La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Archivo de la categoría ‘Otros temas’

Retratan las vergüenzas del colonialismo español en el Sáhara

Ciudades imposibles en medio del desierto, levantadas de la nada y para nada a mayor gloria de un imaginario imperio franquista colonial, racista, acomplejado y miserable.

Ciudades imposibles conquistadas a sangre y fuego para nada y por nada, a mayor gloria de un reino invasor colonial, opresor, discriminador, expoliador.

Las ciudades imposibles (2018) es el último trabajo audiovisual del creador leonés Chus Domínguez, producido por el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), en el que te tenido la inmensa suerte de participar como facilitador y documentalista.

Una experiencia dura, pues fue necesario rodar a cámara y micrófonos ocultos en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, precauciones que no evitaron que sufriéramos varios arrestos, multas y el borrado de parte del material grabado.

Después de haber formado parte de la exposición del MUSAC Cómo vivir con la memoria, el trabajo se ha presentado en L’Alternativa, Festival de Cinema Independent de Barcelona, sección Panorama, y en Alcine, Festival de cine de Alcalá de Henares, sección Divergencias, así como en Cine por venir, Fundación La Posta, en Valencia.

Lo más interesante es que durante una semana, del 21 al 30 de noviembre, podrá verse gratis on line dentro de la Selección Oficial del Festival Márgenes. Este festival es un certamen expresamente dedicado a las nuevas tendencias de la creación cinematográfica contemporánea en Iberoamérica, al margen de la industria y el circuito comercial. Lee el resto de la entrada »

Disfruta las greguerías camperas de Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna en su abarrotada mesa de trabajo, una pura greguería.

Los aforismos vuelven a estar de moda. Dicen que la culpa la tiene Twitter, por eso de tener que concentrar las ideas del mundo en un puñado de caracteres. Dicen que también tiene la culpa, o el mérito, vaya usted a saber, nuestra frenética vida actual, incapacitada para la lectura sosegada de textos largos, ávida de píldoras que nos permitan seguir viviendo sin caer en la estulticia.

Pero en realidad esto de los aforismos no tiene nada de nuevo ni está provocado por los tiempos modernos. Vienen de muy lejos, de nuestros orígenes como seres pensantes en la Grecia clásica (Hipócrates, Epícteto). Y a partir de ahí es ya un género asentado en la literatura universal.

En España, los comienzos del siglo XX fueron una época de oro para el aforismo, cultivados por grandes plumas como Unamuno, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Max Aub, Jardiel Poncela, José Bergamín [dijo Bergamín que “el aforismo no es breve sino inconmensurable”], Eugenio d’Ors y, cómo no, el gran Gómez de la Serna, inventor de sus personalísimas greguerías.

Confieso mi debilidad por las greguerías de Ramón Gómez de la Serna (Madrid, 1881​-Buenos Aires, 1963), deliciosos aforismos tan personales, tan agudos, mezcla de humor y metáfora, que siempre me provocan una sonrisa. Y que hoy me gustaría compartir con todos vosotros en este post, seleccionado tan solo los más relacionados con los gustos de ésta vuestra ambiental Crónica Verde.

¿Mi greguería favorita? El libro es un pájaro con más de cien alas para volar Lee el resto de la entrada »

El nuevo diccionario biográfico de la Academia de la Historia descarta que Santiago esté en Compostela

La recién estrenada edición digital y gratuita del Diccionario Biográfico Electrónico (DBE), obra de la Real Academia de la Historia (RAH), corrige la edición en papel que hace siete años provocó una inmensa polémica por algunas de sus definiciones. Especial relevancia tuvo la entrada dedicada a Francisco Franco, donde no se mencionaba que fue un cruel dictador. Pero mantiene otras que sin duda sorprenderán a los no eruditos, como poner en duda la existencia histórica de San Fermín (que sería francés y no pamplonica), la de Santa Eulalia de Barcelona (que sería extremeña y no catalana), e incluso que el apóstol Santiago evangelizara España, se le apareciera la Virgen en el Pilar de Zaragoza y esté enterrado en la catedral de Santiago de Compostela.

Las tres polémicas entradas están firmadas por el mismo medievalista, doctor en Historia y sacerdote, el padre Miguel C. Vivancos. Que un cura ponga en duda la veracidad del enterramiento del patrono de España y reste importancia a la mayor peregrinación del orbe católico tiene una única explicación que, a mi pregunta asombrada, el religioso responde con elegancia vaticana: “La devoción permite unos amores que la historia no consiente“.  Lee el resto de la entrada »

El día en que canté silencio y sonó música

El coro del IES Puerto del Rosario interpretando a John Cage.

Formo parte de un coro escolar, el del instituto de mis hijos en Fuerteventura. En él doy rienda suelta a mi fascinación por la música. Gracias al extraordinario trabajo de su director y alma mater de la formación, José Manuel Recio, cada ensayo es una impagable clase magistral de historia de la música, lenguaje musical, interpretación y especialmente amistad intergeneracional, pues allí nos juntamos desde barbudos padres de familia, estresados profesores y profesoras, amigos visitantes, hasta adolescentes y antiguos alumnos; todos unidos por amor al arte, nunca mejor dicho.

Cantamos piezas de todas las épocas y todos los idiomas, castellano antiguo, maorí, inglés, francés, hasta finlandés. Pero ninguna como la que hemos interpretado recientemente en el Centro de Arte Canario Casa Mané.

Arropados por la creatividad insular del último siglo, interpretamos allí una famosa y sorprendente composición: 4′33″, escrita en tres movimientos en 1952 por el compositor estadounidense John Cage.

Gracias a ella, cantantes y público descubrimos dos cosas muy importantes:

  1. El silencio no existe.
  2. Estamos rodeados de música.

Lee el resto de la entrada »

“Tengo pájaros en la cabeza”, el nuevo libro de La Crónica Verde

La verdad es que no me he podido aguantar. Apenas transcurrido un año desde que Arsenio Escolar, director de 20 Minutos, me ofreciera la oportunidad de entrar a formar parte en la exclusiva lista de ilustres opinadores del periódico, un libro recoge los 50 artículos más interesantes que hasta el momento he publicado en la sección Los martes de medioambiente.

Se titula “Tengo pájaros en la cabeza… y otras preocupaciones” y ve la luz con motivo de la celebración en el Paseo del Prado de Madrid, del 9 al 11 de junio, de la Feria de la Naturaleza MADBird. Donde por cierto, estaré todo el fin de semana atendiendo el stand de ecoturismo de Fuerteventura y firmaré libros, por si te quieres acercar. Lee el resto de la entrada »

Un pueblo de Cáceres se moviliza contra el suicidio demográfico

Los pueblos de España se mueren. Es una tragedia terrible. Sin ellos perdemos nuestra historia, nuestro paisaje, nuestras raíces.  Según el último informe de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con datos actualizados del INE, más 4.000 pueblos españoles están en peligro de extinción. Suponen la mitad de todos los existentes. Tienen un censo inferior a los 500 vecinos, apenas nada para poder adaptarse con dignidad a los nuevos tiempos.

Por eso cada vez hay menos gente dispuesta a vivir en ellos. Se están quedando vacíos. El paro, la nula (que no baja) natalidad y el envejecimiento amplían hasta límites insospechados la brecha social existente entre la España urbana y rural.

A la espera de medidas estatales concretas que frenen este avance imparable del desierto demográfico, algunos pueblos se han puesto a trabajar con la intención de impedirlo. Como Acebo, un maravilloso pueblo de la sierra cacereña de Gata, 590 habitantes censados, que ha decidido emprender su propia política preventiva. Ofrece gratuitamente tierras, asesoramiento y facilidades para que nuevas familias puedan instalarse allí a dedicarse a algo tan moderno y rompedor como la agricultura o la ganadería. Lee el resto de la entrada »

También hay poesía de la naturaleza que sabe a hierba

Hoy me salgo de lo habitual en el blog para entrevistar a un admirado amigo y paisano que acaba de publicar un maravilloso libro de poesía de la naturaleza.

Hierba (Ediciones Mad is Mad, 2016) está pensado “para cuando nos vemos capaces de volar, pero también para cuando el proyecto de caminar juntos no salió bien”.

La cuidadísima edición de Diego Lara (diseño, dibujos y fotografía) es un regalo para los sentidos, para los cinco sentidos. Coherente con su tiempo, el libro está editado en papel certificado FSC, el papel que cuida y conserva los bosques del planeta.

Rafa Ruíz se autodefine como “periodista convencido de que las luces al final del túnel sólo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente”. A ello dedicó 10 años en ‘El País‘ y 15 años más en ‘El País Semanal‘, donde le cayó el marrón de coordinar la sección que durante dos años escribí en esa revista dedicada a los árboles singulares. Ahora es por fin un hombre libre de ataduras editoriales gracias a sus dos admirables proyectos profesionales, la revista cultural El Asombrario y la galería madrileña de arte emergente Mad is Mad. Pero hablemos de Hierba.

¿Por qué llamarlo Hierba?

Es un triple homenaje: a mi pueblo, en el norte de Burgos, porque es todo hierba, praderas y heno; a Walt Whitman, por sus Hojas de hierba, uno de los autores que cuando yo era un adolescente más me influyó y animó a escribir; y a la isla de Yerba, en Túnez, donde empecé este poemario.

¿Cómo lo definirías?

Es un libro de encuentros y desencuentros, de piel y paisaje. Porque proyecta los sentimientos personales hacia la naturaleza. Y también la naturaleza los proyecta hacia uno mismo. El amor es como la marea, que va y viene, y la hierba unas veces mira al Norte, pero cambia el viento y mira al Sur, y así son un poco nuestros encuentros y desencuentros con la gente y nuestras parejas. Lee el resto de la entrada »

Jóvenes científicos piden dinero para lanzar su primera empresa

CreandoRedes

El micromecenazgo (en inglés crowdfunding) ha llegado también al emprendimiento científico. Como Sandra, Ana, Adrián y Alberto, un grupo de científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) que solicitan el apoyo de todos nosotros para difundir y fomentar su especialidad, la Restauración Ecológica, a través de la empresa que han creado con la intención de mejorar el mundo y encontrar una salida profesional práctica a sus conocimientos.

Creando Redes es la primera empresa de Restauración Ecológica de España. A través de Indiegogo, sus promotores pretenden recaudar los 12.400 euros necesarios para financiar una plataforma de formación on line y el primero de sus cursos de introducción a esta especialidad; también prometen la creación de foros de participación e intercambio de experiencias entre los diferentes agentes sociales.

Creando Redes quiere hacer llegar este conocimiento a la sociedad a través de una plataforma interactiva, de fácil acceso a los contenidos, que permita evaluar los conocimientos y contactar con expertos. Los cursos se estructurarán de forma dinámica e intercalarán contenidos teóricos con seminarios y casos prácticos.

Lee el resto de la entrada »

Los vinos también tienen alma

Vino

Los vinos tienen alma, no hay duda. Pero sólo unos pocos. Aquellos que son capaces de darnos a conocer su paisaje y su cultura, que es el paisaje y la cultura de su hacedor, el bodeguero.

Es el milagro del vino. El secreto del que participamos los amantes de la naturaleza, del mundo rural, del arte, amantes a fin de cuentas de la buena vida. Epicúreos nos llaman algunos. Mejor vividores. Pura vida. Puro vino. Puro sentido y sentimiento; sensibilidad.

Llegué al mundo de los vinos de la mano de Paco Berciano y Marivé Revilla, empujado, como en tantas otras sabidurías, por mi maestro Arsenio Escolar, en esos lejanos momentos director del recién nacido Diario 16 de Burgos. El primer artículo de esta pareja que ya forma parte de mi familia nos dejó a todos aturdidos: Un Ribera tinto, por favor. Hoy suena inventado, pero en los años 90 del pasado siglo pedir un ribera en Castilla significaba pedir un vino rosado, viniera éste de donde viniera.

A su sombra aprendí a descubrir en la copa suelos, climas, variedades autóctonas, fermentaciones, barricas y tostados, paisajes y paisanajes. A reconocer los buenos vinos de los malos, pero sobre todo a reconocer la personalidad de sus creadores. Era fácil. Los Pesqueras son como Alejandro Fernández, impetuosos, sinceros y con ganas de quedarse charlando mucho tiempo contigo. Los de la familia Pérez Pascuas entran tímidos al principio, pero luego son tan largos y sensibles como esas parrafadas que nos echábamos en su cocina de Pedrosa de Duero celebrando el cumpleaños de uno de los tres hermanos.

Qué tiempos aquellos de reportajes sobre bodegas y concursos, enzarzados en peleas periodísticas como la que nos puso en contra de todo el ilustre Cabildo Metropolitano de la Catedral de Burgos por criticar esos proyectos de restauración del entonces ruinoso monumento basados en promocionar la venta de vinos falsificados.

Pero yo quería hablaros hoy del alma de los vinos y no de santas iglesias. Porque el próximo lunes 20 de marzo se reunirán, precisamente en Burgos, y no por casualidad convocados por Paco Berciano y Maribé Revilla, más de 500 de estos vinos tan especiales y expresivos capaces de condensar en tan sólo un sorbo paisajes sensoriales únicos.

El Alma de los Vinos Únicos es un encuentro de esos que ningún amante de la naturaleza y de la cultura se debería perder. Porque en él tendrá la ocasión de hablar de tú a tú con auténticos guardianes de la biodiversidad, verdaderos agricultores apasionados de su tierra que miman el viñedo cuidándolo como jardineros japoneses, sin exigirle más de lo que éste puede dar para garantizar que el producto resultante sea como ellos, viva imagen del terruño. Son 109 bodegas de mediana a muy pequeña producción, muchas artesanales, casi puros caprichos en las antípodas de esas grandes productoras industriales con millones de botellas al año.

Es verdad, son productos caros, pero no tanto si se sabe buscar, encontrar, elegir. Y también es verdad, muchas bodegas son extranjeras (52), algo reñido con quienes apostamos por lo local, pero tan necesarios para aprender como esos buenos libros comprados en otros países.

En estos tiempo de imposturas y engaños, las pequeñas historias de singulares vinos con alma los hacen grandes pues nos reconcilian con la tierra y sus gentes. Nos acercan a los amigos y nos invitan a hacer nuevos amigos. Nos dan ánimos para seguir apostando, como dirían los bodegueros franceses, por el terroir.

Ánimos para soñar con unos consumidores tan concienciados que logremos finalmente encumbrar los productos auténticos y arrinconar hasta su desaparición a los productos falsos, insanos, globalizados, desraizados. Queda mucho para lograrlo, pero los vinos con alma nos señalan el camino.

alma15

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Milán convoca al mundo en torno a un banquete

logo_expo_

En la Expo de Sevilla nos preocupaba la historia. En la de Zaragoza el agua. En Shanghái la calidad de vida en las ciudades. Y la próxima Exposición Universal, que será inaugurada dentro de apenas 40 días en Milán, apuesta por nuestra última y más acuciante preocupación: la comida.

El lema elegido para esta incomprensiblemente poco publicitada convocatoria es “Alimentar el planeta, energía para la vida“. Se trata de reunir a 145 países, que por sí mismos representan el 94% de toda la población mundial, para reflexionar sobre los grandes retos de la humanidad: el hambre, la seguridad alimentaria, la agroganadería sostenible y el cambio climático. Espera recibir más de 20 millones de visitantes.

El pabellón español sacará pecho con la calidad de nuestros productos y nuestra cocina, pero también con su gran atractivo turístico. Otros países como Israel nos van a sorprender con lo último de cultivos en ambientes tan imposibles como ese desierto que se nos viene encima. Los holandeses presentan tractores drones impulsados por energías renovables, capaces de arar y cosechar con exactitud milimétrica bajo las órdenes de un ordenador. Los norteamericanos proponen campos de cultivo verticales instalados en las fachadas de los edificios.

Habrá mucha tecnología, es verdad, pero sobre todo se dará prioridad a los productos agroalimentarios tradicionales de alta calidad. Porque por muchas innovaciones científicas y tecnológicas que presentemos en esta época de globalidad mundial, la mesa y el mantel se han convertido en lo poco que nos queda verdaderamente auténtico, el sabor de las culturas. Unos productos que además son modeladores del paisaje, el otro gran atractivo identitario y turístico de los países.

Por si teníamos dudas, la comida es nuestra patria… y su correcta gestión nuestro futuro.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: