BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘2017’

Esas ‘instagramers’ con pelos

Miércoles, 10 de la mañana. Me deslizo por Instagram hasta que doy con una foto de una chica con pelos en las piernas. Me meto en su perfil y repaso sus publicaciones hasta que una de mis compañeras me llama la atención horrorizada.

INSTAGRAM

-Madre mía, ¿pero qué es eso?

Mi compañera, veinteañera, con un mini bolso de Vuitton con llavero de pompón rosa incluido y más adicta a Instagram que al café, mira mi móvil asustada, como si esa pelusilla de la foto fuera a saltar de la pantalla y a enzarzarse en un combate a vida o muerte contra su pompón.

Eso, querida, son pelos. Pelos como los que tienes tú o yo hasta que alguien te ha enseñado a verlos como algo incorrecto, lo que hace que siempre sientas que te los debes quitar del cuerpo.

Pero no es el caso de Morgan Mikenas. La instagramer amante del fitness (y del arte y música según su cuenta en la red social) decidió dejar de depilarse y vivir en armonía con su cuerpo y sus pelos, algo que aplauden sus casi 77.000 seguidores.

I am not afraid. I am not afraid of my truths, of who I really am. I am not afraid to be exposed. What you see is what you get. This is me. I will not take away part of myself to make YOU feel more comfortable. I 👈🏼👈🏼am comfortable!! I'm completely comfortable in my own skin. Don't fear what will become of you, depend on no one..Because once you let go of what someone else might think of you, you are free..🌼✨ Since moving to Vegas I have gone into public in shorts/tank tops/ bathing suit.. fully exposing my body hair. It was a pleasant surprise for me! People out here look at me like I am no different/look directly into my eyes and acknowledge me as an authentic human being.☺️🙏🏼💖 (And that's how it should be) Completely a full 360 from the Midwest. Out there, if I went into public exposed, a trail of whispers/ laughter/ judgment/ negativity would follow.. but the negativity has taught me how to be fearless and confident.. and that's all you need to beat the negativity:) And I'm sure I will encounter negativity out here sometime, because negativity is everywhere and unavoidable..but I'm feeling super lucky that I haven't had to deal with that yet!:) All Im hoping to do is to teach acceptance. Practice acceptance, not judgement.💝✨🌸#onelove #inspireothers #befree #bebold #beyourself #selfcare #spreadlove #fitness #confidence #namaste #loveandlight #gratitude #bodypositive #bodyhairdontcare #positivity #passion #iloveyou #weareone #summerready #acceptance #notjudgement #physique #healthylifestyle

A post shared by Morgan Mikenas (@i_am_morgie) on

“No me asusta quién soy. Lo que ves es lo que hay. No voy a quitarme una parte de mí para que tú te sientas cómodo. Yo estoy completamente cómoda en mi propia piel. Una vez deja de preocuparte lo que otros puedan pensar, eres libre… Todo lo que espero es enseñar a la gente a aceptarse. Practicad la aceptación no el juicio.”

No es la única que se ha sumado al #bodyhairdontcare. Cada vez más hombres y mujeres en las redes sociales suben fotos de su vello corporal con orgullo.

INSTAGRAM

Pero el hecho de que sean las que tienen un considerable número de seguidores las que se animan a dar este paso, logran una visibilidad y un impacto que realmente ayuda a concienciar de que, a fin de cuentas, el vello corporal debe ser una elección personal y no una obligación externa impuesta.

Desigual a favor de la naturalidad en su última campaña

Parece que la época en la que la celulitis sencillamente no existía empieza a llegar a su fin. Corrientes body positive reclaman la aceptación personal y el amor por uno mismo tal cual es, pero, especialmente, la naturalidad.

Ese depósito de grasa era vendido como un enemigo al que debíamos vencer a base de anticelulíticos milagrosos o masajeadores que parecen ideados por los torturadores de la Inquisición.

Desigual ha querido dar un paso más en el camino que inició Dove con los cuerpos naturales y contar con una modelo con celulitis para su última campaña.

''Beauty doesn’t only come in size zero. Diversity is the key to changing that”.@charlihoward

A post shared by Desigual (@desigual) on

Charli Howard decidió dejar el régimen estricto e insano que le exigían para trabajar como modelo, vivir una vida más saludable y contarlo en sus redes sociales.

El hecho de que Desigual cuente con ella como imagen para su nueva campaña prueba que estamos empezando a aceptar socialmente algo que antes estaba estigmatizado. Y no solo eso, sino que las empresas empiezan a darse cuenta de que apostar por un cuerpo más natural también les produce beneficios.

Look how far I've come!! 💪🏼💪🏼💪🏼 I may be heavier than I was, but I'm happier than I've ever been, and I never, EVER want to go back to that miserable and lonely time. 💔 I'm proof that being thin does not make your life better. I know the idea of thinness can often feel like a gateway towards a more fabulous, exotic and fulfilled life (that's how it's sold in magazines and in the media), but the reality is very different. You're just masking underlying insecurities or problems. Being thin does not miraculously make you: ✖️ Happy ✖️ Pretty ✖️ Popular (with girls or boys) … or solve any other problem. The only way you will achieve these things is IF and WHEN you choose to love yourself and who you're meant to be! 💕 Trust who you are and realise you're good enough. Always remember that there is so much more to life than looks and weight. It's a big world out there and you have so much more to offer it 🌏 (P.S Thank you @letayna for tagging me in this before & after photo! It really showed me how much better my life is now! 💖) #iamallwoman #curves

A post shared by Charli Howard (@charlihoward) on

El colorido armario de Priyanka Chopra

Empezó como modelo, y pasó de ganadora de Miss Mundo 2000 a ser una de las actrices más cotizadas de Bollywood. Priyanka Chopra salió de la industria de cine más musical y colorida del mundo para lanzarse al mercado americano como protagonista de la serie Quantico. Ahora la podemos encontrar también en Los vigilantes de la playa, su último trabajo.

Cuando empecé a ver la serie he de admitir que la actriz me encantó. Interpretaba un papel de futura agente del FBI, es decir, una mujer fuerte, inteligente, independiente y, como se puede apreciar, guapísima. En Quantico, que pasaba el 90% del tiempo con “pantalones de combate”, camisetas de tirantes, botas y coleta ya me parecía una actriz glamurosa así que imaginad cuando me la encontré en la alfombra roja.

A la actriz le encanta experimentar con colores y sus apuestas favoritas son los brillos en dorado y los escotes. Escoge modelos que se acoplan a su figura y su maquillaje suele centrarse en acentuar la mirada.

Aunque su mejor truco de belleza es que “he aprendido a ir siempre con confianza porque así es como das la mejor impresión a las personas” afirma la actriz.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Lo que tienes que saber de Leandro Cano, Diseñador Revelación del año

Anoche, el diseñador Leandro Cano se hizo, por fin, con el premio Who´s on Next 2017 tras presentarse por segunda vez. Para todos los que leáis esto con la misma cara con la que escudriñáis los caracteres chinos cuando os encontráis un restaurante por la calle del país del gato de la fortuna, deciros que, así para que nos entendamos, el premio viene a ser el equivalente al Goya en el mundo de la moda. O sea, algo muy deseado e interesante de ganar a nivel profesional.

LEANDRO CANO

La revista Vogue, gran impulsora de la industria de la moda (lógicamente, ya que es su pan de cada día), organiza este certamen cada año para premiar la labor de los nuevos diseñadores y ayudarles a impulsar su carrera dándoles la posibilidad de desfilar en la Mercedes- Benz Fashion Week Madrid, 100.000 €, ingresar en ACME durante un año de forma gratuita y contar con todo el apoyo editorial de Vogue.

No es moco de pavo, y fueron tres, Pepa Salazar, Leandro Cano y Heridadegato, los afortunados que llegaron a la final. El Madrid-Juventus de la moda se disputaba en El Principito, un exclusivo teatro cercano al Círculo de Bellas Artes.

LEANDRO CANO

Elegido por periodistas, diseñadores y fotógrafos, el ganador de la sexta edición fue el diseñador jienense que empezó realizando trabajos para el Ideal de Granada a raíz de sus estudios en Fotografía y Diseño Gráfico y ahora cuenta con algunos de sus vestidos en el mismo museo de Frankfurt en el que están creaciones de Alexander McQueen o Maison Margiela. Casi nada vaya, lo que vendría a ser empezar de camarero y terminar creando Starbucks.

Respecto a su estilo, y según Vogue, el diseñador sigue “un concepto como articulador de colecciones dando coherencia y armonía en el volumen, en la selección de tejidos y en la paleta de color, creando así piezas únicas. Es un producto diferenciado y exclusivo por su innovación formal y el uso de materiales de la más alta calidad“. O en otras palabras, le gusta experimentar con las formas así como a Rei Kawakubo o a Rick Owens en versión española.

¿Qué nos traerá en la Mercedes-Benz Fashion Week Primavera-Verano 2017? Nos tocará esperar a septiembre para descubrirlo.

LEANDRO CANO

Moda baño 2017: los bikinis que nos esperan

Hello, it´s me” nos dice el verano que nos espera a la vuelta de la esquina. A poco más de un mes tendremos encima la estación más calurosa del año.

Yo, siguiendo mi costumbre de comprarme un solo bikini al año, hice una exhaustiva investigación acerca de lo que van a traer las prendas más deseadas de la playa, y las tendencias ganadoras son las siguientes:

Estampado tropical: en tonos fríos y bien grande. Las hojas de costilla de Adán, ave del paraíso o platanero serán lo más cerca del Caribe que más de uno estaremos este verano.

ZAFUL

 

Manga y escote Bardot: que no tiene ningún sentido si quieres un bronceado uniforme. Pero entre lo dañino del sol y lo bonito que es el corte del bikini, para mí estar morena es lo de menos (¿se nota mucho que el que me he comprado es de mangas?).

ZAFUL

 

Bailarina: o anudado al torso. Perfecto si te quieres asegurar de que tu bikini no se mueva ni un centímetro. Perfecto si quieres un bronceado a rayas en la parte inferior del pecho.

ZAFUL

 

Cintura alta: enseñar el ombligo está sobrevalorado. Los bikinis de cintura alta añadirán longitud a las piernas y te permiten guardar en su braguita cosas como el iPod mientras paseas por la orilla, las gafas de sol, una compresa…

ZAFUL

 

Concha: que es como se llama el corte en ondas (scalloped). Una de las propuestas más originales en los más de 60 años de historia que llevamos viendo del bikini.

ZAFUL

 

Con relieve: ya sean conchas como caorís, volantes o flores bordadas. La moda baño 2017 también es en 3D.

ZAFUL

 

Colores pastel: los reyes de la colorimetría de Instagram no podían faltar en el cuadro de tendencias. Perfectos para resaltar el moreno. No tan perfectos si tu moreno es del color blanco de la pared.

ZAFUL

 

Lencería: parecen ropa interior pero no lo son. En blanco, con encajes y con aspecto de las bragas de Bridget Jones, los bikinis lenceros serán otra propuesta que veremos este año.

ZAFUL

#SiMeMatan

Si me matan de día dirán que llevaba pantalones cortos o que salía a correr a menudo por el parque que estaba cerca de mi casa. Si me matan de noche dirán que iba muy maquillada.

GTRES

Si me matan por la calle dirán que no debería estar volviendo sola a esas horas. Si me matan en el portal dirán que debería haber sido más prudente y que no debería fiarme de nadie. Ni de un vecino, ni tan siquiera del portero.

Si me matan a mí o a cualquiera de mis amigas dirán que salíamos de fiesta y que habíamos tomado unas copas. Dirán que vivíamos nuestra sexualidad libremente o que no teníamos un novio que nos ‘protegiera’. Dirán que trabajábamos de imagen o que bailábamos reggaeton, que no deberíamos haber sido tan amables con ese compañero de la oficina o de la universidad.

Si me matan en España dirán que dejé a mi ex novio con el corazón roto. Si me matan en Italia dirán que no debería haberme fiado de la gente que acababa de conocer y que vivía sola a casi dos mil kilómetros de mi familia.

Dirán que iba por la calle con las mallas del gimnasio, esas que marcan hasta los pelos de las piernas. Dirán que tenía la lengua muy larga y no me callaba ante una situación de acoso callejero, porque siempre digo lo que pienso. Dirán que fue por defenderme en vez de no ofrecer resistencia.

Si me matan, también es posible que mencionen que más de uno ya había dejado caer en el blog que escribía, que esto se volvería en mi contra, que de feminista esto pasaría. Porque claro, una mujer viva se queja, una que no lo está solo puede guardar silencio. Al menos si me matan quiero pensar que morí diciendo la verdad.

Si me matan dirán todo lo que haga falta para que tú, que lees la noticia de mi muerte, no te asustes. Que no es que haya asesinos sueltos por la calle, no te preocupes, que no te quite el sueño, es por todos los motivos anteriores.

Porque si nos matan, es más fácil buscar hasta debajo de las piedras “motivos” que expliquen que lo hayan hecho. Asumir que vivimos en una sociedad aún machista que entiende que la mujer está a merced del hombre es más doloroso, de hecho, da incluso miedo. Porque claro, es más tranquilizador pensar que porque tu hija salga con una falda larga no va a pasarle nada. Porque darte cuenta de que a ella, a tu hermana, a tu prima pequeña, a tu sobrina, a tu ahijada o a tu novia, solo por haber nacido mujer ya tiene posibilidades de ser asesinada, es más jodido.

En España fueron asesinadas en 2016 (no murieron o perdieron la vida, sino que fueron asesinadas) 44 mujeres. Solo llevamos 5 meses de 2017 y han matado a 23. Mataron a 60 en 2015, 54 en 2014, 54 en 2013, 52 en 2012, 61 en 2011, 73 en 2010, 56 en 2009, 76 en 2008 y 71 en 2007 (no me lo he inventado, podéis ver las estadísticas en la web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad). Un total de 623 mujeres en casi 10 años. ¿Cuántas más tienen que morir? ¿Cuánto más tiempo vamos los medios a seguir indagando en la víctima y mirando hacia el otro lado?

Pero sigamos en el mundo al revés. Quizás en la próxima película de Sherlock Holmes, el detective, en vez de investigar se dedique a elaborar una lista de excusas absurdas que argumenten que la víctima al final es la responsable de su muerte. A ver si nos acordamos de que en un asesinato el culpable es el que comete el acto de asesinar.

Palomo Spain: mangas acampanadas y faldas para hombres que quieren llevarlas

Cada era tiene a sus diseñadores estrella. Durante la Posguerra fueron Chanel y Dior los que redefinieron la figura de la mujer. Diane von Furstenberg, Yves Saint Laurent o Jean-Paul Gaultier esculpieron a golpe de escándalo los 70 y los 80 y fueron relevados por el minimalismo de Calvin Klein, Giorgio Armani, Ralph Lauren o Donna Karan en los 90, con el posterior furor de los logos de Gucci. Jeremy Scott, Kenzo, Dolce and Gabbana, Alexander McQueen, Balmain o Viktor and Rolf son algunos de los que se están atreviendo a marcar la línea que llevan siguiendo, durante los últimos diez años, un sinfín de celebrities (amén de otros tantos).

PALOMO SPAIN

Pero ¿qué hay del futuro? Las colecciones agender que estamos viendo de diversas firmas nos parecen indicar que nos dirigimos a una moda fluida, sin límites entre lo masculino y lo femenino que se centra en reflejar lo que verdaderamente siente el individuo (el cambio al chaos magic). En este nuevo torrente surgido de una sociedad que no se define por su género de nacimiento o por quién se siente atraída, aparece Palomo Spain.

El diseñador Alejandro Gómez Palomo nació hace 25 años en Posadas y como una Madeleine Vionnet moderna, diseñaba para sus muñecas los vestidos de los diseñadores que más le gustaban. “Mis padres pensaron que, además de haberles salido un niño marica, tal vez podía llegar a ser un buen diseñador de moda” declaró a la revista Vogue.

PALOMO SPAIN

Palomo Spain es una firma que tiene ‘un no sé qué que qué sé yo’. El arrojo de sus propuestas -de momento exclusivas para hombre- incluyen volantes, mangas acampanadas, transparencias, pamelas extra grandes, ligas…. No es para todos los hombres, por supuesto, pero sí para aquellos “que no quieren renunciar a llevar volantes, tejidos irisados o muaré, sobre todo después de descubrir que les hacen felices. Que desata en ellos la misma fantasía que yo desde niño he sentido y que he llevado a mis colecciones” declaró en su entrevista con Josie para El País.

Allá por donde van sus colecciones, el diseñador español revoluciona el gallinero. Llamó la atención de Carine Roitfeld, exeditora de Vogue París, desfiló en la Semana de la Moda de Moscú y, algunos de sus últimos logros incluyen desfilar en la Semana de la moda de Nueva York y quedar finalista para el premio LVMH 2017.

Es transgresor, joven, creativo… y como expositor de la moda española a nivel internacional deberíamos, a pesar de no ser quizás para todos los gustos, apoyar a esta joya en bruto, así como al resto de la plantilla de diseñadores nacionales. Hasta Miley Cyrus ha sabido ver lo potenciales que son su estilo y su mensaje y ha utilizado uno de sus vestidos en su último vídeo. Más nos vale apreciar lo que tenemos en casa y darle todo el aire que podamos para que siga volando.

PALOMO SPAIN

Por qué deberías usar el aceite de oliva como cosmético

(Después de cambiar el champú por vinagre me paso al otro aliño de la ensalada)

La vida fuera de casa es dura, pero es aún más dura cuando estas en una de las ciudades más caras de Europa (gracias Milán) y no quieres dejar a tus padres en la miseria. Es por eso que compro con mentalidad de trinchera: lo básico e imprescindible para vivir sana. Adiós esmaltes, cera depilatoria, cremas, mascarillas, tónicos, y otros caprichos cosméticos con los que vivía en Madrid.

GTRES

Vivir fuera de casa hace que desarrolles un sexto sentido: el del apaño. Encuentras soluciones a tus problemas cotidianos utilizando cosas alternativas con un poco de imaginación (y locura) que no te habías planteado antes.

La primera vez que se me ocurrió utilizar aceite de oliva fue cuando me puse máscara de pestañas y caí en que iba a necesitar algo más que agua y jabón (mi desmaquillante habitual) para sacarla. Fue entonces cuando vi lo que tenía en casa y pensé en el aceite. Me eché una gotita en el pulgar y lo froté contra el índice pasando las pestañas por medio. Funcionó de maravilla. Vale que hay que hacerlo con cuidado porque como vayas con prisa corres el riesgo de quedarte ciega (o al menos de que te escueza un poco el ojo como te entre aceite), pero me dejó las pestañas incluso más limpias que el desmaquillante que usaba en casa.

Otro uso alternativo fue el de complemento para la depilación. Con unas gotitas sobre la piel, la cuchilla se deslizaba mejor que cuando uso jabón, además de que al terminar las piernas quedan hidratadas, no como de la otra forma que puedes notar la piel un poco tirante al terminar.

Por último, no podía faltar el aceite y el pelo. Como os comentaba, la mascarilla ha sido otra de las cosas de las que me despedí al venir aquí. Una compañera de clase me recomendó hacer mascarilla de aguacate, pero, francamente, al precio que está aquí la fruta (y lo que me gusta esa en particular) me parecía un desperdicio. Pero oye, el aguacate son grasas buenas, como las del aceite de oliva virgen, así que ¿por qué no sustituir una por la otra? No digo que zambulláis la cabeza en aceite, pero unas dos o tres cucharadas por el cuello capilar, tras un masaje con las yemas de los dedos y 30 minutos de reposo, nos deja el pelo, tras lavarlo con agua y jabón, como cuando usamos la mascarilla una vez por semana.

En definitiva, que no solo he dejado de depender de varios productos que antes eran básicos (y por tanto mi cesta de la compra sale mejor) sino que además estoy minimizando la exposición a cosméticos químicos y utilizando remedios más naturales, algo de lo que soy 100% partidaria. De hecho, tengo ya claro que incluso cuando vuelva a hacer la compra “normal” el desmaquillante y la mascarilla no entrarán en mi cesta más.

Esto es lo que te va a pasar si intentas meterme mano

(Luego no digas que no te avisé)

GTRES

Bailo ligera, feliz en mi burbuja de música latina mientras muevo las caderas y sonrío a mi amiga entre los mechones de pelo que insisten en cubrirme la vista cada vez que muevo la cabeza con un poco más de ritmo.

Estamos las dos solas y puedo sentir como, poco a poco, nos van acorralando contra una de las paredes de la pista como si fuéramos presas. Lo hacen repetida y sistemáticamente a lo largo de la noche, como si solo por el hecho de estar bailando sin compañía masculina lanzáramos un mensaje invisible de que estamos abiertas y perceptivas. Lo que estamos haciendo es tratar de disfrutar de la noche con una amiga. Sin más misterio ni otro objetivo que no sea el de divertirnos juntas bailando.

Con más o menos tacto, en función de los modales de los que se acercan, rechazamos, negamos o nos apartamos bruscamente de los que intentan alejarnos de la otra, de los que buscan aislarnos. Cuando creía que los españoles eran los que menos entendían un “No” por respuesta llegan los italianos. No es que no entiendan el “No”, es que lo entienden pero no lo aceptan. Insisten, te cogen, se pegan todavía más, te pellizcan el moflete y te repiten la misma cantinela a voces. “¿Cómo te digo que no, que no estoy interesada?”. Y ya por fin, cuando a la enésima vez lo repites seria, rozando el enfado, heridos, momentaneamente, en su orgullo, se alejan y van a por otra aún más desprevenida.

Pero en uno de los rechazos siento que, no contento con mi respuesta, una mano se desliza por mi espalda y roza mi culo. No es un contacto casual o accidentado, pues puedo notar como la palma y sus dedos se regocijan con mi forma. Inmediatamente, de manera intuitiva pego un grito y me aparto. Veo al que me ha metido mano, aprovechando la situación de que se alejaba de nosotras. En ese momento todos mis niveles de adrenalina se disparan, me ciegan, me embalan y solo puedo ver su nuca de espaldas alejándose. Sé que cuento con escasos segundos antes de que se pierda definitivamente entre la gente. No los malgasto. Sin pensar, de manera automática, le cojo del hombro. Era más alto y seguramente más pesado, pero yo contaba con el impulso y el enfado, por lo que rápidamente le giro hacia mí. Mi otra mano se pliega sobre sí misma, retrocede y seguidamente vuela. Atraviesa el espacio cargado de humo e impacta en su cara con fuerza. Sé que le he hecho daño porque a los segundos recibo un latigazo en el nudillo de dolor. Jamás había pegado un puñetazo que no fuera a un saco de boxeo. Se lleva las manos a la cara y esta vez dejo que se vaya corriendo.

Y me quedo ahí. Con la mano y el orgullo dolido. Sintiendo satisfacción por haberme defendido sola, asco porque se haya sentido con el derecho de tocarme algo tan íntimo y al mismo tiempo preocupación por si le sangrará la nariz (sí, aún encima de lo cerdo que ha sido me preocupa su nariz). Me siento dolida por haber tenido que pegar y en una parte de mi cabeza se proyectan mis padres disgustados conmigo, que siempre me han enseñado que la violencia física no trae nada bueno y no debo recurrir a ella. Pero luego, más tarde, cuando ya llego a casa de madrugada, pienso con calma en lo que ha pasado. No he sido yo quién ha actuado mal. Me he defendido de una agresión física. He reaccionado ante un abuso que ha sucedido sin mi consentimiento sobre mi propio cuerpo. Es decir, si él no me hubiera acosado en primer lugar, jamás en la vida le habría dado un puñetazo.

Tuve miedo durante la noche de volver a encontrármelo, de que el chico regresara con amigos, pero si me volviera a suceder, sin duda alguna, volvería a hacerlo, porque (y esto de verdad que necesitamos metérnoslo en nuestra cabeza) NADA justifica que alguien te toque sin tu permiso. NADA justifica que te hagan algo que no quieres y NADIE puede criticarte por haberte defendido si has tenido la mala suerte de vivirlo.

(Y quiero pensar que el cabrón de la discoteca se lo pensará dos veces antes de volver a faltarle a otra mujer el respeto)

El ‘boho chic’ australiano de Elsa Pataky

De Madrid a Byron Bay, Australia, hay más de 17.000 kilómetros, distancia que nos separa de Elsa Pataky, una de las actrices de nuestro país más conocida mundialmente.

Con el estreno de la última entrega de Fast and Furious, el lanzamiento de su nuevo libro de fitness Desafío Max y su blog en Glamour no es que se aburra precisamente lejos de casa.

La ‘Sienna Miller española’ es una gran seguidora del estilo boho chic, que encaja totalmente con su vida en la pequeña ciudad de la costa australiana. Faldas largas, calzado cómodo y un sinfín de collares combinados con sombreros y bolsos bandolera le dan a la actriz, junto a su bronceado, un look estivo todo el año.

GTRES

Para las ocasiones más formales, Elsa Pataky opta o bien por marcas sus trabajadas curvas con vestidos y monos con un toque sexy o por potenciar su lado más romántico con flores y encajes.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES