BLOGS
En busca de una segunda oportunidad En busca de una segunda oportunidad

-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado- 'El Principito'. Antoine de Saint-Exupéry.

“Romy ha vivido una vida larga y feliz con nosotros hasta el final”

Yo conocí a Romy como en la imagen, con la carita blanca por los muchos años y muy frágil, poco más que piel y huesos, por su delicado estado de salud.

Era delicada en apariencia y en modos, no buscaba insistentemente las caricias como otros perros de su manada, pero se la veía tranquila y feliz. Una viejita digna y satisfecha.

Durante estas vacaciones he sabido que Romy ha muerto, que la próxima vez que franquee las puertas de su hogar echaré de menos su presencia de bailarina guardiana.

Su familia aún la llora. El peaje obligado de los que queremos compartir nuestra vida con animales.

Estos días estoy en Bretaña, una tierra verde y mágica en la que abundan los megalitos, piedras enormes de hace miles de años que, con diferentes disposiciones, suponen una memoria de los muertos.

A los hombres siempre nos han aliviado los rituales. Desde siempre nos ha consolado rendir un homenaje, más o menos duradero, a los seres queridos que nos han dejado. Cuando la muerte llega a día de hoy a un animal que era un miembro de nuestra familia, estamos huérfanos de rituales. De alivio por tanto.

Muchos nos creamos los nuestros. Conozco lugar apartado que suele ser lugar de paseos perrunos en el que he visto varias veces flores en árboles en honor de perros, hay joyas que nos los recuerdan, esparcimos o enterramos sus cenizas en sus lugares favoritos, surgen los cementerios de mascotas… pero creo que lo más frecuente en este siglo XXI es escribir recordándoles con alguna foto en nuestras redes sociales.

Sí, Facebook, Instagram… son en cierto modo el lugar en el que buscamos y hallamos algo de consuelo.

A mí me gusta recordarles escribiendo en este blog, rememorar cómo eran, la luz que aportaron a nuestras vida, dejar una pequeña constancia de su paso por este mundo.

María José Rodríguez, ente otras muchas cosas autora del precioso cuento Galgui, relacionado con la protección animal, es como yo y escribió en su muro esta hermosa despedida a su Romy.

Descansa siempre en paz, dulce pequeña.

La llamamos Romy por el personaje de ‘La Vuelta al Mundo en Ochenta Días’, un personaje valiente y dulce, como nuestra Romy. Aunque cuando llegó a casa ya tenía 6 años y algo de miedo.

Según llegó, a Porthos le faltó tiempo para ir a por ella y ladrarla en el mismo pasillo de la entrada. Ella ni se inmutó, le lanzó un ladrido que le dejó firme, asustado y gimiendo. Yo, por supuesto, me asusté y los separé, llamé a Rafa, le conté lo que había pasado, le expresé mi temor de que no se llevaran bien (circunstancia que no habíamos previsto) y de que ella le hiciera daño a él. Le dije que tuviera en cuenta la posibilidad de devolverla… Así llegó Romy a casa. Mientras hablaba con Rafa ella seguía en el pasillo, esperando pacientemente. Me tranquilicé e intenté un nuevo acercamiento entre ellos. Esta vez Porthos se dejó de tonterías y no la volvió a ladrar, se olisquearon y fue como si no hubiera pasado nada. Quedó claro en ese momento que Romy era la líder, pero una líder tranquila, dulce, que vivía y dejaba vivir pero que se impondría si era necesario, y solo si era necesario.

Romy decidió que su hogar serían los sofás. No se bajaba de ellos, y si se movía era para saltar de un sofá a otro sin pisar el suelo. Para comer había que llevarle la comida y salir del salón, entonces sabíamos que bajaba porque la comida desaparecía. Le costó alrededor de un mes empezar a bajar cuando nosotros andábamos por allí y decidirse a explorar otras habitaciones, tímidamente y mirándonos con sus grandes ojos marrones, tan expresivos siempre. Tengo una foto de ella de aquella época, sentada en el sofá de tal manera que parecía una estrella de Hollywood posando. Ella era así: dulce, elegante, expresiva. Brillaba con luz propia, aunque no era una luz estridente, sino discreta y cálida, que sabes que está ahí y te reconforta el corazón.

Romy vino de acogida, y yo empecé a difundirla diligentemente. Poco más de un mes después de su llegada, la quisieron adoptar desde Mallorca. Leí ese mail en el trabajo y quise alegrarme, pero tuve que irme al baño precipitadamente para echarme a llorar. Quedó entonces claro que ya tenía un hogar definitivo con nosotros. Ella estaba prendada de algún modo de Rafa, mientras que Porthos estaba (y está) siempre pendiente de mí (incluso ahora, que viene a lamerme sin razón aparente, sabiendo que algo pasa). Así que decidimos que sería como adoptar una perrita para Rafa, teniendo yo a un perrito fiel en Porthos.

Romy tardó varios meses en coger confianza del todo. Cuando hacíamos alguna fiesta en casa con los amigos, ella se iba a nuestra cama buscando tranquilidad y se hacía rosca entre los cojines. Entonces siempre iba algún amigo a acariciarla, nos juntábamos varios más y nos liábamos a charlar allí, con ella en medio, mirándonos como diciendo “Pero hombre, ¡que yo quería estar sola!”. Este tratamiento de choque parece que le vino bien, y fue perdiendo el miedo poco a poco, e incluso aparecía para saludar a todo el que venía a casa.

Romy tenía carácter con cualquier perro que no fuera de su manada, es decir, con cualquier perro que no paseara con ella (por lo tanto, que no fueran Porthos, Bilbo, Indy, Fran, Tot, Coral, Ágatha, Mimosín, Berto… cualquiera que no fuera de los que estuvieron en casa de acogida). Eso implicaba que cada vez que nos cruzábamos con otro perro, ella se tiraba hacia él y le ladraba como si se lo fuera a comer. Sí, Romy, la misma que en casa se hacía rosca y no se movía de posición en horas. Aunque curiosamente respetaba a todos los perros (y gatos) que llegaban a casa de acogida. Sólo se enfrentaba a los perros de la calle.

La actitud de Romy era curiosa, porque sin ser especialmente cariñosa ( prefería dormir en su camita en el salón en vez de en nuestra habitación como los otros, y no la gustaba que la cogieran en brazos), ella tenía claro a quién quería proteger; sospecho que dormía en el salón, en la cama que tenía frente al pasillo de entrada a nuestro piso, para vigilar la puerta. Como si sintiera el deseo de protegernos. Cuando los niños eran pequeños e iban en el carrito, nos sorprendía poniéndose junto al carrito si nos alejábamos de él un poco. Nadie se lo había pedido, nadie le había enseñado nada de esto. Pero Romy parecía tener las cosas muy claras. Y estaba claro que estaba pendiente de nosotros aunque nunca se hiciera notar por su especial timidez.

Hace más de tres años y medio la detectaron una leucemia. De ahí la delgadez que había empezado a mostrar. La empezamos a tratar y nos dió un susto enorme: parece que sin querer uno de los ciclos de quimio coincidió con una infección intestinal, que le provocó una diarrea a ella y a Porthos. A Porthos se le pasó sin complicaciones, pero seguramente debido a la quimio ella estaba baja de defensas y la diarrea pasó a mayores, mientras nosotros estábamos liados en una de las maratones benéficas de juegos de mesa. No nos percatamos de la gravedad hasta que casi fue demasiado tarde: la diarrea le había provocado una deshidratación grave y ésta un fallo renal agudo. Se había escondido debajo de la mesa de la cocina. Jamás había mostrado interés por ese rincón. Jamás. Cuando la ví supe que se había escondido para morir. Salimos corriendo al veterinario y pudieron salvarla, aunque estuvo muchos días ingresada y salió con una insuficiencia renal. Después de aquello ella se recuperó bien e incluso cambiamos de quimio a una que le funcionó perfectamente y que nos ha evitado sustos posteriores. Y nosotros nos esforzamos por hacerla feliz. Y hemos vivido muchos momentos dulces con ella, quizás de forma más consciente, no tan rutinaria, precisamente por el miedo a perderla pronto.

Nos hicimos fotos con ella, los niños y nuestros otros perros en un estudio fotográfico. Fue complicado (de todos, niños y perros, el único que sabe posar y lo hace fenomenal, es Porthos), pero conseguimos nuestras fotos. Fotos que yo sabía que serían útiles más adelante. Fotos que yo sabía que las iba a necesitar en estos momentos.

Creo que lo que con más intensidad recordaré siempre de ella será su ronroneo y su rabito alocado y tamborilero, que aparecieron pocos meses tras adoptarla, una vez ella perdió el miedo. A Romy le gustaba ser acariciada en el cuello, y entonces comenzaba a ronronear. Estaba claro que con ese sonido más propio de gatos que de perros Romy expresaba un gran placer. Había que verla, apretando su carita contra la mano y ronroneando sin parar. Ella era feliz y a nosotros nos hacía feliz verla así.

¡Y su rabito!. Te levantabas por la mañana y te dirigías hacia el salón, y enseguida escuchabas un “tap, tap, tap, tap, tap…”. Era Romy, que desde su camita nos saludaba moviendo entusiasmada su rabito, y éste chocaba contra la tela de la cama. Se convirtió en un sonido familiar, lleno de connotaciones dulces. El sonido de una vida alegre y apacible, el “buenos días” de nuestra bonita.

Hace pocos días escribí un tweet: “Romy, 16 años. #VacacionesConAnimales se puede”. En parte para mostrar que no es necesario abandonar a tus animales en vacaciones, diciéndolo de otra manera. En parte para presumir de mi pequeña, estaba orgullosa de ella, de su fortaleza, de su vida larga y aún muy placentera: la leucemia estaba controlada, las insuficiencias renales y hepáticas también, ella seguía tirando en el paseo y siendo la que abría la marcha, seguía pidiendo chuches con ojos grandes e incansable, seguía comiendo bien y haciendo su vida normal… algo despistada últimamente, pero sería la edad, claro. Y era la edad. La edad que le había provocado un tumor cerebral no detectado y que hizo que, tras una mañana alegre, en el chalet de los padres de Rafa, disfrutando del verde, de abrazos y caricias también de los tíos Marina e Íñigo, se derrumbara de repente en un ataque epiléptico del que ya no despertó.

Llevaba ya tiempo incluyendo una frase en mis oraciones: “Que cuando se tengan que ir lo hagan sin miedo, sin dolor, sin sufrir”. Bueno, según nos decían los veterinarios, ella no se enteró de nada: su cerebro desconectó en el momento del ataque, y siguió desconectado después de empezarle la medicación contra el dolor y las convulsiones. Siguió desconectado hasta que se fue, con nosotros alrededor tratando de transmitirla todo lo que la queríamos. Fue feliz hasta el final, y después se fue sin darse cuenta, mis oraciones habían sido escuchadas y se lo agradezco a Dios, aunque nosotros estábamos devastados.

En todo caso, no quiero terminar este texto con la noticia “Romy se ha ido de repente y nos ha roto el corazón”. Si no con la noticia “Romy ha vivido una vida larga y feliz con nosotros hasta el final”.

Sin embargo, soy sincera conmigo misma: aún nos llevará unos días asumir la segunda frase. Es normal, no todas las lágrimas son malas. Las nuestras demuestran nuestro amor por ella. Aún nos llevará un tiempo dejar de llorarla y quedarnos sólo con todos los momentos felices que ella nos dió. Aún nos llevará un tiempo.

Espéranos Romy, en esos verdes prados bajo un cielo azul eterno, moviendo incansable tu rabito, sentada como una estrella de Hollywood hasta que podamos volver a reencontrarnos y compartir, otra vez, una vida feliz. Te queremos bonita, y siempre lo haremos.

Los gatos triunfan en Internet, pero no tanto cuando buscan un hogar (adopta a Olegario)

Los gatos adultos tienen muy difícil encontrar un hogar, una segunda oportunidad. Esa es la triste realidad.

Que aparezcan adoptantes para perros adultos es también difícil, sobre todo si hablamos de determinadas zonas calientes de la geografía española o de perros de razas potencialmente peligrosas, pero en general suelen tener más suerte que los gatos, por mucho que sean los reyes de Internet.

Cualquiera que gestione un centro de protección animal podrá confirmar lo que estoy diciendo.

La gente prefiere cachorros, y es demasiado fácil encontrarlos, sobre todo en primavera que abundan las camadas. Da igual que un cachorro de gato sea un pequeño (y adorable, eso sí) demonio de Tasmania y el adulto un caballero educado, cariñoso y dormilón. Cuesta horrores que alguien se fije en el mayor y le abra las puertas de su hogar habiendo tantos pequeños.

Ojo, no digo que encontrar casa para todos los cachorros de gato sea coser y cantar. En absoluto. En nuestro país hay miles de animales que nacen destinados a no tener jamás una familia que vele por ellos, y por eso es necesaria la esterilización y limitar la cría, pero ese es otro tema.

Si para un gato adulto es difícil, si ese gato arrastra algún inconveniente de cualquier tipo la cosa es aún más complicada.

Los inconvenientes más frecuentes suelen estar vinculados a las enfermedades que abundan entre los gatos de la calle, la inmunodeficiencia felina o la leucemia. A veces ambas simultáneamente. Cuando oigáis que un gato sabe buscarse la vida en la calle, una leyenda urbana peligrosamente extendida, pensad que lo que encontrará con más probabilidad es una muerte pronta por una de estas enfermedades o muchos otros posibles motivos. Pocos tienen la suerte de acabar en una colonia bien controlará y, aún así, si es un gato casero abandonado sufrirá en la mejor de esas colonias.

Así que Olegario lo tiene difícil. Es adulto, aunque por los pelos. Tiene en torno a un año, es poco más que un cachorro. Y es un gato cariñoso que gusta de la compañía humana, pero tiene inmunodeficiencia felina y eso hace que mucha gente se eche atrás, pese a que la inmuno no impide una vida larga y estupenda sin problemas si tiene un hogar en el que vivir cómodo. Conozco unos cuantos casos de primera mano.

Olegario está ya castrado y sano por todo lo demás. Necesita con urgencia adopción o acogida temporal hasta que se le encuentre un hogar definitivo.

Con otros gatos es algo desconfiado, pero es muy joven y se adaptaría. Con perros o se le ha testado. Se da en adopción a priori en toda España, en acogida por Madrid y provincias limítrofes.

Contacto: correo@juancarlosrivas.com

Ojalá el #DíaInternacionaldelGato traiga suerte a Duquesa y Alfonso, que necesitan un hogar

Hoy es el Día Internacional del Gato. Sí, otro más. Reconozco que me pasa lo mismo que a Carlos G. Miranda. Parece que cualquier excusa es buena para asomar gatos a internet:

La cuestión es que este nuevo día de los gatos (tomo nota mental para indagar y luego escribir sobre el barullo de efemérides felinas algún día), los tiene como trending topic y eso también es una buena excusa para asomar a este blog a un par de mininos que necesitan con urgencia un hogar. A ver si nos subimos a la ola y logramos alguna adopción.

Dos bellezones. Jóvenes, sanos, sociables con perros e inseparables. Y eso último es una ventaja. Los gatos mejor de dos en dos y que ya vengan de serie bien avenidos. Ya os he hablado de eso en el pasado.

Duquesa y Alfonso son madre e hijo. Duquesa tiene 6 años y Alfonso 4. Están en Madrid, su adopción la gestiona ACURN, y esto es lo que cuentan de ellos:

Fueron rescatados hace tiempo y han vivido en el albergue hasta que hace poco alguien les dio la oportunidad y estaban en una casa de acogida, ya que los inviernos son fríos y les estaba afectando.

Son preciosos por fuera pero lo que de verdad conquista es su interior, su carácter. Son mimosos, buenos, caseros y sociables.

Todos nuestros gatos se entregan desparasitados, vacunados, chipados, con las pruebas de enfermedades hechas, esterilizados y con contrato de adopción.

Contacto: acunrmadrid@gmail.com y acunrmadrid1@hotmail.com



Por un protocolo para atender a los animales implicados en accidentes de tráfico

En mayo os contaba en este mismo blog que nadie rescata a los animales implicados en un accidente, no existen protocolos para ayudarles.

Si tenemos la terrible suerte de tener un accidente de tráfico y vamos con nuestros animales, lo que pase con ellos va a depender de demasiadas variables: nuestro estado, el de los animales, la buena voluntad de los servicios de emergencias implicados, si el accidentes ha sido cerca o lejos de nuestra red de amigos y familiares…

Desde que lo escribí, en el marco de la campaña de Fundación Affinity y el Observatorio Justicia y Defensa Animal que pide que los animales no tengan consideración de objetos (la foto es suya), me han llegado algunos testimonios de personas que han pasado por esa situación. Personas que fueron ingresadas con la angustia de no saber que había pasado con su perro o su gato, que son miembros de su familia, que aún conmocionados tuvieron que disponer cómo hacerse cargo de residencias caninas cercanas, ingresos en hospitales veterinarios o contactar con amigos que echaran un cable, que nunca agradecerán lo suficiente al profesional que les atendió y además les ayudó por su cuenta y riesgo a ubicar a su animal.

Juan Luis Castellví trabaja para la UE y está especializado en seguridad y emergencias. También es un amante de los animales y tiene el blog Emergencias112 y otro sobre etología canina.

Tras mi post ha escrito recientemente otro titulado ¿quién atiende a tu perro si tienes un accidente?.

Yo os dejo aquí algunos fragmentos de ese contenido de Castellví, pero os recomiendo que leáis a fondo, visitando los enlaces que menciona, si el tema os interesa.

Yo había intentado generar un debate al respecto allá por el año 2013, cuando publiqué ¿Podemos atender a las mascotas de nuestros pacientes? en mi blog Emergencias112. Pero desde entonces nada, o poco, ha cambiado.
(…)
La competencias de tráfico son de la policía local en los cascos urbanos, y de la guardia civil en las vías interurbanas. Pues podrían localizar en sus respectivas áreas de influencia los medios disponibles para poder hacerse cargo de los animales en cada zona, horario y situación. Esto implica algo de trabajo de campo para saber qué refugios (públicos y privados), hay en su jurisdicción. Así mismo para saber qué vehículos hay disponibles para trasladar animales (los propios cuerpos policiales suelen tener unidades caninas, pero también se puede contar con otros recursos municipales, incluyendo la protección civil), o de centros veterinarios.

Hay dos casos que podemos encontrar, que alguien tenga un accidente y el animal esté ileso pero el vehículo haya quedado inutilizado, o el conductor vaya a ser trasladado a un centro sanitario. En este caso sólo habría que trasladar al perro a un sitio designado por el dueño, o a la dirección que figure en la documentación de la persona. O en el peor de los casos al albergue municipal o de la zona que corresponda, hasta que su dueño pueda hacerse cargo del mismo de nuevo.

El otro caso es que sea el animal el que está herido. Es entonces cuando sería necesario tener algún tipo de “ambulancia” para animales, ya que el traslado requerirá algo más de atención. De nuevo se pueden buscar conciertos con clínicas veterinarias de la zona, hablar con las aseguradoras para que empiecen a incluir esta posibilidad, o que el dueño acuerde hacerse cargo de los gastos derivados de la atención del animal, que quedará ingresado en un centro veterinario de la zona, para evitar problemas, puede haber una lista de clínicas de la zona, y cada caso se lleva a una diferente en un orden predeterminado.
(…)

Son cosas bastante fáciles de lograr, que sólo necesitan algo de buena voluntad, porque una vez aprobado un procedimiento, ya no dependemos de la opinión del profesional que esté de servicio ese día, de su sensibilidad hacia los animales, o de su empatía hacia los dueños accidentados. Simplemente hay que cumplir con lo regulado.

‘Conducta animal’, una película animalista en cocina, con Lluvia Rojo y Adrián Lastra

No sé mucho de este proyecto cinematográfico, lo confieso. En parte porque aún anda en cocina (vegana). No obstante, con la promesa de contar más en un futuro, no quería dejar de destacar que Conducta animal existe, que está en proceso, para ese seamos más los que le sigamos la pista.

¿Por qué? Hay varios motivos:

Su protagonista es Lluvia Rojo, a los que la mayoría conocerán por su papel en Cuéntame y que es una reconocida activista de los derechos de los animales. Hace de cocinera vegana en busca de venganza, nada menos.

Porque tras la película está Miguel Romero (periodista y director de cine, nominado al goya y nominado como mejor realizador de tv por el programa BuscaMundos) que asegura que el mensaje que intenta difundir la obra es la lucha por los derechos de los animales.

Porque hay protectoras de animales detrás y delante de las cámaras. “Las protectoras que intervienen y que han supervisado el rodaje, dando fe y comprobando que ningún animal sufriera ni el más mínimo malestar, son A.L.B.A y Doghorsecity, que llevan trabajando en España más de dos décadas y que, entre ambas asociaciones, rescatan y encuentran un nuevo hogar para más de 4.000 animales”.

Porque la película es un trabajo colaborativo en el que también participan Adrián Lastra (Velvet, Fuga de cerebros, etc), Jordi Sánchez (El “recio” de Laqueseavecina), Álex O´Doguerty, Enrique Villén y muchos otros.

Y porque la promocionan bromeando con que inaugura el género del gore vegano.

¿No os ha picado la curiosidad?

Mika, del miedo a los humanos a la felicidad bajo sus caricias

Mika llegó muy asustada a la protectora El arca de Noé de Córdoba. Imposible saber por lo que habrá pasado pero los voluntarios cuentan que tenía mucho miedo a las personas desconocidas, sobre todo a los hombres.

“No sabemos todas las miserias por las que habría pasado en su anterior vida”, algo común a muchos perros que vienen del abandono. Intentamos leer en su cuerpo, en las marcas visibles que la vida le ha dejado, en su actitud, sus miedos… la historia que dejaron atrás. Pero es imposible saberlo a ciencia cierta.

Lo importante es que una gran mayoría son perfectamente capaces de dejar sus desgracias y sus malos recuerdos atrás. La gran mayoría, a poco que se les demuestre que en la vida hay mucho más y bueno, olvidan sus miedos o al menos aprenden a controlarlos.

Pasó con mi propia perra, con Troya. Y he visto como sucedía muchas otras veces.

Mika es un ejemplo. A día de hoy está llena de felicidad, cariño y amor.

“Disfruta con muchísimo gusto cualquier caricia que reciba, le encanta que la achuches, se deshace contigo. Es una delicia ver como pronuncias su nombre y en vez de mover el rabito contonea todo su cuerpo corriendo a buscarte y darte un buen lamentón. Es muy buena, sociable y juguetona, además de obediente. Le gusta tumbarse junto a ti, relajarse y disfrutar de los rayos de sol y de tus caricias”.

Pese a lo maravillosa que pueda ser Mika, pese a que merece un buen hogar en el que terminar de olvidar sus primeros malos pasos por este mundo, su tamaño y su aspecto pueden ponérselo difícil.

Ojalá la gente cuando quiere adoptar un perro fuera busca no uno bueno, fijándose en el carácter por cima de todo. Demasiados descartan animales maravillosos solo por su aspecto físico, cuando el perro más guapo puede acabar pareciéndonos aborrecible si su carácter y necesidades chocan con nosotros. También lo contrario. Igual que las personas.

“Sabemos que hay alguien muy especial esperando encontrar a Mika por su camino, y ella está como loca por conocerlo”, desean ahora desde Córdoba. Esperemos que así sea, que salir en este blog y vuestra ayuda difundiendo su caso le den ese empujoncito que necesita para lograr una familia.

Contacto: elarcadenoecordoba@gmail.com

EliteVeterinaria, una red altruista de veterinarios especializados para ayudar a particulares y a otros veterinarios

Estos días de verano me ha escrito Jorge López, fundador de la plataforma EliteVeterinaria.org, para presentarme su labor.

No conocía la existencia de esta iniciativa de ayuda veterinaria, que, la verdad, me parece loable.
Os cuento un poco lo que me explica Jorge al respecto: esta red online agrupa “a un equipo de consultores especialistas de gran prestigio y reconocimiento que invierten su tiempo y orientan a propietarios y veterinarios generalistas de forma altruista, ante casos complejos o críticos a fin de localizar un especialista o centro con medios y experiencia en patologías concretas (independiente de si ese centro veterinario está o no en la plataforma)”.

Un equipo al que está invitado a sumarse cualquier veterinario especializado que quiera sumarse.

¿No os parece una idea fantástica? Es cierto que muchos de nuestros veterinarios del barrio son excelentes en lo suyo, que es ser el equivalente al médico de familia de nuestro ambulatorio, pero cuando la dolencia escapa a lo habitual se pueden encontrar perdidos. Y nosotros con ellos. Me vienen a la memoria varios casos en los que este soporte hubiera podido ser útil.

Aunque no pretenden en ningún caso saltarse a ese veterinario de referencia. Así lo explican en su web:

EliteVeterinaria.org NO ES un medio para que el propietario del paciente se salte una figura tan importante como lo es su veterinario de familia. De hecho no se admitirá ningún caso a valorar que no haya pasado previamente por el veterinario generalista y contemos con sus exploraciones y conclusiones diagnósticas. El perfil ideal del servicio es poder trabajar en conjunto con el veterinario generalista de familia.

Desde EliteVeterinaria.org no se atenderán consultas de veterinaria general, se atenderán exclusivamente las debidamente informadas y cuando el veterinario generalista considere que el paciente precisa ser derivado. Estando en todos los casos valorados por el equipo de consultores veterinarios.

Un soporte que hay que insistir en que es altruista:

“Toda esta ayuda se hace sin ningún tipo de coste para el propietario o veterinarios que nos contactan solicitando ayuda especializada No hay ningún tipo de contraprestación económica, nuestro objetivo es salvar vidas o ayudar a la calidad de las mismas”.

Los veterinarios especializados que participan en ella no sólo dan muestra de su profesionalidad, también de su amor por los animales y de su interés por mejorar la realidad que nos rodea.

Os prometo ahondar un poquito en el tema, tengo interés por saber de su relación con la protección animal. Pero no quería esperar más para presentar la iniciativa.

Si de momento queréis saber más os recomiendo leer, además de la propia web de EliteVeterinaria, dos contenidos de SrPerro (una web obligada para todos los amantes de los perros) que profundizan en lo que hacen.

EliteVeterinaria, una plataforma para ayudarnos a localizar a veterinarios especialistas.
Veterinarios especialistas que comparten sus conocimiento de forma altruista. Sí, es posible

¿Qué os parece la idea? ¿No creéis que merece la pena difundirla?

La vida de este viejo pitbull no ha sido fácil

La historia de Lord se repite con demasiada frecuencia. Fue un perro querido pero llegó un bebé a la familia, pese a que con el niño nunca hubo ningún problema, ya sobraba y se vio encerrado constantemente en una terraza. A la protectora de Jaca llego en agosto de 2009, cuando ya iba camino de los tres años.

La vida de este viejo pitbull no ha sido fácil. Ha pasado muchos años aislado en la protectora, algo que no ayudó a su socialización. Fue adoptado y devuelto. Ha estado deprimido y perdido mucho peso.

En los últimos tiempos han estado trabajando con él para intentar el milagro de encontrar un hogar en el que acabe sus últimos días.

Es difícil, necesita un hogar en el que no haya más perros, es anciano y es de una raza potencialmente peligrosa, con lo que ello implica en licencia y obligaciones. Pero no por ello hay que dejar de intentarlo.

Frustración e impotencia es lo que siento al ver a Lord. En Agosto del 2009 llegó a nuestro albergue. Casi toda su vida había vivido solo en una jaula, con una mirada de añoranza de la familia que tuvo y que le abandonó.

Lord rejuvenece cuando está con alguien y muere de pena en su jaula. No creemos que le quede mucha vida.

Con mucho esfuerto decidimos llevarlo a Pico Chaparal para que Luis le volviese a conectar con su naturaleza, y allí ha vuelto a olfatear, a ser perro, a jugar, ha dejado la mala constumbre de morder la correa pero con otros perros aún no va bien, y no va a ser fácil, han sido ocho años aislado. No ataca pero no le gustan cerca.

No creo que sea un problema porque al ser ppp ha de cumplir la normativa y, en casa, en el coche y con la gente es un yayo amoroso amoroso y juguetón.

Por favor logremos el milagro de encontrarle un hogar para sus últimos años.

Contacto: adopcion@protectora-jaca.org 636 651 600

Los perros son amigables por naturaleza, está en sus genes

No lo digo yo, aunque podría. Lo dicen unos científicos estadounidenses de la Universidad de Princeton que han estado indagando en su genética y han llegado a la conclusión de que ser amistosos está en la naturaleza de los perros y que precisamente eso podría ser la clave de que acabaran siendo nuestros fieles compañeros desde entre 20.000 y 40.000 años.

El estudio, publicado en la revista especializada Science Advances y recogido por la BBC, asegura que ciertos genes que hacen a los perros más gregarios, más felices en compañía, han sido seleccionados y potenciados.

Pero no son genes presentes únicamente en los perros, también se han encontrado en los lobos, y los hallazgos sugieren que genes similares pueden estar implicados en la domesticación de otras especies (sí, también en los gatos).

Los investigadores también pudieron comprobar que tanto los perros domésticos como los lobos, lobos criados en cautividad, tienen capacidades similares a la hora de resolver problemas. Los problemas suelen consistir en trozos de salchicha de difícil acceso. Eso sí, es mucho más fácil lograr quitárselas a los perros que a los lobos, una vez conseguidas.

Resulta especialmente curioso que los análisis de ADN que encontraron relación entre esos cambios genéticos que permiten renunciar a la salchicha tan duramente conseguida y comportamientos más sociales, están asociados con cambios similares en un raro síndrome genético que se da en seres humanos y que hace a la gente altamente sociable.

Chilaba es poco más que una cachorra. Me cuentan que no llega al año de edad. La encontraron cruzando la carretera. “Tiene mucho miedo, desconfía de todo, aunque desde que la tenemos ha mejorado algo”.

Pesa 12 kg es mediana tirando a pequeña. La persona que está cuidando de que tenga un buen futuro es veterinario, así que la entrega en perfecto estado de revista y ayudaría a financiar su adiestramiento en positivo.

Se da en adopción en toda España.

Contacto:javiurg@gmail.com

Firma para proteger al lobo ibérico #quenotecuentencuentos

Los que me seguís sabéis que no suelo hablar de empresas. Es raro no, rarísimo. Igual que lo es que aparezca aquí algún producto del creciente mercado de animales de compañía. Y eso que no hay nada de malo en el periodismo de producto bien hecho, ese que es honesto y recomienda aquello que efectivamente merece la pena a ojos del que lo ha probado, por mucho que ese tipo de periodismo se esté devaluando en estos tiempos de popularidad vinculada a redes sociales.

Pero volvamos al carril, que me voy del tema. Simplemente quería hacer notar que este blog no es para hablar de empresas o de productos, pero hoy voy a hacer una excepción que nace del corazón porque creo que merece la pena.

Lush es una empresa de cosméticos que muchos conoceréis porque sus tiendas son el equivalente a la fábrica de chocolate de Willy Wonka, nadie que haya entrado en una de ellas olvida cómo huelen. Tal vez menos sepan que todos sus productos presumen de no haber sido testados en animales, algo que deberíamos mirar con lupa cada vez que compramos cosméticos, porque del uso de animales de laboratorio para hacer avanzar la medicina tal vez se pueda discutir, pero de su uso para ponernos un colorete o un eye-liner sin que nos salga una alergia ya es otro cantar menos discutible.

Yo conocí a Lush por dedicar, recursos, tiempo y espacio a toda iniciativa en defensa de los animales que les propusieran: presentaciones de libros, cuentacuentos, charlas de todo tipo…

Ahora esa empresa se ha embarcado en una campaña en defensa del lobo ibérico y me apetece hacerles eco.

Se llama #MáslobosCaperucita (también #quenotecuentencuentos), ya está en marcha y consiste en que todo lo recaudado durante un mes con las ventas de la crema solidaria Charity Pot (siempre que lo compréis, da igual el mes, apoyaréis alguna buena causa) irá destinado a asociaciones locales que luchan por su protección.

Además de dinero, se logrará mayor visibilidad para la causa de salvar a este animal tan fascinante como amenazado.

Así lo explican ellos:

Las batidas de esta especie única en Europa vienen a responder más a demandas de ciertos sectores
ganaderos que a criterios racionales. En muchos casos el desconocimiento o la animadversión heredada
a la especie hacen que algunos sectores de la población demanden este tipo de acciones.

El tipo de ganadería extensiva moderna ha evolucionado a tener el ganado sin control en los montes públicos
queriendo eliminar la fauna salvaje por ser competencia o amenaza. Eso no es un desarrollo sostenible
con el medio natural. Existen alternativas y métodos para el manejo ganadero que eviten las bajas por
lobo cuando además la administración ya indemniza los daños por fauna salvaje al ganado.

Es posible que cuando queramos reaccionar y evitar la desaparición de la especie, sea demasiado
tarde.

¿Qué queremos conseguir?

  • La protección estricta del lobo ibérico en toda España y Portugal Paralizar de forma inmediata los planes o decretos de control de la especie. El lobo es un elemento clave en el funcionamiento de los sistemas ecológicos naturales, así como en la restauración de la biodiversidad, teniendo en cuenta su escasa variabilidad genética y el pobre conocimiento de sus poblaciones debería ser una especie protegida en España, como ya lo es en Portugal desde el año 1988.
  • Paralizar de forma inmediata los planes o decretos de control de la especie Los controles de población son medidas de gestión ineficaces, implantadas sin conocer qué individuos pueden estar realmente generando conflictos y en muchas ocasiones sin poder descartar que la autoría se deba a perros incontrolados (no necesariamente salvajes). Los controles de población implican mortalidad aleatoria en una especie que forma grupos familiares muy estructurados siendo gran parte de los lobos pertenecientes al territorio de Portugal ya que al ser una especie nómada no entienden de fronteras.
  • Fomentar la coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva Mantener una población de lobos en estado favorable de conservación, como dicta la Directiva Hábitats de la UE, ya que puede ser compatible con la explotación ganadera de pastos.
  • Disminución de la presión cinegética (caza) sobre presas salvajes del lobo (corzo, ciervo, jabalí, etc.).  Para lograr la conservación del lobo y reducir el número de ataques al ganado es fundamental disminuir la presión sobre sus presas salvajes, lo cual además evitaría o reduciría la necesidad de los descastes que se realizan de estas especies por la ausencia de grandes carnívoros. El más eficiente controlador natural es el lobo.

Puedes apoyar la iniciativa firmando la petición y usando los hashtags que proponen.