La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘antitaurino’

La tauromaquia ¿es ecología o es tortura?

Toro

Los taurinos empiezan a movilizarse ante el creciente desinterés (y sobre todo rechazo) que la antaño denominada fiesta nacional provoca en el respetable. Lo hacen apostando por el arte, a través de una exposición que hasta el próximo 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, podrá verse en la plaza de toros de Las Ventas.

Titulada “La Tauromaquia es ecología”, está organizada por la empresa Taurodelta y la Fundación Toro de Lidia y cuenta con fotografías de Gorka Azpilicueta y Arsenio Ramírez.

En ellas se presentan seis argumentos protaurinos sobre la influencia que esta actividad ganadera tiene en el medio ambiente. A ellos yo enfrento seis argumentos de los antitaurinos que rechazan frontalmente tal supuesto beneficio. Lee el resto de la entrada »

Los toros quieren entrar en la escuela

Corrida_madrid

La Plataforma La Tortura No Es Cultura (LTNEC) ha denunciado que entre las conclusiones del I Congreso Internacional de Tauromaquia celebrado la pasada semana en Albacete se plantee llevar la tauromaquia a la escuela. Según el plantel de supuestos expertos reunidos con dinero público (tuyo y mío) en ese foro, los toros es un arte “que tiene mucho que enseñar” y serviría para plantar cara “al gran problema del relevo generacional” que existe en la afición al toreo. Un argumento, por cierto, idéntico al esgrimido por los cazadores.

Los taurinos, más que nadie, deberían saber que este tipo de propuestas son absolutamente descabelladas. Adjetivo procedente de descabellar. Según la RAE: “Matar instantáneamente al toro, hiriéndolo en la cerviz con la punta de la espada o con la puntilla”. Pues sólo quien mata así, a sangre fría y para satisfacción del respetable, es capaz de idear tamaño despropósito, educar en el gusto por la tortura animal.

Porque además, y como recuerdan los antitaurinos, la propuesta contraviene la recomendación  del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas que, en sus revisiones sobre la situación de la infancia de Portugal (2014) y Colombia (2015), ha instado a los gobiernos a “proteger a la infancia de la violencia física y psíquica de la tauromaquia”. Sin embargo, en España siguen muriendo niños en eventos taurinos y se siguen subvencionando las escuelas de tauromaquia con fondos públicos.

De la misma manera, es igualmente “descabellado” que nuestro Gobierno nacional plantee que la UNESCO declare  la tauromaquia “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, objetivo último de este congreso internacional. Trágicamente, el mismo gobierno que se está cargando la cultura en este país aplicándole unos impuestos abusivos, es el que quiere promocionar como cultura algo arcaico y tan dudosamente cultural como los espectáculos de leones y cristianos del circo romano, por suerte cada vez con menos apoyo popular.

Ideas descabelladas, con vuelta al ruedo de los siete enanitos toreros y peón de brega cargando con la suerte de tantos maestros venidos a menos.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Taurinos y violentos

Era de suponer. Si te gusta el espectáculo de ver torturar y matar toros en público, no resulta extraño que también te guste la violencia, que seas intolerante y que ejercites tu barbarie contra los que no piensan como tú. No todos, es verdad, pero seguramente muchos, demasiados para una sociedad que se dice culta y moderna.

El pasado fin de semana, los amigos de la sangre ajena se han comportado con saña contra los antitaurinos sólo por que no piensan como ellos. 20 Minutos ha sido nuevamente uno de los pocos medios de comunicación que ha informado con detalle de estos hechos, al igual que se niega a dar publicidad a matadores y boxeadores.

En Ampuero (Cantabria), una asociación taurina y otra defensora de los animales terminaron enzarzados en una batalla campal que acabó con varias denuncias y con la asistencia hospitalaria a una decena de personas.

En Galápagos (Guadalajara), varios vecinos han acosado, quemado y robado el coche a otro vecino antitaurino.

En ambos casos se acusa a los críticos con la tauromaquia de querer estropearles las fiestas, e incluso de provocarles al grabar en vídeo las burradas que hacen públicamente con los astados. Defienden la originalidad de sus peculiares juergas a tortazos, y si no te gusta, pues te largas. Eso me suena a fascismo.

Seguramente para evitar nuevos altercados, y por primera vez en cinco años, la Subdelegación del Gobierno de Valladolid ha negado permiso al partido antitaurino Pacma para manifestarse contra la tradicional salvajada del Toro de la Vega en Tordesillas el próximo domingo 13 de septiembre. Lavándose las manos en sangre, las autoridades permiten el vergonzoso espectáculo de lancear toros en el campo y exhibir sus testículos arrancados, pero prohíben las protestas. Viva la democracia.

Una vez más, los violentos tratan de taparnos la boca a los pacíficos, aunque no lo conseguirán. La tortura animal nunca podrá justificarse con la tradición, el arte y la cultura. Los toros y sus fiestas sangrientas tienen los días contados en España, le pese a quien le pese.

—-

En la imagen superior, una terrible escena del macabro espectáculo taurino conocido como el Toro de la Vega, la vergüenza de Tordesillas. Tradición medieval al más puro estilo primitivo, tercermundista.

Si quieres enviar una carta de protesta a los responsables políticos de esta insensatez puedes hacerlo a través del modelo que ha redactado Anima Naturalis y que te enlazo aquí.

Árboles contra toros, un mensaje antitaurino de hace un siglo

¿Toros o árboles?

La pregunta puede parecer absurda, pero se la hizo hace exactamente cien años Ricardo Codorníu y Stárico (Cartagena, 1846 – Murcia, 1923), el conocido como “Apóstol del Árbol”.

Acabo de encontrar el extracto de una conferencia suya pronunciada en Murcia en 1909 y les confieso mi asombro al leerla. Esos hombres sí que eran valientes, y modernos, y clarividentes. Opinen si no ustedes:

Hace ya bastantes años se habló no poco de lo conveniente que sería para la cultura del pueblo suprimir las corridas de toros, espectáculo repugnante en alto grado para todo espíritu noble y que lleva consigo no pocos elementos de incultura y aun de perversión moral, por lo que es en sí, y por que dio vida y sostiene el denigrante flamenquismo. ¿Y con qué las substituiréis?, preguntaba el admirado periodista D. Mariano de Cavia. Con la Fiesta del Árbol, se le respondió desde las columnas de un periódico murciano. Efectivamente, la desaparición de la sangrienta fiesta y su reemplazo por la del árbol, representaría un señalado triunfo de la civilización.

Recién inaugurada la primavera, en las próximas semanas políticos y colegiales se lanzarán con fervor a celebrar por toda España el Día del Árbol. A plantar los tan necesarios árboles, pero sobre todo a promover el amor hacia ellos.

Ricardo Codorníu nos marcó el camino correcto. Acabemos con las corridas de toros. La nueva fiesta nacional debe ser la plantación de árboles, el respeto al medio ambiente, y no la sangrienta masacre de inocentes animales.

El mensaje nos llega un siglo después, pero sigue siendo igual de actual. Yo estoy absolutamente de acuerdo con el cambio

¿Y tú qué fiesta prefieres, la de los árboles o la de los toros?