita Neo para que alguien se fije en él? ¿Cuándo llegará esa familia?

Sí, tiene calicivirus pero controlado y solo le causa gingivitis en contadas ocasiones cuyo tratamiento es sencillo y económico. No precisa de cuidados especiales salvo los habituales mimos.

No entendemos que pasa con nuestro precioso Neo. ¿Qué hace falta para que Neo encuentra ya un hogar definitivo? Neo, aparte de su visible belleza, es tranquilo, independiente y cariñoso y te ofrece abrazos y besos inesperadoss, ¿se puede pedir algo más?

Está en Murcia pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, vacuna, cartilla, desparasitado y castrado.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Por un mayor control en la importación de perros y gatos, pero también de su cría dentro de España

En 2016 se importaron en España 28.273 perros y gatos. De las partidas recibidas de Europa del Este, poco más de mil animales (1.077 en concreto), solo se realizaron 131 controles, un 12% del total. En el 22% de las partidas que fueron analizadas se detectaron “incumplimiento se en materia de sanidad animal”, la mayoría relacionadas con que los cachorros tenían menos de doce semanas.

Son datos facilitados por el partido ecologista Equo, que destaca que estos datos se refieren a las “importaciones controladas” mientras que se desconoce cuántos pueden entrar en el país de forma ilegal.

El portavoz de la formación, López de Uralde, lamentaba en el comunicado que “entre un 15 y un 20% de los animales importados mueren en el destino, y durante el viaje se desconoce cuántos mueren”.

Equo ha reclamado que se realice “un mayor control a la importación de perros y gatos en España”. Y sí que es algo necesario, pero no podemos quedarnos únicamente en eso. También es imprescindible controlar la cría dentro de nuestras fronteras, que es donde realmente radica el grueso de la problemática.

Aprovechados criando profesionalmente sin conocimientos ni garantías, ventas opacas por internet, particulares criando también sin saber ocasional o regularmente por sacarse un dinerillo, por diversión o descuido, dinero negro moviéndose en todas direcciones, perros de razas de caza criados también para ser instrumentos que luego se descartarán…

La problemática es amplia y más compleja, controlar las importaciones de animales es únicamente una faceta más.

Hace ya tres años que el actual gobierno amagó una ley nacional de protección animal que estableciera unos mínimos en toro el territorio. En el fondo de algún cajón se quedó, pero eso es lo que necesitaríamos, una buena ley que contemple esos y otros aspectos. No contentará del todo a nadie, será tibia, no será perfecta (¿qué lo es?), pero es cada vez más necesaria.

¿La acabaremos viendo algún año?

Chiwi tiene poco más de un año y es de tamaño pequeño. Fue rescatado de una perrera y ahora está en ACUNR esperando un hogar.

Chiwi es un perrito encantador. Es cariñoso, divertido, alegre, simpático y muy juguetón. Busca constantemente atenciones y caricias y te provoca dándote con su patita para que juegues con él. Hace muy poco tiempo que está en el albergue y ya corre feliz de un lado a otro siguiendo a los voluntarios que conoce. Con otros perros es sociable y convive perfectamente.

Se entrega desparasitado, vacunado, chipado, con las pruebas de enfermedades hechas, castrado y con contrato de adopción.

Si quieres apadrinar, acoger o adoptar a Chiwi: acunrmadrid@gmail.com o acunrmadrid1@hotmail.com

4 de octubre, un día para celebrar toda vida animal

Desde 1929 se celebra en todo el mundo, cada cuatro de octubre, el Día del Animal o Día de los Animales. Su origen se vincula al santoral: San Francisco de Asís, el patrono de todos los animales y de aquellas personas (animales también, por cierto) que los defienden.

Hoy 20minutos ha publicado, en su versión impresa y online, un especial que se suma a esta celebración centrándose en los animales domésticos y haciendo hincapié en la responsabilidad que supone abrir la puerta de nuestra hogar a otro ser vivo, perro, gato, hámster o iguana.

La versión impresa la podéis ver aquí. Y los reportajes en su versión online son los siguientes:

Gracias a todos los que han contribuido a la elaboración de este especial, especialmente a la Universidad Juan Carlos I que permitió que mis perras entraran en una de las clases de la profesora Nuria Máximo para ilustrar el reportaje sobre la Cátedra de Investigación Animales y Sociedad que allí albergan; a la Guardia Civil que nos abrió las puertas y fueron todo amabilidad; a La Madriguera y a los veterinarios especializados en exóticos que nos atendieron para explicar que no hay vida pequeña o menor; también a los retratistas animales Fotopets, que nos cedieron cuatro fotografías para que los animales que ilustrasen el especial no fueran modelos anónimos de un banco de recursos fotográficos.

Dos de ellos, Dallas y Athan, buscan su segunda oportunidad desde esas páginas, os dejo con las fotos de Fotopets y lo que me contaron sobre ellos.

Dallas, de la Asociación APAMAG, es un perro setter buenísimo y súper guapo que inexplicablemente sigue esperando una adopción y lleva así más de un año. El pobre es un animal que necesita deporte pues tiene mucha energía, y ahora mismo está en una casa de acogida que lo cuidan estupendamente pero se le nota que necesita estabilidad y alguien que le de lo que necesita.

El gato es Athan, un cachorrillo que está al cuidado de un hogar para gatos “especiales” que se llama EL RINCÓN DE SELINA, si no lo conoces, te recomiendo que los sigas en Facebook. Se dedican a rescatar y sacar adelante gatos con minusvalías severas o cuadros clínicos complicados. Athan, fue rescatado en Sevilla con un cuadro de desnutrición brutal, que apenas le dejaba andar. Cuando me lo trajeron al estudio para fotografiarle ya estaba recuperado, alucinante lo que hace esta gente.

Los mejores perros para los corredores que quieran hacer canicross

He leído este lunes en El Mundo un contenido que habla de los mejores perros para salir a correr. Sin ser incorrecto, ya que es cierto que los perros de razas muy pequeñas, los gigantes y los de morro chato o braquicéfalo no son los mejores compañeros de los corredores, entre otros aspectos que se mencionan en el texto, sí que es muy matizable, sobre todo en su apartado más destacado.

Lo que me ha llamado la atención y por lo que escribo, es porque en él se recomiendan cuatro razas en concreto para esta práctica. Esa selección me chirría profundamente.

El veterinario consultado, Manuel Lázaro, vocal del Colegio de Veterinarios de Madrid, recomienda:
Border collie, el perro deportista por excelencia de moda desde hace pocos años, un perro de trabajo que conviene que esté en manos capaces y activas.
El pastor belga malinois, identificado con frecuencia como compañero de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Con esta raza sobre todo me hubiera gustado que se recordase que no es apta en manos inexpertas.
El pitbull terrier, que es una raza que yo jamás hubiera destacado entre las cuatro mejores para la práctica del running. Son perros muy potentes, con buena musculatura, pero no tan capaces como otros de correr largas distancias y también tienden a sufrir golpes de calor, pese a su pelo corto.
El braco de weimar,un hermoso braco color bruma que es la versión más cara y estética del braco normal y corriente que abunda como descarte de caza en perreras y protectoras .¿Por qué no decir sencillamente que los bracos son aptos?

En nuestro país, los mejores compañeros de los corredores no son caras razas importadas. Los mejores a mi parecer son los podencos. Con distintos tamaños y condiciones, son perros activos, dóciles, rápidos. Ellos y sus cruces están por todas partes disponibles para la adopción.

También están los galgos, por supuesto. Son puro viento, tal vez demasiado. Y más razas de caza: pointers, bretones, los hermosos setter ingleses, que también hay muchos en perreras y protectoras del norte de España… Y los cruces mestizos de esas razas, que para hacer deporte con nuestro perro nadie va a exigir un pedigrí.

Los nórdicos y sus cruces, los perros por excelencia para cubrir corriendo largas distancias, aunque es cierto que el calor les puede hacer especial mella. De hecho, el calor es lo que más hay que tener en cuenta a la hora de correr con cualquier perro, ellos son más sensibles al calor que nosotros y en cuanto la temperatura sube de los 25 grados hay que abstenerse de correr o hacerlo con mucho cuidado, hay carreras que se han suspendido incluso con menos temperatura. Lo ideal es correr por debajo de los 20 grados.

Pero cuando se habla de razas aptas, hay que tener en cuenta también que los perros son individuos. Por mucho que una raza pueda ser recomendable por encima de otras, lo más importante es que ese perro en concreto lo pase bien corriendo junto a su amo.

He echado en falta sobre todo una mención a que cualquier pero, también mestizo, que sea saludable y ligero y que disfrute corriendo ante nosotros puede cumplir perfectamente como compañero de carreras, por una cuestión de responsabilidad social.

Recordaba lo que contó en este blog hace tres años Sergio Rodríguez, fundador de CrossMadrid, fundador e integrante de Mussuk Team y autor de un libro sobre el vínculo que se crea corriendo con tu perro, sobre su perra Nua. Os dejo un par de fragmentos:

Nua este mes de noviembre va a disputar un Campeonato de Europa de Canicross y lleva tres años logrando éxitos a nivel nacional, pero el día que nació desde luego nadie se imaginaba que podría hacer todo esto, puesto que ella procede de una camada no deseada, ya que su madre parió a 6 cachorros en una perrera; su madre apareció abandonada en una perrera una mañana. A los dos días fue rescatada por una protectora y a los 3 meses llegó a nuestra vida.

Cualquier perro es válido, con tal de que vaya delante, esto es así porque es sinónimo de que el perro lo hace por voluntad propia, por lo que se le respeta al máximo, si esto no se cumple eres descalificado de las pruebas. En las pruebas se ven todo tipo de perros, incluso perros adoptados, de tamaño grande, mediano y pequeño, como es el caso de Nua. El tema de la adopción está muy ligado con el canicross, ya que muchas pruebas se hace para recaudar fondos para que estás protectoras puedan seguir con sus cometidos. En mi caso empecé a colaborar con ellas casi a la vez que empecé a practicar canicross, y casualidades de la vida, aquí es como llegamos a conocer a Nua, difundiendo perros y gatos por las redes sociales. Gracias a este deporte nuestro vínculo es muy fuerte y estamos muy compenetrados, en cada momento sabemos que es lo que tenemos que hacer. Esta es la mejor ventaja de hacer este deporte, aparte de la calidad de vida que se le aporta al perro, ya que se le aporta estimulación mental y física.

Por cierto, que en la pieza de El Mundo hablaban de correr con los perros a partir de los cinco meses. Eso se contradice con lo que yo siempre he escuchado y con las indicaciones que también Sergio Rodríguez dejó dicho aquí: “se deben iniciar en este deporte como mucho hacía los 10 meses más o menos. Antes no se aconseja porque el perro está en crecimiento, por lo que se le pueden llegar a producir lesiones en las articulaciones, músculos y huesos”.

 Tras leer la pieza de El Mundo me puse en contacto con Eduardo Justa, policía local en Logroño que forma a otros policías en protección animal en un programa pionero del que ya os hable en su día y que está muy vinculado al deporte del canicross desde el Club Canicross Rioja. “Organizamos dos ligas: la Liga Rioja Motor Volkswagen Vehículos Comerciales, para todas las edades, y la Liga Escolar de Canicross de La Rioja, iniciativa pionera en la que participan escolares hasta los dieciséis años representando a sus centros educativos. Ambas ligas, que se celebran simultáneamente, están compuestas de cinco pruebas que se organizan en distintas localidades. Y como se puede ver en el canal de YouTube del club o en las fotos que subimos a Facebook, además de las razas variadas, los más pequeños gozan con sus compañeros aunque sean tan pequeños como ellos. Es más, verás también corredores, tanto mujeres como hombres, compitiendo con perros de pequeño tamaño tipo bodeguero, que son muy atrevidos”.

Justa coincide en la necesidad de recordar que las razas idóneas en España no son necesariamente esas: “Como sabes, estamos haciendo una labor intensa de difusión del canicross siempre y principalmente desde el punto de vista educativo, tratando de que cale el mensaje desde edades tempranas de la adopción de perros (caza, pastores, mestizos…)”.

Para terminar os voy a dejar con un artículos de Eduardo Justa para la revista TrailRun sobre canicross, por si os interesa ampliar información sobre este deporte partiendo de los consejos de un comerte que sabe bien de lo que habla: Seis consejos para iniciarse en el canicross.

Los tres perros que veis en las imágenes, dos podencos y una cruce de podenco, están esperando su segunda oportunidad en la Protectora de Cáceres.

Contacto: 667287345 676809392 protectoracaceres@gmail.com

Hay mas animales necesitados de ayuda que capacidad en las protectoras para ayudar

Hay mas animales necesitados de ayuda que capacidad en las protectoras para ayudar. Es una realidad que se intensifica en determinadas regiones de España.

En las protectoras se dejan la piel amantes de los animales, que muchas veces tienen que cerrar las puertas a animales que necesitan ayuda, con el dolor que eso les supone, porque si abarcan más de lo que alcanzan pueden poner en peligro a los animales que ya están dentro, mermar su bienestar hasta límites inaceptables, incluso a la viabilidad de la protectora.

El recurso y el espacio son finitos. El dolor que se siente al decir que no, con frecuencia parece justo lo contrario. La resiliencia que necesitan los voluntarios de las protectoras que quieren hacer las cosas bien también es finita.

Ellos conocen lo que es estar en el fango, encontrarse con que no salen las cuentas, le faltan horas a los días…claro que a veces pueden equivocarse, pero lo último que necesitan los animales necesitados, tanto los de dentro de la protectora como los que se han quedado fuera, es que a los que están en primera línea queriendo hacerlo bien pese a lo que les pide el corazón se les pongan palos en las ruedas.

Al que hace lo que puede, no se le puede pedir más.

Me escriben desde la protectora de Jaca pidiendo que comparta un texto que han escrito y que está relacionado con todo lo que os cuento. Ya no les caben más gatos, ya no pueden asumir el cuidado de más, a menos que aumenten las adopciones y las casas de acogida.

Con él os dejo:

Todas las protectoras de animales recibimos a diario avisos de casos de abandono y maltrato, algunos de ellos especialmente estremecedores. Es la lamentable situación que vivimos en nuestro país, donde el respeto a los animales está lejos de ser una realidad generalizada.

Esta situación hace que las protectoras estemos permanentemente desbordadas: desbordadas de pena, de tristeza, de frustración y desesperación. Aún así, seguimos en nuestro empeño y podríamos con ello, si no fuera porque también estamos desbordadas de animales donde no hay físicamente más espacio para acogerlos. Y es que, por razones legales, pero también humanitarias, de bienestar animal y de las que estamos plenamente convencidos, no podemos “hacinar” a los animales en nuestras instalaciones ni en cualquier otro lugar; no podemos dar entrada a animales sin pasar una cuarentena estricta para descartar infecciosas que puedan poner en riesgo a los que ya están dentro y sanos; no podemos saltarnos protocolos veterinarios… No podemos, por mucha pena, tristeza, frustración y desesperación que debemos tragarnos y llevamos dentro.

Todas las protectoras y personas que, de una manera seria y consciente, trabajan en protección animal, saben lo difícil que es vivir con esta situación.

No estamos hablando del caso de la Protectora de Jaca, sino de la realidad de tantas y tantas protectoras en España. Contamos con algunas casas de acogida ocupadas ya; contamos a menudo con personas que acogen animales encontrados hasta que la protectora tiene la posibilidad de darles entrada en el centro o encuentra una adopción…

Por suerte, contamos con esta comprensión y colaboración muchas veces. Pero no siempre. Si es duro tener que decir que no podemos dar entradas, a ello se suma la falta de comprensión de muchos que consideran que la negativa pueda deberse a un capricho. No: las protectoras tratamos de hacer el máximo posible con los recursos disponibles.

Así ocurre ahora en la Protectora de Jaca: no tenemos espacio para acoger más gatos. En tanto que esta situación no avance, actualmente nos encontramos con la entrada de felinos bloqueada, por lo que solo podemos difundir desde nuestras redes sociales.

El trabajo en protección animal es fundamentalmente corazón, pero es necesaria también la cabeza. Rescatar y salvar animales es nuestra actividad fundamental, pero la conciencia social debe crecer y una protectora no puede llegar a todos los casos: es necesaria la implicación y empatía de todos. Así que hacemos un llamamiento a vuestra colaboración: adopta, acoge, apadrina, difunde, asóciate… Ayúdanos a ayudarlos.


Los gatos que veis en las imágenes están en adopción en la protectora de Jaca.

Contacto: 636651600 adopcion@protectora-jaca.org

Los perros PPP solo pueden pisar Illescas de madrugada por una ordenanza cuyo origen el ayuntamiento dice desconocer

En Illescas, un municipio de Toledo con más de 26.000 habitantes, hay una ordenanza municipal absurda que prohíbe que los perros de razas consideradas por una ley bastante mal parida considera como potencialmente peligrosas paseen por sus calles, una ordenanza que excede con mucho la establecida a nivel nacional de emplear bozal, correa corta y llevar identificación.

La ordenanza dicta que:

No podrán circular en las inmediaciones de parques, jardines públicos, centros escolares, recreativos, deportivos y en general en zonas públicas con tránsito intenso de personas entre las 7.00 h. y las 22.00 h.

Tal y como está redactada me queda la duda de si la estoy interpretando bien, pero parece indicar que solo puedes salir con ellos de casa cuando es noche cerrada. Lo mismo la restricción horaria hace referencia solo a las zonas públicas con tránsito intenso. Un sinsentido en cualquier caso.

Dado el revuelo que se ha montado, el ayuntamiento ha decidido reaccionar. ¿Cómo? Pues reconociendo que “desconoce su origen” y parece que invocando al fantasma de la herencia recibida, porque ellos no han “creado ni modificado ninguna ordenanza actualmente”.

Podría parecer una respuesta de El Mundo Today, pero no lo es. Y da una pista sobre la ensalada de ordenanzas municipales (no solo referidas a los animales), que campan por España siendo inaplicables y habiendo sido redactadas por gente que, o bien presta muy poca atención a lo que se trae entre manos, o bien carece de toda preparación para llevar a cabo esa labor.

Hay más. Desde el Facebook del consistorio dicen que la ordenanza se aprobó en el 2002 y desde entonces no se ha tocado ni modificado. Pero en el mismo enlace que facilitan se ve que dicha ordenanza fue modificada con posterioridad en dos ocasiones  en 2004 y en 2011, sin que aparentemente nadie del consistorio se diera cuenta de que estaba redactada de tal manera que proscribía estas razas del término municipal.

 

Sigamos, porque no acaba aquí. El alcalde actual es José Manuel Tofiño, del PSOE. Casualmente el mismo que estaba al mando en 2002, cuando se aprobó la ordenanza. Y lo estuvo hasta 2011. Ejem…

Si no sabían, y no se hacen responsables, al menos están a tiempo de meter mano a la ordenanza y adecuarla a la generalidad y a la lógica. Espero que así sea.

Lo mismo también tienen que plantearse revisar despacito todo el resto de ordenanzas que acumulan, que, visto lo visto,  lo mismo viene bien un cambio de armario legislativo en ese municipio.

Ya tenemos un carajal importante en España de leyes relacionadas con la tenencia de los animales teniendo únicamente en cuenta las normativas autonómicas. Es cierto que es necesario que los municipios legislen al respecto, pero, por favor, cuando toque hacerlo mejor evitar ponerse creativos y dejarse asesorar por expertos  en su redacción.  Porque acumular leyes imposibles de hacer cumplir que acaban escondidas es algo a lo que deberíamos poner coto, y porque los que tenemos animales necesitamos cierta cordura legislativa a nivel nacional para saber a qué atenernos cuando viajamos por España.