BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cambio climatico’

¿Te atreverías a pasar toda una semana sin comer carne?

Vacas en una granja (Foto Greenpeace).

Una semana entera sin probar la carne… ni el jamón. ¿Serías capaz de conseguirlo?

Es lo que propone la Semana Mundial Sin Carne, que este año se celebra entre el 11 y el 17 de junio. Y no se trata (solo) de una campaña internacional de vegetarianos o veganos. Especialmente es una campaña ecologista. Se intenta ante todo concienciar a la población de nuestra dependencia planetaria creciente con un consumo masivo de carne que está provocando gravísimos e irreversibles problemas ambientales, además de muchísimo sufrimiento animal. Lee el resto de la entrada »

Casi la mitad de España está afectada por la desertificación

Bardenas Reales, en Navarra, una de las zonas de España más afectadas por la erosión. Foto: Wikimedia Commons

El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) está llevando a cabo una auditoría del marco estratégico de la UE para combatir la desertificación, el proceso por el que tierras anteriormente fértiles pasan a ser cada vez más secas e improductivas.

Y advierte que la situación es especialmente grave en gran parte de España, el sur de Portugal y de Italia, el sudeste de Grecia, Chipre y zonas de Bulgaria y Rumanía ribereñas del Mar Negro.

Según recoge el TCE, las investigaciones indican que hasta el 44 % de España, el 33 % de Portugal y el 20 % de Grecia corren un gran riesgo de erosión del suelo. En Chipre, según su programa de acción nacional para combatir la desertificación, el 57 % del territorio se encuentra en una situación crítica en cuanto al riesgo de desertificación. Lee el resto de la entrada »

Pinos del Pirineo esconden información sobre los volcanes de Lanzarote

Volcanes del Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote.

En septiembre de 1730 se inició una larga erupción en el volcán canario de Timanfaya que modificó completamente la morfología de la isla de Lanzarote. Cientos de toneladas de cenizas fueron lanzadas a la atmósfera y empujadas por los vientos a lugares remotos. Lo mismo ocurrió en 1815 con el Tambora, en Indonesia, que oscureció Europa y eliminó ese año el verano.

Los cambios atmosféricos que provocaron hace siglos estas espectaculares erupciones volcánicas también dejaron huella en los bosques centenarios de la alta montaña de la Península Ibérica. Así lo constata un artículo publicado en la revista Science of the Total Environment en el que participa la profesora Emilia Gutiérrez, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona. Lee el resto de la entrada »

El cambio climático dispara el número de “zonas muertas” en los mares

El mar se muere poco a poco. El cambio climático, su consecuente aumento de las temperaturas, el uso de fertilizantes y la quema de combustibles fósiles está disparando el número de “zonas muertas” en los océanos, donde la ausencia de oxígeno (hipoxia) impide el desarrollo de vida marina.

La cantidad de agua del océano abierto sin ninguna cantidad de oxígeno ha aumentado más de cuatro veces en los últimos cincuenta años por culpa del incremento de las temperaturas, según un estudio publicado en la revista ‘Science’. Este informe determinó también que en las zonas costeras, incluidos los estuarios y los mares, los sitios sin oxígeno han aumentado más de diez veces desde 1950.

“La disminución del oxígeno en el océano se encuentra entre los efectos más graves de las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra”, aseguró a EFE Denise Breitburg, autora principal y ecologista marina del Smithsonian Environmental Research Center.

Las zonas oceánicas muertas se han cuadruplicado desde 1950, y se ha multiplicado por 10 el número de áreas con muy poco oxígeno cerca de la costa, lo que supone la existencia de millones de kilómetros cuadrados donde las criaturas marinas no pueden sobrevivir.

El cambio climático producido por la quema de combustibles fósiles es la principal causa de esta desoxigenación a gran escala. Los mares asumen el 90% del calentamiento generado por el ser humano y absorben directamente el 25% del dióxido de carbono que emitimos.

El informe publicado en la revista Science asocia las mayores extinciones del planeta a climas cálidos y a océanos con escasos niveles de oxígeno. Es el primero en analizar de manera exhaustiva las causas, las consecuencias y las soluciones del bajo nivel de oxígeno en las aguas de todo el mundo, tanto en mar abierto como en las costas.

¿Hay zonas muertas en los mares de España?

No se sabe. El coportavoz de EQUO y diputado en el GP Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha presentado una batería de preguntas parlamentarias al Gobierno  para conocer si hay zonas muertas en las aguas españolas, cuáles son y qué se está haciendo para prevenir esta situación.

“El cambio climático afecta mucho a los mares y océanos. Sin unos océanos sanos no es posible la vida en este planeta; por eso queremos saber qué pasa en nuestros mares y qué medidas se están adoptando para evitar su progresivo deterioro por el aumento de las temperaturas. La inacción no puede ser una respuesta”, ha declarado López de Uralde.

En este sentido se pregunta al Gobierno si existen informes para conocer la situación de los mares en España en lo que se refiere a zonas anóxicas, y en caso de que no existan si el Gobierno tienen pensado hacerlos.

Igualmente se cuestiona al Gobierno por las medidas que tenga previstas para detener el incremento de temperaturas que están sufriendo los mares.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Más de 200.000 grullas eligen España para pasar sus vacaciones de invierno

Grulla común volando (Wikimedia Commons).

Padres e hijos juntos, inseparables a pesar de ir en nutridos, ruidosos y aparentemente desordenados grupos, abandonan a partir de octubre el frío norte europeo para pasar el invierno en las templadas tierras ibéricas. Son las grullas, unas bellísimas zancudas  grisáceas con más pinta de cigüeñas que de garzas, boina roja y gran plumero en el trasero.

El vuelo es tan bello que, según la mitología griega, el dios Hermes, primer ornitólogo conocido, inventó la escritura contemplando sus garabatos en el aire. Durante el cortejo danzan con tal alegría que, a decir también de los griegos, Teseo imitó su saltarina coreografía cuando se puso a bailar feliz después de matar al Minotauro. Lee el resto de la entrada »

¿Tendrá 2018 cuatro estaciones?

Foto: Wikimedia Commons

¿Cómo será 2018? Imposible saberlo con detalle, aunque una cosa sí que desgraciadamente está clara. Seguiremos hablando de cambio climático cada vez que haya tormentas, sequías, inundaciones, sigan los calores y el reloj biológico de la naturaleza acelere las locuras a las que cada día nos tiene más acostumbrado. Aparentemente nos preocupará sus efectos pero seguiremos sin cambiar ni un milímetro nuestra hoja de ruta de consumo disparatado, hasta el punto de que se mantiene la incógnita de si 2018 tendrá cuatro estaciones o las habremos perdido definitivamente.

“Que el cambio climático se haya convertido en un tema de conversación casual sólo significa que esta es nuestra nueva normalidad, la normalidad climática. En 2017 hemos hablado de ello más que nunca y, probablemente, se ha generado más conciencia climática que nunca. Sin embargo, eso no se está traduciendo en acción de Estado. O, al menos, en la acción necesaria”, señala la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz.

La ONG conservacionista dibuja en diez preguntas algunos de los grandes retos ambientales para el próximo año. La principal pregunta es si el próximo año tendrá las cuatro estaciones. Lee el resto de la entrada »

Las energías renovables están mejorando la vida de millones de personas en África

En Europa el desarrollo de las energías renovables se percibe como una apuesta por la sostenibilidad, de lucha contra el cambio climático, incluso de modernidad algo friki, pero en África este tipo de energías están suponiendo una auténtica revolución, como ha reconocido recientemente en Puerto del Rosario (Fuerteventura) el director ejecutivo de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO/ECOWAS, Mahama Kappiah. Así lo puso en evidencia durante su participación en el V Foro Internacional de Agua y Energías Renovables, Africagua 2017.

El acceso a la electricidad en muchos sitios no es tan sencillo como encender un interruptor o cargar un móvil. En países del Tercer Mundo una bombilla puede suponer la diferencia entre estudiar o no estudiar. Algo fundamental para los 645 millones de personas en el mundo que aún no tienen acceso a la energía, o ese 13 % de la población mundial que apenas consume el 4 % de la electricidad total. Sólo en África más de 500 millones de personas viven sin electricidad. Apenas uno de cada cinco africanos pudo conectarse a la red eléctrica en 2012, según datos del Banco Mundial.

Pero la electricidad va más allá de iluminación o tecnología. Con ella también es posible solucionar el gran problema endémico del continente, la falta de agua.

El agua es fundamental para la vida. También es clave para el desarrollo social, sanitario y económico de un territorio. Sin agua no se puede cultivar ni mantener la ganadería; sin agua hay hambre, desigualdades, enfermedades, guerras. Sin embargo, 4.500 millones de personas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura (6 de cada 10, según datos de Unicef y la OMS) y 2.100 millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable (3 de cada 10). El cambio climático está agravando dramáticamente el problema.

Y es aquí donde aparecen las energías renovables, de las que África es riquísima: sol y viento en abundancia. Tienen además una ventaja inmensa: la reducción de la dependencia exterior, la independencia energética. Ya no hace falta grandes centrales de producción ni kilométricos tendidos. Las nuevas tecnologías permiten que cada casa, pueblo o ciudad pueda desarrollar su propia red de producción y distribución eléctrica con la que iluminarse, pero también desalar agua, bombearla y depurarla.

Agua para todos

Hacer llegar la luz a los hogares del continente africano es ahora mismo más un sueño que una meta, a pesar de que, como aseguró Mahama Kappiah, en él “hay más de 140 millones de personas distribuidas en distintos países y nos hemos trazado como reto que antes del 2030 puedan tener acceso a la energía eléctrica”. Este experto caboverdiano ve en las microrredes basadas en energías renovables la mejor opción de futuro para atender la demanda local sin necesidad de recurrir a grandes proyectos. El problema, como también destacó Kappiah, es aumentar los recursos en educación para poder contar con profesionales bien formados en esos países que puedan garantizar su correcta instalación y mantenimiento.

En este sentido, Anthony Ighodaro, presidente de la Alianza Africana de Energía Renovable, reconoce que el mayor problema es precisamente la falta de técnicos en la población local. “Hay proyectos e inversiones para estos sistemas de electrificación para comunidades, pero se carece de personal cualificado para instalarlos y para su mantenimiento, que es casi más importante”.

Dinero. Hace falta también mucho dinero. Se ha estimado que desarrollar una infraestructura adecuada que permitiera el acceso y saneamiento del agua potable en África costaría alrededor de 500.000 millones de euros en los próximos 10 a 15 años.

Gigantesca planta fotovoltaica instalada en Ourzazate, Marruecos.

Marruecos a la cabeza

Marruecos espera que para el año 2020 el 42 % de la energía que se consuma en el país sea producida en plantas solares y en el año 2030 llegar al 54 %. El mar de espejos que está instalando en medio de las áridas arenas desérticas de Ouarzazate, al sur del país, es un ejemplo de la apuesta alauita para avanzar hacia la independencia energética gracias a las energías renovables.

La electrificación rural del continente africano pasa necesariamente por las energías eólica y fotovoltaica. Su combinación en módulos transportables o contenedores y que no requieren pre instalación de obra, con escaso mantenimiento y facilidad de uso abre una nueva vía de desarrollo hasta ahora desconocida.

Desaladora modular desarrollada por el ITC.

Investigación canaria

Estas mismas fuentes energéticas están siendo combinadas para ofrecer, por ejemplo, una desaladora transportable que funciona solo con energía solar como la desarrollada por el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y que se pudo ver en Africagua Fuerteventura. Apenas un container con todo el kit en su interior y un techo desplegable de placas solares, sin instalación, capaz de producir a bajo precio 40.000-50.000 litros de agua potable al día en medio del desierto o junto al mar.

O como destacó el director de I+D del ITC, Gonzalo Piernavieja, sistemas de depuración por lagunaje sin conexión a una red de alcantarillado, redes interconectadas de autosuficiencia energética, electrificación de comunidades aisladas e incluso, algo muy importante por desgracia, llevar agua y electricidad a los muchos campos de refugiados africanos.

Grandes proyectos de desarrollo sostenible para África de la mano de la gestión del agua y las energías limpias pero, y eso también quedó claro en Africagua, ante todo grandes oportunidades de negocio para las empresas, muchas de ellas españolas, que se han lanzado a este inmenso mercado emergente y bien dotado de ayudas internacionales.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Es el coche, no la boina de la contaminación

El Ayuntamiento de Madrid mantendrá para este viernes, 27 de octubre, la prohibición a los no residentes de aparcar en el centro de la ciudad, tras superarse el nivel de aviso por dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire. Además, la velocidad de circulación en el interior de la M-30 y en las vías de acceso a la ciudad, en ambos sentidos, continúa limitada a 70 kilómetros por hora.

La culpa es de la boina“, me asegura un compañero. ¿La de la contaminación?, le pregunto quisquilloso, pues habla de boina como si fuera un gorro que alguien pone sobre la ciudad por capricho (seguramente la alcaldesa) y no de una grave contaminación de la atmósfera que respiramos responsable de la muerte de más de 30.000 personas en España al año frente a, por ejemplo, los 1.160 fallecidos en accidente de tráfico. Una de cada seis muertes en el Planeta es por contaminación, más que todas las guerras en el mundo.

Millones de personas cogiendo todos los días el coche para ir a trabajar y pensamos que la contaminación del aire es por culpa del cambio climático, responsable de que no llueva, ajenos precisamente a que esa cambio climático está provocado por nuestro consumo demencial de combustibles fósiles. Y de ellos, los peores, los que tienen motor diésel.

El diésel contamina más que la gasolina

El 42% de los españoles ignora que los motores propulsados por diésel contaminan más que los impulsados por gasolina, debido a que estos generan altas cantidades de dióxido de nitrógeno y partículas en suspensión, elevando los niveles de contaminación del aire, según datos del comparador de seguros Acierto.com.

“Si bien ambos motores emiten dióxido de carbono, los diésel generan también dióxido de nitrógeno y partículas en suspensión en el proceso de combustión, que hacen que los niveles de contaminación del aire se eleven”, ha explicado en un comunicado el cofundador de esa empresa, Carlos Brüggemann.

No obstante, Brüggemann ha señalado que los motores han evolucionado “notablemente” durante los últimos años, así como que muchos fabricantes han optimizado sus diseños e incluido filtros cada vez “más sofisticados” para minimizar las emisiones y adaptarse a las nuevas normativas europeas.

Más del 40% no compraría un vehículo eléctrico

Asimismo, el estudio revela que dos de cada cinco españoles no estarían dispuestos a pagar más por un vehículo responsable con el medio ambiente; y que más del 40% de los conductores tampoco se han planteado nunca adquirir un coche eléctrico.

La cifra no sorprende si tenemos en cuenta que un escaso 21% de los españoles valora la sostenibilidad de los bienes y servicios que compra.

En este caso, no obstante, casi el 60% de los que sí compraría un automóvil de este tipo lo haría por razones ecológicas. El 22% lo adquiriría porque considera que son más económicos, el 7% porque le gusta un modelo, y el 11% por otras razones.

El coche diésel es menos rentable

Más allá del aspecto ecológico, los coches diésel son también menos rentables; una conclusión que contrasta con la creencia general de los automovilistas españoles.

De hecho y según los datos de Acierto.com, alrededor de 150.000 estarían eligiendo mal cada año al decantarse por ellos. El motivo es que en más del 50% de los casos no se recupera la inversión inicial. Aquí intervienen factores como el coste del vehículo, el precio y consumo del combustible, la prima del seguro del coche, los gastos de mantenimiento y la diferencia en el valor residual del coche.

Pero luego, claro, la culpa es de la boina.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Gran Canaria se une a la lucha y vigilancia contra el cambio climático

El Centro UNESCO Gran Canaria impulsa la creación del Centro de Documentación de Cambio Climático y Medio Ambiente con el patrocinio del Cabildo de Gran Canaria, la colaboración de la Cátedra UNESCO de Informática y Tecnologías de la Información de la ULPGC y la participación de reconocidos expertos de la ULPGC y el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) en varios campos científicos.

Esta base documental estará a disposición del Plan Insular de Mitigación y Adaptación al Cambio Climático especialmente en islas,  que promueve el Cabildo de Gran Canaria,  y cuyas acciones ayuda a impulsar el Centro Unesco Gran Canaria de forma coordinada. Lee el resto de la entrada »

La lucha contra el cambio climático empieza en el frigorífico

La nevera tiene la culpa del cambio climático. No ella como tal ni solo ella, pero sí su mal diseño, causa directa de muchos de los graves problemas ambientales que sufre el planeta. Como por ejemplo el cajón de las verduras. No funciona. Metes la lechuga y en un par de días la tienes que tirar porque se ha quedado marrón y gelatinosa; un asco. Lo mismo pasa con la fruta. Como además estos electrodomésticos cada vez tienen mayor capacidad, al final acumulamos cantidades ingentes de comida que irremediablemente acabarán en la basura.

De acuerdo con un reciente informe del Parlamento Europeo, cada año se desperdician en la UE 88 millones de toneladas de alimentos, el 20% del total producido. 135 kilos por español. Y no solo es un problema moral por derrochar comida cuando la mitad del planeta pasa hambre. Producir esos alimentos, envasarlos, transportarlos y distribuirlos supone un gasto ingente de recursos naturales, trabajo y energía que al final acabarán en el vertedero. Donde como no se reutilizan, provocarán perniciosas emisiones de metano, uno de los principales gases responsables del cambio climático. Volviendo al desperdicio europeo, esas 88 millones de toneladas que acaban en la basura por culpa de nuestras neveras (entre otras razones) equivalen a la emisión de 170 millones de toneladas de CO2 y al consumo de 261 millones de toneladas de recursos no renovables como agua o tierras de cultivo.

El ejemplo del mal diseño del frigorífico como principal agente causante del cambio climático no es una idea mía. Es el tema estrella de la australiana Leyla Acaroglu, a quien tuve la oportunidad de conocer y entrevistar en la conferencia de clausura del Congreso Internacional de Cambio Climático SOCC 2017 celebrado en Huelva del 10 al 12 de mayo. Lee el resto de la entrada »