La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘viajes’

Baños de bosque y brujas comiendo madroños

No hay duda. Los mejores paseos del año son ahora, en otoño. Y los mejores sitios para disfrutarlos son los espacios forestales, fabulosos para darte en ellos relajantes baños de bosque.

Yo lo acabo de hacer en un lugar increíble: la garganta de Gorropu, en la isla de Cerdeña. Uno de los barrancos más profundos de Europa; un abismo de rocas abierto a golpe de paciencia por el humilde río Flumineddu en medio del macizo montañoso del Supramonte.

El sendero para llegar allí es largo y tortuoso. Más de 6 kilómetros que empiezan a 1.066 metros de altitud y terminan a 400 metros después de recorrer un bosque fabuloso cuajado de encinas y madroños. Cansado, no lo discuto. Pero vaya si merece la pena. Sobre todo cuando puedes ponerte morado comiendo deliciosos frutos de madroño por el camino.

Te lo cuento en este nuevo #VideoBlog de mi canal en YouTube. ¿Ya te has suscrito?

Fruta gratis

Entre cabras y vacas, el estrecho sendero desciende por un bosque fabuloso que te regala toneladas de fruta ecológica. El madroño (Arbutus unedo) es un arbolillo típico del Mediterráneo cuyos deliciosos frutos rojos tardan un año en madurar, lo que explica que en otoño podamos ver juntas en la misma planta flores y frutas.

Cuidado con los madroños

Con ellos se hacen deliciosas mermeladas y licores, pero hay que tener cuidado en no comer demasiados. El fruto del madroño empieza una fermentación alcohólica natural en el propio árbol que nos podría emborrachar si se nos va la mano. Por eso en Extremadura también se conoce como “emborracha mozas”.

Una tierra de monstruos legendarios

Tan profundo barranco fue siempre visto con miedo por las gentes que viven cerca de él. Eso explica sus muchas leyendas tradicionales relacionadas con seres sobrenaturales.

Como “sa mama de Gorropu” (la madre de Gorropu), una espantosa criatura que se supone vive en el cañón, maligna bruja siempre empeñada en liarla.

O “sos Drullios“, una especie de horribles “trolls” que por la noche salen del cañón y arrastran hacia su interior a personas, animales y hasta casas enteras.

También aseguran los mayores sardos que en Gorropu vive “sa Tentassione” (el diablo). Y que en el pasado muchos iban allí a vender su alma a cambio de “sas ricchesas mundanas” (las riquezas del mundo), pero al final todos acababan suicidándose.

Otra leyenda, ésta menos tétrica pero igual de asombrosa, asegura que dentro de Gorropu es posible ver las estrellas a plena luz del día.

Yo no vi las estrellas ni me encontré con brujas y demonios, pero como se me echaba la noche encima, sí que es verdad que regresé hacia el coche a toda velocidad, cual alma que lleva el diablo.

Te dejo aquí (y recomiendo) la ruta que hice para llegar a Gorropu entre madroños. Ten en cuenta que bajar es fácil, pero al no ser circular, el regreso resulta largo y duro pues es todo cuesta arriba.

¡Buen campito!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Viaje a la isla de los halcones más viajeros

Halcón de Eleonora en vuelo

Unir pasión por viajar con afición por las aves tiene premio. El mío ha sido conocer la isla de San Pietro, patria de los halcones de Eleonora, el halcón más locamente viajero del mundo. Te lo cuento en este nuevo #videoblog. Por cierto ¿todavía no te has suscrito al canal?

Lee el resto de la entrada »

Cerdeña salvaje, el refugio de los últimos ciervos sardos

Macho de ciervo sardo en el bosque. Foto: One deer two islands

Después de vivir más de 20 años en Canarias casi había olvidado lo que era el otoño. Pero aquí en Cerdeña la nueva estación ha llegado puntual. Con lluvias y fresquito.

Así que estoy más feliz que una perdiz.  Porque me estoy dando unos baños de otoño increíblemente hermosos.

Que por cierto, son un buen remedio contra el maldito coronavirus. Ningún espacio hay más ventilado que el campo, los parques y los jardines. Ninguno es más relajado. Y por si fuera poco, el aire y el sol refuerzan nuestro sistema inmunológico, haciéndonos más fuertes contra el bicho.

Te cuento a continuación mi último gran paseo sardo que también incluye una nueva entrada del #VídeoBlog. ¿Ya te has suscrito?

Lee el resto de la entrada »

Conoce a la reina (sarda) de los halcones

Halcón de Eleonora. Foto: Wikwband

Muchos ya sabéis que me he cambiado de isla. Durante un año, abandono el Atlántico y mis queridas Canarias para mudarme al Mediterráneo y a una isla fantástica: Cerdeña. La patria chica de la reina de los halcones, Eleonora de Arborea. ¿Quieres conocer más cosas sobre esta isla y su más épico personaje?

Pues sigue leyendo.

Aunque también puedes escucharlo en mi sección de divulgación medioambiental “El vuelo de la alondra“, en el programa de RNE “El gallo que no cesa”.

Lee el resto de la entrada »

Este verano, métete a Darwin en el bolsillo

Darwin en el bolsillo, en la bolsa de la playa, en la maleta, en la mochila, en el jardín, en la terraza. Darwin forever!

Y este verano, más fácil que nunca de la mano de dos publicaciones hermosísimas editadas con cariño por Nórdica Libros: Autobiografía y La selección natural. Lee el resto de la entrada »

Desvelamos el misterio de la playa de palomitas de maíz

Rodolitos en una de las playas de Corralejo, Fuerteventura

Busca en Instagram #popcornbeach, playa de palomitas de maíz. Verás cientos de fotos, todas hechas en una playa del norte de Fuerteventura. Una increíble playa que se ha hecho viral en las redes, pues en lugar de arena está cubierta de blanquísimas palomitas. Algo único en el mundo ¿verdad?

Pues no. Siento desilusionar a los influyentes instagramers, pero ni es algo único ni son palomitas de maíz. Tampoco blanco coral como afirman los supuestos entendidos.

Son habituales concentraciones de rodolitosestructuras calcáreas de algas rojas que no tienen nada que ver con el coral. La diferencia es mucha: los corales son colonias de bichos y los rodolitos son concentraciones de plantas acuáticas. Lee el resto de la entrada »

Dólmenes de Antequera, 7.000 años de magia y fascinación

Dolmen de Menga, con Peña los Enamorados al fondo. © Javier Pérez González / Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera.

En pocos sitios como Antequera (Málaga) se puede hoy sentir la misma fascinación por la naturaleza que sintieron nuestros antepasados hace 7.000 años. Puedes llamarlo magia, religión, espiritualidad o sensibilidad paisajística, pero cuando desde el oscuro interior del dolmen de Menga ves a lo lejos recortada esa mole rocosa con forma de rostro femenino que es la Peña de los Enamorados se te pone la carne de gallina. Exactamente igual que a los primeros agricultores y ganaderos de esta llanura, por entonces encharcada y preñada de vida, empeñados en dominar el hábitat con revolucionarias técnicas neolíticas llegadas de Oriente, provechosos cultivos y ganados, herramientas en piedras pulidas, cerámicas, fuego, armas para atacar y defenderse, matar o morir.

Con todo los méritos, los dólmenes de Antequera son Patrimonio de la Humanidad desde 2016. Tienen un valor universal excepcional que, como reconoce UNESCO, “trasciende las fronteras nacionales y es de interés para las generaciones presentes y venideras de toda la humanidad”. Si todavía no los conoces ya estás tardando. Lee el resto de la entrada »

Construyen un campo de golf en las arenas del desierto del Sáhara

El mayor disparate, de todos los monumentales disparates que viajando por medio mundo he visto a lo largo de mi vida, lo encontré la semana pasada viajando por el Sáhara occidental.

En la península de Río de Oro, en el corazón del futuro Parque Nacional de Dakhla, en el lugar propuesto a la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, en zona inundable reconocida como sitio Ramsar debido a su extraordinaria riqueza natural, refugio de la muy amenazada gacela Mhorr, en el trópico de Cáncer pero también en medio de uno de los desiertos más extremos del planeta, a 30 kilómetros de la pobreza infinita de la antigua ciudad española de Villa Cisneros y a 500 de El Aaiún, en un territorio ocupado ilegalmente por Marruecos y que reclama la República Árabe Saharaui Democrática, muy cerca de zonas militarizadas con peligrosos campos minados, en ese lugar tan bello como duro acaban de levantar un campo de golf. Lee el resto de la entrada »

¿Conoces el jardín (andaluz) más secreto de Madrid?

En estos tiempos de turismo global donde todo el mundo visita los mismos lugares para ver las mismas cosas hay todavía rincones secretos que se escapan a la masificación; espacios donde el tiempo se detiene y puedes sentirte un plácido viajero sin necesidad de salir de la ciudad.

Como disfrutar en el centro de Madrid de un jardín andaluz a medio camino entre los famosos de los Reales Alcázares de Sevilla y los archiconocidos del Generalife granadino. Si no has estado en este remanso de paz ya estás tardando. Se encuentra en la Casa Museo de Sorolla, abierto seis días a la semana y de entrada gratuita independiente, aunque ya que vas, por tan solo tres euros puedes disfrutar de las maravillas artísticas que esconden su interior. Lee el resto de la entrada »

Descubre dónde crece el árbol más solitario del Planeta

En el confín del mundo, en el punto más septentrional de Canarias, en medio del Atlántico y frente al desierto del Sahara, crece un árbol único, el más solitario y agreste de todos, el de la isla de Alegranza. Hoy voy a visitarlo de nuevo. Impresiona.

Es un tarajal o taray (Tamarix canariensis), una dura especie capaz de subsistir en suelos casi salados y sudar todas las mañanas el exceso de sal extraída por las raíces gracias a unas pequeñas glándulas secretoras que tiene entre las aciculadas hojas. Este recurso igualmente le ayuda a evitar la alta deshidratación provocada por las elevadas temperaturas.

Retorcido árbol no muy alto, es el único ejemplar arbóreo que existe en todo este árido islote desértico. Su resistencia a la alta salinidad y fuertes vientos del entorno, pero también proximidad a un aljibe, la única fuente permanente de agua dulce de toda la ínsula, explican el milagro de su presencia en este paisaje lunar. Lee el resto de la entrada »