La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘sostenibilidad’

Las malas hierbas no existen

Olivar florido. Foto: SEO/BirdLife

¿Qué es eso de “malas hierbas”? ¿De verdad existen hierbas malas? ¿De verdad es necesario acabar con ellas en los campos de cultivo, arrancarlas o rociarlas con herbicidas? ¿También en lo olivares, lo más parecido a un bosque domesticado?

Amapolas, jaramagos, ajoporros, hinojos, ortigas, esparragueras, manzanillas, olivardas o borrajas han sido tradicionalmente plantas que han acompañado a los olivos en el campo. Muchas se han comido, otras se emplearon con fines medicinales, las hay que son forrajeras, otras que fijan nitrógeno o incluso que actúan como fungicidas o insecticidas. Son las plantas arvenses (plantas silvestres que crecen en los campos de cultivo) que, en cualquier caso, mejoran la estructura y fertilidad del suelo, el verdadero capital del agricultor, evitan la erosión e incrementan la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos para la agricultura. Lee el resto de la entrada »

Pesadilla en el supermercado: patatas de Israel y cebollas de Nueva Zelanda

En este disparatado mundo global, las cebollas que se venden en Fuerteventura vienen de Nueva Zelanda.

Cada vez tardo más en hacer la compra. La mayor parte del tiempo me la paso leyendo las etiquetas de los productos. Pero últimamente tengo que llevar como apoyo la tabla periódica de los elementos químicos e incluso un atlas mundial, además de una lupa para tratar de leer esas letras mínimas con que se imprimen los textos.

Qué disparate. Que venga Chicote y lo vea: pesadilla en el supermercado. Lee el resto de la entrada »

Ninguna ciudad española aprueba el examen internacional de sostenibilidad

Ninguna de las 100 ciudades más pobladas de España aprueba los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por 193 países en 2015 con el fin de acabar con la pobreza, combatir la desigualdad y luchar contra el cambio climático antes de 2030. Suspenden las 100.

En el objetivo “salud y bienestar”, así como en el de “paz, justicia e instituciones sólidas”, es donde logran los mejores resultados. En el que obtienen peores resultados es en el objetivo “empleo, trabajo decente y crecimiento económico”, donde 16 ciudades suspenden estrepitosamente: Algeciras, Badajoz, Cádiz, Ceuta, Chiclana de la Frontera, Ciudad Real, Córdoba, El Puerto de Santa María, Huelva, Jaén, Jerez de la Frontera, Málaga, Melilla, San Fernando, Talavera de la Reina y Toledo.

Así de categórico es el primer informe elaborado por la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS). Este trabajo sigue la estela de otros semejantes realizados en Estados Unidos y en Italia.

Proporciona una foto fija sobre el desarrollo sostenible a escala local para todas las capitales de provincia de España, las ciudades de más de 80.000 habitantes y las doce principales áreas metropolitanas en nuestro país. En su conjunto, las 100 ciudades analizadas suponen casi un 50% de la población española. Lee el resto de la entrada »

Apúntate a la vuelta al cole más sostenible

Vuelta al cole. THINKSTOCK – Archivo

La vuelta a las aulas de nuestros hijos es la auténtica cuesta empinada de septiembre, la verdadera depresión-preocupación postvacacional.

Entre 200 y 400 euros por niño es mucha pasta. Y sin embargo, la gruesa factura familiar se puede reducir ostensiblemente con algo tan moderno como apostar por la sostenibilidad y el consumo responsable. Una modernez que en realidad es volver a los modelos de consumo de nuestros padres, solo que añadiendo la nueva visión de respeto al planeta.

Te lo resumo en unos pocos consejos que muy concentrados podrían reducirse en la famosa regla de las tres erres (3R): reducir, reutilizar, reciclar. Lee el resto de la entrada »

España suspende (estrepitosamente) en buen gobierno ambiental

Rueda de prensa de SEO/BirdLife presentando sus indicadores de gobernanza. En el centro, Asun Ruiz, directora ejecutiva.

España está a la cola en gobernanza ambiental. Un análisis pionero en el mundo, realizado y financiado por SEO/BirdLife a lo largo de los últimos tres años, destaca la escasa presencia del medioambiente en la actividad parlamentaria –apenas un 0,44%- y sitúa a España como el país más incumplidor de la legislación ambiental de la UE.

En palabras de su directora ejecutiva, Asun Ruiz, este trabajo supone “un paso importante, valiente”, para demostrar con datos medibles y verificables “que la gobernanza ambiental en nuestro país no va bien”. Los resultados obtenidos, confiesa Ruiz, “son peores de lo que esperábamos“. Su principal autora, la abogada ambientalista Cristina Álvarez, aseguró en rueda de prensa que “nadie hasta ahora se había atrevido a realizar un trabajo de este tipo”.

La ONG conservacionista propone al Gobierno español asumir un novedoso sistema de indicadores que permitan evaluar en cada legislatura la acción de las administraciones e instituciones españolas en la defensa del medio ambiente, comparando su evolución a lo largo del tiempo. “Para saber dónde estamos y a dónde vamos”, ratifica Asun Ruiz. Quien concluye: “Si España suspende en gobernanza ambiental suspendemos todos”. Lee el resto de la entrada »

Inditex se hace forestal en Galicia

Antonio Abril, director general de Inditex, inaugura el monte demostrativo del Pico Sacro.

¿Qué interés puede tener el Grupo Inditex, la multinacional gallega de la moda con más de 152 000 empleados y 7.000 tiendas en los cinco continentes, en la gestión sostenible de los bosques gallegos? Aparentemente nada, pero en la práctica todo.

Desde hace unos años, el imperio de Amancio Ortega está apostando por el medio ambiente dentro de sus compromisos de Responsabilidad Social Corporativa. Decisión que le lleva a promover la silvicultura sostenible y certificada por todo el planeta, pero especialmente en Galicia.

He visitado hace unos días bosques de las tres provincias gallegas. Allí he podido comprobar sobre el terreno cómo esta novedosa actitud empresarial empuja desde hace unos pocos años a la Administración regional, aserraderos, almacenistas y propietarios forestales a tomarse en serio unos bosques que hasta ahora apenas servían para otra cosa que hacer papel o tableros de aglomerado. Lee el resto de la entrada »

El consumo sostenible lidera la protección de los mares

El Marine Stewardship Council (MSC) es una organización mundial independiente sin ánimo de lucro que desde 1997 establece un estándar para la pesca sostenible, gestionando un programa de certificación y ecoetiquetado para la pesca salvaje. Su objetivo principal es reconocer y premiar la pesca sostenible que no daña el medio ambiente.

Con este fin, se diseñó un estándar que evalúa si las pesquerías están bien gestionadas y si son sostenibles o no. Este estándar se desarrolló en colaboración con la industria pesquera, científicos y otras ONGs. Además, cuenta con un sello azul de MSC que asegura a los consumidores que el pescado proviene de una pesquería sostenible certificada.

En 20 años el crecimiento de Marine Stewardship Council ha sido imparable, paralelo al problema de la sobrepesca y al de la concienciación medioambiental de la población. En la actualidad:

  • 316 pesquerías están certificadas a nivel mundial y 90 están en evaluación.
  • Las capturas certificadas representan el 12% de las capturas totales a nivel mundial de pesca salvaje, más de 10 millones de toneladas.
  • 42.320 establecimientos y empresas venden o procesan 27.103 productos del mar certificados con el sello azul de MSC en todo el mundo.
  • 94 países venden o procesan pescado con el sello de MSC.

Y en España, donde la ONG tiene abierta oficina propia desde 2011, los resultados son igualmente positivos:

  • 140 empresas con cadena de custodia certificada por MSC.
  • 526 productos con sello azul.
  • Nueve pesquerías certificadas en el programa de MSC más dos en evaluación.

Para este cumpleaños redondo, MSC cuenta en España con el aval de unos inmensos padrinos. Los pescadores artesanales. Organizaciones como la Federación de Cofradías de Pescadores de Bizkaia, la Federación de Cofradías de Pescadores de Gipuzkoa y cuatro cofradías asturianas de la Comarca de Navia-Porcía (Tapia de Casariego, Viavélez, Ortiguera y Puerto de Vega). También participan 15 importantes empresas como Lidl, Eroski, El Corte Inglés o Alcampo.

Lograr la etiqueta azul no es fácil, como reconoce Iván López Van der Veen, presidente de la asociación pesquera de bacaladeros AGARBA y miembro del Consejo Asesor de Partes Interesadas de MSC:

“Conseguir el sello MSC supuso un desafío profesional. Demostrar que estábamos al mismo nivel que los operadores de países con una aparente mayor reputación medioambiental. Ahora que estamos dentro somos un aparte activa, participando de la gobernanza de MSC y trabajando para que el estándar siga siendo referencia de seriedad en las prácticas de las empresas certificadas, así como una tranquilidad para el consumidor a la hora de elegir su pescado”.

#MaresParaSiempre es el hashtag de la celebración.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Prohíben las excursiones en buggies y quads debido a su grave daño ambiental

El Ayuntamiento de La Oliva, en el norte de la isla de Fuerteventura, ha dado un paso adelante en el control de actividades dañinas con el territorio mediante la aprobación de un decreto que impone medidas cautelares a las excursiones en buggies y quads en el municipio, y da quince días a estos negocios para que demuestren que cuentan con los permisos necesarios para realizar su actividad.

Se pone por fin coto a uno de esos problemas que tanto están alimentando la turismofobia, esas excursiones con decenas de vehículos a motor empeñadas en destrozar la tranquilidad de los lugares más hermosos correteando por sus pistas sin otra finalidad que la de hacer mucho ruido y levantar nubes de tierra.

El alcalde de La Oliva, Isaí Blanco, ha explicado que esta medida significa “un primer movimiento de este grupo de gobierno para dar un sentido real al concepto de Turismo Sostenible. Queremos que las cosas comiencen a cambiar en La Oliva, y para ello debemos comenzar protegiendo nuestros valores naturales, ambientales, culturales, etnográficos,… de manera que la actividad turística sirva para interpretar y disfrutar estos valores, y no para destruirlos”.

Protesta ciudadana

David Ávila, en representación de la plataforma que ha recogido más de 2.500 firmas en Internet solicitando la prohibición de este tipo de excursiones organizadas, declaró que “este paso habla bien a las claras de las intenciones que tiene ahora el Ayuntamiento de proteger el territorio y promover un turismo que resalte el principal valor de Fuerteventura como destino, que son la naturaleza y la tranquilidad”, aunque destacó también que, en su opinión, las medidas adoptadas “podrían ser incluso más restrictivas, teniendo en cuenta el gravísimo daño que están ocasionando las excursiones de buggies y quads”.

Isaí Blanco señaló que “a estas firmas hay que añadir las quejas que nos han trasladado directamente varios colectivos que desarrollan actividades turísticas sostenibles como senderismo o rutas en bicicleta, o vecinos que salían a correr y han dejado de hacerlo porque no se atreven por el paso continuo de estas excursiones”.

La concejala de Urbanismo Omaira Saavedra concretó que una actividad tan intensiva como las excursiones, con varios negocios con caravanas de más de 30 vehículos haciendo excursiones varias veces al día es algo completamente insostenible, especialmente cuando circulan dentro o muy cerca de espacios protegidos como zonas ZEPA o de Especial Conservación”.

Por último, el alcalde de La Oliva quiso destacar que “esta administración no tiene nada en contra de la actividad empresarial y turística, sino al contrario, queremos favorecer que las actividades turísticas se desarrollen en equilibrio con otras empresas y con el respeto al territorio. Con la información que por el momento obra en nuestro poder, la actividad de excursiones en buggies y quads es incompatible con la protección de los espacios protegidos y con el desarrollo de otras excursiones de senderismo, bicicleta o turismo medioambiental”.

Excursión de quads. © Diario de Fuerteventura

Empresas piratas

El Ayuntamiento de La Oliva ha notificado este decreto a cinco empresas que se conoce realizan sin las licencias necesarias este tipo de excursiones. En caso de demostrarse que no cuentan con los permisos obligatorios se procederá interrumpir la actividad.

En la actualidad no consta ningún tipo de licencia concedida a ninguna empresa para ejercer esta actividad, ni tampoco para las actividades paralelas en las que esta institución es competente, como son las industriales de taller, garajes clandestinos o usos de carburantes.

Entre la serie de medidas cautelares impuestas con este decreto el ayuntamiento prohíbe:

  • El paso de excursiones a menos de 500 metros de poblados y viviendas (con excepción de las carreteras generales y travesías, por estar estas segundas bajo competencias del Cabildo).
  • La apertura de nuevos caminos o pistas o cualquier tipo de vía circulatoria.
  • El uso de garajes como talleres sin la correspondiente licencia.
  • Almacenaje de carburantes en locales o aparcamientos.

Mi reflexión personal

Nunca he entendido que el sueño de unas vacaciones perfectas sean para algunos hacer el bobito tipo París-Dakar poniéndote un pañuelo de vaquero en la cara en plan ladrón de diligencias y hacer rugir una máquina con la que levantas mucho polvo. Pero más increíble aún es que existan empresas que llevan años ofertando dañinas actividades turísticas sin contar con permisos ni licencias ni seguros ni guías especializados, que destrozan los espacios naturales protegidos y acaban con la tranquilidad de lugares únicos. Esto no ocurre solo en Fuerteventura. Pasa en toda España. ¿Qué hacen las autoridades que lo permiten? ¿O es que con el turismo todo vale?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

La lucha contra el cambio climático empieza en el frigorífico

La nevera tiene la culpa del cambio climático. No ella como tal ni solo ella, pero sí su mal diseño, causa directa de muchos de los graves problemas ambientales que sufre el planeta. Como por ejemplo el cajón de las verduras. No funciona. Metes la lechuga y en un par de días la tienes que tirar porque se ha quedado marrón y gelatinosa; un asco. Lo mismo pasa con la fruta. Como además estos electrodomésticos cada vez tienen mayor capacidad, al final acumulamos cantidades ingentes de comida que irremediablemente acabarán en la basura.

De acuerdo con un reciente informe del Parlamento Europeo, cada año se desperdician en la UE 88 millones de toneladas de alimentos, el 20% del total producido. 135 kilos por español. Y no solo es un problema moral por derrochar comida cuando la mitad del planeta pasa hambre. Producir esos alimentos, envasarlos, transportarlos y distribuirlos supone un gasto ingente de recursos naturales, trabajo y energía que al final acabarán en el vertedero. Donde como no se reutilizan, provocarán perniciosas emisiones de metano, uno de los principales gases responsables del cambio climático. Volviendo al desperdicio europeo, esas 88 millones de toneladas que acaban en la basura por culpa de nuestras neveras (entre otras razones) equivalen a la emisión de 170 millones de toneladas de CO2 y al consumo de 261 millones de toneladas de recursos no renovables como agua o tierras de cultivo.

El ejemplo del mal diseño del frigorífico como principal agente causante del cambio climático no es una idea mía. Es el tema estrella de la australiana Leyla Acaroglu, a quien tuve la oportunidad de conocer y entrevistar en la conferencia de clausura del Congreso Internacional de Cambio Climático SOCC 2017 celebrado en Huelva del 10 al 12 de mayo. Lee el resto de la entrada »

¿Sabes cuáles son las islas con más turistas por habitante?

Los archipiélagos de Baleares y Canarias se encuentran entre las islas del mundo con mayor número de turistas por cada 100 habitantes. Según publica Hosteltur, un grupo de comunicación especializado en información turística profesional, Mallorca, Menorca, Ibiza, Formentera, Lanzarote y Fuerteventura son las más turísticas en relación a su población residente. El ránking resulta sorprendente:

  1. Fuerteventura: 2.217 turistas por cada 100 habitantes.
  2. Lanzarote: 2.097 por cada 100 habitantes.
  3. Ibiza-Formentera: 2.096 por cada 100 habitantes.
  4. Menorca: 1.520 por cada 100 habitantes.
  5. Mallorca: 1.258 por cada 100 habitantes.
  6. La Gomera: 782 por cada 100 habitantes.
  7. Tenerife: 648 por cada 100 habitantes.
  8. Islas Cook: 587 por cada 100 habitantes.
  9. Gran Canaria: 503 por cada 100 habitantes.
  10. Bahamas: 361 por cada 100 habitantes.
  11. Maldivas: 326 por cada 100 habitantes.
  12. La Palma: 279 por cada 100 habitantes.

Yo que vivo en Fuerteventura estoy impresionado. Estamos en cabeza. Tenemos aquí una población residente de 103.167 personas (en realidad menos, pues muchos se empadronan para beneficiarse de los descuentos en el transporte aéreo) y en 2016 recibimos según esta estadística 2.287.650 turistas. En realidad los datos oficiales aseguran que en 2016 se superaron los 3,2 millones de visitantes, por lo que realmente tocamos a 32 turistas por persona.

Está claro que los territorios insulares de España se han especializado en la economía turística hasta el punto de convertirse en un monocultivo, como lo fue antes la caña de azúcar o el vino. Nos guste o no, todos vivimos aquí de los turistas, fuente aparentemente inagotable de riquezas, que en el caso de Canarias es permanente pues no sufre de la estacionalidad como le ocurre a Baleares.

¿Se notan las ventajas? En absoluto.

Canarias cerró 2016 con 274.000 parados. Los datos de la Encuesta de Población Activa de 2016 revelan un descenso del paro de 23.100 personas con respecto a 2015, pero sigue afectando al 25 por ciento de la población con posibilidades de trabajar. Uno de cada cuatro trabajadores canarios está desempleado. Es la tercera comunidad autónoma con más paro de toda España detrás de Andalucía y Extremadura.

A la cabeza y como motores de la economía y el empleo de Canarias se sitúan ahora las islas de Lanzarote y Fuerteventura, las más turísticas pero también las que más fueron castigadas laboralmente durante la crisis. Hoy están arriba y ayer estaban abajo.

El turismo se ha convertido en el maná, pero es un maná engañoso por lo volátil y mal repartido que cae. Muchos turistas extranjeros pagan en origen a los touroperadores, quedándose estas grandes empresas con la mayor parte del pastel. En destino se mantiene la precariedad laboral, los bajos salarios y jornadas por encima de lo legal, el consumo desmedido de alimentos y energías que siempre vienen de fuera, disparando el gasto de agua, generando descomunales cantidades de residuos, alterando letalmente paisajes y culturas, generando graves desajustes urbanísticos que a la larga también lo son sociales. A ello se añade nuestra debilidad ante el cambio climático, con la pérdida de playas y erosión de costas entre otros graves problemas en ciernes.

La cara positiva

No se puede caer en lo negativo. Gracias al turismo han aumentado las oportunidades para la creación de empleo en unos territorios históricamente obligados a la emigración, que de emisores han pasado a receptores. También ha mejorado la protección de los recursos naturales (una vez descontado todo lo destruido), que en regiones como Baleares se benefician directamente de las tasas turísticas. Igualmente se han desarrollado en las islas nuevas actividades económicas vinculadas a los recursos marítimos y medioambientales más allá de los tradicionales de pesca, agricultura y ganadería. Sanidad, educación, comunicaciones, infraestructuras han registrado un alto desarrollo.  Lo aceptemos o no, en estas islas ahora se vive mucho mejor que antes.

Turismo sostenible

El año 2017 ha sido declarado por Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Este turismo sostenible, el único con futuro, debería de hacer hincapié, según la ONU, en los siguientes puntos:

  • Crecimiento económico inclusivo y sostenible.
  • Inclusión social, empleo y reducción de la pobreza.
  • Uso eficiente de los recursos, protección ambiental y cambio climático.
  • Valores culturales, diversidad y patrimonio.
  • Comprensión mutua, paz y seguridad.

La idea es buena. Ponerlo en práctica resulta más complicado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: